Francis Thompson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francis Thompson
Francis Thompson at 19.jpg
Francis Thompson cuando tenía 19 años
Información personal
Nacimiento 16 de diciembre de 1859
Bandera de Reino Unido Preston, Lancashire, Inglaterra, Reino Unido
Fallecimiento 13 de noviembre de 1907 (47 años)
Bandera de Reino Unido Londres, Inglaterra, Reino Unido
Causa de muerte Tuberculosis
Nacionalidad Británica
Educación
Alma máter Ushaw College (Durham)
Información profesional
Ocupación Poeta
[editar datos en Wikidata]

Francis Thompson (Preston, Lancashire, 16 de diciembre de 1859 - Londres, 13 de noviembre de 1907) fue un poeta británico que llevó una vida bastante desdichada.

Biografía[editar]

Francis Thompson.

Thompson estudió teología católica en el Ushaw College en Durham, y luego medicina en Manchester, aunque no culminó estos estudios. En 1885 se instaló en Londres con el objetivo de ser escritor. Toda su vida estuvo marcada por la pobreza, por una profunda religiosidad, y por su adicción al opio.

La mayor parte de su obra la escribió en el monasterio de Storrington, en Sussex, y su poema más conocido es The Hound of Heaven (El Galgo del Cielo).

Murió en 1907 a los 48 años de edad, gravemente afectado por la tuberculosis.

Su obra literaria influenció notablemente a Jules Supervielle[1]​ y al joven escritor J. R. R. Tolkien.

Perfil[editar]

Francis Thompson fue un asceta que fue percibido como un devoto católico. En 1889 Thompson escribió el cuento The End Crowns the Work (en latín Finis Coronat Opus); esta historia presenta a un poeta joven que sacrifica mujeres como ofrenda a los dioses paganos, buscando así la inspiración del infierno para potenciar su poesía, y ganar la fama que anhelaba.

Thompson con frecuencia fue visto por sus contemporáneos, como un fanático religioso capaz de cometer excesos, y también como un loco que bien podría llegar a realizar las acciones descritas en la historia que acaba de citarse.

En 1877 Thompson abrazó el sacerdocio, y en el otoño de 1878 se inscribió en la Manchester Royal Infirmary. Francis Thomson realizó pues este tipo de estudios en los próximos seis años, especializándose en cirugía, lo que requería de los estudiantes un físico fuerte y un temple a toda prueba. Los estudios de anatomía y las disecciones sin duda ocupaban mayoritariamente a los estudiantes en sus primeros años de estudios.

Se sabe que entre 1885 y 1888, Francis Thompson vivió en el área de los muelles al sur de Whitechapel, aunque sin domicilio fijo, y que en esos años intentó con poco éxito ser alternativamente cirujano, sacerdote y soldado.

Sospechas de ser Jack el Destripador[editar]

Como ya se dijo, Francis Thompson fue un poeta y ensayista británico que murió joven de tuberculosis y que vivió en la pobreza. Aunque no está comprobado, también pudo haber padecido dolencias venéreas.

El escritor Richard A. Patterson lo postuló en el año 2002 al cargo de homicida múltiple victoriano.[2]

El motivo esgrimido para esta acusación, fue que Francis Thomson habría sufrido de un grave desquicio psíquico impelido por su religiosidad enfermiza y su misoginia extrema. Se podría haber tratado pues de un asesino del tipo de los que la moderna criminología califica de “misionero”, y que podría haber ultimado a las meretrices de Whitechapel para sanear a la sociedad, y castigarlas por propagar vicios y enfermedades. Adicionalmente y como ya se indicó, poseía habilidades quirúrgicas, y vivió en la zona de Whitechapel entre 1885 y 1888, cuestiones estas últimas que lo califican como sospechoso pero que obviamente no son concluyentes.

Francis Thomson y Jack el Destripador[editar]

Por más que la mayoría de los entendidos en la temática de "Jack el Destripador" opinen, que son varios,[3][4][5][6]​ las posibilidades de que Francis Thompson pudiera realmente haber cometido los crímenes, lo cierto es que en su momento fueron varios quienes sostuvieron esa posibilidad y escribieron al respecto, argumentando las razones que tenían para alimentar esta sospecha.[7][8]

Cierto, las especulaciones y las teorías conspirativas sin bases muy sólidas y con escasas o nulas pruebas concretas, no tienen por lo general una relevancia tal que justifique la correspondiente mención en una enciclopedia o en un análisis relevante de algún otro tipo, pero el caso aquí señalado es distinto, ya que las suposiciones sobre la posible identidad del asesino de Whitechapel y el manejo que de este asunto se hizo por parte de la prensa de la época, sí tuvieron consecuencias significativas posteriores o inmediatas, por ejemplo en el involucramiento de personas comunes y corrientes en la cuestión al realizar denuncias concretas que la policía se vio obligada a investigar,[9]​ y por ejemplo impulsando indirectamente el avance y la tecnificación de la criminología, así como la revisión y mejora de los procedimientos de investigación policial.[10][11][12]

Por lo demás, la sospecha señalada sobre la posible identidad asesina oculta de Francis Thomson no recayó únicamente en esta persona, sino también en otros contemporáneos suyos, y el interés en recoger estas versiones surge porque la curiosidad en relación a estos crímenes no resueltos se mantiene aún en nuestros días.[13]​ Por otra parte, el posible perfil de asesino psicótico y sangriento de Jack el Destripador, su modus operandi, sus víctimas y las particularidades de los crímenes, así como los sospechosos, sin lugar a dudas han inspirado muchas obras de ficción en los géneros novela policial y novela de terror.

Como muchos otros sospechosos de tener tendencias criminales y de tal vez haber cometido algunos de los horrendos crímenes acontecidos en Londres en 1888, Francis Thompson se lo consideró como posible asociado con la figura de 'Jack el Destripador' solamente por algunas circunstancias generales que lo señalaban como plausible candidato o como circunstancial cómplice o encubridor. En efecto, esta persona se había entrenado como médico y por tanto tenía conocimientos sobre anatomía y destrezas para los cortes, además de fortaleza física. Por otra parte, de 1885 a 1888 vivió en circunstancias precarias precisamente en Whitechapel. Notoriamente también sufría algún problema de tipo psicótico, como claramente lo puso de manifiesto su comportamiento y su posterior internación. Por lo demás, sus obras y sus lecturas revelaron un pensamiento algo especial en cuanto a la mujer, la religión, la violencia, los crímenes, y las adicciones (por ejemplo su historia corta titulada El fin corona la obra, donde se presenta a un poeta que sacrificaba a una mujer joven como ofrenda a los antiguos dioses, como un medio para así asegurar el éxito de su carrera en el campo de la poesía).[14]

Obras publicadas en inglés[editar]

Traducciones al francés[editar]

  • Francis Thompson, Le Lévrier du ciel, Casterman, traducido por Mme Maurice Denis-Graterolle, introducción de Hubert Colleye.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Claude Roy, Jules Supervielle, editorial Pierre Seghers, colección Poètes d'aujourd'hui, 1964.
  2. R.A. Patterson, Jack the Ripper, edición del autor, Londres, Inglaterra (2002).
  3. Jack el Destripador: los sospechosos.
  4. Matemático uruguayo revela la identidad de Jack el Destripador, portal digital 'El País', 10 de octubre de 2012.
  5. La verdadera identidad de 'Jack el Destripador'.
  6. Jack el Destripador: Un judío que oficiaba sacrificios.
  7. Christopher J. Morley, Jack the Ripper: A Suspect Guide (2005).
  8. Richard Jones, Uncovering Jack the Ripper's London, New Holland (2007), ISBN 1845376110 y 9781845376116.
  9. Gabriel Pombo, Jack el Destripador: La leyenda continúa, Montevideo, Uruguay (2010), págs. 146-153.
  10. Monografía: Historia de la criminología.
  11. Efraín Mora, Historia de la criminología.
  12. Monografía: Análisis de la criminalística.
  13. Cynthia De Simone, Jack el Destripador, un paseo por las calles de Londres invita a conocer la historia del famoso asesino serial: Caminata nocturna reconstruye el misterioso perfil del asesino y el escenario de esa época.
  14. Diez teorías sobre quién fue realmente 'Jack el destripador', cita: Un psicópata poético: En 1889, un año después de que 'Jack el Destripador' trajo el temor a Whitechapel, un hombre llamado Francis Thompson escribió una historia corta titulada "El fin corona la obra". Se trataba de un poeta que sacrificaba mujeres jóvenes a los antiguos dioses, como un medio para asegurar que se convirtiera en éxito su carrera en el campo de la poesía. Thompson también pasó tiempo viviendo en Whitechapel, incluso pernoctando en las calles. Además, estudió durante seis años para ser cirujano (esto fue un entrenamiento que, por supuesto, hizo a Thompson muy familiarizado con la anatomía humana y los cuchillos). Hay un pensamiento notable.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]