Nunca más (libro)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nunca más
de Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas Ver y modificar los datos en Wikidata
Nunca mas.jpg
Tapa de la primera edición
Género Género didáctico Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s) Desaparecidos
Editorial Eudeba
Ciudad Buenos Aires
País Argentina
Fecha de publicación 1984
Formato 20 cm
Páginas 490
[editar datos en Wikidata]

Nunca más, informe final de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, o simplemente Nunca más, es un libro que recoge (y adapta el formato) el informe emitido por la CONADEP respecto a las desapariciones ocurridas en la Argentina durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983). Es conocido también con el nombre de Informe Sabato (pronúnciese «Sábato»)[1]​puesto que fue el escritor Ernesto Sabato, quien presidió la comisión que lo entregó el 20 de septiembre de 1984 al entonces presidente, Raúl Alfonsín. El título Nunca más fue propuesto por Marshall Meyer debido a haber sido el lema utilizado originalmente por los sobrevivientes del Gueto de Varsovia para repudiar las atrocidades del nazismo.[2]​ El libro inspiraría la publicación de un informe similar en Brasil un año después con nombre similar: Brasil: Nunca Mais.

Origen[editar]

La comisión fue creada por el mencionado presidente el 15 de diciembre de 1983. El objetivo era esclarecer los hechos sucedidos en el país durante la dictadura militar instaurada desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983. Su misión fue la de recibir documentos y denuncias sobre las desapariciones, los secuestros y las torturas acontecidos dentro de aquel período a manos del régimen, y generar informes a partir de estos.[3]

Contenido[editar]

Debido a la enorme documentación recogida por la Conadep, el informe sostiene que los derechos humanos fueron violados de manera sistemática y orgánica por la represión estatal, con similares secuestros e idénticos tormentos, utilizando una metodología del terror planificada cuidadosamente por los altos mandos de las Fuerzas Armadas, rechazando así la posibilidad de que se hubiera tratado de "excesos" por parte de algunos individuos.

En nombre de la seguridad nacional miles de ciudadanos fueron secuestrados y pasaron a formar parte de una categoría fantasmal: los "desaparecidos".
Desde el momento del secuestro la víctima perdía todos los derechos, se la privaba de toda comunicación con el exterior, se veía sometida a "suplicios infernales" y a sus familiares se les negaba que estuviera encarcelada.
Fragmento del discurso de Ernesto Sabato durante la entrega del informe (1984)

Conclusión[editar]

El informe explica que la comisión repudia el terrorismo en general pero que su misión no es la de investigar sus crímenes sino estrictamente la suerte de los desaparecidos, llegando a la conclusión de que la desaparición de personas existió, que no fueron casos aislados, y que se pudo presentar una lista completa con los datos exactos de 8961 desaparecidos, advirtiendo que «es inevitablemente una lista abierta», y que «muchas desapariciones no [habían] sido denunciadas, por carecer la víctima de familiares, por preferir estos mantener reservas o por vivir en localidades muy alejadas de centros urbanos».[4]

Reediciones[editar]

En 2006, al cumplirse el 30º aniversario del golpe de Estado que dio comienzo a la última dictadura cívica militar, el gobierno de Néstor Kirchner realizó una reedición y actualización del libro. En el mismo se actualizó el anexo en el que los que figuran los nombres de los desaparecidos, cuyos secuestros fueron denunciados ante la Conadep y la Secretaría de Derechos Humanos y la lista de los centros clandestinos de detención.[5]

Asimismo, se agregó una nueva introducción sin reemplazar a la anterior, por las críticas al prólogo original que supuestamente sostenía la teoría de los dos demonios.

En 2016, al cumplirse 40 años del golpe militar, el gobierno de Mauricio Macri realizó una reedición del libro. En la edición fue presentada como la reimpresión de la edición original de 1985, con el prólogo en su forma original.[6]

Controversia con la reedición de 2006[editar]

En 2006, la inclusión de un nuevo prólogo, redactado por la Secretaría de Derechos Humanos de Nación donde se criticaba la posición favorable a la teoría de los dos demonios del prólogo original, resultó en diversas controversias.[7][8]​ El prólogo original sostiene que «durante la década del 70, la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda»". El nuevo prólogo en cambio afirma que «Es preciso dejar claramente establecido, porque lo requiere la construcción del futuro sobre bases firmes, que es inaceptable pretender justificar el terrorismo de Estado como una suerte de juego de violencias contrapuestas como si fuera posible buscar una simetría justificatoria en la acción de particulares frente al apartamiento de los fines propios de la Nación y del Estado, que son irrenunciables».[9]

En 2012, se volvió a encender la controversia sobre la reedición del Nunca Más, cuando la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú afirmó en una editorial del diario La Nación que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner había quitado la firma de Sabato del prólogo original.[10]​ Luego, la propia editorial realizó la aclaración que el prólogo nunca llevó la firma de Ernesto Sabato ni de ningún otro de los miembros de la CONADEP.[11]

Controversia con la reedición de 2016[editar]

En 2016, se generó controversias por la nueva edición porque se la presentó en el marco de la Feria del Libro, pero «no se difundió ni en comunicados de prensa ni fue oficial». Asimismo, también fue criticada la decisión de eliminar el prólogo de 2006, por la habilitación que realiza hacia la teoría de los dos demonios. La Secretaría de Derechos Humanos afirmó que no quitaron el prólogo de 2006, y «que la idea no fue “agregar” ni “sacar nada”, que el “problema” en realidad “lo tienen quienes en algún momento decidieron agregar” algo que no estaba».[6]​ El cambio fue impulsado por Mario Sabato, quien afirmó que se trata de un documento histórico y debe ser conservado en su forma original.[9]​ Tampoco hubo ninguna comunicación institucional que se refiriera al tema, según algunos escritores e intelectuales el nuevo prólogo intenta reeditar la teoría de los dos demonios.[12][8]

Referencias[editar]