Gótico inglés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Una de las doce Eleanor crosses ("cruces de Leonor")[1]​ levantadas en memoria de la fallecida reina de Inglaterra Leonor de Castilla entre 1291 y 1294.
Detalle de un retablo en alabastro (estilo Nottingham alabaster) procedente de la Inglaterra del siglo XV.
Vitral este de la catedral de Carlisle.

Gótico inglés (English Gothic en lengua inglesa) es la denominación historiográfica de la subdivisión local del arte gótico que se desarrolló en Inglaterra entre 1180 y 1520 aproximadamente. Un estilo que, en voz de Martín González, arranca antes incluso que en Francia, y del que precisamente beberá el arte galo a partir del siglo XII y XIII. Sus influencias, sin embargo, así como la fama del gótico inglés estarán limitadas por condicionantes territoriales, tales como su posición insular.[2]

Escultura y pintura[editar]


Además de la decoración escultórica fijada a los elementos arquitectónicos (capiteles, pórticos), la escultura gótica inglesa se produjo en soportes muebles, de tipo retablo, en los que se desarrolló el estilo llamado Nottingham alabaster ("alabastro Nottingham").[3]

Ejemplos de pintura gótica inglesa son el psalterio Tickhill (Tickhill Psalter, siglo XIV),[4]​ el díptico de Wilton (ca. 1395) o el retablo Westminster (Westminster Retable, ca. 1270).[5]

Díptico de Wilton.

Arquitectura[editar]

El coro (1175-1184) de la catedral de Canterbury, la primera gran obra gótica en el país
Abadía de Westminster (transepto norte), la otra gran obra gótica temprana
Vitrales y tracería decorada en la Lady Chapel de la catedral de Wells
Westminster Hall y su techo hammerbeam (del libro de Ackermann Microcosm of London (1808-1811)

La arquitectura gótica inglesa o gótico inglés (English Gothic) es el estilo arquitectónico que floreció en Inglaterra desde alrededor de 1180 y que dominó más de tres siglos, hasta alrededor de 1520, más de un siglo después de que en Florencia se introdujera el estilo renacentista a principios del siglo XV. Además de usarse en nuevas construcciones, muchos edificios anteriores fueron reconstruidos total o parcialmente de esta manera, de modo que la mayoría de los edificios medievales ingleses que se conservan son predominantemente góticos en la forma: lo son la mayoría de las catedrales medievales y grandes iglesias parroquiales —a menudo de fundación normanda, entre ellas algunas de las obras más grandes y mejores de la arquitectura del país— y también gran cantidad de arquitectura civil (castillos, palacios, grandes casas, universidades y muchos edificios civiles más pequeños, sin pretensiones, como casas de caridad (almshouses[6]​) y trade halls (salas de comercio). La primera aplicación del gótica a gran escala en el país fue en el coro (1175-1184) de la catedral de Canterbury.

El estilo gótico surgió en gran parte por la voluntad de iluminar las oscuras naves románicas y la introducción de grandes ventanales, a menudo cerrados con grandes vitrales coloreados y subdivididos por tracería de piedra decorativa. El deseo de aumentar el área de las ventanas impulsó el desarrollo de nuevas técnicas estructurales, de las que derivarían la mayoría de los otros rasgos distintivos del estilo: arcos apuntados, bóvedas de crucería, contrafuertes, arbotantes y pináculos. Estos elementos aumentaron la resistencia del edificio y redujeron el peso que tenía que ser soportado por los muros, lo que permitió disponer más superficie en los cerramientos para acristalar. También hicieron posible una mayor flexibilidad de proporciones que la permitida en el románico. Otros rasgos son el uso de torres y agujas, las columnas compuestas de múltiples fustes y la escultura en alto relieve, generalmente de carácter más naturalista que la que se encuentra en la decoración románica.

La tradición arquitectónica gótica se había originado en Francia en la segunda mitad del siglo XII —cuando el abad Suger empleó por vez primera los diversos elementos juntos en un único edificio en el coro de la basílica de Saint-Denis, al norte de París, dedicada el 11 de junio de 1144.[7]​— y se extendió rápidamente en Inglaterra, donde comenzó a sustituir a la arquitectura normanda (denominación que recibe en el país el estilo románico) y a partir del que evolucionaron muchas de las características de la arquitectura gótica (evolución puede verse más particularmente en la catedral normanda de Durham, que posee una de las primeras bóvedas de crucería altas conocida). Siguió una evolución independiente del resto del continente, siendo el estilo dominante durante más de 300 años,

Los historiadores del arte dividen tradicionalmente el gótico inglés en tres periodos o estilos cronológicamente sucesivos pero solapados, que pueden ser a su vez subdivididos para definir con precisión los diferentes estilos. La periodización más habitual sigue las etiquetas convencionales acuñadas por Thomas Rickman (Attempt to Discriminate the Style of Architecture in England, 1812-1815):

  • 1180-1275: primer gótico inglés o gótico primitivo (Early English Gothic), el más sencillo y el más cercano a los modelos franceses. Se caracteriza por la simplicidad de sus bóvedas y tracería, el uso de ventanas de lanceta y una decoración escultórica menor que en cualquiera de las variedades románicas o posteriores del gótico. Se inicia con el coro de la catedral de Canterbury (f. 1175), de William de Sens construida conforme al modelo francés. En 1192 se empieza a construir la catedral de Lincoln cuyos trabajos se prolongarán durante todo el siglo XIII. El más puro gótico inglés de esta época lo representa la catedral de Salisbury que fue construida en una única, aunque larga, campana (1220-1258, con añadidos posteriroes de la torre). El estilo es más horizontal que en Francia y se desarrolla un tipo de fachada denominada de pantalla, ya que la fachada surge como una pantalla decorativa, sin relación con los espacios posteriroes, con una reducida puerta de acceso y numerosas arquerías ornamentadas con estatuas, que cubren toda la superficie, incluidas las torre y, las largadas naves. La abadía de Westminster, comenzada en 1245 estuvo influenciada por el estilo francés. Son también buenos ejemplos la abadía de Whitby y la abadía de Rievaulx.[8]
  • 1275-1380: gótico decorado (Decorated Gothic) que surgió con el aumento en la proliferación y elaboración de la decoración escultórica y en la tracería y la aparición de bóvedas más complejas y decorativas. Se suele dividir en dos periodos, denominados «estilo geométrico» (geometric style), entre 1250 y 1290, y «estilo curvilíneo» (curvilinear style), entre 1290 y 1350. Son buenos ejemplos las catedrales de Lincoln, de Carlisle,[9]​ de York, de Lichfield y la linterna octogonal de la catedral de Ely).
  • 1380-1520: gótico perpendicular (Perpendicular Style), la transformación final de la tradición inglesa, y la más alejada de los estilos continentales contemporáneos. Fue llamado así por su énfasis en las líneas verticales continuas, con el uso de molduras verticales en los muros y en los patrones de rejilla de su tracería. En su uso de esculturas y tracería este estilo fue más discreto que en el gótico decorado, pero vio como las intrincadas bóvedas alcanzaban su cenit, con el desarrollo de las elaboradas bóvedas bóvedas de lierne y de abanico, casi exclusivamente en Inglaterra. El tamaño de las ventanas también alcanzó su punto máximo en este período, mientras que los arcos —es característico de este estilo el llamado arco Tudor— y las bóvedas se hicieron más planas, desarrollos que supusieron unas solicitaciones estructurales mayores que nunca antes en los edificios. Ello fue posible porque las técnicas estructurales góticas ya habían alcanzado una gran sofisticación, especialmente en el uso de contrafuertes. Las obras más representativas se encuentran en las universidades de Oxford y Cambridge, donde destaca el King's College, Cambridge, que se comenzó a construir en 1443; también son muy notables las catedrales de Gloucester y de Mánchester, la abadía de Bath, la iglesia de San Jorge en Windsor y la de Enrique VII, en la abadía de Westminster. Hubo también un gran desarrollo de la arquitectura civil. A esta etapa final la siguió el estilo Tudor ( 1485-1603), un estilo superpuesto y que a veces se confunde con el último perpendicular.

Las iglesias góticas inglesas, en particular las catedrales, tienen algunos rasgos distintivos. Tendieron a ser más largas que sus equivalentes continentales y también más bajas y más estrechas, hecho que facilitó la construcción de grandes torres sobre el crucero, estructuralmente muy ambiciosas, una característica casi universal en las catedrales inglesas pero prácticamente desconocida en otros lugares. Algunas disponían de dos transeptos y se dispone una capilla axial (Lady Chapel) en el extremo oriental, apenas hay coros con girolas y coronas capillares ni tampoco el imafronte de dos torres con sus pórticos e imágenes.[10]​ En planta se caracterizaron por una amplia subdivisión y por el uso de formas rectangulares en lugar de curvas y constructivamente por el empleo generalizado del muro doble normando. A diferencia de otros países, muchas catedrales inglesas fueron en origen instituciones monásticas y en consecuencia tenían adjuntos claustros y salas capitulares, estas casi siempre de planta poligonal.

La construcción generalizada de castillos continuó en la época gótica, pero mostraba ya algunos rasgos distintivos de la arquitectura eclesiástica gótica. Los diseños normandos basados en una torre del homenaje (keep) central dieron paso a castillos más masivos con una gran gatehouse —puerta fortificada— y su división tanto mediante la construcción de anillos concéntricos de murallas o con el uso de murallas transversales para dividir el espacio interior.

En la mayoría del país, la arquitectura civil no militar empleaba generalmente estructuras de madera, pero muchas residencias reales y aristocráticas ya tenían estructuras de piedra, particularmente en los grandes salones. La construcción en piedra también se generalizó en los monasterios y en los edificios de las universidades. Se incorporaron algunos rasgos propios de la arquitectura eclesial, como el uso de tracerías para decorar las ventanas. Las bóvedas, de uso común en las iglesias, fueron raras en los edificios seculares, que casi siempre estaban techados con vigueria de madera, como la gran cubierta hammerbeam (cerchas de madera vistas) de Westminster Hall.

En Inglaterra el estilo gótico dio paso al estilo renacentista[11]​ —finales del siglo XVI y el siglo XVII— y luego al barroco —desde la segunda mitad del siglo XVIII, conviviendo con el neoclasicismo. Fue reintroducido a finales del siglo XVIII como un estilo historicista que recuperaba y reinterpretaba las formas del gótico inglés, y tuvo a lo largo del siglo XIX una gran popularidad como arquitectura neogótica (Gothic Revival).


Notas[editar]

  1. Art & Architecture article on the Eleanor Crosses. Fuente citada en en:Eleanor cross
  2. Martín González, J. J. (1999). Historia del arte (9a. ed edición). Gredos. p. 536. ISBN 8424918177. OCLC 906641218. 
  3. Die englischen Alabastermadonnen des Späten Mittelalters, Karin Land, Duesseldorf University Press 2011, ISBN 978-3-940671-57-8. Fuente citada en en:Nottingham alabaster.
  4. New York Public Library. Fuente citada en en:Tickhill Psalter
  5. Binski, Paul ; Ann Massing (eds); The Westminster Retable: History, Technique, Conservation, Turnhout: Harvey Miller, 2008. Fuente citada en en:Westminster Retable
  6. Heath, Sidney (1910). Old English houses of alms: a pictorial record with architectural and historical notes. London: F. Griffiths. Fuente citada en en:Almshouse
  7. Honour, H. y J. Fleming, (2009) A World History of Art. 7th edn. London: Laurence King Publishing, p. 376. ISBN 9781856695848
  8. Fergusson, Peter; Harrison, Stuart (2000). Rievaulx Abbey. Community, Architecture, Memory. Yale University Press. Fuente citada en en:Rievaulx Abbey
  9. Official site. Fuente citada en en:Carlisle Cathedral
  10. Historia de los Estilos Artísticos, dir. por Ursula Hatje. Libro de Bolsillo Istmo, colección Fundamentos, Madrid 1973, vol. 1, pag. 299.
  11. Hadfield, Andrew. The English Renaissance, 1500-1620 (2001). Fuente citada en en:English Renaissance
  12. "the highest development in English Gothic of this type of façade."Fletcher, Banister (1961). A History of Architecture on the Comparative Method (17th edición). University of London: Athlone Press. p. 421. OCLC 490562168. 

Enlaces externos[editar]