Incendio de Moscú de 1812

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El incendio de Moscú, de Adam Albrecht (1841)

El incendio de Moscú de 1812 comenzó el 14 de septiembre en Moscú, el día en que las tropas rusas y gran parte de los residentes abandonaron la ciudad y la vanguardia de las tropas de Napoleón Bonaparte ingresaron en ella tras la Batalla de Borodinó. El incendio continuó hasta el 18 de septiembre; se estima que tres cuartas partes de la ciudad de Moscú fueron destruidas por el fuego.

Causas[editar]

Napoleón contemplando el incendio de Moscú

Antes de huir de Moscú, el Conde Rostopchín dio orden de que el Kremlin y los principales edificios públicos (incluidas las iglesias y monasterios) fueran volados o incendiados. Pero esta no fue la causa fundamental del incendio que destruyó la ciudad. Cuando la mayor parte del ejército francés se trasladó a la ciudad, se produjeron algunos incendios. Su causa no ha podido ser determinada y tanto las órdenes de Rostopchín como algún tipo de accidente o negligencia son causas posibles. Hoy en día, la mayoría de los historiadores atribuye los incendios iniciales al sabotaje ruso.[1]

El general Armand de Caulaincourt.[2] confirma esta versión. Afirma que cuando llevaban tres días en Moscú, una tarde comenzó un pequeño fuego que fue extinguido y «se atribuyó su causa a que las tropas no tuvieron cuidado». Más tarde esa noche a las 22:30, su ayuda de cámara le despertó con la noticia de que «desde hace cuarenta y cinco minutos la ciudad se encuentra en llamas». Los focos de incendio continuaron apareciendo en múltiples puntos separados entre sí. Los incendiarios fueron arrestados e interrogados y declararon que su comandante había ordenado quemarlo todo. Más adelante, en el mismo capítulo, Coulaincourt afirma: «La existencia de detonadores inflamables, todos fabricados de la misma forma y colocados en diversos edificios públicos y privados, es un hecho que yo y otros hemos visto personalmente. Yo vi los detonadores y varios de ellos fueron llevados al Emperador». Y luego escribe: «El análisis de los archivos y órdenes de la policía… todo confirma que el incendio fue preparado y ejecutado por orden del conde Rostopchín».

La Grande Armée, que acampó y saqueó la ciudad, también tuvo su parte de responsabilidad, ya que muchos edificios se incendiaron por hogueras que se encendieron para cocinar. La catástrofe comenzó a partir de muchos pequeños incendios que crecieron rápidamente, quedaron fuera de control y formaron un incendio generalizado. Las medidas de control de Napoleón y las ejecuciones de incendiarios se pusieron en práctica cuando la mayor parte de la ciudad ya estaba en llamas. El fuego se extendió rápidamente, debido a que la mayoría de los edificios de Moscú era de madera. Y aunque la ciudad tenía un cuerpo de bomberos, su equipo había sido previamente retirado o destruido por orden de Rostopchín. Cuando Napoleón se retiró a un castillo fuera de la ciudad, sus tropas terminaron de perder la disciplina y comenzaron a saquear sin control por todo Moscú. Ni siquiera los duros castigos pudieron evitar el saqueo, ni que los soldados franceses golpearan a los residentes y cometieran violaciones durante el incendio.[1]

Lev Tolstói, en su novela Guerra y paz, sugiere que el fuego no fue causado deliberadamente ni por los rusos ni por los franceses, sino que fue el resultado natural de que una ciudad desierta, en su mayoría de madera, cayera en manos de las tropas invasoras en invierno, cuando casi todos los días se declaraban incendios, incluso cuando la ciudad estaba habitada y contaba con un departamento de policía en pleno funcionamiento. Al ser ocupada por los soldados, que comenzaron a fumar sus pipas, a cocinar sus alimentos dos veces al día y a quemar los bienes del enemigo en las calles, inevitablemente algunas hogueras quedarían fuera de control. Sin un cuerpo de bomberos eficiente, es probable que un incendio comenzado en una casa se extendiera hasta propagarse por el barrio, y en última instancia a toda la ciudad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Carl von Clausewitz, Russian campaign of 1812, parte 1 (citando la edición rusa de 1937 [3] )
  • ''Memoirs of General Baron de Marbot, publicadas por The World Wide School, 2001 chapter 58
  • Yevgeny Tarle, Napoleon's Invasion of Russia, citando la edición rusa de: Тарле, Е.В., "Нашествие Наполеона на Россию", гл.VI "Пожар Москвы" en[4]
  • V. Fillipov, Dynamics of ethnic and confessional identity of Moscow population, citando la edición rusa de: На пути к переписи / Под редакцией Валерия Тишкова — М.: "Авиаиздат", 2003 с. 277–313 [5]
  • I.M. Katayeva, Fire of Moscow, citando la edición rusa de "Отечественная война и русское общество", в 7тт, т.4, М, издание т-ва И.Д.Сытина, 1911[6]
  • P.V. Sytin, History of Moscow Streets, citando la edición original rusa de: Сытин, П.В., "Из истории московских улиц", М, 1948.

Referencias[editar]

  1. a b Hecker, Hans (2012). «Schaurig-grandioses Schauspiel». Damals (en alemán) 44 (9): 72-77. 
  2. 'With Napoleon in Russia', William Morrow, New York 1935.
  3. http://www.museum.ru/museum/1812/Library/clausewitz/index.html
  4. http://www.museum.ru/museum/1812/Library/tarle1/index.html
  5. http://demoscope.ru/weekly/2004/0177/analit01.php
  6. http://www.museum.ru/1812/Library/sitin/book4_10.html

Bibliografía[editar]

  • Olivier, Daria, The Burning of Moscow 1812, Londres. George Allen & Unwin Ltd. 1966 (JSTOR - The Scholarly Journal Archive review)
  • Albert J. Schmidt, The Restoration of Moscow after 1812 , Slavic Review, Vol. 40, Núm. 1 (Primavera, 1981), pp. 37–48, JSTOR
  • Tatiana Ruchinskaya, The Scottish architectural traditions in the plan for the reconstruction of Moscow after the fire of 1812: A rare account of the influence of Scottish architect William Hastie on town planning in Moscow, Building Research & Information, Tomo 22, número 4, julio de 1994, pp. 228-233
  • Полосин И.И., Кутузов и пожар Москвы 1812 г., «Исторические записки», 1950, т. 34.
  • Холодковский В.М., Наполеон ли поджёг Москву?, «Вопросы истории», 1966, № 4.
  • Тартаковский А.Г., Обманутый Герострат. Ростопчин и пожар Москвы, «Родина», 1992, № 6—7.