Sphynx

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sphynx
Cat Sphynx. img 025.jpg
Otros nombres Gato esfinge
Región de origen Canadá
Características
Tipo gato

El Sphynx o gato esfinge (también llamado común pero erróneamente gato egipcio) es una raza de gato. Pertenece a la familia de los félidos y al género Felis. La característica más llamativa de esta raza es la aparente ausencia de pelaje y su aspecto delgado y esbelto. Aunque los ejemplares de la raza parecen ser gatos sin pelos, hay que destacar que verdaderamente no son gatos pelados, sino que presentan la piel cubierta de una capa de vello muy fino, corto y parejo, casi imperceptible a la vista o al tacto.

El gato Sphynx fue la primera raza sin pelo o sin pelaje aparente reconocida por las asociaciones felinas que llevan un registro genealógico de los felinos de raza. En la actualidad, el Sphynx comparte junto con el Peterbald y con el Don Sphynx la exclusividad de ser una de las tres únicas razas peladas o sin pelos. El gen responsable de la modificación en el pelaje del Sphynx es recesivo y tiene dominancia incompleta sobre su alelo al igual que el Devon Rex, mientras que las otras dos nuevas razas de Rusia, el Peterbald y el Don Sphynx, tienen sus propias mutaciones independientes y de tipo dominante.

Los Sphynx causan reacciones alérgicas a las personas alérgicas a los gatos porque la sustancia que produce la alergia se encuentra en la saliva y en las secreciones de la piel de los gatos, no en el pelo.[1]​ Esta raza de gatos posee enormes cantidades de dicha sustancia, ya que producen muchas secreciones y grasa debido a la alimentación que consumen, la cual esta diseñada para aportar una gran energía al Sphynx y evitar que pierdan su calor corporal.

Origen[editar]

Los gatos aparentemente calvos o sin pelaje, lampiños o sin pelos, han aparecido de modo natural a lo largo de la historia y seguramente seguirán apareciendo en el futuro. Las modificaciones en el pelaje son generalmente producto de las mutaciones.

Los primeros gatos sin pelo o desnudos aparecieron en el mundo azteca en distintos grabados precolombinos. Aunque la existencia del gato ya se conocía porque los primeros gatos en aparecer en la historia, que fueron con pelo, en el Antiguo Egipto.

En 1830, el biólogo alemán Rudolph Renger describió gatos sin pelo en su obra Historia natural de los mamíferos de Paraguay. En 1900, aparecieron dos gatos sin pelo en Nuevo México, pertenecían al señor Shinick, quien los encontró en una tribu indígena, pero nadie se interesó por ellos. En 1902, se realizó la primera fotografía donde se mostraban a dos gatos Mexican Hairless, es decir, dos gatos sin pelo.[2]​ En 1903, Frances Simpson escribió El Libro del Gato, donde reproduce una carta escrita por E.J. Shinick a H.C Brooke describiendo un par de gatos sin pelo, gatos que eran propiedad de Shinick.[3]

En 1935, una revista francesa denominada Vie a la Champagne hizo mención de dos gatos sin pelo, dos hembras que fueron engendradas en el mismo criadero en Francia, ambas murieron en 1931 sin descendencia. En 1936, en Carolina del Norte nació una camada de gatos sin pelo de un gato común doméstico. En 1950, dentro de una camada de siameses, dos nacieron sin pelo en Francia. Estos gatos sin pelo criaron entre ellos y nacieron otros tres gatos sin pelo.[4]

La aparición de la raza Sphynx tiene lugar en Canadá en los años 60 del siglo XX a través una mutación genética natural de carácter recesivo y por el trabajo de criadores serios que decidieron fijar y mantener dichas características confiriéndole al mismo tiempo un tipo y estructura único y particular como para conformar una raza.

Al principio, se le denominó Moonstone Cat (gato de piedra de luna), después Canadian Hairless Cat (gato canadiense sin pelo) y, finalmente, Sphynx, como se le conoce en la actualidad. Fue considerada una raza experimental y se cuestionó su existencia por los diversos problemas de salud que presentaba.[5]

Los criadores en Canadá trabajaron con esta raza desde principio de los años 60 como fue el caso de la familia Bawa, concretamente de Cattery Pune, quien se interesó en la cría y selección de algunos ejemplares de gatos desnudos aparecidos en Ontario, Canadá.[5]

Pero cabe destacar que todas las líneas de sangre de Sphynx, tanto las americanas como las europeas de la actualidad descienden a partir de dos familias de mutaciones naturales:

  • Dermis y Epidermis (1975) del Pearsons de Wadena, Minesota, USA. Ambos proceden de una misma gata, la cual poseía pelo y se llamaba Jezabelle. Fueron cedidos a un criadero conocido como Z'stardust, donde se empezó el programa de cría. Epidermis fue cruzado con un gato doméstico rojo.[5]
  • Bambi, Punkie, y Paloma (1978) nacidas en Toronto, Ontario, Canadá y criadas por Shirley Smith. Proceden de una gata con pelo que engendró cachorros sin pelo. Bambi no tuvo descendencia, pero Punkie y Paloma sí, siendo esenciales para la expansión de la raza en Europa.[5]

Otros criaderos que tuvieron importancia:

  • Jen Jude Cattery, ubicado en Minessota, que comenzó su programa de cría, en 1978, con tres gatos desnudos que provenían de la familia Pearson, dueños de Dermis y Epidermis. Estos tres gatos se llamaron Jen Jude King Tutt, Jen Jude Sheba y Jen Jude Cleopatra.[5]
  • Un criadero situado en Nueva York, entre 1983 y 1986, consiguió reproducir ejemplares de gatos desnudos con éxito. La clave estaba en emparejar a los ejemplares nacidos de mutaciones espontáneas con otras razas de gatos. Así, se generaban cruces con mayor variedad genética. Algunos gatos nacidos en este criadero fueron Brenda de la Batsheba y Brenda de la Nefertiti.[5]
  • El criadero de Rinkurl, ubicado en Nueva York, adquirió los ejemplares conocidos como Brenda de la Batsheba y Brenda de la Nefertiti en los años 80.
  • El criadero Britanya, ubicado en Texas, utilizó en su programa de cría a un gato macho de Devon Rex, pero que ya tenía antecesores de Sphynx porque nacieron cuatro cachorros desnudos y catalogados como raza Sphynx.[5]

En los años 90, nacieron en Estados Unidos más gatos sin pelo de gatos comunes. En estos años, ya se contaba con un gran avance en torno a la cría de gatos sin pelo. Los nacimientos mencionados ayudaron a fortalecer genéticamente la raza Sphynx.

La cría del Sphynx llegó a Europa. El primer lugar fue Holanda, donde el doctor Hugo Hernández, apasionado de los gatos sin pelo o desnudos, y sus conocimientos sobre ellos permitieron la consolidación de la raza Sphynx. Adquirió algunos ejemplares de Sphynx e intentó aparearlos, pero no logró descendencia. Adoptó dos nuevos felinos, Punkie y Paloma, pero la unión de estos ejemplares con otros gatos sin pelo fallaron nuevamente. Así que decidió introducir en el programa de cría a un Devon Rex para provocar un cambio en la genética y asegurar así la supervivencia de los descendientes. Consiguió descendencia con éxito y evitó volver a aparear a los Sphynx procedentes de Estados Unidos entre ellos y decidió aparear a los procedentes de Estados Unidos con los cachorros que se habían engendrado con éxito en su programa de cría. Los gatos más conocidos que fueron criados por el doctor Hugo Hernández fueron Q. Ramses, Q. Ra y Q. Punkie.[5]

En Alemania, el criadero Calecat adquirió a la hembra Paloma y a uno de los cachorros del doctor Hugo Hernández, Q. Ramses, y se obtuvieron algunos ejemplares importantes entre los que destacaron Cleopatra De Calecat y Hathor De Calecat, entre otros.

En 1983, otro criadero de gran importancia fue Ajahanda, quienes compraron a Q. Ra, un cachorro criado por el doctor Hernández y les cedieron a Hathor De Calecat. Cruzaron a ambos gatos y obtuvieron importantes descendientes como Ajahanda Xandria y Ajahanda Giloespija.

El criadero Amenophis fue el más importante en Francia y de gran ayuda para desarrollar la raza Sphynx. Algunos de los gatos obtenidos en el programa de cría de este criadero fueron Amenophis Clone, Amenophis Cocoon y Amenophis Double.

Aunque la raza es originaria de Canadá y Estados Unidos, los esfuerzos por los criadores de Europa fueron fundamentales para evitar que la raza se extinguiera.

Durante muchos años uno de los cruces permitidos para ampliar el pool genético y el vigor dentro del Sphynx fue entre Sphynx y Devon Rex, principalmente en los años 80 en Estados Unidos. Los ejemplares producto de estos cruces inter-raciales se denominan variantes. En la actualidad, dichos cruces se han vuelto impopulares e, incluso, no están permitidos por algunas asociaciones debido a que, en los últimos años, han conducido desafortunadamente a la fijación de ciertas características no buscadas, así como serios problemas dentales, cardiovasculares y del sistema nervioso.

En el año 2000, las principales asociaciones internacionales admitieron al Sphynx como raza. Aunque no fue aceptado por todos y fue considerado un gato antiestético, débil, sin futuro y totalmente dependiente del ser humano. Sin embargo, esta raza es muy demandada en la actualidad y existen un gran número de criaderos para dicha raza.[5]

El Kohana o gato calvo hawaiano (de tacto ceroso y completamente calvo), denominado así por el lugar donde surgió la mutación que produce la ausencia de pelo, tuvo notable presencia coincidiendo con los primeros programas de cría del Sphynx, pero finalmente se descartó como raza. De hecho, no está reconocido por ninguna asociación felina, incluso en la actualidad, quedan escasos ejemplares y no aptos para la reproducción.

A diferencia de lo comúnmente creído, este gato no tiene origen en Egipto y no debe ser confundido con el Mau egipcio.

La cría en la actualidad[editar]

A pesar de ser una raza que aún podemos considerar joven, sí se puede decir que en nuestros días ya está totalmente consolidada tanto en Europa como en Estados Unidos. Estos gatos son relativamente exclusivos por la rareza de su apariencia que le confieren un público no masivo y, en algunos casos gente. con cierta sofisticación de gusto o un cierto esnobismo estético. Sus criadores no eran masivos al inicio del siglo XXI, por la juventud de la raza y porque las camadas no tenían una alta consistencia y los ejemplares aptos para reproducirse eran pocos. Sin embargo, la diversidad genética consecuencia de cruces selectivos ha fortalecido considerablemente esta raza y está comenzando a expandirse por diversos países. Incluso, ha aumentado el número de criadores amantes del gato Sphynx. De hecho, las asociaciones felinas han registrado un aumento considerable de afijos relacionados con el gato esfinge.

El trabajo selectivo de los criadores ha hecho que, en la actualidad, se hayan eliminado defectos metabólicos, sistémicos y genéticos arraigados profundamente en algunas líneas de sangre por el efecto fundador y la consanguinidad de la pequeña población que dio origen a la raza Existen ya muy pocas líneas de sangre con problemas, aunque ha sido un trabajo difícil y cansado porque el gen que determina su apariencia o ausencia de pelo es recesivo.

Hembra de dos semanas.

En exposiciones felinas participan ejemplares que superan, en muchas ocasiones, a otras razas de gatos de pelo corto. Incluso, se reivindica a las asociaciones o club felinos que en un futuro la raza pueda estructurarse en un determinado grupo, ya que hoy en día participa en concurso de gatos con felinos de pelo corto. No cabe duda de que es una raza en apogeo y que está siendo cada vez más valorada por personas atraídas por el peculiar fenotipo del gato Sphynx.

El estándar no se ha modificado desde su creación, incluso es bastante similar entre las principales federaciones felinas. Se sigue manteniendo su cabeza triangular o en forma de cuña, aunque en los últimos años existe una tendencia por parte de muchos criadores en cambiar algunos caracteres, por ejemplo, se prefiere una cabeza más redondeada, con un perfil más corto, el cual difiere considerablemente si lo comparamos con las líneas más antiguas. Todo ello hace pensar que, al igual que ha ocurrido con otras razas, llegará un momento en que su estándar se actualizará, sobre todo una vez que se dé por consolidada y fijada definitivamente la raza de gatos Sphynx. De hecho, en la actualidad, se han presentados enmiendas para su estudio y aprobación por parte de The International Cat Association (TICA).

El precio del gato esfinge varía entre 450 y 1200€. Este precio se debe a varios factores como el color del pelaje y los ojos, a las pruebas veterinarias y vacunas que lleven las crías, a los campeones internacionales que existan en su pedigrí y a la reputación del criador. Antes, dicha raza era más cara por su exclusividad y por los pocos criadores que se dedicaban a su cría. Es difícil encontrar esta raza en adopción.[5]

En Canadá y Estados Unidos un cachorro Sphynx puede costar hasta 3.500 dólares. Esto se debe a su aspecto exótico provocado por la aparente ausencia de pelo y los ojos claros que suele tener esta raza, pero también por su carácter amistoso.[6]

Características[editar]

Gato Sphynx

Las principales organizaciones felinas recogen las características del Sphynx; estas organizaciones son The Cat Fanciers Association (CFA), The International Cat Association (TICA), World Cat Federation (WFC) y Fédération Internationale Féline (FIFe). El aspecto físico es el siguiente:

Rasgo principal

La aparente ausencia de pelaje. A pesar de que se les conoce por su ausencia de pelo, la realidad es que dicha raza sí posee pelaje, pero es una suave pelusa parecida a la que posee la piel del melocotón. Además, el pelo se manifiesta en mayor cantidad en ciertas partes como el puente de la nariz o en la cola.

Por otro lado, carecen de bigotes y aquellos que los poseen, son una minoría y bastante cortos en comparación con otras razas de gatos.

Cabeza

Es de aspecto triangular, corta y con los contornos redondeados, levemente más larga que ancha con pómulos sobresalientes y mejillas redondeadas. Se forma curva prominente sobre el pinch o hundimiento característico en los bigotes, confiriéndole al hocico una apariencia cuadrada. El cráneo es redondeado, pero levemente aplanado en la frente.[5]

Perfil

Se caracteriza por una nariz corta con un cambio moderado a suave en el puente de la nariz, que se ve como un leve respingo. En algunos casos es casi recta.

Ojos

Son bastante grandes con forma de limón redondeado. Definidos y ubicados por encima de los pómulos fuertes y por encima de la línea de la nariz, con un set ancho o una ubicación bien espaciada, es decir, que el espacio de separación entre los mismos sea mayor al ancho de un ojo. Carecen de pestañas y de cejas.[5]

Orejas

Son muy grandes y anchas en la base, pero abiertas, con terminación ovalada. Set o grupo ubicado en posición alta y atenta, laterales pero con orientación hacia arriba. Vista de frente la línea inferior de la oreja está alineada con los pómulos y la almohadilla de los bigotes.

Se encuentran en la parte superior de la cabeza. No son bajas, pero tampoco son muy altas. El interior carece totalmente de pelos. Puede aparecer una pequeña cantidad de pelo en la parte inferior externa de la base de la oreja.

Las orejas del Sphynx, al igual que las del resto de gatos, tienen una gran movilidad debido al sentido del oído tan desarrollado que poseen. Captan sonidos que son inapreciables para el ser humano.

Hocico y mentón

El hocico es fuerte y redondeado. Posee un hundimiento que termina en la almohadilla de los bigotes que está bien desarrollada y es gordita y prominente. El mentón es fuerte y bien desarrollado formando una línea perpendicular con el labio superior.[5]

Cuello

Se caracteriza por ser de un tamaño medio, incluso largo, en proporción al cuerpo. Levemente arqueado, pero bien musculado. En machos adultos es pesado o muy musculado.

Cuerpo

Por lo general, es de tamaño mediano, aunque en algunos casos es de tamaño grande, pero nunca pequeño. También es mediano en cuanto a su longitud. Posee músculos firmes y potentes que le confieren una apariencia maciza. Su tronco o torso es grueso y con una forma característica de pera o de foco dado por su barriga contundente, la cual no pasa desapercibida. Los machos por lo general son un 25% mayor que las hembras, en cuanto a tamaño se refiere. El Sphynx presenta abundantes arrugas en todo su cuerpo, aunque especialmente en el hocico, en las orejas y alrededor de los hombros.[5]

Torso

Su tamaño es mediano, de mediano a mediano largo en longitud. El pecho es ancho y redondeado, pero puede tender a tener pecho de barril. El abdomen es redondeado, grande y se encuentra bien desarrollado, dando siempre apariencia de haber comido recientemente y de forma abundante, aunque no debe dar aspecto de gordo.

Patas y pies

Las patas son medianas en proporción al cuerpo, robustas y musculosas. Las patas traseras son, levemente, más altas que las extremidades frontales. Los pies son ovalados con dedos arqueados, largos y prominentes; cinco en las patas delanteras y cuatro en las traseras. Las almohadillas son gruesas, dando la sensación de caminar sobre cojines.

Cola

Delgada, flexible, estilizada y larga en proporción con el cuerpo. Tiene forma de látigo, es ancha en la base, afinándose rápidamente hacia la punta.

Musculatura

Complexión fuerte, no delicado.

Estructura ósea

Mediana.

Peso

Oscila entre los 3,5 y los 7 kg (kilogramos).

Altura

Se encuentra entre los 25 y los 29 cm (centímetros).

Color

Posee distintos colores y patrones en su piel.

Promedio de vida

Entre los 10 y los 20 años.

Temperamento[editar]

Gato esfinge con los ojos azules.

Los gatos de raza esfinge o Sphynx son de temperamento pacífico, son dulces, amigables, curiosos e inteligentes, normalmente prefieren la calma y la tranquilidad.[7]​ Aunque, también, son una raza muy activa, están en constante movimiento y ejercitándose continuamente.[8]

En época de celo cambian su actividad, especialmente, los machos que sufren cambios comportamentales como marcaje, vocalizaciones salidas de tono. Todo ello más acentuado en aquellos que portan genética.

También son muy dependiente de sus dueños y uno de sus rasgos más característicos es la búsqueda de contacto físico constantemente con estos. Por ejemplo, se mueven siempre a la habitación en la que se encuentra la persona, se colocan sobre el regazo de su dueño mientras este ve la televisión, masajean sus piernas o su vientre, y se acurrucan bajo su ropa si no hace mucho calor. También, es muy común que froten su rostro con el de su dueño, en señal de afecto. Otro de sus rasgos es un ronroneo constante, con un tono bien sonoro y audible, por lo que tener uno cerca es muy agradable para cualquier amante de los gatos.

Son gatos inteligentes, curiosos, y relativamente fáciles de entrenar. Aprenden su nombre con mucha rapidez, y acuden cuando se les llama. También logran aprender cosas por sí mismos, y son muy hábiles abriendo las puertas y portezuelas de los armarios. Al atardecer suelen tener más actividad física, les gusta correr por la casa y son grandes saltarines. Capaces de impulsarse con sus patas traseras hasta 2 metros en vertical, pueden trepar hasta armarios altos o encaramarse sobre las puertas, desde donde les gusta observarlo todo.

Aman los lugares cálidos así como mantenerse en los interiores en época invernal dado que son sensibles a los cambios de temperatura. En invierno es común verlos sobre los radiadores o estufas buscando calor, así como escondidos en la cama de su dueño, bajo todas las mantas.

Alimentación[editar]

Los gatos son anímales carnívoros, por lo que debe consumir principalmente carne. A la hora de alimentar a cualquier animal carnívoro, se debe tener en cuenta la edad, el estado físico y la salud. Esto también se aplica para el Sphynx. Actualmente, los gatos son alimentados con pienso seco y comida húmeda o con la dieta BARF.[9]​ Se escoja una u otra alimentación para el gato, esta debe contener todos los nutrientes necesarios que dicha raza precisa en cada momento de su vida, ya que al tener una temperatura corporal más elevada que otros gatos, el gato esfinge precisa de una alimentación rica en calorías, sobre todo en épocas de frío porque durante estas combatirá las bajas temperaturas.

La dieta BARF (Bones and raw food) es un régimen alimenticio que en español se conoce como ACBA (alimentación cruda biológicamente adecuada). Por lo tanto, esta dieta está inspirada en la alimentación que, según distintos estudios, es biológicamente adecuada para los felinos, la alimentación que felinos como tigres o leones tienen en la naturaleza.[10]​ Los gatos que siguen esta dieta, toman alimentos crudos para asemejar su alimentación a la que llevaría un felino salvaje. La dieta BARF puede prevenir de algunos problemas en gatos como la obesidad, los problemas de articulación, los problemas renales, un pelaje en malas condiciones o el mal olor en las heces.[11]

Esta dieta está formada por diversos alimentos, pero no todos poseen los mismos nutrientes o la misma cantidad de estos. Los alimentos que conforman esta dieta son las carnes crudas, las vísceras (excepto las del pescado porque son tóxicas para los gatos), los huesos carnosos, los pescados, los vegetales crudos (no todos los vegetales son saludables para los gatos por lo que se deben identificar cuáles les benefician), frutos, aceite de salmón y huevos crudos.[10]

Se deben evitar alguno alimentos que son tóxicos para estos animales y provocan enfermedades y problemas en el animal como la sal, la leche (los gatos son intolerantes a la lactosa y solo pueden tomar leche de gata),[12]​ la cebolla, los ajos, la patata, el tomate, los puerros, el aguacate, las uvas, las pasas, las naranjas, los limones, los frutos secos, el azúcar, el picante, las vísceras del pescado, el café, el , el alcohol y el chocolate.[13]

Por otro lado, distintos veterinarios y estudios defienden que la carne cruda provoca distintos problemas en los gatos como la salmonelosis.[14]​ También señalan que las carnes crudas causan problemas gastrointestinales o en los dientes. Además, los alimentos crudos pueden provocar alergias al gato y enfermedades que se transmiten a los seres humanos.[15]

Alergias[editar]

Los Sphynx sufren distintas alergias tanto a plantas como a distintos productos químicos. Las plantas a las que tienen alergia son hiedra, flor de pascua, muérdago, acebo, hortensia, liliáceas, jacinto, lirio, tulipán, azalea y narciso.[16]​ La toxicidad proviene de distintas partes de la planta: hojas, semillas, flores, frutos, raíces o bulbos. Según el principio tóxico de cada planta sufren distintos trastornos: digestivos, cardiacos, neurológicos, dermatológicos u oculares.

Todas las partes de la flor de pascua son tóxicas para los gatos debido a la salvia blanca o látex. Esta circula por todo el interior de la planta. Los problemas que genera esta sustancia son los gastrointestinales como irritación de las mucosas, diarreas, dolor abdominal y vómitos. También, produce problemas en la piel como dermatitis, irritación o picor si la salvia blanca entra en contacto con la piel del animal. Si esta entra en contacto en el ojo puede provocar problemas oculares.

Otras plantas que son tóxicas para los gatos:

  • Los frutos, las hojas y las semillas del acebo son tóxicas para los gatos. Provoca problemas gastrointestinales.[17]
  • La hiedra es una de las plantas más tóxicas para los gatos. Esta planta provoca hipersalivación, vómitos y diarreas. Estas últimas pueden venir acompañas de sangre. Aunque también puede provocar problemas respiratorios y alteraciones renales.[17]
  • Los frutos blancos del muérdago son tóxicos para el gato porque contienen viscotoxina. Dicha sustancia produce problemas gastrointestinales, dificultad respiratoria, daños cardiovasculares, colapso, bradicardia y disnea.[18]
  • Las liliáceas son flores tóxicas para los gatos. No se conoce la sustancia que provoca la toxicidad, pero causan fallo renal en el animal. Toda la planta (tallo, hojas, flores, raíces, polen…) produce problemas físicos y psicológicos en el gato, incluso la muerte. Los síntomas aparecen en las primeras 12 horas y estos son vómitos, falta de apetito, depresión, poliuria y polidipsia. El fallo renal se produce entre 24 y 96 horas posteriores al consumo de la planta. Aquellos gatos que han ingerido liliáceas tienen una probabilidad muy alta de fallecer y aquellos que sobreviven padecen un daño renal permanente.[19]
  • La adelfa también es tóxica para los gatos. De hecho, todas las partes de esta planta son tóxicas. El consumo de la planta produce alteraciones en la actividad eléctrica del corazón en el animal.[20]
  • Las azaleas contienen andromedotoxina en todas sus partes. Esta toxina es muy venenosa para los gatos porque afecta a los canales de sodio en las membranas celulares y provoca problemas neurológicos, cardiovasculares y gastrointestinales.[19]

Los componentes químicos también son tóxicos para los gatos. Por ejemplo, algunos medicamentos, productos para automóviles, productos de higiene y limpieza, cosméticos, químicos como pintura y disolventes.[21]

Enfermedades[editar]

El Sphynx es un gato fuerte, vigoroso y longevo como cualquier raza de gato. Incluso, algunos ejemplares han llegado a vivir 20 años. Sin embargo, presentan ciertos problemas y enfermedades que son característicos de esta raza.

Al ser un gato que carece de cejas y pestañas, sufre problemas en los ojos con regularidad. Algunos de ellos son las secreciones, la aparición del tercer párpado, conjuntivitis o párpados inflamados. En cuanto a los problemas auditivos, estos son también habituales en los gatos esfinge. Suelen padecer secreciones, picor, inflamación y sacudida constante de la cabeza.

Los trastornos digestivos no son más habituales en esta raza que en otras, pero los problemas que padecen de forma más común los Sphynx son vómitos, diarreas, sangre en heces y estreñimiento.

Las enfermedades respiratorias son más habituales en estos gatos que en otras razas por su menor resistencia al frío. Los problemas que pueden sufrir son respiración anormal, estornudo, tos o secreciones nasales. También las víricas como el herpesvirus o el calicivirus felino que afectan a las vías respiratorias del animal. Estas pueden ser asintomáticas y si se manifiestan, lo hacen en situaciones de estrés o bajas defensas, y los síntomas más frecuentes son fiebre, letargia, mucosidad, estornudos, pérdida de olfato, gingivitis, estomatitis, etc. El herpesvirus es más grave que el calicivirus. Ambos se contraen través del contacto con el gato infectado.

En la piel, por la ausencia de pelo o la poca presencia de este, es más frecuente que sufran problemas como el enrojecimiento, la irritación, la descamación o formación de costras. Incluso, la pérdida de elasticidad de esta. Sin embargo, al tener poco pelaje, esta raza sufrirá menos los problemas relacionados con pulgas y garrapatas. Aunque la infección por hongos sí es muy común en los Sphynx. Esta se presenta en la piel y en los oídos.

Los problemas gastrointestinales que padecen son ocasionados por endoparásitos como las lombrices intestinales y los protozoos. Además, sufren infecciones por tricomoniasis[22]​ y giardiasis[23]​ con mayor frecuencia que otras razas.

Son más sensibles a alergias relacionadas con la alimentación que otras razas. Estas alergias se observan en su piel o a través de problemas gastrointestinales.[8]​ Y a la pérdida prematura de los dientes, que es consecuencia del mismo gen que produce la calvicie. Dicho gen provoca que sus dientes se deterioren con facilidad. Otro problema dental que esta raza padece con gran frecuencia es la gingivitis Esta enfermedad puede provocar una infección en todo el sistema del animal. En general, los problemas dentales aparecen por bacterias acumuladas en la boca. Por ello, se deben limpiar los dientes del animal y extraer aquellos que están infectados.[8]

Una enfermedad muy recurrente en el Sphynx es la HCM: cardiomiopatía hipertrófica.[24]​ Esta consiste en una hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón: las paredes del ventrículo izquierdo no se relajan correctamente y se vuelven demasiado gruesas.[25]​ Se sospecha que en gatos puede ser una enfermedad genética, en humanos se sabe que sí lo es. Causa letargo, hinchazón en las piernas, dificultad para respirar y desmayos. El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante examen ecocardiográfico.[26]

Los Sphynx son propensos a la mastocitosis cutánea, un desorden que produce masas de células tumorales en los gatos. Las células producen una variedad de químicos que pueden afectar al cuerpo del animal de distinta maneras: desde problemas cutáneos hasta problemas digestivos o respiratorios. Los tumores no son únicamente malignos, también pueden ser benignos. La causa de la mastocitosis es desconocida, pero algunas investigaciones sugieren que se debe a una mutación genética.[8]

La miopatía hereditaria es común en los Sphynx y en los Devon Rex porque ambas razas están muy relacionadas, ya que a lo largo del programa de cría de los Sphynx, estos se han ido cruzando con Devon Rex. La miopatía hereditaria provoca debilidad muscular y afecta al sistema nervioso del gato. Los síntomas que señalan que el gato padece esta enfermedad son los siguientes: debilidad muscular, rechazo a hacer ejercicio, temblores y colapsos. Estos síntomas se detectan con mayor facilidad en periodos de estrés o de sobrexcitación. No existe un tratamiento para esta enfermedad. A los 9 meses, es probable que el problema se estabilice, ya que se presenta a temprana edad y el gato poco a poco consigue convivir con la enfermedad.[27]

La displasia valvular es otra de las enfermedades más comunes en los Sphynx. Consiste en una malformación en el corazón que provoca que la sangre fluya por el corazón cuando no debería de ocurrir porque la válvula es incapaz de cerrarse completamente para impedir el paso de la sangre cuando no es el momento. Es hereditario en los gatos y más en los Sphynx. Los gatos que padecen este problema respiran más lento y no toleran hacer ejercicio. Los diuréticos ayudan a solucionar el problema y evitan que el corazón retenga más sangre de lo establecido.

La urticaria pigmentosa también es una enfermedad habitual en los Sphynx y, también, en los Devon Rex. Esta enfermedad produce úlceras dolorosas. No se sabe bien la causa por la que se produce, pero las investigaciones apuntan a una deficiencia nutricional, por lo que se puede resolver con suplementos.

La dermatitis es frecuente en los Sphynx por no haber limpiado adecuadamente las arrugas de su piel. Es una enfermedad que provoca la irritación de la piel, que esta se seque o que se produzca un sarpullido, además de la hinchazón y el enrojecimiento de la piel.

Otras enfermedades que se producen con la misma frecuencia en los Sphynx respecto al resto de razas de gatos:

  • La leucemia felina: enfermedad que afecta a los gatos, es producida por un retrovirus y es una enfermedad infecciosa y muy contagiosa. El contagio se produce a través de fluidos como la sangre y la saliva. En crías se propaga a través de la leche de la gata o de la placenta. Esta enfermedad puede provocar otras como la inmunodeficiencia, problemas en la reproducción, abortos, mortalidad neonatal, infecciones y tumores. No existe un tratamiento y solo se pueden paliar sus efectos.[28]
  • La peritonitis infecciosa: enfermedad letal y muy contagiosa que no posee tratamiento. El contagio se produce por las heces o por el contacto con el animal infectado. Se origina por infección de otro virus menos agresivo denominado coronavirus felino.[29]
  • La panleucopenia: enfermedad producida por el parvovirus, es grave y contagiosa. Se transmite por contacto con el gato infectado o con sus excrementos. Los síntomas más comunes son diarreas, vómitos, trastornos neurológicos y deshidratación.[30]
  • La rabia: enfermedad mortal que afecta al sistema nervioso central de los gatos. No existe ningún tratamiento que pueda curar la enfermedad. La transmisión se produce a través de la mordedura del animal infectado y se puede transmitir de gatos a humanos. Sin embargo, se puede prevenir con la vacunación del gato frente al virus.[31]
  • La clamidiasis: enfermedad bacteriana producida por la bacteria Chlamydophila felis que afecta a las vías respiratorias superiores, provoca conjuntivitis y rinitis. Si no es tratada, se puede convertir en una enfermedad crónica.[32]
  • La bordeletosis: enfermedad bacteriana que también produce infección en las vías respiratorias y puede derivar en una bronconeumonía.[33]

Los gatos no solo sufren problemas o enfermedades físicas, sino que, también, pueden tener problemas psicológicos como estrés, ansiedad o depresión.[34]​ Estas enfermedades se reflejan con síntomas físicos como la agresividad, maullar sin cesar, arañar muebles, problemas gastrointestinales, entre otros. Se pueden sentir así por los viajes, ya que no les gusta viajar, por los cambios de domicilio o por la llegada de un nuevo gato a casa.[35]

El marcaje, que no es una enfermedad, sí puede suponer un problema tanto para gatos como para humanos. Los gatos usan habitualmente el marcaje, los Sphynx no son una excepción. Para ello cuentan con unas glándulas que desprenden unas sustancias inapreciables para los humanos, pero que los gatos detectan con rapidez. Con el marcaje delimitan e identifican aquello que entienden que es de su propiedad, a la vez que sirve para alejar a cualquier otro gato que perciba el olor. Si el animal usa el marcaje con otros animales o con personas es una señal de aceptación e integración. Otros tipos de marcajes son el arañado y la emisión de orinas. En cuanto a este último, es habitual en los machos sin esterilizar. La castración o esterilización es un método que ayuda a eliminar la emisión de orinas, que puede suponer un problema para los dueños.

Cuidados[editar]

Gato esfinge.

Los gatos esfinge requieren cuidados parecidos a otras razas de gato, pero debido a su ausencia de pelaje o la poca presencia de este, es cierto que necesitan unos cuidados especiales.[36]​ Aunque presentan algunas ventajas respecto a los gatos con pelo: no necesitan ser cepillados.

Las mantas térmicas son necesarias cuando se posee esta raza, ya que son gatos que sufren el frío más que otra raza de gato al no poseer apenas pelo y son más propensos a contraer enfermedades respiratorias.[37]

Debido a la poca presencia de pelaje, mantienen una temperatura corporal más elevada respecto a la de otras razas. Este hecho provoca un abundante sebo en la piel del gato, por lo que se debe bañar al animal. A pesar de que los gatos son animales que se limpian por sí solos y no deben ser bañados,[38]​ los Sphynx sí necesitan una higiene proporcionada por el ser humano. Esto se debe a la ausencia de pelo y a la grasa acumulada en su piel. Si el gato no tolera el baño, es mejor usar toallitas para limpiar su piel y eliminar la grasa. Las toallitas deben contener un pH adecuado, pero no alcohol y deben ser hipoalérgicas. Sea de una u otra forma, se debe prestar atención a sus arrugas, donde se acumula más grasa y aceite.[39]​ También, necesitan suero fisiológico para la limpieza ocular porque carecen de pestañas y son propensos a tener secreciones sebáceas de las glándulas ubicadas en los párpados.[40]

La piel del Sphynx es delicada y puede sufrir diversos problemas como quemaduras solares si se exponen demasiado tiempo al sol, por lo que las cremas son muy utilizadas en estos gatos y se debe controlar la exposición al sol de esta raza. A pesar de este inconveniente, son gatos que viven en ambientes cálidos y secos por su escaso pelaje, ya que no soportan bien los climas fríos. Los gatos de esta raza que viven en ambientes fríos, sufren problemas de salud, no solo respiratorios, sino que su piel se ensuciará más a menudo y es probable que en algunas zonas como en la cola o en las patas crezca más pelo del habitual para protegerse del frío.

Las orejas son otra parte sensible de los Sphynx y, por ello, se usan productos especiales para limpiarlas, ya que acumulan cera en los pabellones auditivos. Estos productos disuelven la cera. En las uñas, también, se genera mucha cera por lo que es importante mantenerlas limpias con frecuencia. Estas también deben limarse o cortarse si son muy largas, ya que pueden causar lesiones al animal cuando apoya las extremidades.

Cuidados de las crías[editar]

Las crías de Sphynx deben recibir el calostro de la madre en las primeras horas de vida. El calostro es la primera leche que toman, esta les aporta anticuerpos frente a infecciones y enfermedades.[41]

Las crías deben mantenerse junto a la madre porque ellas les alimentará y les protegerá frente a las amenazas, a la vez que les enseñará a socializar con otros gatos. En caso de que la madre muestre rechazo hacia alguna cría, que la leche de la gata pueda transmitir alguna infección o se queden huérfanos, las crías serán cuidadas por el criador, tratando de asemejar los cuidados a los que haría la madre: alimentarles con leche de gata en los intervalos de tiempo en los que la madre les alimentaría (cada dos o tres horas), proporcionarles calor y seguridad. Si un gato no es capaz de amamantar por sí solo, habrá que ayudarle enganchándole a la mama de la madre o proporcionarle la leche a través de un biberón o una jeringa.[8]

Los cachorros de gato puede sufrir de estreñimiento así que para evitarlo, se debe pasar un paño por la barriga y por el ano, así se le estimulará a la defecación. Además, se debe mantenerlos calientes debido a la carencia de pelo o la poca presencia de este y, también, por su incapacidad termorreguladora. Se usarán mantas térmicas para ayudar a la madre a mantenerlos calientes.[8]

Las crías duermen la mayor parte del día. Abren los ojos a los cuatro o cinco días de vida (antes que otras razas) y empiezan a andar con antelación respecto a otras razas de gato. El periodo de lactancia dura dos meses. Aprenden a usar el arenero a partir de los dos meses.

Para prevenir las enfermedades que afectan a los cachorros, se vacuna a las crías a partir de los dos meses o los dos meses y medio. Este momento coincide con el destete de los cachorros.

Gatos emparentados con el Sphynx[editar]

Gato elfo: resultado de cruzar un Sphynx y un American Curl.[42]​ Son gatos bastante grandes y los machos pueden alcanzar hasta 10 kg (kilogramos).[43]​ Su diferencia con el gato esfinge, aparte del tamaño, es la curvatura hacia atrás en la punta de las orejas, debido a esta característica se le conoce como gato elfo. Las semejanzas con el gato Sphynx es la carencia de pelo o la poca cantidad de este; el cuerpo musculoso; la cara alargada con los pómulos prominentes; la piel arrugada alrededor de los hombros, el hocico y las orejas y la cola larga, esta última es estrecha en la punta.

Levkoy ucraniano: originario de Ucrania, a diferencia del elfo tiene las orejas plegadas hacia delante. Es el resultado de un cruce de Sphynx y Scottish fold.[44]

Bambino: raza de gato sin pelo, con las patas cortas, las cuales crean un efecto salchicha. Es un cruce entre el Munchkin, que posee el gen de las patas cortas, y un Sphynx.[45]

Gatos donskoy o Don Sphynx: originarios de Rusia, muy parecidos al gato esfinge, pero no descienden de ellos. Su calvicie es causada por un gen dominante, a diferencia de la calvicie del Sphynx que es causada por un gen recesivo.

Peterbald: raza de gato originaria de Rusia, muy parecido al Sphynx, pero no desciende de él. Su calvicie es causada por un gen dominante mientras que la del Sphynx es causada por un gen recesivo.

Gatos Sphynx en el cine y televisión[editar]

Gatos Sphynx famosos[editar]

Paris Hilton, modelo, cantante y empresaria, posee dos gatos Sphynx.[48]

Cristiano Ronaldo y su pareja Georgina Rodríguez también poseen como mascota un gato Sphynx.[49]

La tatuadora Kat Von D posee un programa de televisión sobre su trabajo. En este programa aparecen sus gatos, entre ellos un Sphynx.[48]

Xherdan[50]​ es un gato Sphynx famoso en redes sociales con más de 42 000 seguidores. Se ha hecho famoso por su aspecto terrorífico, el cual es incrementado por sus arrugas y la ausencia de pelaje.[51]

Jasper es un gato Sphynx influencer. Tiene más de 91 000 seguidores en su cuenta de instagram. Jasper perdió sus dos ojos por culpa del virus del herpes felino. El ojo derecho en 2013 y en 2019 el ojo izquierdo. En 2019, también sufrió un derrame cerebral.[52]

Loki era un gato influencer por su expresión malhumorada. Tenía más de 100.000 seguidores en las redes sociales. Falleció en 2018.[53]

Referencias[editar]

  1. «11 Facts About Sphynx Cats». www.mentalfloss.com (en inglés). 3 de febrero de 2021. Consultado el 15 de marzo de 2021. 
  2. «El Sphynx». Eolapaz. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  3. «LOST BREEDS - MEXICAN HAIRLESS, or AZTEC CAT». messybeast.com. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  4. Fabregat, Natalia (3 de junio de 2012). «Especial Sphynx». Revista Don Gato. Consultado el 16 de mayo de 2021. 
  5. a b c d e f g h i j k l m n Márquez, Manuel; Sphynx, Paradais (2018) [2011]. El gato Sphynx. España: Ediciones Andresla. ISBN 978-84-938696-3-2. 
  6. «Los 10 gatos más caros del mundo». Diario Popular. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  7. de 2021, 29 de Enero. «Cuáles son la razas de gatos más buscadas como acompañantes y por qué». infobae. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  8. a b c d e f Brown, Lolly (2016). Sphynx Cats as Pets: Sphynx Cat Breeding, Where to Buy, Types, Care, Temperament, Cost, Health, Showing, Grooming, Diet and Much More Included! A Complete Sphynx Cat Owner Guide (en inglés). NRB. 
  9. «¿Qué es la dieta BARF para gatos?». okdiario.com. 18 de agosto de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  10. a b Arranz Montero, Mayte (2020). Dieta BARF para gatos. El cuidado de los mininos. Autopublicación. 
  11. Arca, José (2017). Dieta BARF. Guía práctica para principiantes. Autopublicación. 
  12. «8 alimentos prohibidos para gatos que no debes compartir con tu minino». El Español. 19 de mayo de 2017. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  13. Martín, Eva San (30 de junio de 2020). «17 cosas que tu gato jamás debe comer». ElDiario.es. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  14. Benavides, Karen (19 de febrero de 2021). «Cuidado: estos 5 alimentos pueden ser mortales para tu gato». Colombia.com. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  15. CONSUMER (https://www.consumer.es/), EROSKI. «No le dé carne cruda al perro o gato, advierten los expertos». Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  16. Vigil, María (12 de diciembre de 2016). «Veinte plantas tóxicas para tu gato (incluidas las navideñas)». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  17. a b publimetro. «Plantas que debes evitar si tienes gatos en la casa». Publimetro Test (en inglés). Consultado el 21 de marzo de 2021. 
  18. «Tres plantas navideñas que son peligrosas para perros y gatos». ElHuffPost. 4 de diciembre de 2020. Consultado el 21 de marzo de 2021. 
  19. a b Vigil, María (12 de diciembre de 2016). «Veinte plantas tóxicas para tu gato (incluidas las navideñas)». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 21 de marzo de 2021. 
  20. Moya, Sarah Romero y María (8 de enero de 2021). «Las plantas más venenosas del mundo». MuyInteresante.es. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  21. Arteaga, Sandra (17 de noviembre de 2017). «Las 10 cosas de casa más peligrosas para tu perro o gato». ComputerHoy. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  22. Esteban, D (2010). «Tritrichomonas foetus como agente etiológico de diarrea en el gato». A.V.E.P.A. 
  23. «¿Qué es la giardiasis? | Síntomas, causas y cómo tratar la enfermedad». La Vanguardia. 22 de junio de 2019. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  24. Barreneche Martínez, E. (1995). «MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA FELINA. UNA REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA Y UN CASO CLÍNICO.». AVEPA. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  25. Palacio, Pepa Fernández del. «¿Padecen los gatos enfermedades cardiacas?». MurciaEconomía: el periódico económico regional. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  26. Sevane, N.; Dunner, S. (Octubre de 2014). «Patologías hereditarias en el gato». Canis et felis. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  27. «Miopatía: tipos, diagnóstico y tratamiento | Neurología». TiTi. 9 de noviembre de 2018. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  28. 20minutos (23 de diciembre de 2020). «Leucemia felina, qué es, síntomas y pronóstico». www.20minutos.es - Últimas Noticias. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  29. «GEMFE : Peritonitis infecciosa felina (PIF)». www.avepa.org. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  30. Verde Arribas, M.T.; Marca Andrés, M.C. (1987). «Panleucopenia felina: Una revisión». AVEPA. Consultado el 12 de marzo de 2021. 
  31. de 2021, PorDr Juan Enrique Romero10 de Marzo. «La rabia, una enfermedad incurable». infobae. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  32. «GEMFE : Infección por Chlamydofila felis». www.avepa.org. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  33. «Bordetella bronchiseptica infection in cats |» (en inglés británico). Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  34. «Enfermedades mentales más comunes de los gatos – Prensa Libre». Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  35. «Tu gato también puede sufrir estrés». HOLA. 17 de enero de 2019. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  36. Veterinario, Diario. «El gato egipcio, una raza que necesita cuidados especiales». Diario Veterinario | Periódico referente de salud animal y veterinaria. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  37. www.tresite.com, Diseño UX/UI: www soychris com | Programación:. «5 razas de gatos propensas a sentir más frío». La Silla Rota. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  38. Martín, Eva San (30 de noviembre de 2019). «¿Pensando en bañar a tu gato? No lo hagas». ElDiario.es. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  39. Martín, Eva San (27 de febrero de 2020). «Cómo cuidar de tu gato sin pelo o sphynx». ElDiario.es. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  40. Caro, Gregoria (24 de agosto de 2020). «15 cuidados básicos necesarios para tu gato sin pelo». MuyInteresante.es. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  41. «Los beneficios del calostro para el sistema inmunitario de las mascotas». abc. 16 de mayo de 2019. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  42. «¿Quieres conocer al gato american curl?». MuyInteresante.es. 12 de septiembre de 2019. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  43. Sevilla, Diario de (7 de febrero de 2021). «No todos los gatos tienen pelo: ¿conocías estas razas?». Diario de Sevilla. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  44. «¿Qué tienen de especial los Scottish Fold?». La Vanguardia. 26 de octubre de 2019. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  45. «Razas de gatos enanos». okdiario.com. 27 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  46. 20Minutos. «Película Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore | 20minutos.es». 20minutos.es - Últimas Noticias. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  47. Ebiri, Bilge (25 de diciembre de 2019). «Cat Performances, Ranked». Vulture (en inglés estadounidense). Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  48. a b «Unos "Pelones" muy místicos». www.lapatria.com. 15 de febrero de 2019. Consultado el 21 de marzo de 2021. 
  49. «Serie A - Calcio: El último capricho de Cristiano Ronaldo es un sphynx, el cotizado gato esfinge». Marca.com. 8 de noviembre de 2018. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  50. «Xherdan, así es el gato viral más 'arrugado' del mundo». HOLA. 15 de abril de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  51. 20minutos (30 de marzo de 2020). «Este es Xherdan, el gato más adorablemente terrorífico de todo internet». www.20minutos.es - Últimas Noticias. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  52. «Mascotas: Jasper, el gato sin pelo ni ojos que venció la adversidad y se hizo influencer - LA NACION». La Nación. ISSN 0325-0946. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  53. «La historia de Loki, el gato sin pelo "más enojón del mundo"». Radio Mitre. 4 de noviembre de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2021. 

Enlaces externos[editar]