Intervención británica en la independencia hispanoamericana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Intervención británica en la independencia hispanoaméricana Flag of the United Kingdom (1801).png
Le retour des corsaires en 1806 - Maurice ORANGE.jpg
El retorno de los corsarios de Maurice Orange.
Tipo Intervención extranjera
Ámbito naciones rebeldes hispanoamericanas no reconocidas internacionalmente
Lugar Países y litoral de América y Europa
Fecha 1817 - 1819
Objetivo(s) Guerras de independencia hispanoamericanas
Participantes Bandera de Reino Unido Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda

La intervención británica en la emancipación hispanoaméricana son todas las medidas de ayuda militar, políticas y diplomáticas que parten desde el Reino Unido y sus colonias, a favor de los insurgentes o revolucionarios, contra los dominios españoles en América. Fue realizada tanto por particulares, amparados por el estado británico, como por su gobierno y representantes. Los gobiernos españoles reconocieron al Reino Unido como el principal estado adversario en la disputa de la América española. La ayuda británica a las naciones rebeldes, no reconocidas como estados, tiene su punto culminante los años 1817 y 1818, y bajo enérgicas protestas españolas por violación de la neutralidad internacional, fue prohibida por el gobierno británico en 1819.

El Conflicto colonial[editar]

Propaganda británica 1807: The Southern Star o La Estrella del sur.

El proceso de independencia hispanomaericano se desarrolló en un contexto de rivalidad internacional de las potencias coloniales que involucraban a España, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido. El resultado de las guerras napoleónicas europeas determinaron grandes cambios entre las alianzas de dichas potencias.

El Reino Unido entre 1806-1807 invadió directamente los dominios de España en el Río de la Plata cuando varios contingentes, con una primera invasion de unos mil setecientos soldados, seguida de una segunda de hasta catorce mil hombres, 20 navíos de guerra y 90 transportes, consiguieron ocupar la ciudad de Buenos Aires y luego Montevideo. Finalmente desalojados por las milicias del país.

Un año más tarde, el 2 de mayo de 1808, el ejército de Napoleón ingresó a España, y esto motivó una reconfiguración de las alianzas entre las potencias europeas. Fernando VII quedó en Bayona y los Bonaparte tomaron el trono español, lo que rompió el pacto de estado entre Francia y España, instalado anteriormente, por los pactos de familia de los reyes Borbones.

El Reino Unido, de otro lado, se preparaba para combatir las fuerzas imperiales napoleónicas en la Península Ibérica. En América, mientras tanto, se reconocia al Reino Unido como potencial enemigo colonial de España, y se planteaba la posibilidad de reforzar militarmente Buenos Aires, ante la formación de nuevo ejército expedicionario británico de siete mil hombres organizado Irlanda, al mando del Duque de Wellington pero cuyo destino era Europa. Por otro lado los astilleros españoles eran destruídos por la guerra napoleónica, y la potente flota española acabaría siendo consumida en las campañas frente a los ejércitos imperiales. Los escasos restos, envejecidos, junto a una compra polémica de buques rusos, serían el único nexo naval con las colonias ultramarinas en aquél periodo.

Conflicto diplomático con España[editar]

El status quo colonial parecía garantizarse en 1809, cuando se firma un pacto entre el gobierno español y el Reino Unido, que establecía el auxilio frente a la invasión francesa, pero este acuerdo, resultaba ambiguo respecto de América, ya que los esfuerzos de Napoleón Bonaparte no iban dirigidos a invadir el territorio español, fuera de la península ibérica, sino a debilitar España, apoyando la insurrección de sus colonias de Ultramar. Pero se permite a las flotas británicas alcanzar los puertos españoles de ambos hemisferios. Así, mientras los revolucionarios americanos rechazan los comisionados franceses, y su adhesión a la España napolónica, los británicos mejoraban sus propios intereses coloniales.

La Regencia de España iba tomando conocimento que el gobierno inglés atendía a los comisionados enviados por las juntas de los rebeldes, y estaban lejos de oponerse a sus planes. Pero el esfuerzo para la guerra frente a napoleón debía mantenerse a toda costa, aunque estó podía favorecer los intereses británicos. Los beligerantes de la independencia hispanoamericana se veían en la necesidad de recurrir al gobierno de Londres para solicitar su ayuda a través de comisionados. Este podía imponer sus condiciones, explotando en su provecho las difíciles circunstancias que sufrían ambos bandos. El gobierno de Londres presentó una fachada, con una actitud oficial equidistante, en tanto que permitió "actitudes personales" de sus representantes, como Wellesey en Cádiz, o Strangford en Río de Janeiro, que bloqueaban el apoyo a la causa española.

En este contexto surge en 1811 la propuesta de mediación británica con los insurgentes americanos, a través del embajador Wellesley; para envíar comisionados ingleses para una negociación de resultado incierto, a cambio de la instalación del libre comercio, es decir la apertura de todos los mercados españoles a las franquicias de Inglaterra. Al mismo tiempo Wellesey exigía la supresión de todo envío de ayuda militar y material de guerra español desde la península a los realistas, en una directa intromisión en el conflicto ajeno. El libre comercio inglés pretendía incluír también México, abriendo un espacio de conflicto diplomático con los intereses norteamericanos. El Reino Unido en disputa con los Estados Unidos, iniciaría la Guerra de 1812. El gabinete de Londres intentaba involucrar España en el conflicto del norte, y presionaba para hacer embargos en Cádiz de los bienes norteamericanos, a riesgo de una escalada que afectaría Nueva España y las Floridas.

El conflicto diplomático dió otro paso adelante por las contínuas denuncias de las autoridades españolas en América, por el auxilio "particular" que los capitanes de los buques ingleses proporciaban a los insurgentes. José María Salazar, comandante del Apostadero Naval de Montevideo, responsabilizó a la división naval británica del Río de Janerio, presente en el Río de la Plata, del fracaso del bloqueo naval de Buenos Aires.

En el año 1814, una vez conseguida la caída de Montevideo, y asegurada la separación del Río de la Plata, el Reino Unido acordó con España, tras la restauración del gobierno absoluto de Fernando VII, la prohíbición de entregar armas a los rebeldes, según Humbolt, un gesto ante el temor de que España pidiera ayuda a Francia. Pero este teórico compromiso del estado británico no llegó a cumplirse en los hechos, ya que las leyes inglesas permitían sortearlo mediante la acción particular de súbditos británicos, que apoyaban con armas, barcos y hombres a los revolucionarios, con la omisión de cualquier prohíbición del estado británico.

Ayuda militar y violación de la neutralidad[editar]

La declaración de neutralidad del Reino Unido obedecía a la política del gabinete británico de Lord Castlereagh de mantener España separada del poder francés napolónico o post-napoléonico, que podría romper nuevamente el equilibrio europeo, y conservar los intereses coloniales británicos en América. En consecuencia, el Reino Unido rechazó las solicitudes de los comisionados revolucionarios para reconocer su independencia, al tiempo que permita ofertar el apoyo humano y material que permitían sus leyes, para ayudarlos como insurgentes frente a España. El Reino Unido declinó cualquier acuerdo con el gobierno español que permitiese asegurar el dominio español de los territorios coloniales, y el monopolio de los importantes mercados emergentes de América.

En 1817 comienza una escalada de reclutamiento en Gran Bretaña de personal militar para el servicio de armas en las fuerzas insurgentes de América del Sur. La violación de la neutralidad produce la protesta de los comisionados españoles. Durante los próximos dos años, el gobierno de Londres tuvo que sortear las demandas del gobierno español por el alistamiento masivo de oficiales, marinos y soldados británicas. Londres contaba con la simpatía pública británica por la recluta a la causa patriota, que permitía dar una salida remunerada a las tropas desocupadas en suelo británico tras la caída de Napoleón.

Sin embargo las obligaciones internacionales, de una política declarada de neutralidad, eran inconsistentes con el envío masivo de súbitos británicos a combatir desde el Reino Unido y sus colonias, contra España en ultramar. Hasta 1817 unos pocos británicos, fuera del Reino Unido, habían participado en fases iniciales de la lucha en distintos lugares de América, en su mayoría acciones aisladas, pero relevantes, como las navales del Río de la Plata. Sin embargo el reclutamiento sistemático en Gran Bretaña comenzó en abril de 1817, a favor de Simón Bolívar. Las circunstancias eran muy favorables, un gran número de veteranos de las guerras napoleónicas habían sido dado de baja de las fuerzas británicas y estaban desempleados. Los agentes venezolanos recurrían a oficiales británicos, y cada uno de estos reclutaba en Gran Bretaña un cuadro de oficiales y sargentos formando sus propios regimientos.

En julio de ese año, Joaquin Campuzano, el representante español en Londres, hizo firmes protestas contra la violación de la neutralidad. El Foreign Office negó cualquier acto ilegal. Castlereagh trató de minimizar el problema, asegurando a los españoles que se trataba de casos puntuales, sin empleo. Pero estaba equivocado. A principios de septiembre, muchos oficiales en activo solicitaban permiso para viajar a Sudamérica, y el comandante en jefe del ejército, el duque de York, planteo sus dudas sobre la conveniencia de permitir que esos oficiales procedieran al embarque. Castlereagh, impuso la distinción entre "prohibir" y "no conceder permiso", ante la opinión contraría de George Canning. Castlereagh se remitió a sus legisladores, quienes dijeron que aunque el servicio exterior había sido prohibido, las viejas leyes no parecían aplicables a estados no reconocidos como los insurgentes.

En el curso del mes de septiembre, el reclutamiento ya era notorio y público, y los periódicos daban la noticia del embarque de tropas y material de guerra en buques rumbo América del sur. Las protestas del embajador español, Duque de San Carlos se hicieron más insistentes. Castlereagh se negaba a tratar una proclamación real contra el alistamiento en Gran Bretaña, que pueda dejar sin ayuda a los insurgentes, alegando que esta prohibición era irreconciliable con la opinión pública británica, sin introducir, a la vez, una mediación y el libre comercio en las colonias españolas.

Tráfico de armas británico[editar]

Los voluntarios, marinos, y soldados británicos contribuyeron decisivamente a la independencia de las naciones rebeldes, probablemente más en los combates en los mares que las batallas terrestres. Sin embargo, respecto a los propios revolucionarios, su resurgimiento a partir de 1815, en adelante, a través de la creación y equipamiento de nuevos ejércitos regulares patriotas no sería posible sin las armas y municiones que fueron posibles de hacerles llegar desde el Reino Unidos y sus colonias, a través de tráfico de armas que era posible únicamente mediante el completo control de los mares por parte de la marina británica, y cuyo origen era la producción armamentista resultante de las guerras napoleónicas. [1]

Tráfico de armas 1815 - 1825[2]

Tipo de armas Cantidades
Bandera de Reino Unido Fusiles 704.104 miles
Bandera de Reino Unido Piedras de chispa 35.617.864 millones
Bandera de Reino Unido Munición 4.508 toneladas
Bandera de Reino Unido Bala de cañón 10.254 toneladas
Bandera de Reino Unido Pistolas 100.637 miles
Bandera de Reino Unido Sables 209.864 miles


La guerra terrestre. La Legión Británica de Bolívar[editar]

Desde el año 1817 se produce el fenómeno de reclutamiento en el Reino Unido de veteranos de las guerras europeas y coloniales británicas que se embarcan para diversos lugares de América del sur, especialmente Venezuela. Las Legiones Británicas estuvieron compuestas por la 1ª Legión Británica, por la 2ª Legión Británica, y la Legión Irlandesa. Formaron los batallones de infantería Albión, Carabobo y Rifles, regimientos de caballería como los Húsares, aunque sus miembros también combatieron encuadrados en otras unidades americanas. Las unidades de voluntarios extranjeros usaron sus propias enseñas, como la Union Jack[3]​ para los ingleses, o en el caso de la Legión irlandesa una bandera verde con el clàrsach, símbolo de Irlanda.[4][5]Thomas Ildeston Farriar, al frente de los cazadores británicos, contribuyó de forma decisiva al triunfo patriota en la Batalla de Carabobo (1821).

Legiones de Bolívar

Expedición al
mando de:
Número de soldados
británicos
Bandera de Reino Unido Coronel Hippisley 720
Bandera de Reino Unido Coronel English 1.200
Bandera de Reino Unido Coronel Elson 572
Bandera de Reino Unido General D’Evereux 1.729
Bandera de Reino Unido General Mac Gregor 600
Bandera de Reino Unido Coronel Meceroni 300
Bandera de Reino Unido Coronel Ferms 250
Bandera de Reino Unido Coronel Rooke 200
Otros 387
Total 5.958

Retratos de comandantes[editar]

La guerra en el mar. La escuadra de Thomas Cochrane[editar]

Al terminar la guerra europea contra Napoleón Bonaparte, en 1815, la Marina Real británica contaba con la aplastante cifra de 713 buques de guerra. Pero las necesidades de la economía de la post-guerra europea obligaron al Reino Unido a la desmovilización de la mayoría de esos buques, quedándose para el año 1820 con 134 barcos. El resto se vendieron a particulares, e intermediarios, unos 250 buques de guerra en disposición de los gobiernos insurgentes, portando los más modernos armamentos de la época. Además, muchos marinos y capitanes británicos acudieron también al servicio de esos buques de las naciones rebeldes. Uno de esos buques y capitanes fue John Illingworth, al mando del buque de guerra "Rosa de los Andes", clasificado de sexta clase por la Marina Real británica. Este buque adquirido por el gobierno revolucionario de Chile trasportó desde el Reino Unido al más famoso marino británico, Lord Thomas Cochrane, de origen escocés, contratado por el gobierno de Chile para sus campañas navales de la independencia. Arribó a Chile en 1818. A su llegada el idioma y las leyes por las que se regía el buque eran determinadas por la nacionalidad de su capitán. Al ponerse Cochrane a mandar la flota de Chile, este decidió remover el resto de marinos chilenos del mando, porque desconfiaba de ellos, y los reemplazó por oficiales británicos o norteamericanos en su totalidad. De ese modo, la primera escuadra chilena se rigió por el idioma inglés ya de forma oficial, y bajo leyes británicas en los buques de los marinos británicos. [6]

Capitanes y buques de la escuadra libertadora de Chile

Comandante Nombre Tonelaje Cañones
Bandera de Reino Unido Thomas Sackville Crosbie Fragata O'Higgins 1220 50
Bandera de Reino Unido William Wilkinson Navío San Martín 1350 64
Bandera de Reino Unido Martín Jorge Guise Fragata Lautaro 850 50
Bandera de Reino Unido Robert Forster Corbeta Independencia 830 28
Bandera de Reino Unido John Tooker Spry Bergantín Galvarino 398 18
Bandera de Reino Unido Thomas Carter Bergantín Araucano 270 16
Bandera de Reino Unido William Prunier Bergantín Pueyrredón 220 16
Bandera de Reino Unido Comandante Casey Goleta Moctezuma 200 8

Retratos de marinos[editar]

Foreign Enlistment Act of 1819[editar]

Foreign Enlistment Act of 1819
Coat of Arms of Great Britain (1714-1801).svg
Escudo de armas del parlamento británico
Tipo Ley
Resultado Prohibición de nueva intervención británica en el exterior sin autorización del gobierno.
Fecha 13 de mayo de 1819
Participantes Bandera de Reino Unido Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda

Frente a la presión diplomática española, Castlereagh apoyó toda su acción basada en la ley británica anterior, afirmando que solo podía abrir procedimientos contra condenados en sus tribunales británicos, por servicios prohibidos en el extranjero, a favor de un príncipe o un estado o potentado. Y sus fiscales no creían que los insurgentes se ajustaban a alguna categoría, ya que no eran estados reconocidos. El Lord Canciller, Lord Eldon, fue consultado por este particular, consideró que los gobiernos rebeldes solo podrían ser considerados como sujeto soberano ante los tribunales británicos, cuando su soberanía haya sido reconocida por el gobierno británico. Para Castlereagh esto colocaba a su gobierno en un dilema contra la opinión pública, ya que hacía su neutralidad imposible, ya sea por reconocer una independencia prematuramente, o acusar de piratas a los británicos que ayudan a los insurgentes. Por lo que concluyó que se requería una nueva ley, pero diferida, ya que no era conveniente discutirlo públicamente en el parlamento del Reino Unido en 1818, mientras la guerra no se haya decantado a favor y existan posibilidades de mediación.

Los años decisivos de la guerra 1817 y 1818 concluían favorablemente a los gobiernos patriotas. Por fin, se presenta la ley en el parlamento el 13 de mayo de 1819 para prohibir el alistamiento o el compromiso de particulares a servir en el exterior o equipamiento para propósitos bélicos, sin licencia de su majestad. Su primera cláusula derogó las leyes anteriores, y el segundo prohibió el reclutamiento o el alistamiento de súbditos británicos sin el permiso de la Corona, para servicio militar en las fuerzas de cualquier índole. Su tercera, que no tendría alcance retrospectivo; el cuarto, quinto y sexto hicieron provisión para el juicio, detención de buques que llevan reclutas; y la séptima y octava cláusulas extendieron la prohibición para la instalación o el armamento de los buques de guerra para el servicio exterior.

San Carlos comunicaba a Madrid que creía que se mantenían la formalidad y apariencia unicamente para ganar tiempo. Castlereagh finalmente consigue imponer las condiciones del Reino Unido en el Congreso de Aquisgrán (1818), Aix-la-Chapelle, y Congreso de Verona (1820) frente al resto de potencias europeas, bloqueando la ayuda a España para la reconquista.


Conclusiones[editar]

El papel diplomático del gobierno británico y la omisión y obstrucción para evitar el reclutamiento, hasta la promulgación del Foreign Enlistment Act of 1819, fue determinante para la intervención británica durante dos años vitales del conflicto, 1817 y 1819, que fue uno de los factores del resultado final de la lucha por la independencia en Hispanoamérica. Especialmente importantes son el papel de la Legión Británica en las campañas de Bolívar, y el papel de la escuadra de Lord Cochrane en las campañas navales de Chile.

Notas[editar]

  1. Blaufarb, Rafe (2016). Arms for Revolutions: Military Demobilization after the Napoleonic Wars and Latin American Independence. 
  2. Blaufarb, Rafe (2016). Arms for Revolutions: Military Demobilization after the Napoleonic Wars and Latin American Independence. 
  3. Adventuring through Spanish Colonies: Simon Bolivar, Foreign Mercenaries and the Birth of New Nations, Brown, Matthew 2006 [1]
  4. Adventuring through Spanish Colonies: Simon Bolivar, Foreign Mercenaries and the Birth of New Nations, Brown, Matthew 2006 [2]
  5. Banderas de Irlanda. Wikipedia en inglés [3][4]
  6. Baeza Ruz, Andrés (2017). Imperio, Estado y Nación en las relaciones entre chilenos y británicos durante el proceso de independencia hispanoamericano, 1806-1831. 

Referencias[editar]

  • González, Julio César (2010). Fundación Hernandarias, ed. La involución hispanoamericana: de las provincias de las Españas a territorios tributarios : el caso Argentino, 1711-2010. Editorial Docencia. p. 976. ISBN 9789875061927. 
  • Waddell, D. A. G. (1987). British Neutrality and Spanish—American Independence: The Problem of Foreign Enlistment. 
  • Heredia, Edmundo (1972). Los intereses británicos y los intentos de reconquista de Hispanoamérica.