Jacques Baratier

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Jacques Baratier
Jacques Baratier.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Jacques Baratier de Rey
Nacimiento 8 de marzo de 1918
Bandera de Francia Montpellier, Francia
Fallecimiento 27 de noviembre de 2009
Bandera de Francia Antony, Francia
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Hijos Diane Baratier
Información profesional
Ocupación Director, guionista, actor
Premios artísticos
Otros premios Premio Internacional del Festival de Cannes de 1958
Distinciones
  • Comendador de las Artes y las Letras Ver y modificar los datos en Wikidata

Jacques Baratier (8 de marzo de 191827 de noviembre de 2009[1]​) fue un director, guionista y actor cinematográfico de nacionalidad francesa. Cineasta exigente, en las antípodas del cine comercial, consideraba el cine como una aventura intelectual y no como un trabajo, y con ese mismo espíritu colaboró con escritores y autores de su tiempo como Jacques Audiberti, Christiane Rochefort o Fernando Arrabal. Solamente conoció en una ocasión el éxito popular, con el film Dragées au poivre. El público francés le debe que, en su primer largometraje, Goha le simple, dio a conocer al actor egipcio Omar Sharif. Por dicho film obtuvo el Premio Internacional del Festival de Cannes de 1958.

Biografía[editar]

Nacido en Montpellier, Francia, bajo el impulso de su padre, banquero, Jacques Baratier estudió derecho hasta licenciarse en 1938. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Baratier cumplió servicio militar en aviación, decidiendo servir en Marruecos. Tras la Liberación, frecuentó el barrio Saint-Germain-des-Prés, conociendo a Gabriel Pomerand, Olivier Larronde, Jacques Besse y Boris Vian. Varios años más tarde viajó al norte de África con el proyecto de hacerse pintor. Pero en el Sahara argelino coincidió con un equipo cinematográfico, el de René Chanas, que rodaba L'Escadron blanc. Participó como extra, y después como ayudante de dirección. En 1948 dirigió un cortometraje, Les Filles du soleil, dedicado a la vida de las tribus bereberes.

A continuación rodó varios documentales (Désordre, La Cité du Midi, Métier de danseur dedicado a Jean Babilée, y Chevalier de Ménilmontant sobre el París de Maurice Chevalier). En 1956 realizó un corto sobre la vida nocturna de París, Paris, la nuit, que obtuvo el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

En 1957 rodó en Túnez su primer largometraje de ficción, Goha le simple, con Omar Sharif y Zohra Faiza en los principales papeles. Claudia Cardinale, que se había desplazado como estrella femenina, no tuvo más que un pequeño papel. Con ese film recibió el Premio Internacional del Festival de Cannes de 1958. « Mi padre propuso, subrayaba Diane Baratier, a un joven actor egipcio, Omar Sharif", para el primer papel. En Túnez se fijó en una joven de 16 años, Claudia Cardinale, a la que propuso el papel femenino. Ella aceptó, pero el coproductor se negó. Siguiendo como siempre a su inspiración, mi padre pidió a Georges Schehadé, poeta libanés, escribir el guión y los diálogos de Goha. ».[2]

Para su siguiente película trabajó con el escritor Jacques Audiberti, del que adaptó su novela La Poupée (1962). Hizo un film satírico que tenía como fondo a una dictadura sudamericana. En el reparto integró a actores teatrales como Sacha Pitoëff, Jacques Dufilho, Daniel Emilfork y el travestí Sonne Teal.

Al siguiente año Jacques Baratier rodó una cinta inspirada en sketches de Guy Bedos, Dragées au poivre, en la que trabajaban, entre otras estrellas, Jean-Paul Belmondo, Simone Signoret, Francis Blanche y Claude Brasseur. En 1965 Baratier reencontró, con L'Or du duc, la inspiración de René Clair que él reivindicó tras sus inicios (dirigió también un retrato del cineasta para la televisión). En la cinta trabajaba el actor Claude Rich.

En 1974 dirigió varias emisiones del programa Italiques, un programa literario de Marc Gilbert.

A lo largo de toda su carrera, Jacques Baratier, influenciado por el cine surrealista, el espíritu del barrio de Saint-Germain-des-Prés, y el psicoanálisis, dirigió películas que exploraban la locura y el inconsciente : Piège (1969), L'Araignée de satin (1984), o Rien, voilà l'ordre (2004). Otras producciones, más realistas, se aproximaban al documental : Le Désordre à vingt ans (1967) sobre el Saint-Germain-des-Prés de la posguerra donde encontró a Boris Vian, Jacques Audiberti, Juliette Gréco y Gabriel Pomerand. O La Ville-bidon (1973), que denunciaba la edificación de torres en el París suburbano, y en el cual Roland Dubillard encarnaba a un guardián de vivienda con renta protegida.

Jacques Baratier falleció en Antony, Francia, en 2009.

Filmografía[editar]

Cortos
Largometrajes
Ayudante de dirección

Referencias[editar]

  1. Jacques Baratier, cinéaste, por Jean-Luc Douin, Le Monde, 10 de diciembre de 2009 [1]
  2. Nourrir la lune, por Diane Baratier, Positif, n ° 600, febrero de 2011, página 40
  3. «Copia archivada». Archivado desde el original el 16 de junio de 2015. Consultado el 1 de septiembre de 2014. 

Enlaces externos[editar]