Filadelfia (Turquía)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La ciudad de Alaşehir, Turquía, anteriormente era conocida como Filadelfia. Fue fundada en el 189 a. C. por el rey Eumenes II de Pérgamo (197 a. C.-160 a. C.). Eumenes II le dio el nombre a la ciudad por amor a su hermano, que se convertiría en su sucesor, Átalo II (159 a. C.-138 a. C.), cuya lealtad le hizo ganarse el epíteto Filadelfo, que significa literalmente "el que ama a su hermano". La ciudad es probablemente mejor conocida por ser una de las Siete Iglesias de Asia Menor mencionadas en el libro del Apocalipsis siendo esta alabada por Jesucristo sin reprensión por sus obras perfectas.

Alasehir está localizada aproximadamente a 100 millas al este de Esmirna y a 26 millas al suroeste de Sardes en el río Cogamis, un tributario del río Hermus.

Población[editar]

  • 40.735 habitantes.

Geografía[editar]

  • Altitud: 162 metros.
  • Latitud: 38º 21' 02" N
  • Longitud: 028º 31' 13" E

La ciudad antigua estaba ubicada en una placa tectónica de constantes temblores.

Historia[editar]

Fue fundada en el 189 a. C. en la ruta que unía Sardes a Colosas por el rey Eumenes II de Pérgamo.

Al no haber tenido heredero, Átalo III Filométor, el último de los reyes de la dinastía atálida de Pérgamo, donó su reino, incluida Filadelfia, a sus aliados romanos cuando murió en el 133 a. C. Roma estableció entonces la provincia de Asia en el 129 a. C. al combinar Jonia con el antiguo reino de Pérgamo. Durante el siglo I d. C. Filadelfia sufrió un terremoto terrible, el cual devasto la ciudad hasta dejar los escombros. Más tarde fue reconstruida con ayuda del emperador Nerva en vigencia, por lo que le cambiaron el nombre a Neocesarea. Ya después de la muerte de Nerva, el rey Atalo IV le volvió el nombre de Filadelfia.

Tras dos devastadores terremotos en 17 y 23 d. C. que la dejaron en escombros, fue reconstruida por Tiberio. Bajo Vespasiano llevó el nombre de Flavia.

El cristianismo se apoderó más tarde de otras ciudades y en los primeros días, muchos cristianos fueron martirizados. Las invasiones turcas dejaron la ciudad aislada del Imperio bizantino, separada del resto por el mar. La ciudad había eludido la suerte de sus vecinos.

En 1378, Manuel II Paleólogo prometió entregar la ciudad de Filadelfia a los turcos a cambio de ayuda del sultán otomano en la guerra civil bizantina. Sin embargo, los ciudadanos de Filadelfia se negaron a rendirse y la ciudad fue en realidad totalmente autónoma. No fue hasta 1390 cuando fue tomada por los otomanos; su sultán Bayezid I convocó a los líderes de la guerra civil Manuel II Paleólogo y Juan VII Paleólogo ordenando que un contingente bizantino se incorporara a las fuerzas sitiadoras. La caída de Filadelfia fue la caída del último asentamiento independiente cristiano griego en el oeste de Asia Menor. La ciudad cambió el nombre por el de Alaşehir.

Doce años más tarde, fue conquistada por Tamerlán, que construyó un muro con los cadáveres de sus prisioneros. En 1923, en aplicación del Tratado de Lausana (1923), sus habitantes griegos fueron expulsados a Grecia donde algunos fundaron Nea Filadelfeia (Nueva Filadelfia).