Hospital Posadas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hospital Posadas
Fachada Posadas.jpg
Fachada del Hospital Posadas
Nombre completo Hospital Nacional “Prof. Alejandro Posadas”
Localización Pte. Illia s/n y Marconi
El Palomar Bandera de Argentina
Coordenadas 34°37′47″S 58°34′30″O / -34.62980556, -58.57505556Coordenadas: 34°37′47″S 58°34′30″O / -34.62980556, -58.57505556
Fundación Abril de 1958
Tipo Público
Red hospitalaria Ministerio de Salud de la Nación
Camas 500
Especialidad Atendemos a las personas en todas las etapas de su vida
Sitio web Sitio Oficial
[editar datos en Wikidata]

El Hospital Nacional “Profesor Alejandro Posadas” es un hospital público nacional ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires, a la vera de la Autopista Acceso Oeste, en la localidad de El Palomar, partido de Morón. Es uno de los hospitales más grandes de la provincia de Buenos Aires, Argentina. Trabaja en red y es de alta complejidad.

Infraestructura[editar]

El Hospital se extiende sobre 72.000 m2 de superficie cubierta distribuidos en 7 pisos, divididos en cuatro pabellones agrupados por sectores, AB y CD, que se unen por tres pabellones centrales más (E, H y F) de tres pisos que se comunican con la parte posterior desde los primeros pisos y la planta baja.

Historia[editar]

Creación[editar]

La creación surgió a fines de los años 1950 como iniciativa de la Fundación Eva Perón, proyectado y diseñado por el Ministro de Salud Dr. Ramón Carillo durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón, tomando el nombre de Clínica y Cirugía del Tórax, proyectado para cumplir funciones en la atención de enfermos con afecciones pulmonares crónicas y con especial dedicación a pacientes afectados por tuberculosis. Luego del derrocamiento del presidente Juan Domingo Perón, las obras continuaron durante la gobierno de la así llamada Revolución Libertadora, que disolvió la Fundación. El Hospital Posadas nació como un proyecto del ministro de Salud Ramón Carrillo en la segunda presidencia de Juan Domingo Perón (1952-1955), que terminó siendo truncado con el golpe de la llamada Revolución Libertadora (1955-1958). Durante años funcionó el edificio como la sede de los Institutos Nacionales de la Salud (INS) Instituto Nacional de la Salud.[1]

En abril de 1958 el Ministerio de Salud Pública, concretó la creación del "Instituto Nacional de la Salud", inaugurado por el expresidente de facto Pedro Aramburu con once Institutos de Investigación, de los cuales se iniciaron solo siete: Hematología, Reumatología, Neumonología, Alergia, Gastroenterología, Endocrinología, Anatomía Patológica.[2]​ En ese entonces no se brindaba atención médica a la población, sino que se tomaban solo aquellos datos útiles para el desarrollo de esas investigaciones. Junto a los centros de investigación funcionaban en las instalaciones algunos cursos sobre Salud Pública, el Bachillerato Técnico con orientación en Salud, la formación de Enfermería y una pensión para estudiantes del interior del país. [3]​en abril de 1970 se habilitan 360 camas y pasa a llamarse Policlínico Profesor Dr. Alejandro Posadas.[2]

El 24 de junio de 1968, por la ley 17.787 se permitió su organización como Hospital Nacional de Agudos, cuyo objetivo fue la derivación de problemas de salud de difícil solución en hospitales provinciales o municipales de menor complejidad.[cita requerida]

La dictadura en el Posadas[editar]

Luego del golpe militar que el 24 de marzo de 1976 instauró una dictadura cívico militar en el país, en la madrugada del domingo 28 de marzo de 1976 fue ocupado, "en forma intempestiva y violenta", por fuerzas del Ejército, a cargo del General Reynaldo Benito Antonio Bignone, con apoyo de un gran número de soldados fuertemente armados, tanques, helicópteros y camiones de asalto.[4]​ Con el procedimiento militar se hizo cargo como Interventor el Coronel Médico Agatino Di Benedetto.E L28 de Marzo de 1976 Tras el golpe de estado autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional", las Fuerzas Armadas, conducidas por el Gral. Reynaldo Bignone, ingresaron al Hospital con tanquetas, helicópteros y personal militar fuertemente armado, mediante "listas negras" seleccionó al personal que fue detenido.El 28 de Marzo se detuvieron aproximadamente 35 trabajadores del Hospital que fueron transladados a Coordinación Federal. El 30 de Marzo se detuvieron dirigentes gremiales que fueron derivados a los penales de Olmos y DevotoEl 31 de Marzo 5 miembros del personal fueron detenidos y derivados al penal de Devoto, donde permanecieron 7 meses.[3]

El Batallón de Inteligencia 601 del Ejército Argentino, elaboró un informe caratulado como “Proceso en el Policlínico Posadas", en el mismo explica las posibles causas de la intervención, postulando tres hipótesis.

  • Que en el hospital existía de una posta sanitaria del ERP 22 para apoyar a Tucumán: señalando que según datos aportados por la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), se tuvo conocimiento de que un grupo de médicos del hospital pertenecía al “ERP 22”, y formaban parte de la escuela de postas sanitarias para prestar apoyo médico a Tucumán. Pero dicha posibilidad fue descartada inmediatamente en razón de la forma de actuación de dicha organización.
  • Que en el hospital existía una posta sanitaria dedicada a atender a elementos subversivos. Esta hipótesis estaba basada entre otras razones en la atención a heridos de bala en los quirófanos de la institución; la desaparición de ropa, equipos de curaciones e instrumental de diverso tipo. Asimismo, se menciona la circunstancia de que Lidia Hajewski habría oficiado de chofer para transportar a médicos al dispensario existente en el barrio de emergencia aledaño al nosocomio. [cita requerida]Un informe suministrado por la SIDE daba cuenta que en el mes de octubre de 1975 se había atendido a dos subversivos heridos de gravedad, en la sala de Terapia Intensiva.
  • Que el Hospital Posadas funcionaba como centro de adoctrinamiento ideológico y de apoyo a la subversión, la posible injerencia en el mismo del “Partido Comunista Argentino” a través de ATE y el accionar de Montoneros JTP.-Morón, Regional I.

Estos se catalogaron como los motivos y el sustento de la intervención. Sin embargo, es de destacar que al finalizar el informe en cuestión se descartaron todas las hipótesis analizadas.[3]

A partir de la intervención, con la intención de controlar el acceso y salida de los trabajadores del policlínico, se apostaron en las entradas soldados armados quienes tenían en su poder listas que habían sido previamente confeccionadas sobre la base de la información recogida del documento elaborado por el Batallón de Inteligencia 601, que contenían los nombres de las personas que debían ser detenidas en pos de “la lucha contra la subversión”, en la que constaban datos relativos a setenta y un personas y la imputación que pesaba sobre cada una de ellas, clasificándolas como “activista de izquierda”, “dirigente sindical”, “elemento perturbador”, “comunista”, “elemento subversivo”, “afiliado al Partido Comunista”, “reclutador de elementos de izquierda”, “activista virulento”, “activista ideológico”, entre otros. Todas las personas que se encontraban en la lista fueron detenidas en procedimientos realizado los días 28, 29, 30 y 31 de marzo de 1976.[3]

Durante la construcción del hospital, en los años ´50, en el predio del Hospital se construyeron cuatro viviendas destinadas a alojar a las autoridades de la institución. Con el objetivo de que puedan estar disponibles las 24hs, el Director, el Director Asistente, el Administrador y la Jefa de Servicios Generales y Alimentación vivían con sus familias en estas viviendas.El 28 de marzo de 1976, cuatro días después del Golpe de Estado, el hospital fue ocupado militarmente en un gran operativo del Ejército, con apoyo de la Policía Federal El Dr. Rodríguez Otero, director del hospital fue detenido ilegalmente y torturado. Su familia tuvo que abandonar El Chalet, y la casa en se transformó en un lugar de tortura y desaparición. Un grupo paramilitar (autodenominado SWAT), que consistía de ex policías y militares exonerados de las Fuerzas, se apropió del Chalet bajo la tutela de las nuevas autoridades del hospital impuestas por la Junta Militar. Trabajadores y vecinos del hospital fueron detenidos ilegalmente y llevados allí, a metros del hospital y dentro de su predio, donde fueron privados de su libertad y torturados.[5]

Grupo Swat[editar]

El 13 de abril de 1976, el Secretario de Estado de Salud Pública designó como Director del Policlínico Posadas al Coronel Médico Julio Ricardo Esteves, quien comenzó a disponer las bajas del personal en los términos de las leyes de facto 21.260 y 21.274 y propició la llegada de un grupo de hombres a quienes les asignó funciones de guardias de seguridad y se mantuvo en funciones hasta el 8 de marzo de 1977. Así en el Hospital Posadas se conformó un grupo al que llamaban “Swat”, de más de diez personas, formalmente designadas para la vigilancia del nosocomio y el aseguramiento de la integridad y del patrimonio de sus empleados y de los profesionales que allí prestaban su labor, pero que en realidad se avocaron a otras funciones relacionadas con la alegada «lucha antisubversiva».

Este grupo “Swat” actuó entre julio de 1976 y enero de 1977. En el hospital, mediante la ostentación permanente de armas, comenzó a perseguir, controlar e intimidar a todo el personal, amenazándolo, humillándolo, imponiéndole condiciones o pautas a las que debía sujetarse, que impedían la armónica prestación de servicios en el nosocomio. Llegaron incluso a secuestrar y torturar a varios de los trabajadores del Posadas.

Asimismo, el grupo ocuparon “El Chalet”, donde además vivían, desde donde montaron la estructura de un centro clandestino de detención, a los efectos de mantener a sus víctimas todas ellas trabajadores del hospital secuestradas y torturarlas.[3]

Centro clandestino de detención[editar]

Dentro del predio del Hospital Nacional “Profesor Alejandro Posadas” sito en la Avenida Martínez de Hoz entre Avenida Marconi y Pedriel, de la localidad de Haedo Norte, provincia de Buenos Aires, existían dos chalets, destinados para vivienda del director y del administrador de ese nosocomio.[2]​ Las dos se encontraban aproximadamente a doscientos metros del cuerpo principal del hospital, ambos se diferenciaban por el estilo de construcción. El correspondiente al administrador era de estilo americano y el otro, español.[3]

El chalet destinado a vivienda del director del hospital funcionó un centro clandestino de detención, luego que el Dr. Rodríguez Otero, quien fue el director hasta 1976, fuera detenido ilegalmente y torturado y su familia obligada a abandonar El Chalet.[2]​ El chalet tenía dos plantas, era de estilo español, a dos aguas, con un porche en el ingreso que llevaba a un hall de acceso donde se encontraba una escalera de madera y baranda de hierro que comunicaba con la planta superior. En la planta baja había una cocina, un toilette, un living amplio con una puerta corrediza que lo conectaba con el comedor. Había una escalera que llevaba a la planta alta donde estaban las tres habitaciones, enlazadas por un pasillo, un baño, la habitación que era destinada para guardar la ropa, de un metro y medio, con estantes, similar a un closet. Contaba también con una amplia terraza. El chalet se encontraba custodiado por perros y por personal del grupo Swat que impedían el paso.

El día 11 de enero de 1977, personal de la Fuerza Aérea, realizó un operativo a fin de desarticular el grupo Swat, que culminó con la detención de sus integrantes.

Gladys Evarista Cuervo era enfermera en el Hospital Posadas en 1976, cuando fue detenida y torturada por un grupo de tareas del que formaba parte Luis Muiña. Entre sus torturadores, la mujer pudo identificar tanto a Muiña como al resto de los que integraban el grupo de tareas conocido entonces como "Swat". "Me rompieron el esternón, me rompieron varias costillas, me provocaron quemaduras con encendedores y colillas de cigarrillos en el cuello. Tengo quemaduras en los brazos, en las piernas, en los glúteos. Me hicieron el submarino varias veces y me picanearon otras tantas", dijo. Las víctimas de su accionar, además de Gladys Evarista Cuervo, son Jacobo Chester, Jorge Mario Roitman, Jacqueline Romano y Marta Elena Graiff.El represor ya está en libertad condicional tras ser beneficiado por el fallo de la Corte Suprema de Justicia en mayo de 2017, que aceptó en su caso la aplicación del cómputo de la pena conocido como "dos por uno".[6]

Los desaparecidos del hospital[editar]

Once trabajadores del Hospital Posadas fueron desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar:[7]

  • María Ángela “Nené” Cairo Rivero de Garassino
  • Julio César Quiroga
  • Jorge Mario Roitman
  • Jacobo Chester
  • María Teresa García de Cuello
  • Josefina Teresa Pedemonte de Ruiz Vargas
  • Eduardo Carla Sala
  • Daniel Eduardo Calleja
  • Ignacio Jesús Luna Sánchez
  • Osvaldo Enrique Fraga
  • María Ester Goulecdzian

El hospital en democracia[editar]

En 1985, fue modificada su estructura institucional del lugar donde funcionara el centro clandestino de detención a efectos de poner en funcionamiento un establecimiento educativo, inaugurándose la Escuela N° 5. Actualmente, se encuentra funcionando una Escuela de Enfermería dependiente de la Universidad de Buenos Aires y el Espacio de Derechos Humanos. En 2005, se colocó la primera placa señalando que ese lugar había funcionado como centro clandestino. En 2011, fue señalizado como sitio de memoria. En 2014 el poder ejecutivo inauguró un nuevo edificio para la guardia pediátrica del hospital, y el hall central fue totalmente renovado.[8]

En 2016 se le pidió la renuncia al viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Munin, por haber denunciado que el nuevo director designado por el poder ejecutivo en el Hospital Posadas, Pablo Bertoldi Hepburn, había sido nombrado por expreso pedido de la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani. Asimismo se denunció penalmente al ministro Jorge Lemus y a Bertoldi Hepburn por "espionaje, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público" en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi e interviene el fiscal Carlos Stornelli.[9]​asi mismo se denunció que el nombramiento de Hepburn se realizó para llevar adelante tareas de espionaje dentro del hospital [10][11]​En 2016 los trabajadores del Posadas denuncian persecución del Servicio de Inteligencia y que la gestión despidió a más de 630 empleados del hospital y que los trabajadores son perseguidos por el Servicio de Inteligencia donde agentes de civil, bajan de este vehículo en nuestros domicilios particulares y filman sus casas y a sus familiares. [12]​ya en marzo de se año tras los 1300 despidos, el nuevo Director Médico, Mario Palermo buscó impulsar la contratación de su propia empresa para tareas en el hospital.[13]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]