Filipo II Filorromano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Filipo II Filorromano (en griego: Φίλιππος ὁ Φιλορωμαῖος, "Amigo de los romanos") o Baripous (Βαρύπους, "Pie pesado") de la dinastía seléucida, fue rey de Siria desde el año 65 a. C. al 63 a. C. Hijo de Filipo I Filadelfo, Pompeyo fue árbitro de su disputa por el trono con Antíoco XIII Asiático. Pese a que Pompeyo decidió convertir Siria en provincia romana, reinó en parte del país como cliente romano hasta el año 63 a. C.

Biografía[editar]

Era hijo del gobernante Filipo I Filadelfo, y reinó en algunas áreas de Siria a principios de los años 60 a . C., como rey cliente del general romano Cneo Pompeyo Magno. Buscó el favor del general romano, que lo puso en competencia con su primo Antíoco XIII de Asia, a quien expulsó de su reino con la ayuda de la población de su capital, Antioquía de Siria, y de un soberano de Cilicia (67/66 a.C.). En el 64 a. C. Pompeyo destronó a Antíoco y anexó Siria a la República Romana; Filipo continuó reinando durante algún tiempo sobre Cilicia.

En el 56 a. C., Filipo trató de tomar el trono del reino ptolemaico de Egipto al casarse con la princesa Berenice IV, hermana de Cleopatra VII, pero el gobernador romano de Siria, Aulo Gabinio, canceló el matrimonio y probablemente hizo matar a Filipo.

Aunque la figura de Filipo es históricamente insignificante, con él se extinguió la dinastía seléucida, que durante once generaciones había reinado sobre buena parte del mundo helenístico.


Predecesor:
Antíoco XIII Asiático
Rey seléucida de Siria
rey cliente de Roma

65 - 63 a. C.
contra Antíoco XIII Asiático (65-64 a. C.)
Sucesor:
Siria (provincia romana)