Imposturas intelectuales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imposturas intelectuales
Autor Alan Sokal y Jean Bricmont
Género filosofía de la ciencia, crítica
Tema(s) posmodernismo, postestructuralismo, pseudociencias
Edición original en Francés
Inglés
Título original * Fashionable Nonsense: Postmodern Intellectuals' Abuse of Science
* Impostures Intellectuelles
* Intellectual Impostures
País Flag of France.svg Francia
Flag of the United States.svg Estados Unidos
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Edición traducida al español
País Flag of the United States.svg Estados Unidos
Fecha de publicación 1997
1998

El libro Imposturas intelectuales cuyo título original en en inglés (publicado en EE.UU.) es Fashionable Nonsense: Postmodern Intellectuals' Abuse of Science (que se traduce al español como Sinsentidos de moda: El abuso de la ciencia por parte de los intelectuales posmodernos) y en Francia como Impostures Intellectuelles (ISBN 0-312-20407-8); y publicado en el Reino Unido como Intellectual Impostures (ISBN 1-86197-631-3), fue escrito por Alan Sokal (Doctor en física estadounidense) y Jean Bricmont (físico teórico belga y profesor en física). El libro crítica al relativismo posmoderno.

Tesis del libro[editar]

El libro examina y desarrolla principalmente dos puntos:

  1. El incompetente y pretencioso uso de conceptos científicos por un pequeño pero influyente grupo de filósofos e intelectuales de ramas no científicas o disciplinas que no lo son en sentido formal (como psicoanalistas);
  2. El problema del Relativismo Cognitivo, es decir, la idea de que la "ciencia moderna es comparable a (nada más que) un mito moderno, una "narración" o "Construcción social" entre otros apelativos".[1]

El libro contiene citas y críticas a los trabajos de:

Escándalo Sokal[editar]

Sokal dio más validez a su crítica aportando una prueba y de una manera relativamente original. Redactó una «parodia de texto posmoderno» titulada "Transgresión de las fronteras: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica" (originalmente "Transgressing the boundaries: toward a transformative hermeneutics of quantum gravity"); se trataba de un texto lleno de absurdos, sin sentidos, carente de lógica, pero reforzada con lenguaje pretencioso, rebuscado y complicados más algunas citas de célebres intelectuales.

La parodia de texto fue enviada a la prestigiosa revista estadounidense Social Text, que posteriormente la aceptó y la publicó en 1996 en uno de sus números especiales.

Poco después Sokal reveló la broma, ejemplificando vivamente cómo el abuso de la terminología científica y las extrapolaciones de las ciencias exactas a las humanas que hacen los autores de las ciencias humanas muchas veces son incoherentes, puede no decir nada y engañar a quienes carecen de formación científica.

Reacciones: apoyo a Sokal y Bricmont y su obra[editar]

De acuerdo con la editora del New York Review of Books, Barbara Epstein (quien afirmó haber disfrutado el libro), la obra dividió amargamente las opiniones de especialistas en las ramas humanas: Mientras algunos la festejaron otros se ofendieron.[2] En algunos grupos de lectura la relación fue igualmente polarizada en partes iguales, entre defensores apasionados y detractores de Sokal.[2]

1. Thomas Nagel (filósofo estadounidense) apoyó la obra de Sokal & Bricmont, describiéndola como un libro altamente consistente y "Rico en citas de habladurías pseudocientíficas por parte de intelectuales franceses de nombre-marca, todo ello con pacientisimas explicaciones de por qué son habladurías"[3] y agregó que: "Parece haber algo en la escena Parisina que le hace particularmente receptiva, suceptible o tendenciosa a la verbosidad o palabrería desenfrenada".[4]

Richard Dawkins (Aquí en marzo de 2008).

2. Varios científicos han expresado asimismo su apoyo a la tesis del libro, tal es el caso de Richard Dawkins (reconocido biólogo evolucionista británico), que ha expresado sentir similar. Dawkins, en una revisión del libro, dijo a propósito de la discusión sobre Lacan: "No requeríamos de la pericia matemática de Sokal y Bricmont para asegurarnos que el autor de este material (Lacan) es una farsa. Quizás sea sincero en la medida que habla de temas no científicos, pero un filósofo que equipara en funciones el órgano eréctil a la raíz cuadrada de menos 1, al menos en lo que a mí respecta, (Lacan) acaba con sus credenciales cuando trata temas del tipo "'Yo no se nada al respecto'"[5]

Críticas a la obra[editar]

1. Por una parte, Jacques Derrida, escribió en contra de la manipulación del artículo de Sokal en Le Monde, 20-11-1997,[6] y puso en evidencia su falta de seriedad al ver que sólo elegían a ciertos franceses, especialmente señalados, pues no estudiaban escrupulosamente sus llamadas "metáforas" científicas ni su papel, tampoco su estatuto y sus efectos en los discursos que reprobaban. Añadía Derrida que toda esa operación mediática (de la que sacaron rédito inmediato), era una lectura superficial, en la que se percibía bien que ni habían leído las obras impugnadas, ni conocían las humanidades, ni discernían un comentario retórico del razonamiento de un analista cultural.[7] Derrida-by-Pablo-Secca.jpg

2. Por otro lado, destaca expresamente Baudouin Jurdant,[8] doctor en filosofía de la ciencia, por su minuciosa crítica de Imposturas intelectuales; pues coordinó el libro Imposturas científicas: los malentendidos del caso Sokal 2003,[9] .Eligió éste a un grupo de científicos —físicos, matemáticos, filósofos o sociólogos— , especialistas en los pensadores franceses atacados por Sokal y Bricmont, y analizaron las lecturas concretas de Sokal, subrayando la manifiesta insuficiencia de conocimientos acerca de lo que criticaban, así como su ignorancia en los recursos literarios y argumentativos de la filosofía francesa: la 'verdad' se busca de muchas maneras, decían, y no tiene que ver con las demostraciones de las ciencias formales.

Observaron además, en Imposturas científicas, cómo todo empezó por intereses de Sokal, que quería desprestigiar a los postestructuralistas y a los científicos relacionados a este campo, por pertenecer al campo político contrario[10] —punto, sin embargo, desmentido en Imposturas Intelectuales—. Y señalaban que el éxito del libro se debió al apoyo de medios de comunicación o centros universitarios asociados con los discursos dominantes. En Imposturas intelectuales, se querría exponer que los filósofos franceses son unos "relativistas", "pseudocientíficos e "irracionalistas", sin haber leído seriamente ningún libro de los filósofos mencionados. Por ejemplo, señalan que Lacan es un buen conocedor de matemáticas, y Latour un conocedor de las ciencias, entre muchos otros ejemplos, lo que les conduce a conclusiones completamente contrarias a las de Sokal y Brimont. Estos dos físicos se habrían limitado a adaptar textos franceses a los fines deseados por ellos.[11]

3. Por su parte, Gabriel Stolzenberg, un matemático, argumenta que Sokal y Bricmont no poseen suficiente comprensión de las posturas filosóficas que critican y que tal carencia de entendimiento convierte su crítica en carente de significado.[12]

4. El psicoanalista Bruce Fink acusa a Sokal y Bricmont de requerir que la «escritura seria» no haga otra cosa que «transmitir significados claros».[13] Pero Fink argumenta que algunos de los conceptos que Sokal y Bricmont consideran arbitrarios, tienen sus raíces en la historia de la lingüística, y que Jacques Lacan utilizaba explícitamente conceptos matemáticos de manera metafórica, no declarando en ningún momento que sus conceptos estuviesen fundados matemáticamente.[13] En la opinión de Fink, Sokal y Bricmont no interpretan correctamente las palabras y el lenguaje críptico de Lacan. Sokal y Bricmont responden que no siempre entienden las obras de estos autores, puntualizando que «los lectores especializados encontrarán, la mayoría de las veces, que sus afirmaciones no tienen el menor sentido o que, aún siendo a veces aceptables, son fútiles y confusas» y que cuando se emplean conceptos científicos y matemáticos fuera de su campo, es preciso argumentar su pertinencia, a menos que se trate de, vilmente, impresionar al lector.[14]

5. Para Arkady Plotnitsky (matemático y profesor de la Universidad de Purdue de teoría literaria), los problemas centrales del libro de Sokal y Bricmont son cuatro:

  1. Su carencia de familiaridad con todos los asuntos que tratan.
  2. Ignoran los contextos históricos del uso de las matemáticas y de la ciencia.
  3. Demuestran una carencia de aptitud para la filosofía.
  4. No muestran que comprendan la historia o la filosofía de las matemáticas ni la ciencia y, lo que es más importante, de hecho cometen errores matemáticos y científicos ellos mismos.[15]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sokal, Alan; Jean Bricmont (1998). Fashionable Nonsense. New York: Picador. ISBN 0312195451. 
  2. a b Epstein, Barbara (Winter de 1997). «Postmodernism and the Left». New Politics. Archivado desde el original el May 12, 2008. Consultado el Marzo 5, 2008. quote:

    Probablemente nadie preocupado por el postmodernismo ha permanecido inconsciente de ello. La gente ha estado enconadamente dividida. Algunos están encantados, otros enfurecidos. Un amigo mío me contó que el artículo de Sokal tuvo lugar en una reunión de un grupo de lectura de izquierda del que él era parte. La discusión se polarizó por igual entre apasionados partidarios y apasionados opositores de Sokal [...] Algunos de los que estaban encantados con la broma de Sokal, a la vez tenían una mira más positiva sobre el posmodernismo.

  3. Nagel, Thomas (2002). Concealment and Exposure & Other Essays. Oxford University Press. pp. 164. ISBN 019515293X. 
  4. Nagel, p. 165.
  5. Dawkins, Richard (9 de julio de 1998). «Postmodernism disrobed». Nature, vol. 394 págs. 141–143. Consultado el 18 de marzo de 2008.
  6. Papier machine, Galilée, 2001, pp. 279-281
  7. Derrida, Jacques (en Español). Sokal y Bricmont no son serios. http://www.physics.nyu.edu/faculty/sokal/derrida_espanol.html. Consultado el 11 de diciembre de 2010. ; y Papier machine, Galilée, 2001, cit.
  8. Baudouin Jurdant, de la Escuela Altos Estudios en Ciencias exactas, es autor de Les problèmes théoriques de la vulgarisation scientifique, Archives contemporaines col. «Etudes de sciences», 2009; que remite a su tesis, redactada en su juventud.
  9. Imposturas científicas: los malentendidos del caso Sokal, Valencia, Universitat de València, 2003 ISBN 84-376-2079-1
  10. Imposturas científicas, Universitat de València, 2003 ISBN, p. 11
  11. Jurdant, Baudouin (2003) (en Español). Imposturas científicas. Los malentendidos del caso Sokal (1a edición). Madrid: Universitat de València. ISBN 8437620791. http://books.google.com.mx/books?id=c3z-jWcim3EC. Consultado el 11 de diciembre de 2010. 
  12. Gabriel Stolzenberg: Debunk: Expose as a Sham or False.
  13. a b Bruce Fink. Lacan to the Letter. Mineápolis: University of Minnesota Press, 2004. ISBN 0-8166-4321-0.
  14. Alan SOKAL y Jean BRICMONT: Imposturas intelectuales. Paidós, 1999. ISBN 84-291-1862-4.
  15. Arkady Plotnitsky: The Knowable and the Unknowable (pág. 112-113). Ann Arbor: University of Michigan Press, 2002. ISBN 0-472-06797-4.

Enlaces externos[editar]