Hexámetro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hexámetros»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El hexámetro es un verso de la poesía griega y latina que consta de seis pies formados por dáctilos y espondeos,[1] o troqueo si es el sexto pie, siendo obligatorio que el quinto sea un dáctilo. Puede presentarse en series de sólo hexámetros o bien en parejas constituidas por un hexámetro y un pentámetro; en este caso se trata de la estrofa denominada dístico elegíaco.

Estructura y cesuras[editar]

Un dáctilo está formado por una sílaba larga y dos breves ( _ U U ), un espondeo por dos sílabas largas ( _ _ ).

La cesura más corriente es la penthemíheres o penthemímera, llamada así porque va tras la quinta unidad de medida (entendiendo por tal una larga o dos breves); con ella sola ya es correcto es hexámetro:


__ UU / __ __ / __ || __ / __ UU / __UU / __ U
Nos patriae fines || et dulcia linquimus arva.

La siguiente es la hepthemímeres o hepthemímera, que viene tras la séptima unidad de medida, y debe presentarse siempre con la trihemímenes o trihemímera para que sea correcto el hexámetro; esta última va tras la tercera unidad de medida. Hay otras combinaciones de cesuras, pero son muy raras. Los seis acentos o ictus del hexámetro van colocados siempre en la primera sílaba de cada pie, que es larga.

_ U U o bien _ _ / _U U o bien _ _ / _ U U o bien _ _ / _ U U o bien _ _ / _ U U / _ U

Cuantos más dáctilos contenga un hexámetro, mejor, y cada hexámetro debe contener al menos un dáctilo puro. La única excepción en la poesía clásica es Catulo, 116, 3. En Homero es muy frecuente la cesura femenina. En literarura castellana consta de seis dáctilos: un dáctilo es una secuencia de tres sílabas, lo que hace un pie métrico, que en el castellano se compone por una sílaba acentuada y dos átonas.

El hexámetro holodactílico consta sólo de dáctilos, salvo el pie final; el holoespondaico sólo de espondeos salvo la cláusula final de dos pies; el hexámetro latino se basa en la alternancia de pies dáctilos y espondeos, si bien la cláusula final es siempre la misma: __UU / __U. Lo ideal para el poeta es incluir el máximo número de dáctilos y el mínimo de espondeos, pero como es prácticamente imposible sostener un ritmo continuo de hexámetros holodactílicos y el ritmo sería muy monótono, la convención admite la sustitución de dos breves por una larga para formar un espondeo salvo en la cláusula final.

Los gramáticos antiguos como Servio en su De centum metris clasificaban también otras formas de hexámetro que no se tratan de métrica como se entiende ahora. Por ejemplo, los siguientes versos rhopalicos de Ausonio:

Spes, deus, aeternae stationis conciliator,

si castis precibus veniales invigilamus,

his, pater, oratis placabilis adstipulare.

En cada verso, cada palabra se crece de una sílaba. En la misma manera, el verso áureo (vid. golden line) se trata de las partes de la oración, específicamente como los adjetivos, nombres, y verbos se encuentran dentro del hexámetro.

Licencias métricas del hexámetro[editar]

El hexámetro recurre frecuentemente, para lograr la correcta medida cuantitativa del verso, a diversas licencias como la sinalefa o elisión, el hiato, la aféresis, la sinéresis, la diéresis, la sinícesis, la abreviación yámbica o el zeugma de Hermann, entre otras.

Hexámetro en la literatura clásica[editar]

El hexámetro es el verso comúnmente usado en la poesía épica y en la poesía didáctica griega y latina. Se empleó en las principales epopeyas griegas: La Ilíada y la Odisea de Homero; en las epopeyas latinas, como la Eneida de Virgilio, la Farsalia de Lucano y la Tebaida de Estacio; en la poesía didáctica griega y en la latina de Lucrecio (De rerum natura) y Ovidio (Las metamorfosis).

Ejemplo de hexámetros dactílicos.
Ovidio: Las metamorfosis, III.
Texto español en Wikisource.
Texto latino en Wikisource.

El hexámetro en otras literaturas[editar]

La métrica de las distintas literaturas europeas intentó imitar la andadura del hexámetro grecolatino con desigual suerte; lo intentaron sobre todo los poetas alemanes; en la literatura en español, Rubén Darío compuso un famoso hexámetro holodactílico: «Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda» y Agustín García Calvo reprodujo en su traducción parcial del De rerum natura de Lucrecio el ritmo del hexámetro procurando tan sólo imitar la cláusula final con el ritmo acentual. Otras traducciones de la poesía latina clásica en español han utilizado este tipo de traducción rítmica en hexámetros.

Fuente[editar]

  • Federico Crusius, Iniciación en la métrica latina. España: Bosch, 1987.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Se llama «espondeo» al pie compuesto en la métrica clásica por dos sílabas largas; en la métrica moderna, por dos sílabas acentuadas.

Enlaces externos[editar]