Heterosexualidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una de las versiones del símbolo de la heterosexualidad.

La heterosexualidad es la inclinación sexual hacia el sexo opuesto o la práctica de la relación erótica de la misma.[1] [2]

Junto con la bisexualidad y la homosexualidad, la heterosexualidad es una de las tres categorías principales de la orientación sexual dentro del continuo heterosexual-homosexual.[3] Alguien que es heterosexual, en las sociedades heteronormativas se le conoce como “correcto” o “normal”, lo cual muchas personas lo consideran discriminatorio hacia la sociedad de hoy en día.

El término heterosexual u heterosexualidad se suele aplicar a los seres humanos, pero la conducta heterosexual se observa en todos los mamíferos y en otros animales.

Idioma[editar]

Etimología[editar]

Primera edición de Psychopathia Sexualis (1886), de Richard von Krafft-Ebing.

Hétero proviene de la palabra griega ἕτερος [jéteros], que significa ‘otro’,[4] [5] utilizada en la ciencia como prefijo con el significado de ‘diferente’;[6] y la palabra latina para el sexo (es decir, típico el sexo o la diferenciación sexual).

El término «heterosexualidad» fue utilizado por el médico norteamericano James G. Kiernan en mayo de 1892 en un artículo publicado en la revista Chicago Medical Recorder sobre la «perversión sexual» en el que la heterosexualidad era definída como un «apetito normal» hacia las personas del sexo opuesto, de la misma forma que la «homosexualidad» sería el «apetito anormal» hacia las personas del propio sexo. El término «heterosexual» ya había sido utilizado por otros médicos cuando se referían a los posibles tratamientos que permitieran al «homosexual y al heterosexual convertirse en seres humanos con inclinaciones eróticas naturales y con pulsiones normales». Así la edición de 1901 del Dorland Medical Dictionary definía la heterosexualidad como el «apetito sexual anormal o pervertido por el otro sexo». Todavía en 1923 el New International Dictionary decía: «pasión sexual mórbida por una persona del sexo opuesto». Se definían, pues, tres categorías de individuos respecto a su actividad sexual —y así lo especificaba el alemán Richard von Krafft-Ebing en Pychopatia Sexualis, obra publicada en 1886—: los homosexuales, los heterosexuales y los «normales», que son aquellos que no hacen de la sexualidad una práctica autónoma o exaltada —siempre respecto del sexo opuesto—, que se casan y tienen hijos. En conclusión, la heterosexualidad era definida, al igual que la homosexualidad, como una enfermedad que había que curar.[7]

Esta concepción de la sexualidad fue cuestionada, entre otros, por Freud que en 1905 publicó la obra Tres ensayos sobre la teoría sexual en la que puso en duda que la atracción hacia el otro sexo fuera una cosa «natural». «El interés exclusivo del hombre por la mujer es asimismo un problema que requiere una explicación y no algo que viene dado», escribió. Según Freud no se nacería heterosexual —dándole al concepto el significado actual— sino que la atracción sexual hacia las personas del sexo opuesto sería el resultado de un aprendizaje iniciado en la más tierna infancia. André Gide desarrolló esta idea al proponer en 1911 el concepto de «heterosexismo» entendido como la imposición social de la atracción hacia el sexo opuesto: «Pensemos que en nuestras sociedades, en nuestras costumbres, todo predestina un sexo al otro; todo enseña la heterosexualidad, todo invita a ella, todo la provoca, teatro, libro, periódico...» Sin embargo, el punto de vista de Freud, de Gide y de otros autores no tuvo demasiados seguidores, ni siquiera entre los psicoanalistas, y la idea del carácter «innato» o «natural» de la atracción hacia el sexo opuesto se impuso.[7]

Fue así como el término heterosexual dejó de referirse a una patología o a una enfermedad y pasó a definir la sexualidad «normal». Así por ejemplo, el diccionario francés Le Petit Robert definió al heterosexual como aquella persona «que experimenta una apetencia sexual normal por los individuos del sexo opuesto». En ediciones posteriores introdujo una corrección importante: el heterosexual es aquel «que experimenta una atracción sexual (considerada como normal) por los individuos del sexo opuesto». Y finalmente en los años 2000 eliminó el paréntesis: el heterosexual es aquel «que experimenta una atracción sexual por los individuos del sexo opuesto».[7]

Cuando la heterosexualidad define un sistema social se estudia bajo el nombre de heteronormatividad y según los principios de Yogyakarta es una violación a los derechos sexuales y a los derechos humanos considerado como un tabú.

Terminología[editar]

El uso actual del término heterosexual tiene sus raíces en la tradición del siglo 19 más amplio de la taxonomía de la personalidad. Se sigue influyendo en el desarrollo del concepto moderno de la orientación sexual, y se puede utilizar para describir la orientación sexual de los individuos, historia sexual, o la auto-identificación. Algunos rechazan el término “heterosexual” como la palabra se refiere sólo a uno de los comportamientos sexuales y no se refiere a los sentimientos románticos no sexuales. El término “heterosexual” se sugiere que han entrado en uso como un neologismo después, y frente a la palabra “homosexual” por Karl Maria Kertbeny en 1868. En el argot de LGBT, el término “obtentor” se ha utilizado como una frase denigrante burlarse de los heterosexuales. Hipónimos de heterosexual incluye heteroflexible. [8] [9]

La palabra puede ser informal [10] acortado a “hetero”.[11] El término “derecho” se originó como un término del argot gay en la primera mitad del siglo XX para los heterosexuales, en última instancia, viene de la frase “ir directo” (como en “recta y estrecho”), o dejar de tener relaciones sexuales homosexuales. Uno de los primeros usos de la palabra de esta manera fue en 1941 por el autor G. W. Henry.[12] El libro de Henry conversaciones preocupados con los varones homosexuales y se utiliza este término en relación con la referencia a la ex-gays. En la actualidad, simplemente es un término coloquial para “heterosexual“ que tiene, al igual que muchas palabras, cambios en su significado primario con el tiempo. Algunos se oponen al uso del término “derecho” porque implica que los no heterosexuales son torcidos. [13]

Simbolismo[editar]

El simbolismo heterosexual se remonta a los primeros artefactos de la humanidad, con rituales de fertilidad y el arte primitivo. Esto se expresó más tarde en el simbolismo de los ritos de fertilidad y el culto politeísta, que a menudo incluyen imágenes de los órganos reproductivos humanos, como Lingam en el Hinduismo. Los símbolos modernos de la heterosexualidad en las sociedades derivadas de las tradiciones europeas todavía hacen referencia a los utilizados en estas antiguas creencias. Uno de estos es la imagen es una combinación del símbolo de Marte, el dios romano de la guerra, como el símbolo de la masculinidad definitiva, y Venus, la diosa romana del amor y la belleza, como el símbolo de la feminidad definitiva. El carácter Unicode para este símbolo combinado es ⚤ (U + 26A4).

Aspectos religiosos[editar]

Las religiones abrahámicas creen que Adán y Eva son la primera pareja heterosexual humana y el predecesor de la humanidad.
En el hinduismo, Shivalingam (el pene de Shiva) y Yoni (matriz de Shakti) es a menudo adorados como un símbolo heterosexual del poder divino.

La tradición judeocristiana tiene varias escrituras relacionadas con la heterosexualidad. En Génesis 2:24, hay un mandamiento que dice “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gen 2:24).[14] En 1º Corintios, se aconseja a los cristianos :

Ahora, para los asuntos de matrinomio escribió : Es bueno para el hombre no tocar a una mujer, por lo tanto, digo a los solteros y a las viudas que es bueno para ellos soportarlo así como yo. Pero si no pueden contenerse, que se casen, porque es mejor casarse que arder.[15] Pero ya que hay tanta inmoralidad, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer a su marido. [16] El cuerpo de la mujer no pertenece sólo a ella sino también a su marido. De la misma manera, el cuerpo del marido no pertenece sólo a él sino también a su esposa. No se nieguen el uno al otro, excepto de común acuerdo y por un tiempo, para que puedan dedicarse a la oración. A continuación, se unen de nuevo para que Satanás no os tiente por causa de su falta de autocontrol. Lo digo como una concesión, no como un comando. (NVI)[17]

En su mayor parte, las tradiciones religiosas en el matrimonio se reservan mundialmente a las uniones heterosexuales, pero hay excepciones que incluyen cierta tradiciones budistas e hindúes, Unitarismo Universalista, Iglesia de la Comunidad Metropolitana y algunas diócesis anglicanas y algunos Quaker, Iglesia Unida de Canadá y congregaciones de judaísmo Reformado y Conservador. [18] [19]

Casi todas las religiones creen que se permite el sexo legal entre un hombre y una mujer, pero hay algunos que creen que es un pecado, como Los Shakers, Harmony Society, y Ephrata Cloister. Estas religiones tienden a ver todas las relaciones sexuales como algo pecaminoso, y promueven el celibato. Otras religiones ven las relaciones heterosexuales como inferior al celibato. Algunas religiones requieren el celibato para ciertas funciones, tales como sacerdotes católicos; Sin embargo, la Iglesia Católica también considera que el matrimonio heterosexual es sagrado y necesario.[20]

Demografía[editar]

La demografía de la orientación sexual es difíciles de establecer debido a la falta de datos fiables. Sin embargo, la historia de la sexualidad humana muestra que las actitudes y comportamiento han variado a través de las sociedades. De acuerdo con los principales estudios, el 89% y el 98% de personas han tenido contacto heterosexual durante su vida;[21] [22] [23] [24] , pero este porcentaje se reduce al 79-84% cuando uno o ambos sientes atracción del mismo sexo y da cuenta de la conducta.[24] En un estudio realizado en 2006, el 80% de los encuestados informaron de forma anónima que se sentian atraídos hacia los heterosexuales, aunque el 97-98% se identificaron como heterosexuales. [25] Un estudio de 1992 informó de que el 93,9% de los hombres en Gran Bretaña han tenido experiencias heterosexuales, mientras que en Francia se informó el número al 95,9%. [26]

En los Estados Unidos, según un informe del Instituto Williams en abril de 2011, el 96% o aproximadamente 250 millones de la población adulta son heterosexuales. [27] [28]

Encuestas[editar]

De acuerdo con una encuesta del 2008, el 85% de los británicos tienen contacto sexual sólo con su sexo opuesto mientras que sólo el 94% de los británicos se identifican como heterosexuales.[29] Del mismo modo, una encuesta realizada por la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido (ONS) en 2010 encontró que el 95 % de los británicos se sientes identificados como heterosexuales, 1,5% de los británicos se identificaron como homosexuales o bisexuales, y el último 3,5% dio respuestas más vagos como “no sé”, “otro”, o no respondió a la pregunta. [30] [31]

Datos proporcionados por la Encuesta Gallup en octubre de 2012 obtuvo información demográfica sin precedentes sobre los que se identifican como heterosexuales, llegando a la conclusión de que el 96,6% de todos los adultos estadounidenses se identifican como heterosexuales, con un margen de error de ±1%.[32]

Género/Edad Heterosexual No-heterosexual No lo sé
Negó
18-29 90.1% 6.4% 3.5%
30-49 93.6% 3.2% 3.2%
50-64 93.1% 2.6% 4.3%
65+ 91.5% 1.9% 6.5%
18-29, Mujer 88.0% 8.3% 3.8%
18-29, Hombre 92.1% 4.6% 3.3%

En una encuesta realizada en 2015 por Yougov se demostró que de 1.632 adultos del Reino Unido, el 88,7% se identificaron como heterosexuales, 5,5% como homosexuales y el 2,1% como bisexuales[33] . Cuando se le preguntó en que lugar se colocarian en la escala de Kinsey, el 72% de todos los adultos y el 46% de los adultos de 18-24 años, tomó una puntuación de cero, significa que se identifican como totalmente heterosexuales. Sin embargo el 4% de la muestra total y el 6% de los adultos jóvenes, dijeron que se situaban en el número seis, es decir, una identidad totalmente homosexual. [34]

En otra encuesta de Yougov de 1.000 adultos de los Estados Unidos, el 89% de la muestra se identificada como heterosexual, 4% como homosexuales (entre 2% como masculina homosexual y 2% como hembra homosexual) y 4% como bisexuales (de cualquier sexo). [35]

Estudios Académicos[editar]

Biológia y ambiente[editar]

La relación entre la biología y la orientación sexual es un tema de investigación. No hay un determinante simple y singular para la orientación sexual se ha demostrado de manera concluyente; aunque diversos estudios apuntan a varias posiciones incluso, contradictorias, pero los científicos plantean la hipótesis de que una combinación de factores genéticos, hormonales y sociales pueden determinan la orientación sexual. [36] [37] [38] Las teorías biológicas para explicar las causas de la orientación sexual son las más populares,[36] y los factores biológicos pueden implicar una compleja interacción de factores genéticos y el ambiente uterino temprano, o factores biológicos y sociales. [37] [39] Estos factores, que pueden estar relacionados con el desarrollo de la orientación heterosexual u otra , incluir genes, hormonas prenatales, y la estructura del cerebro y su interacción con el medio ambiente.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española
  2. «Site Has Moved». www.courtinfo.ca.gov. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  3. «Sexual orientation, homosexuality and bisexuality». 8 de agosto de 2013. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  4. Roberts, Edward A. (2014). A comprehensive etymological dictionary of the Spanish language with families of words based on Indo-european roots (en inglés). Volume II (H-Z and appendix): Xlibris LLC. p. 19. Consultado el 13 de septiembre de 2016. 
  5. Klein. p. 345. 
  6. «the definition of hetero». Dictionary.com. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  7. a b c Taraud, Christelle; Tin, Louis-Georges (2015). «L'hétéroxesuel, ce 'gran malade'». L'Histoire (en francés) (407): 38-39. 
  8. Porn.com: Making Sense of Online Pornography - Page 229, Feona Attwood - 2010
  9. Patience: A Gay Man's Virtue - Page 80, La Lumiere - 2012
  10. «the definition of hetero». Dictionary.com. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  11. «Dictionary and Thesaurus | Merriam-Webster». www.merriam-webster.com. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  12. Henry, G. W. (1941). Sex Variants: A Study of Homosexual Patterns. New York: Paul B. Hoeber
  13. Encyclopedia Of School Psychology - Page 298, T. Steuart Watson, Christopher H. Skinner - 2004
  14. «GC3A9nesis 23A24 RVR1960 - - Bible Gateway». www.biblegateway.com. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  15. «1 Corintios7:1-16». 10 de junio de 2007. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  16. «1 Corintios 7:9 Pero si carecen de dominio propio, cásense; que mejor es casarse que quemarse.». bibliaparalela.com. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  17. «120Corinthians207; NIV - - Bible Gateway». www.biblegateway.com. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  18. “World Religions and Same Sex Marriage”, Marriage Law Project, Columbus School of Law at The Catholic University of America, Washington, DC, July 2002 revision [1] PDF (84.1 KB) Archived September 4, 2012, at the Wayback Machine.
  19. Wayback Machine. «Affirming Congregations and Ministries of the United Church of Canada». Consultado el 24 de febrero de 2012. 
  20. [2] Archived February 1, 2015, at the Wayback Machine.
  21. Laumann, E. O., Gagnon, J. H., Michael, R. T., & Michaels, S. (1994). The social organization of sexuality: Sexual practices in the United States. Chicago: University of Chicago Press.
  22. Wellings, K., Field, J., Johnson, A., & Wadsworth, J. (1994). Sexual behavior in Britain: The national survey of sexual attitudes and lifestyles. London, UK: Penguin Books.
  23. Bogaert AF (September 2004). «The prevalence of male homosexuality: the effect of fraternal birth order and variations in family size». Journal of Theoretical Biology 230 (1): 33-7. doi:10.1016/j.jtbi.2004.04.035. PMID 15275997.  Bogaert argues that: “The prevalence of male homosexuality is debated. One widely reported early estimate was 10% (e.g., Marmor, 1980; Voeller, 1990). Some recent data provided support for this estimate (Bagley and Tremblay, 1998), but most recent large national samples suggest that the prevalence of male homosexuality in modern western societies, including the United States, is lower than this early estimate (e.g., 1–2% in Billy et al., 1993; 2–3% in Laumann et al., 1994; 6% in Sell et al., 1995; 1–3% in Wellings et al., 1994). It is of note, however, that homosexuality is defined in different ways in these studies. For example, some use same-sex behavior and not same-sex attraction as the operational definition of homosexuality (e.g., Billy et al., 1993); many sex researchers (e.g., Bailey et al., 2000; Bogaert, 2003; Money, 1988; Zucker and Bradley, 1995) now emphasize attraction over overt behavior in conceptualizing sexual orientation”. (p. 33) Also: “…the prevalence of male homosexuality (in particular, same-sex attraction) varies over time and across societies (and hence is a ‘moving target’) in part because of two effects: (1) variations in fertility rate or family size; and (2) the fraternal birth order effect. Thus, even if accurately measured in one country at one time, the rate of male homosexuality is subject to change and is not generalizable over time or across societies”. (p. 33)
  24. a b Hope, Debra A, ed. (2009). Contemporary Perspectives on Lesbian, Gay, and Bisexual Identities. Nebraska Symposium on Motivation 54. doi:10.1007/978-0-387-09556-1. ISBN 978-0-387-09555-4. 
  25. McConaghy et al., 2006
  26. Waite, Teresa L. (8 de diciembre de 1992). «Sexual Behavior Levels Compared in Studies In Britain and France». The New York Times. ISSN 0362-4331. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  27. «How Many People are Lesbian, Gay, Bisexual and Transgender?» (en inglés estadounidense). 1 de abril de 2011. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  28. «“How many people are lesbian, gay, bisexual, and transgender?”». Abril de 2011. 
  29. «Sex uncovered poll: Homosexuality». The Guardian (en inglés británico). 25 de octubre de 2008. ISSN 0261-3077. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  30. «01/10/2010, More or Less - BBC Radio 4». BBC. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  31. Foundation, Internet Memory. «[ARCHIVED CONTENT] UK Government Web Archive – The National Archives». www.ons.gov.uk. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  32. Inc., Gallup,. «Special Report: 3.4% of U.S. Adults Identify as LGBT». Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  33. Yougov. «Yougov results (PDF)». Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  34. «YouGov | 1 in 2 young people say they are not 100% heterosexual». YouGov: What the world thinks. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  35. Yougov. «Yougov report». Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  36. a b Frankowski, Barbara L. (1 de junio de 2004). «Sexual Orientation and Adolescents». Pediatrics (en inglés) 113 (6): 1827-1832. ISSN 0031-4005. PMID 15173519. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  37. a b Lamanna, Mary Ann; Riedmann, Agnes; Stewart, Susan D. (17 de enero de 2014). Marriages, Families, and Relationships: Making Choices in a Diverse Society (en inglés). Cengage Learning. ISBN 9781305176898. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  38. Stuart, Gail Wiscarz (14 de abril de 2014). Principles and Practice of Psychiatric Nursing (en inglés). Elsevier Health Sciences. ISBN 9780323294126. Consultado el 11 de agosto de 2016. 
  39. «Submission to the Church of England’s Listening Exercise on Human Sexuality.». www.rcpsych.ac.uk. Consultado el 11 de agosto de 2016. 

Bibliografía[editar]

  • Jonathan Ned Katz, The Invention of heterosexuality, University of Chicago, 1995, ISBN: 978-0226426013 (en inglés)

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]