Grande Armée

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Napoleón entregando la Legión de Honor en 1804.

La Grande Armée (en español, «Gran Ejército») es el término militar que se adoptó en Francia para designar su fuerza principal en las campañas militares. En la práctica, el nombre se aplica en concreto al ejército napoleónico, el ejército multinacional congregado por el emperador Napoleón I de Francia en sus campañas de inicios del siglo XIX: las Guerras Napoleónicas.

La primera vez que Napoleón usó este término fue con ocasión de la reunión de tropas que se hizo en Boulogne-sur-Mer con el fin de invadir Inglaterra, objetivo que no pudo cumplirse al perder el apoyo de la flota hispano-francesa, derrotada en Trafalgar (1805), y hacerse imposible trasladar semejante cantidad de hombres y equipos hasta las Islas Británicas. En lugar de esto, hubo de dirigir este ejército hacia el Rin para contener los planes austriacos y rusos de invadir Francia.

Originalmente, la Grande Armée consistía en seis cuerpos bajo el mando de los mariscales de Napoleón. A medida que Napoleón conquistaba más y más territorios del continente, el ejército aumentaba de tamaño, hasta alcanzar un máximo de 600.000 hombres en 1812, justo antes de la invasión de Rusia en la guerra de la Sexta Coalición. En ese momento, la Armée se componía de:

Con excepción de los cuerpos polacos y austriacos, cada contingente era comandado por un general francés.

Fuerzas de la Grande Armée[editar]

Botón del 8º Regimiento de Infantería de Línea Francés durante la Guerra de la independencia.

Caballería[editar]

A pesar de haber tenido su formación y haber sido pionero en maniobras de artillería, Napoleón es muy recordado por el desempeño de su caballería. Esta jugó un papel muy destacado durante el proceso de expansión del Imperio Francés. Siendo crucial en muchas batallas; la derrota final de Napoleón en Waterloo, es atribuible especialmente a errores en la comunicación que causaron que tropas de caballería que atacarán demasiado pronto, siendo diezmada al no contar con el apoyo de infantería o artillería; sin embargo, ya en esta época empieza a notarse la inferioridad de la caballería en combate ante una artillería cada vez más potente, precisa y maniobrable.

En el ejército de Napoleón, al igual que la mayoría de otros ejércitos de la época se dividían en tres ramas principales compuesta por uno o más cuerpos: Caballería pesada (Coraceros y carabineros a caballo), caballería media o de línea (Dragones y ulanos) y caballería ligera (Húsares, cazadores a caballo y más adelante los mamelucos). Cada cuerpo de caballería estaba formado de manera que cubriera funciones específicas durante las campañas, por lo que los integrantes de cada una debían tener ciertas características y cualidades requeridas en ese cuerpo. Esto no significa que en ocasiones un cuerpo de caballería ligera no pudiera ser usado en funciones usualmente atribuidas a la caballería pesada.

  • Coraceros: Equipados como caballeros con una dura coraza en la pechera y casco de hierro y latón. Solían ser los hombres más altos y montaban caballos grandes pero igualmente veloces. Iban armados con sable de un filo recto y pistola (para oficiales). Servían como fuerza de choque, por lo que cargaban contra las tropas de infantería enemigas para abrir brechas y permitir la entrada de infantería u otro cuerpo de caballería, un coracero debía ser capaz de combatir desde su montura, sobre cualquier otra cosa.
  • Carabineros a caballo: Similares en armamento y funciones a los coraceros pero más selectivo y exigente, funcionaban como caballería pesada de élite, a pesar de su nombre no iban armados con carabinas, aunque sí las habían portado por un tiempo a partir de la formación del cuerpo antes del ascenso de Napoleón al poder.
  • Dragones: Caballería media o de línea. Eran el principal cuerpo de la caballería francesa desde antes de Napoleón, usados tanto en batalla, como cuerpo de avanzada y ocasionalmente en patrullaje. Llevaban casco de metal, pero no coraza, e iban armados con sable de doble filo, también recto, y además con pistola y carabina, de ese modo podían desplazarse rápidamente a caballo para luego luchar y defender una posición combatiendo como infantería.
  • Lanceros y Ulanos: Las figuras más representativas de la caballería media. Constituyeron una adición relativamente tardía a las tropas del Emperador, luego de su alianza con los polacos y lituanos que buscaban independizarse de Rusia. Carecían de armadura y portaban un chacó cuadrado en vez de casco e iban armados con una lanza ligera y un sable al estilo tradicional polaco, pronunciadamente curvo y masivo. La combinación de ambas armas les permitía servir como fuerza de choque contra otros cuerpos de caballería y las formaciones de infantería en cuadro ya que podían cargar con la lanza, superando las bayoneta, y luego combatir con el sable. Sus uniformes llaman la atención por el uso de botines cortos y pantalones en lugar de las usuales botas de montar y calzones de los demás cuerpos. Los ulanos fueron una de las más temidas fuerzas de la caballería napoleónica siendo apodados en España como "Diablos Polacos" o "Picadores del Infierno".
  • Húsares: Cuerpo más representativo de la caballería ligera, también derivados de la tradición polaca, pero adoptados desde tiempos de los Borbones. Constituían uno de los cuerpos más notorios; Iban armados con sables curvos y ligeros, y pistola (oficiales). Su principal función era debilitar al enemigo con cargas o correrías rápidas, usualmente sin ensañarse en combate, ya que su principal fuerte era su capacidad de movilizarse rápida y coordinadamente (como lo haría un cardumen de peces). Resultaban especialmente útiles en escaramuzas y ataques "sorpresivos" a los flancos o retaguardias. Sus uniformes eran particularmente coloridos y profusamente decorados, destacando por incluir una Pelisse, chaqueta de piel gruesa y rígida que usualmente se llevaba, sujeta por botones sobre un solo hombro y que era capaz de resguardar a su dueño de cortes sables y bayonetas.
  • Cazadores a caballo: Eran los ojos y oídos de los ejércitos de Napoleón, ya que se usaban operaciones de reconocimiento y mensajeros, manteniendo informados a los comandantes de los movimientos enemigos, al tiempo que "cazaban" a las tropas de reconocimiento e inteligencia del enemigo. Iban armados con carabinas, pistolas y sables curvos y ligeros. Eran los jinetes más veloces y habilidosos en maniobras individuales, usualmente hombres de contextura pequeña al igual que sus caballos, vestían uniformes similares a los de los granaderos de infantería pero de color verde para facilitar un primitivo camuflaje. Entre los cazadores a caballo destaca la figura de Joaquín Murat uno de los más destacados mariscales de Napoleón, quien posteriormente le nombraría Rey de Nápoles.
  • Guardia Imperial: La Guardia Imperial había sido creada como un cuerpo de guardaespaldas de Napoleón, su familia y hombres más importantes. Dentro de la guardia, también existían varios regimientos de caballería divididos entre los diferentes cuerpos ya mencionados, incluyendo Ulanos, los llamados "Dragones de la Emperatriz", gendarmería de élite, y cazadores y granaderos a caballo. Eran hombres altos y corpulentos, totalmente leales al emperador y particularmente habilidosos y fieros en combate. A pesar de ser primordialmente guardaespaldas y fuerzas de reserva; fueron frecuentemente empleados en batalla logrando victorias notables para el Imperio.
  • Mamelucos: Consistía en una compañía de alrededor de 240 jinetes, que se unieron a las tropas Francesas 1801, luego de la Campaña de Egipto. Al principio constituían más bien un ejército personal de Bonaparte, adjunto a los cazadores a caballo de la Guardia Imperial. Luego de la Batalla de Austerlitz (1805), se constituirá un regimiento oficial de mamelucos. Peleaban equipados de la misma manera tradicional en que lo habían hecho bajo el Imperio Otomano: vistiendo bombachos y turbantes, y armados con un trabuco, una o dos pistolas, un mazo pequeño, una jambia y un alfanje (este último, sería adoptado como sable preferido por Napoleón y su alto mando, y posteriormente también por generales y mariscales otros ejércitos europeos). Su arsenal; la agilidad y resistencia de sus caballos árabes; al igual que su habilidad al montarlos y su lealtad a muerte al Emperador. Les permitió destacarse en funciones de caballería ligera y fuerzas de defensa. Famosos por su labor en la Península Ibérica. Siendo inmortalizados por Goya en el cuadro Levantamiento del 2 de mayo.

Infantería[editar]

  • Infantería regular (granaderos, fusileros y voltigeurs de línea): el grueso del ejército estaba compuesto por la infantería estándar. Los regimientos de infantería eran conocidos como «demi-brigades», y se componían de tres o cuatro batallones.
  • Infantería ligera (carabineros a pie, voltigeurs ligera y cazadores a pie): las compañías de voltigeurs comenzaron a añadirse a los regimientos ejército regular francés en 1801. Los voltigeurs eran tropas ágiles cuyo cometido era avanzar en el frente del ataque y tratar de romper las formaciones enemigas o los servidores de la artillería. Posteriormente se formaron regimientos separados de infantería ligera.

Artillería[editar]

Tal como se podría esperar de un emperador que fue anteriormente oficial de artillería, los cañones franceses fueron la espina dorsal de las tropas de tierra. Los cañones franceses se usaban de forma general en baterías masivas para debilitar las formaciones enemigas antes de ser objeto de cargas de infantería o caballería. El perfecto entrenamiento de las dotaciones al servicio de la artillería permitió a Bonaparte mover estas armas con gran velocidad tanto para impedir el debilitamiento de las posiciones defensivas como para machacar y abrir brecha en las líneas enemigas. En general, los cañones franceses eran de 4 libras, 8 libras o 12 libras, con los calibres menores siendo sustituidos por calibres de 6 libras al final de las guerras. Los cañones franceses tenían barriles de latón en sus carruajes, ruedas y sus avantrenes estaban pintados de verde oliva.

Guardia Imperial[editar]

La Guardia Imperial francesa eran las unidades de élite de aquel tiempo, y habían evolucionado a partir de las Guardias de los Cónsules y de la Guardia Consular. Eran un ejército en sí mismo con divisiones de infantería y caballería. Napoleón les quería como ejemplo a seguir por el ejército y también como una fuerza que lucharía con él en numerosas campañas, y que serían completamente leales a él. Aunque la infantería raramente era usada en combate, la caballería era frecuentemente lanzadas en la batalla en mortíferas cargas. La Guardia Imperial se componía de tres secciones:

  • Vieja Guardia: Ésta era lo mejor del ejército de Napoleón. La Vieja Guardia se componía de los veteranos con más tiempo de servicio (de 3 a 5 campañas).
  • Guardia Media: Consistente en veteranos de 3 a 5 campañas.
  • Joven Guardia: Inicialmente constituida por veteranos con al menos una campaña así como por brillantes oficiales jóvenes.

Ingenieros[editar]

Mientras la gloria de la batalla se la llevaban la caballería y la infantería, los constructores de puentes del ejército de Napoleón (los pontoneros), eran una parte indispensable de la maquinaria militar. Sus principales contribuciones eran ayudar al emperador a desplazar sus fuerzas cruzando obstáculos acuáticos mediante la construcción de puentes de pontones. Las capacidades de sus pontoneros permitían a Bonaparte flanquear al enemigo cruzando ríos cuando el enemigo menos lo esperaba, y en el caso de la gran retirada desde Moscú, salvar al ejército de la completa aniquilación en la batalla del Berezina. Puede que no obtuvieran la gloria, pero Napoleón valoraba mucho a sus pontoneros, y llegó a tener hasta 14 compañías de éstos dentro del ejército.

Escalafon del personal de la Grande Armée[editar]

Rango Equivalencia
Oficiales
Général de division,
Lieutenant général
General de division
Général de brigade,
Maréchal de camp
General de brigada
Adjudant-commandant Coronel mayor,
Brigadier
Colonel Coronel
Colonel en second Teniente Coronel de primera clase
Major Teniente Coronel
Major en second Primer comandante, Mayor de Primera
Chef de bataillon o Chef d'escadron Comandante, Mayor
Capitaine adjutant-major Capitan Primero
Capitaine Capitan
Lieutenant Teniente
Sous-lieutenant Subteniente,
Alferez
Suboficiales y tropa
Adjudant sous-officier Suboficial
Adjudant-Chef Brigada
Adjudant Sargento mayor
Sergent-Major or Maréchal des logis Chef Sargento primero
Sergent or Maréchal des Logis Sargento segundo
Caporal-Fourrier o Brigadier-Fourrier Sargento
Caporal o Brigadier (Cavballeria, Artileria a caballo y Gendarmeria) Cabo
Soldat o Cavalier(Caballeria) o Canonnier(Artileria) Soldado

Bibliografía relacionada de la serie «Las Guerras Napoleónicas»[editar]

Rendición de Bailén, 1808.

En español[editar]

  • La campaña de Trafalgar (1804-1805): Corpus documental. González-Aller Hierro, José Ignacio. Madrid : Ministerio de Defensa. Centro de Publicaciones. ISBN 8497811364
  • Austerlitz 1805 : la batalla de los tres emperadores. Chandler, David. Madrid : Ediciones del Prado, S.A. ISBN 84-7838-491-X
  • Jena 1806. Chandler, David. Madrid : Ediciones del Prado, S.A. ISBN 84-7838-982-2
  • Borodino 1812 : las últimas luces del imperio. Gracia Yagüe, José Carlos; Bobi Miguel, María del Carmen. Madrid : Delta Ediciones. ISBN 84-609-5011-5
  • Waterloo 1815 : el nacimiento de la Europa moderna. Wootten, Geofrey. Ediciones del Prado, S.A. ISBN 84-7838-481-2
  • Las campañas de Napoleón : un emperador en el campo de batalla : de Tolón a Waterloo (1796-1815). Chandler, David. Madrid : La Esfera de los Libros S.L. ISBN 84-9734-335-2
  • La grande armée : introducción al ejército de Napoleón. Martín Mas, Miguel Ángel. Alpedrete : Andrea Press. ISBN 84-96527-43-3
  • Los cien días : el final de la era napoleónica. Dominique de Villepin. Inédita Ediciones. ISBN 84-96364-01-1

En inglés[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]