Jacome da Trezzo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tabernáculo del altar mayor de la Basílica de El Escorial.

Giacomo Nizzola (también escrito en ocasiones Nizzolo),[1]​ llamado Jacome da Trezzo, Jacopo da Trezzo y Jacometrezo (Trezzo sull'Adda, c. 1515-Madrid, 1589), fue un escultor, medallista, lapidario y orfebre italiano, formado en Milán y activo en Bruselas, Londres, Madrid y El Escorial al servicio de Felipe II, tras haber trabajado para el emperador Carlos V y la reina María I de Inglaterra.

Biografía y obra[editar]

Calle de Jacometrezo.

De sus primeros años poco se sabe. Hacia 1530 su familia se había trasladado a Milán, centro de producción artesanal de objetos de lujo, y allí debió de tener lugar su aprendizaje, pudiendo haber entrado en contacto con Leone Leoni. Giorgio Vasari, en la primera edición de sus Vidas (1550), dándole el nombre de Jacopo da Trezzo, aludía ya a él junto con otros artistas activos en Milán, donde, decía, ha hecho obras dignas de alabanza. En la segunda edición (1568), dejando intacta la noticia anterior, volvía a ocuparse de él en otro lugar, pero llamándolo ahora «Cosimo da Terzio», quien habría hecho muchas obras de mérito en gemas y joyas por las que «il gran re Filippo cattolico di Spagna» lo había llamado a su servicio para honrarlo y premiarlo.

El escritor Paolo Morigia, en la Nobilità di Milano, obra editada en 1595, dedicó el capítulo IX al «valeroso et immortale Giacomo Trezzo», a quien atribuía la invención de la talla del diamante, «cosa nel vero più presto divina che humana», técnica nueva con la que había tallado las armas del emperador Carlos V. Morigia destacaba también su habilidad en la talla del cristal y, como Vasari, elogiaba la exactitud en los retratos de sus medallas, siendo ejemplo de ellos el que dedicó a Hipólita Gonzaga. Morigia hacía mención también del viaje a Inglaterra, enviado por el emperador para llevar valiosas joyas a la reina María con ocasión de su matrimonio con Felipe II, y daba noticia de la mucha estima en que lo había tenido este, llevándolo con él a Bruselas y luego a Madrid. Felipe II habría llegado a tener con él gran familiaridad, de tal modo que no sólo se sirvió de su trabajo sino también de su consejo en la construcción del Monasterio de El Escorial, «l'ottava meraviglia del Mondo», donde particularmente se le debía la custodia en cristal de roca, jaspe y otras piedras preciosas por valor de trescientos mil escudos, labrados por la «divina» mano del inmortal Trezzo.[2]

De su trabajo como orfebre y tallador de piedras duras existe documentación que lo relaciona, entre otros, con Cosimo de Medici, para quien en 1551 había tallado un rico vaso de cristal y a quien envió desde Madrid en 1572 un anillo con un zafiro grabado con las armas de su esposa, Eleonora de Toledo, pero ninguno de sus trabajos de joyería y cristal se ha conservado. En un retrato de María Tudor pintado por Antonio Moro y conservado en el Museo del Prado pueden apreciarse algunas de aquellas joyas que el milanés llevó a Inglaterra por encargo del emperador, entre ellas el Diamante grande que Felipe heredó de su madre engastado en nueva montura de oro hecha por el propio Trezzo.[3]​ Mejor conocidas son algunas de sus medallas para Ferrante Gonzaga, gobernador de Milán, María de Inglaterra o Felipe II, así como la que dedicó a Juan de Herrera. Alguna de estas medallas se conserva en el Museo Lázaro Galdiano.

Placa conmemorativa del escultor en la Casa Matesanz de la Gran Vía.

En Madrid realizó el templete que cobija la estatua de Juana de Austria, obra de Pompeo Leoni, en el Monasterio de las Descalzas Reales. Pero es su participación en los trabajos de la Basílica de El Escorial, a los que dedicó siete años, la que le dará mayor fama. El 3 de enero de 1579 Jacome Trezzo, Pompeo Leoni y Juan Bautista Comane contrataron la ejecución del retablo mayor, con la custodia y los grupos funerarios del presbiterio de la basílica, según trazas dadas por Juan de Herrera, comprometiéndose a realizar los trabajos en un plazo de cuatro años.[4]​ Leoni se encargó de la obra de bronce, en tanto Comane debía ocuparse del trabajo en mármol y Trezzo del tabernáculo y su custodia, pero fallecido Comane en 1582 acabó siendo Trezzo el encargado de toda la obra en piedra, mármol y jaspe del retablo y de los sepulcros.[5]​ Para la ejecución del tabernáculo, concluido en 1587, hubo de hacer frente con éxito a problemas de aprovisionamiento de materiales y a dificultades técnicas, derivadas de la dureza de los materiales empleados, inventando nuevos instrumentos y procedimientos para el tallado del jaspe.[6]

Murió el 23 de septiembre de 1589 en Madrid, ciudad en la que residía, en una construcción situada en el solar delimitado por las actuales calles de la Salud, Tres Cruces y Gran Vía, en el que hoy se levanta la Casa Matesanz. Era un edificio en el que se ubicaban tanto su vivienda como su taller y además se trataba de una de las poquísimas obras de Juan de Herrera en la capital, hoy lamentablemente desaparecida por completo. La calle que pasaba frente a la casa fue bautizada en su honor (aunque hoy en día la calle de Jacometrezo solo llega hasta la plaza del Callao originalmente se extendía hasta la red de San Luis). En su testamento, firmado «Jacomo de nizoli da trezo», declarándose escultor de su majestad, tuvo un recuerdo para su villa natal, en la que su familia tenía capilla, dejando algunos bienes para que en ella se hiciesen obras pías y sufragios en su nombre.

Referencias[editar]

  1. Marina Cano Cuesta (2006). «Colección de medallas del Museo del Prado». Fundación Amigos del Museo del Prado. Consultado el 15 de marzo de 2011. 
  2. Todas las citas a Vasari y Morigia en Bonomi, págs. 8-9.
  3. Enciclopedia online del Museo del Prado, voz «Reina María de Inglaterra, segunda mujer de Felipe II, La (Antonio Moro)».
  4. Babelon, pág. 294.
  5. Martín González, pág. 204.
  6. Kubler, págs. 50 y 119.

Bibliografía[editar]

  • Babelon, Jean, Jacopo da Trezzo et la construction de l’Escurial : essai sur les arts à la cour de Philippe II 1519-1589, Bordeaux, 1922.
  • Martín González, J. J., «Estructura y tipología del retablo mayor del monasterio de El Escorial.» En Real Monasterio-Palacio de El Escorial. Estudios inéditos en el IV Centenario de la terminación de las obras, Madrid, Departamento de Arte Diego Velázquez, CSIC, 1987, ISBN 84-0006-664-2

Enlaces externos[editar]