Gato elfo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Gato elfo
Esfinge (4725329271).jpg
Nomenclatura biológica Felis catus

El llamado gato elfo es un tipo de gato que, aunque no es reconocido como raza, debido a su falta de pelaje, requiere de unos cuidados específicos, ya que su piel tiene mayor tendencia a padecer problemas dermatológicos.

Este tipo de gato es muy poco común, surgió en la primera década de este siglo en EE. UU. y aunque el gato elfo aún no ha sido reconocido como raza por las principales asociaciones felinas, se le considera una variante del Sphynx.

Las creadoras fueron Karen Nelson y Kristen Leedom, querían generar una raza diferente de gato sin pelo como el Sphynx, pero que tuvieran las orejas del Curl americano.

Características físicas[editar]

Gato Elfo.jpg

Esta variante de gato Sphynx cuenta con unas orejas largas y puntiagudas. Los gatos elfo no tienen pelaje calvo o tienen un pelaje prácticamente imperceptible.

Otras de las características que presentan estos gatos son: una cara alargada, piel arrugada, cuerpo musculoso y finalmente una cola estrecha y alargada.

Normalmente los gatos elfo pesan entre 4 y 8 kilos y pueden ser de diferentes colores (marrones, grises blancos…).

Cuidados que requieren[editar]

Estos gatos, al no contar con pelaje, necesitan muchos más cuidados que los de cualquier otra raza, como que los bañen de manera regular. Por ello, se les debe acostumbrar desde que nacen ya que tienen una piel extremadamente sensible y son sensibles a desarrollar enfermedades como la dermatitis.

A pesar de ello, estos gatos no suelen tener problemas de salud a no ser que se les exponga al sol o al frío durante mucho tiempo, ya que se les puede irritar la piel.

Nutrición[editar]

Gato Elfo 3.jpg

El gato elfo no requiere una alimentación diferente a la del resto de los gatos. Pero se debe tener en cuenta que necesitan consumir más calorías que otras razas ya que, al no tener pelaje, les cuesta más mantener su temperatura corporal y su metabolismo.

Por ello, muchos veterinarios recomiendan controlar la cantidad de alimento que se les proporciona para evitar la sobrealimentación y que esto les cause obesidad.


Véase también[editar]

Referencias[editar]