Falange Socialista Boliviana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Falange Socialista Boliviana
Fundación 15 de agosto de 1937
Ideología política Nacionalismo bolivianista
Socialismo
Sede La Paz
País Flag of Bolivia.svg Bolivia
Sitio web [15]
[editar datos en Wikidata]

La Falange Socialista Boliviana (FSB) es una fuerza política nacionalista fundada por Óscar Únzaga y otros cinco jóvenes universitarios, en la ciudad de Santiago de Chile, el 15 de agosto de 1937. Por su doctrina nacionalista, se colocó en contra de las corrientes extranjeras, como el capitalismo, el marxismo y el fascismo.[1] Desde su nacimiento se enfrentó al poder minero;[2] para más tarde colocarse en contra del gobierno neo oligárquico surgido en 1952. Define su posición como nacionalista, revolucionaria y socialista. Propugna la instauración del Nuevo Estado Boliviano.[3]

Inicios[editar]

Así definía, al fundarse, la razón de su sigla: "Falange; por ser fuerza organizada para la lucha y el trabajo. Vocablo extraído de las falanges macedónicas, base unitaria de los ejércitos helénicos. Socialista: Porque ha de instaurar en la vida nacional el imperio de la justicia social. Boliviana: Porque se inspira en un profundo fervor patriótico y nacionalista para la solución de nuestros problemas" [16].

FSB se opuso al capitalismo por considerarlo un "sistema de usura"; al marxismo por ser materialista y "disolvente por su lucha de clases"; y, se opuso al fascismo, por considerarlo "la negación del nacionalismo" por su carácter extranjerizante y expansionista.[4]

No ha participado en gobierno alguno de Bolivia, por negarse a pactar con organizaciones políticas de tendencias distintas a ella. No está afiliada a organización alguna del exterior[5]

Antecedentes[editar]

Bandera de la Falange Socialista Boliviana

La Falange Socialista Boliviana nació como un movimiento juvenil que integraba en su seno a estudiantes universitarios y de colegios[cita requerida]. Nació de una juventud que se llamó la "generación del Chaco". Una generación de jóvenes, que se manifestaron como resultado de las interrogantes que despertaron en ellos, la derrota militar y diplomática de Bolivia en la Guerra del Chaco con el Paraguay (1932-1935). Eran interrogantes sobre el destino nacional y los problemas mundiales, que se expresaron en diversas posiciones políticas y aun religiosas. Su líder, Oscar Unzaga de la Vega, era un joven de veintiún años de edad, cuando fundó este partido. Los otros cuatro jóvenes universitarios que lo acompañaron en la fundación de FSB, contaban con la misma edad. Estos eran Guillermo Koening, Hugo Arias, Federico Mendoza y Germán Aguilar. Otros personajes importantes que formaron parte de la Dirección Nacional de FSB, fueron el Dr. Gonzalo Romero Alvarez-Garcia, el Mariscal Bernardino Bilbao Rioja y el Dr. Gustavo Stumpff. Promulgó al fundarse en 1937, su programa de principios constituido por 17 puntos. Estos principios formaban parte de la tesis del Nuevo Estado Boliviano. Sintetizaba así los propósitos que perseguía: "...el Nuevo Estado Boliviano será un organismo integral que basado en la voluntad de ser de una Nación, subordinará los intereses personales, de grupo o de clases, al supremo interés de la bolivianidad".

Óscar Únzaga de la Vega, en primer plano, posesionándose como diputado nacional en 1947.

La doctrina[editar]

La FSB nació como una fuerza política nacionalista, opuesta a la dependencia extranjera. Su ideología se resume en dos bases fundamentales, como son la doctrina del Nacionalismo Boliviano y la doctrina del Nuevo Estado Boliviano Dio origen a la formulación ideológica de lo que sus líderes denominaron Nacionalismo Boliviano o Bolivianismo. Propugnó una ideología que no estuviese moldeada en corrientes políticas del exterior; declarándose como un pensamiento bolivianista, proveniente de la propia identidad nacional. Por su socialismo, preconizó la justicia social, que debía realizarse por medio de la solidaridad de las clases sociales y la armonización del factor productivo con el factor social; en oposición a la lucha de clases marxista y a las plutocracias liberales. La Falange fue el primer partido político boliviano que propugnó la realización de la Reforma agraria y la redención del indio, en una época cuando la población indígena de Bolivia se encontraba en un estado de explotación, por parte de los latifundistas de la época. Este punto consideraba al indio como "la raíz de la nacionalidad boliviana.[6]

Un punto muy importante de sus postulados es la instauración de un Nuevo Orden Económico.[7] Otros puntos expresaban la aspiración a la nacionalización de todos los medios estratégicos de producción. "Una economía socialista que evite la lucha de clases", en palabras de Óscar Únzaga, en su mensaje de 6 de agosto de 1941. Junto con ello, promover la inversión privada en otras áreas necesarias y fomentar el capital industrial y la instauración de empresas mixtas

El aspecto internacional[editar]

Falange Socialista Boliviana mantuvo una posición internacional frente a cualquier tipo de imperialismo, sea este de tipo capitalista, comunista o fascista. Propugnó la formación de un bloque de países latinoamericanos, para protegerse mutuamente de toda forma de dominación mundial y emprender el desarrollo continental sin imposiciones. Propuestas ya definidas en su programa de principios desde su fundación en 1937.[8]

Oscar Unzaga de la Vega consideró que la Segunda Guerra Mundial era una guerra de imperialismos; por lo cual, los pueblos del mundo no podían optar por el nazifascismo, el comunismo o el capitalismo. Calificó al nazifascismo como la negación del nacionalismo y declaró públicamente su rechazo a las potencias del Eje y los aliados con estas palabras:

...pero surge en el mundo otro tercer vértice de la inquietud social; los que quieren justicia sin prosternarse ni ante Moscú, ni ante Berlín, ni ante Nueva York.[9]

Por otra parte, aclaró también que el nombre de Falange no correspondía a identificación alguna con la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera. Pues, mientras la Falange Socialista Boliviana era de esencia nacionalista; el falangismo español y el franquismo, respondían a una inclinación fascista.[10]

En contraposición a la declaración de Primo de Rivera, sobre la preeminencia de España como eje de los países latinoamericanos, considerada imperialista, el Jefe falangista Óscar Únzaga, declaró en su «Carta abierta del jefe de Falange Socialista Boliviana al Señor Presidente de la Junta de Gobierno»,[11] el 21 de septiembre de 1946: "Falange Socialista Boliviana jamás ha mantenido relación ni dependencia con ninguna organización ni gobierno extranjero...Podemos pues, afirmar categóricamente, que nadie ni nunca podrá desmentir que Falange Socialista Boliviana es el partido de bolivianismo más auténtico y puro; que, en consecuencia, ninguna relación puede atribuírsele con el nazismo alemán, el fascismo italiano o el franquismo español, que sólo tiene significado para Bolivia y dentro de Bolivia".

Cabe destacar que en aquella época, existían otros partidos en diferentes latitudes del mundo, que también utilizaron el nombre de Falange, sin que entre ellos existiese alguna vinculación ideológica. Este es el caso de la Falange Nacional, en Chile, de línea demócrata cristiana, que precisamente más tarde, se convertiría en el Partido Demócrata Cristiano de Chile.

Posteriormente, ya en la época de los años 80, con la caída del imperio soviético y el sistema de la bipolaridad mundial, su posición fue antagónica al globalismo, los Estados Unidos y por la defensa de la soberanía nacional, ante la injerencia de las transnacionales y la intromisión en las decisiones de los países[12]

Primeras acciones políticas[editar]

Posteriormente a la fundación de FSB en 1937, se formaron los partidos políticos Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR) en 1940 y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en 1942. En 1936, había sido creado el Partido Obrero Revolucionario (POR), de línea trotskista. FSB disputó la lucha política con estos partidos, logrando un importante crecimiento y protagonismo en los campos universitarios, estudiantiles y sindicales. Su oposición a los gobiernos de entonces, ocasionaron la represión y consiguientes medidas de expulsión del país que obligaron a Unzaga, junto a los dirigentes y militantes de su partido, a vivir por tiempos en el ostracismo.

FSB participó por primera vez en las elecciones de 1947, presentando la candidatura del General Bernardino Bilbao Rioja a la presidencia, y la del Dr. Alfredo Flores Belloni a la vice presidencia. Unzaga fue también diputado en 1947, y desde el Parlamento, fustigó duramente la política de los regímenes aliados de los barones del estaño Patiño, Aramayo y Hostschild[13]

Lucha de liberación nacional boliviana 1952-1964[editar]

Con la ascensión al poder del Movimiento Nacionalista Revolucionario, mediante un golpe revolucionario el 9 de abril de 1952; comenzó para Bolivia y FSB un nuevo periodo. Los doce años, entre 1952 y 1964; estuvieron caracterizados por una resistencia popular en contra del gobierno del MNR; que tuvieron como respuesta las medidas de intensa represión por parte de este régimen. FSB declaró el comienzo de la lucha de liberación nacional, debido a la violación de los derechos humanos y las garantías constitucionales que el nuevo régimen ejercía con medidas de persecución política; como cárceles, torturas, asesinatos y exilio contra falangistas, miembros del ejército y otras personas no afiliadas al partido de gobierno.[14] FSB se puso al frente contra la orientación izquierdista que el gobierno movimientista había tomado; mientras que al mismo tiempo se colocaba en profunda dependencia política y económica de los Estados Unidos. Acusó a la política de reforma agraria del gobierno como falsa; que convirtió al campesino boliviano en un propietario de tierras en estado de miseria; y a la nacionalización de las minas como un acuerdo que el régimen del MNR había hecho previamente con los antiguos barones del estaño y que representó el hundimiento de la economía del país, por su resultado deficitario[15] .

Se había llegado a extremos de una incontrolable inflación monetaria, en concordancia con el aumento desmesurado de la deuda externa. Todo esto produjo un grave desabastecimiento de artículos de primera necesidad como el pan, para el cual las familias debían realizar largas filas; mediante la obtención de cupos alimenticios, los cuales al mismo tiempo, era negociados por los dirigentes movimientistas. Falange criticó la intromisión de los Estados Unidos de América en los asuntos internos de Bolivia. Acusó a los gobiernos movimientistas de Víctor Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo; pese a su orientación izquierdista, de ser dirigidos directamente por los personeros oficiales del gobierno norteamericano, como Stephansky, Holland y Eisenhower.

Afiliación de militares[editar]

El gobierno del MNR clausuró el Colegio Militar de Ejército, dando de baja a los cadetes y oficiales jóvenes y procediendo a su encarcelación, torturas y exilio, reemplazándolos por milicias movimientistas. Esto llevó a que un nuevo contingente generacional de militares se afiliase a la Falange Socialista Boliviana. Ya anteriormente, se afiliaron a la Falange militares como los héroes de la guerra del Chaco Mariscal Bernardino Bilbao Rioja, quien fuera asimismo, el primer candidato a la presidencia que tuviera FSB en las elecciones nacionales de 1947; el general Sinforiano Bilbao Rioja; el teniente coronel Manuel Marzana y el compositor de himnos y cantos nacionales Adrián Patiño, a quien precisamente se debe el primer himno compuesto para FSB.[16]

Represión[editar]

Este período fue una época de serios agravios a los derechos humanos. El Decreto Supremo 1619 del 23 de octubre de 1954 ordena la creación de los campos de concentración de Corocoro (La Paz), Uncía (Potosí), Catavi (Potosí) y Curahuara de Carangas (Oruro), éste último conocido como el más severo; aunque ya estos campos funcionaban sin decreto desde 1952. En estos campos de concentración fueron recluidos sobre todo presos políticos, que no tuvieron derecho a un juicio ante las autoridades judiciales. Los presos fueron sometidos a diversas torturas, hambre y condiciones de vida inhumanas. Claudio San Roman y Luis Gayan Contador, este último ex miembro de la inteligencia chilena, dirigieron la Oficina de Control Político, cuya función era hacer uso sistemático del terror para controlar a la población y así mermar cualquier movimiento de oposición al gobierno. Asimismo, este régimen importó expertos extranjeros en represión,[17] como el comunista español Francisco Lluch, quien llegó con un equipo de las brigadas comunistas internacionales; también el ex oficial de las SS nazis Mario Busch, quien dirigió un grupo de "Ustacha" de Ante Pavelić, pro nazi de Croacia; con los cuales ingresó a Bolivia desde la Argentina en 1952, por solicitud del presidente boliviano Víctor Paz Estenssoro al gobierno del General Juan Domingo Perón, quien los cobijaba.[18] Asimismo, contaron con la colaboración del oficial de la Gestapo alemana Klaus Barbie, quien fuera el perpetrador de actos genocidas contra la resistencia francesa en Lyon. Barbie fue internado en Bolivia, por la CIA norteamericana el año 1953, con la colaboración del gobierno del Presidente Víctor Paz y su Vicepresidente Hernán Siles Zuazo; quienes le otorgaron la documentación, con la que le dieron una nueva identidad, con el nombre de Klaus Altmann Hansen. Klaus Barbie fue agente de la CIA en Alemania, entre los años 1946 a 1951; por lo que esta agencia de inteligencia organizó la huida de Barbie, a través de la red internacional "Rat line" (Línea de ratas), encargada de encubrir la fuga de los elementos fascistas de Europa hacia Sudamérica. También el gobierno del MNR estuvo asesorado por elementos de la CIA, como el General Jacob Jackson. También estuvo presente en Bolivia el enviado por el gobierno castrista cubano, el argentino Ernesto "Che" Guevara, que se encontraba asesorando a Victor Paz Estenssoro en el Gobierno.

Los camisas blancas[editar]

Desde su fundación en 1937, FSB no disponía de organización alguna para su defensa. Sin embargo, recién creó en mayo de 1956, una fuerza para la protección, defensa y guardia de honor, conocida como los camisas blancas, en razón de las contínuas medidas de represión ejercidas por el régimen del MNR contra los mítines de FSB.[19] El día de la creación de los camisas blancas fue, por ello, también el de su primer enfrentamiento contra los milicianos del gobierno[20]

Intento revolucionario y muerte de Unzaga[editar]

El día del cumpleaños de Oscar Unzaga de la Vega, el 19 de abril de 1959, un grupo de falangistas fracasaron en el intento de tomar el regimiento de la escolta presidencial Waldo Ballivian y 14 de ellos fueron desarmados, fusilados y rematados a golpes y a tiros en el suelo ese mismo día en aquel lugar. Este suceso fue conocido como "la masacre de cuartel "Sucre" por la ubicación de este regimiento en la calle Sucre de la ciudad de La Paz. Ese día, Unzaga se encontraba en una casa junto a su colaborador, el cadete de ejército René Gallardo Gallardo, de 27 años. Al llevarse a cabo la emboscada preparada por el gobierno, ambos se encontraban refugiados en el interior de un baño, cuando un grupo de milicianos allanó la casa. El gobierno dijo que Unzaga se suicidó con dos disparos en la cabeza, el cuerpo de Gallardo tenía otro disparo en la cabeza. El caso aún no ha sido resuelto y sus pormenores y posibilidades de traición, por parte de algunos, desde el interior de las filas del falangismo, aún no han sido esclarecidos. Al mismo tiempo, las calles se llenaban de caídos en los combates de ese día.[cita requerida]

Caída del MNR[editar]

En 1964 cruceños entre ellos Andrés Roca y Pablo Gutiérrez , en el Alto Paraguá, en el departamento de Santa Cruz; y en Apolo en el norte del departamento de La Paz, se desplegaron guerrillas falangistas que contribuyeron a la caída del régimen del MNR. El 4 de noviembre de 1964, la célula militar del MNR, dirigida por los generales René Barrientos Ortuño, quien fungía en ese momento como vice-presidente de la República, y Alfredo Ovando Candía, dieron un golpe de Estado al gobierno del cual fueron parte, derrocando al presidente Víctor Paz Estenssoro.

Irónicamente, la Falange Socialista Boliviana, que durante doce años combatió a los gobiernos del MNR, no llegó al poder.[cita requerida]

Después de 1964[editar]

FSB no formó parte de alguno de los gobiernos militares siguientes, de los cuales fue su crítico principal. El falangismo continuó su camino bajo la jefatura de Mario Gutiérrez Gutiérrez, como sucesor del fallecido Oscar Únzaga de la Vega. Aunque Gutiérrez fue un brillante abogado internacionalista, y amigo de Oscar Unzaga, no mantuvo la línea de no hacer transacciones de su predecesor. Después de la muerte de Unzaga, Gutiérrez llevó a cabo pactos políticos con Walter Guevara Arze, quien fuera ministro de gobierno del MNR, encargado de las represiones del 19 de abril de 1959. Walter Guevara, luego formó un sector escindido del MNR, al que rotuló con la sigla de PRA (Partido Revolucionario Auténtico).

Un sector de izquierda, separado de FSB, funda en el año 1969 el Partido Socialista, en acuerdo con otras personas provenientes de la izquierda boliviana. Luego, para fines de la década de los años setenta, este partido se divide en diversas tendencias; de las cuales una de ellas fue el Partido Socialista Uno (PS-1), dirigida por el ex diputado independiente elegido por la lista falangista Marcelo Quiroga Santa Cruz; el mismo que fuera ministro del gobierno de Alfredo Ovando Candia, encargado de la nacionalización de la petrolera estadounidense Gul Oil, asesinado por paramilitares cuando estalló el golpe del General Luis García Meza el 17 de julio de 1980.

La frustración revolucionaria falangista de 1971[editar]

Un episodio tan importante en la historia de FSB, como fué su papel protagónico en la insurección falangista del 19 al 21 de agosto de 1971, para derrocar a la dictadura izquierdista del General Juan José Torez, resultó, sin embargo, en una frustración revolucionaria; debido a que, si bien esta fuerza politica fué la que organizó e inició las acciones revolucionarias con el consiguiente apoyo mlitar, su victoria se convirtió en derrota, al compartir el poder con un partido enemigo, como era el MNR, al cual los dirigentes falangistas siempre calificaron como un organismo corrupto dentro de la sociedad boliviana, y, por consiguiente, el iniciador del proceso destructivo nacional en 1952. Las conversaciones secretas realizadas en los meses anteriores al día del levantamiento aramado, entre el entonces Jefe de FSB, Mario Gutierrez y el Jefe del MNR, Víctor Paz, sorprendieron a los militantes falangistas, cuando ya conseguida la victoria del 21 de agosto de ese año, vieron que Paz retornaba al país y que su partido era incluído en una anodina alianza denominada FPN Frente Popular Nacionalista; pese a que los miembros del MNR no habían participado en las acciones revolucionarias y, por consiguiente, no contaban con muertos y heridos en los días de la contienda.

Fueron los propios miembros de FSB, quienes vieron que su victoria les había sido escamoteada y que la Falange quedaba anulada en su rol político, tanto en el gobierno de Bánzer, a quien se conocía como un viejo producto de la célula militar de la dictadura movimientista de los años cincuenta; como en su futuro papel dentro de la vida nacional, lo cual, en efecto, ocurrió. Estos desacuerdos interiores se gestaron, por estas causas, y llevaron a FSB hacia una profunda crisis en su historia, que ocasionaron venideras divisiones y desconocimientos a la jefatura de Mario Gutierrez.

Los antecedentes de este levantamiento revolucionario, ya se encuentran en la oposición de Falange Socialista Boliviana al régimen de René Barrientos Ortuño; pues, las siguientes dictaduras militares fueron para Falange la continuación del proceso destructivo nacional, iniciado por el propio Movimiento Nacionalista Revolucionario, en su prolongada dictadura de 1952 a 1964. En efecto, las dictaduras militares de los generales René Barrientos Ortuño, Alfredo Ovando Candia, Juan José Torrez, e, incluso, la de Hugo Bánzer Suárez, eran un producto de la célula militar movimientista de aquellos doce años. A tal grado que, antes del golpe movimientista del 9 de abril de 1952, los militares Ovando y Tórrez habían sido militantes de FSB; pero, en ese año de 1952, ya habían emigrado hacia el MNR. Posteriormente, en 1964, fueron los dos más importantes puntales del régimen del General Barrientos, al cual la izquierda boliviana siempre consideró como una dictadura de derecha; Ovando y Tórrez fueron quienes autorizaron, junto con su Presidente Barrientos, el fusilamiento del guerrillero castrista Ernesto "ché" Guevara, luego de su captura, cuando fuera derrotado por el ejército en la guerrilla de Ñancahuazú.

Sin embargo, luego de la muerte de Barrientos, en 1969, el General Ovando dió un golpe de estado y, luego de buscar el apoyo de los partidos de la derecha, acordó un pacto político con el dirigente sindical y empresario izquierdista, Juan Lechín Oquendo, Secretario Ejecutivo de la COB Central Obrera Boliviana al que se sumaron pequeños grupos de izquierda, los mismos que, luego, ya para los años ochenta, se convirtieron en personajes y partidos importantes de la derecha en Bolivia. Marcelo Quiroga Santa Cruz, dejó FSB y se constituyó en ministro de Ovando, los hermanos Sánchez de Lozada y Guillermo Bedregal Gutiérrez, este último ex falangista, siendo miembros del MNR, pasaron a ser asesores de Ovando, con la autorización del Jefe movimientista Víctor Paz; pero, ya posteriormente, en el mencionado 1985, eran los más importantes instauradores del modelo neoliberal en Bolivia, bajo las instrucciones del norteamericano Jeffrey Sachs. Un dato importante, es que el propio Lechín, también procedente del MNR, emigró hacia la derecha, en el período neoliberal y recomendó a los cobistas y al pueblo de Bolivia, que votaran en 1997, por la candidatura derechista del General Bánzer y su partido ADN Acción Democrática Nacionalista y recomendó el modelo neoliberal, a tal grado que, en el año 2000, fué Hugo Bánzer, otra vez como Presidente, quien condecoró a Léchín con la medalla del Cóndor de los Andes.

En su transición, de la derecha hacia la izquierda, Ovando protegió las actividades terroristas del grupo paramilitar ELN Ejército de Liberación Nacional, mediante el cuál se perpetraron secuestros, terrorismo, asesinatos, y asaltos a bancos; aunque, también los antiguos paramilitares del ELN, pasaron a ser miembros del régimen neoliberal, instituído por los gobiernos de Víctor Paz, el ex izquierdista y Jefe del MIR Jaime Paz Zamora, el ex ovandista y movimientista Gonzalo Sánchez de Lozada, Hugo Bánzer, etc.

Tras la derrota, el 7 de octubre de 1970, del golpe del General Miranda, hecho contra el también golpista, régimen del General Alfredo Ovando Candia, fué superado por el contragolpe del General Juan José Torres, quien pasó de la derecha barrientista, apoyado por la (COB) y los izquierdistas, a instaurar un gobierno de izquierda, durante el cual fue cerrada la base militar de comunicaciones estadounidense de "El Alto" (llamada popularmente "Guantanamito"); nacionalizó la mina de la Matilde Corporation, que terminó quebrada, con la COB creó una Asamblea Popular en La Paz, a la cabeza del empresario y sindicalista Juan Lechín Oquendo. Las acciones terroríficas del ELN y el grupo paramilitar oficialista, conocido como la Unión de Campesinos Pobres (UCAPO), dirigida por el rico latifundista tarijeño de izquierda Oscar Zamora Medinacelli, ocupó varias haciendas de Santa Cruz, ejecutando asesinatos de personas calificadas como antirevolucionarias pero no compartió su propia hacienda con los pobres.[21] . Oscar Zamora también, al igual que el resto de los izquierdistas, se constituyó en aliado de Bánzer, y, posteriormente, del MNR, dando inicio, junto con ellos, al mencionado modelo neoliberal, esta vez, encabezando el FRI Frente Revolucionario de Izquierda, el cual, para este último año, se había convertido, de maoísta, en un partido de derecha, junto con los antiguos izquierdistas y ex miembros de la Asamblea Popular.

Un dato interesante, es que, en este curioso panorama de migraciones políticas en Bolivia, se refiere al hecho de que el entonces Capitán Luis Arce Gómez, era, en 1969, el Jefe de inteligencia del gobierno del General izquierdista Alfredo Ovando y su hombre de mayor confianza, a cargo de las operaciones especiales ordenadas por su Presidente; pues, aún no quedaron aclaradas las violaciones a los derechos humanos y esas operaciones especiales ordenadas por Ovando a su Jefe de inteligencia Arce Gómez. Sólo se le condenó por los delitos cometidos contra los derechos humanos en la dictadura del General Luis García Meza en 1980. También García Meza militó en la célula militar del gobierno del MNR, desde el grado de Teniente, y, luego, fué uno de los militares izquierdistas que participó en los gobiernos de Ovando y Tórrez. En su golpe de 1980, García Meza y Arce Gómez fungieron como hombres de derecha y hoy se encuentran presos por represiones contra sus antiguos compañeros de izquierda.

Ovando y Tórrez, que habían ordenado el fusilamiento del "ché", co gobernaron con los partidos de izquierda y la COB; los mismos que, hasta el día de hoy, algunos otra vez hombres de izquierda, continúan utilizando la efigie del guerrillero, identificándose los izquierdistas con esos dos generales. Así pues, la revolución falangista no se lanzó contra una democracia, sinó contra una dictadura militar.

Gutiérrez había ya concretado un acuerdo con el depuesto Víctor Paz y su partido MNR, creando el llamado Frente Popular Nacionalista, que apoyó el exitoso golpe militar de Bánzer, del 19 de agosto de 1971, derrocando el gobierno del general Juan José Torres; golpe que llevó al poder al Coronel que fuera miembro de la célula militar movimientista; el mismo que en 1964 también fuera sub comandante de las tropas militares que combatieron a los guerrilleros falangistas en las guerrillas de Alto Paraguá. Bánzer nombró 4 ministros de la Falange: Mario Gutiérrez, Canciller; Ambrosio García, de Transporte; Augusto Mendizábal, de Educación; y Carlos Valverde, de Previsión Social y Salud, quien en agosto de 1973 se rebeló e intentó un golpe contra el gobierno.[22] El desacuerdo de dirigentes y militantes falangistas con la alianza banzerista y el MNR, hizo que no pueda durar mucho tiempo; lo que llevó a que Banzer, el MNR y FSB rompieran en el año 1974, y estos dos partidos abandonaran el gobierno. Pero este pacto, que muchos falangistas consideraron como una aberración política, fue suficiente para ocasionar un fuerte golpe de desprestigio contra FSB, precipitando su decadencia. El MNR, antes de 1971, se encontraba atomizado y al borde de la extinción; pero, el volver a llegar al poder lo favoreció, para permitirle recomponerse para las elecciones de 1978. Al año siguiente, en las elecciones de 1979, es fundada la Acción Democrática Nacionalista (ADN), bajo la jefatura de Hugo Banzer Suárez, promovida por miembros de la empresa privada y compuesto por elementos transfugados de FSB, MNR y otros partidos.[cita requerida]

La resistencia contra la dictadura de Luis García Meza[editar]

FSB continuó su trayectoria, luego de la muerte de Mario Gutiérrez, con la lucha clandestina contra la dictadura del General Luis García Meza. Entre 1980 y 1981, FSB y sus cuadros juveniles, llevaron a cabo esta resistencia, bajo la consigna «Falange en la clandestinidad», comandado por los dirigentes falangistas Raúl Portugal Montalvo y Carlos Valverde Barbery; mediante el cual se emitieron diversos documentos de crítica contra el régimen; inclusive con la toma del campo petrolífero norteamericano Tita, en el departamento de Santa Cruz, en las selvas del oriente boliviano, por parte de un grupo guerrillero falangista, dirigido por Valverde; demandando la renuncia del citado gobernante. Años más tarde, Valverde renunció a FSB. En este régimen fueron apresados los dirigentes nacionales de las juventudes falangistas. Un enfrentamiento en el cual, la juventud de la Delegación Nacional de Secundaria de FSB, se manifestó contra este régimen y se organizó como una célula clandestina, bajo el nombre de "Comando Azul".

Divisiones[editar]

Posteriormente, surgieron en el interior de FSB, pugnas que produjeron la conformación de tres líneas políticas; una de izquierda, otra de derecha y otra nacionalista.

El sector de derecha, proclive al neoliberalismo, también fue reconocido en 1987 por la Corte Nacional Electoral, como una FSB oficial. Esta FSB de inclinación neoliberal, fue más tarde borrada de los registros electorales en julio de 2003, por no poder cumplir con los requisitos de inscripción de un mínimo de militancia exigido por la Corte Nacional Electoral.

La línea de izquierda, bajo el liderazgo de David Añez Pedraza, surgió de una ruptura con el sector de derecha, considerando que Añez fue primero el Jefe de este sector de derecha. Para 1987, la Falange de izquierda cambió su sigla, dando lugar a la constitución de un nuevo partido llamado el Movimiento al Socialismo Unzaguista (MAS-U). Luego, se borró el añadido de Unzaguista, para quedar con el rótulo de Movimiento al Socialismo (MAS), en el que luego se incluyó al dirigente cocalero Evo Morales Ayma, quien se constituyó en su nuevo jefe.

Los acontecimientos de febrero y octubre de 2003 en Bolivia; que provocaron la huida del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada; remecieron drásticamente el panorama político, suscitando importantes cambios en la existencia de los partidos y del futuro de la Nación; sumados estos a la victoria del MAS en las elecciones de 2005.[cita requerida]

Actualidad, Constituyente y referéndum[editar]

Por su parte, la línea nacionalista original de FSB tomó el rumbo de la actuación sin transacciones, presentando sus aportes políticos a la sociedad civil; actuando sus ideólogos y personeros, en corporación o individualmente. Desde la implantación del modelo neoliberal en 1985, los líderes de FSB emitieron diversos documentos de oposición a este sistema, manteniendo la continuidad antiimperialista de la ideología falangista; como el mensaje de 1987, bajo el título "Falange esclarece posiciones ante el colapso de la Patria", cuyos dirigentes firmaron el documento, encabezados por dos de los fundadores sobrevivientes de FSB, como eran Guillermo Koening y Hugo Arias, como jefes honorarios y vitalicios.[23] En mensajes posteriores a la Nación, emitidos el 15 de agosto de 1988 y el 15 de enero de 1990; continuaron los líderes sucesores de las jefaturas de Koening y Arias, con Héctor Peredo Peredo, como nuevo Jefe nacional desde 1988, junto con Raúl Portugal Montalvo y Raúl Espinoza Uzquiano, como presidentes de los consejos nacionales. Estos dirigentes demandaron ante los poderes públicos, dar lugar a la instauración de la Asamblea constituyente, para hacer posible la realización del Nuevo Estado Boliviano.[24] Esta Constituyente, debía estar conformada por representantes de las fuerzas sociales e institucionales del país, bajo lo que denominaron el Pacto de Integración Nacional. Con este instrumento, generar las transformaciones políticas, económicas y sociales, junto con la reforma de la Constitución Política del Estado.[25]

Más tarde, los militantes falangistas y dirigentes, volvieron a insistir con esta propuesta, añadiendo la necesidad de convocar al pueblo a un referéndum nacional, como parte de las reformas constitucionales; en un manifiesto público enviado a los medios de comunicación, en octubre de 2000; a nombre de la Comisión Nacional de Organización de FSB, dirigida por Roberto Roca Lea Plaza, que actuó independientemente, sin vinculación con organismo alguno de Dirección oficial. De este modo, FSB se constituyó en el único movimiento político que planteó en Bolivia la Constituyente y referéndum[26]

Los partidos políticos y los gobiernos de entonces, criticaron y rechazaron estas propuestas; sin embargo, actualmente las están aplicando y las incluyeron en la Nueva Constitución Política del Estado[27] vigente desde el año 2004. Es más, la propuesta falangista de Nuevo Estado Boliviano fue empleada por diversos analistas en la sociedad civil, como una aspiración de la sociedad boliviana a la transformación del sistema político y económico, por un nuevo modelo nacionalista. Sin embargo, diversos partidos políticos de diferente signo ideológico; así como el gobierno del MAS, a través de sus personeros oficiales; tanto como los directivos de la Asamblea Constituyente; y otros organismos institucionales del país, han utilizado también como rótulo el nombre de Nuevo Estado Boliviano; aunque sin precisar el contenido ideológico y programático que debería contener esta propuesta.

Entre los años 2001 y 2007, el falangismo emitió diversos documentos de tipo ideológico y de propuestas sobre los temas de las reformas al Estado Nacional .Mediante estos documentos periodísticos, también denunció ante la opinión pública, respecto a la aplicación distorsionada de la Constituyente y el referéndum, que estaban perpetrando los partidos políticos y los gobiernos de turno. Que, ya desde los años anteriores de su preparación, estos instrumentos de consulta popular estaban siendo utilizados por agentes políticos nacionales, para instigar la disgregación del país con la preparación, por parte de la neo oligarquía, de autonomías regionales; con el fin de llevar a cabo la entrega de porciones del territorio boliviano y sus riquezas naturales, a los intereses de poderes extranjeros.Que la Asamblea Constituyente instalada en el año 2007, se convirtió en el campo de batalla de sectores políticos de izquierda y derecha, entre el oficialismo y la oposición; así como del riesgo de destrucción nacional, por la instrumentación de regionalismos divisionistas y la nueva Constitución promulgada el año 2009, por el gobierno de Evo Morales, que, al declarar a Bolivia como un "Estado plurinacional", profundizaba la atomización del país

Bajo estos lineamientos nacionalistas, Falange Socialista Boliviana se constituyó en el pivote fundamental del nacionalismo histórico en Bolivia; pues, sus postulados idelógicos influyeron en la política nacional. Postulados como el Nuevo Estado Bolviano; el no alineamiento internacional expresado en su anticapitalismo, anticomunismo y antifascismo; el socialismo boliviano; reforma agraria; revolución nacional; nacionalización de los principales medios de producción; redención del indio; Asamblea Constituyente y referéndum; entre otros, fueron tomados, incluso, por sus opositores, aunque fuese de manera distorsionada. Gobiernos y fuerzas políticas, sindicales y, hasta militares, aplicaron sus modelos y discursos, desde la izquierda a la derecha del espectro político boliviano. Personajes de la política boliviana, que militaron en las filas del falangismo, se convirtieron luego en sus detractores, pero, llevaron en su traspaso político la señal inequívoca de esta influencia; entre los que encontramos a los presidentes Alfredo Ovando Candia y Juan José Torres, que, en su oportunidad, fungieron como izquierdistas; al ya mencionado Marcelo Quiroga Santa Cruz y otras fuerzas similares que adaptaron su discurso marxista al del nacionalismo unzaguista y terminaron hablando de izquierda nacional, socialismo boliviano o liberación nacional. El MNR y su revolución del año 1952, PIR, ADN y, por último, el MAS, se encuentran entre quienes imitaron o fueron una consecuencia del movimiento falangista. Así quedó FSB inscrita en la historia, aunque muchos de los miembros de estas fuerzas ignoren la influencia decisiva que ella ejerció en sus propias organizaciones.

Símbolos[editar]

  • Escudo: Dividido en el campo interior en tres franjas, presentando la tricolor de la bandera boliviana; en rojo, la superior; amarillo al centro; y verde en la franja inferior. Dominando sobre el campo interior tricolor, se destaca una antorcha con fuego agitado, sostenida por un brazo vigoroso. Simboliza el ideal libertario que proclamó el prócer de la independencia boliviana Pedro Domingo Murillo. Coronando el escudo, se encuentra un sol naciente radiante, que representa el nuevo amanecer de Bolivia. En medio del sol, la sigla FSB. La antorcha flamígera es el símbolo oficial de Falange Socialista Boliviana.
  • Bandera: Azul. Simboliza la unidad nacional, con el ideal de la reintegración marítima de Bolivia.
  • Saludo: Brazo derecho extendido al lado del cuerpo y el antebrazo doblado hacia arriba, con la palma de la mano abierta; formando entre el brazo y el antebrazo un ángulo recto. Es el símbolo de la lucha y el trabajo. Este saludo es utilizado en las reuniones y concentraciones falangistas.
  • Gritos de Guerra: ¡Por Bolivia! y ¡Saludemos A Bolivia Engrandecida y Renovada (SABER)!. Establecidos al fundarse FSB el 15 de agosto de 1937.
  • Otros gritos de consigna: ¡Cuando se quiere vencer se vence! y ¡Venceremos!. Emitidos por Oscar Únzaga de la Vega, en su discurso como Jefe de FSB, al ser elegido para este cargo, en la Convención del 15 de agosto de 1945, en la ciudad de Oruro, Bolivia. Esta fecha es un referente muy anterior, si es que no existe una referencia aún más antigua, del grito ¡Venceremos! que se haya utilizado, respecto a cualquier otra tienda política en el mundo. Ni el gobierno de Fidel Castro en Cuba, en 1959 o el de Evo Morales en Bolivia, que lo empleó como "¡Patria o muerte: Venceremos!" en el año 2010, son los primeros en utilizarlo.
  • Lema oficial: Dios, Patria y Hogar.
  • Decálogo del falangista: Contiene diez preceptos éticos que guían la lucha falangista.
  • Canto a la juventud: Poema de Oscar Unzaga de la Vega, dedicado a la juventud y la Patria. Fue premiado en 1950 en los "Juegos florales kurmistas" de La Paz, con la medalla del saber.
  • Himnos oficiales: "Caudillo de mi antorcha"; letra y música de Eduardo Parra Ugarte. "Himno de Falange"; letra y música de Adrián Patiño.

Referencias[editar]

  1. "Ello explica asimismo, por qué han sido abiertos los fuegos en contra de este núcleo joven e incontenible, desde todos los frentes; porque en la política boliviana, es el que mayor perímetro de combate ha presentado contra las derechas injustas y contra las izquierdas disociadoras". Oscar Únzaga de la Vega, Secretario General de FSB, Mensaje al pueblo de Bolivia, 6 agosto 1941
  2. "...Y la miseria, impide que el pueblo boliviano celebre su aniversario patrio, porque mientras los Patiño, Aramayo, Hoschild, tienen dóciles servidores en los gobiernos que se apresuran a “corregir” las pocas conquistas sociales, el pueblo no tiene representantes ni mandatarios que se interesen por darles leyes de trabajo más humanitarias y más justas". Oscar Unzaga de la Vega, Secretario General de FSB, Mensaje de 6 de agosto de 1941, La Paz.
  3. "La Falange Socialista Boliviana es un movimiento popular que congrega en sus filas a todos los bolivianos que luchan por forjar una Patria grande y justa. Exige en su organización interna un riguroso concepto de disciplina, como subordinación consciente del individuo a la realización de un fin colectivo; y propugna un sistema de jerarquía, basado en la selección del más apto. Estos dos conceptos inspiran la estructuración del NUEVO ESTADO BOLIVIANO. Organismo eterno y supraindividual que represente a la Nación y cuya suprema misión no es esporádica en el tiempo y en la historia, sino que tiene la responsabilidad de eslabonar una continuidad armónica en el destino de las generaciones pasadas, presentes y venideras; y que excluye la indisciplina social representada por dos factores políticos: la desorganización anárquica, producida por el relajamiento del principio de autoridad, y el entronizamiento de tiranías oligárquicas o caudillistas. El sistema jerárquico suplirá los privilegios clasistas o de grupo, dando opción a cualquier boliviano a ocupar el puesto que su capacidad le asigne. Será el gobierno de un nuevo sentido democrático: no el derecho político de los más en servicio de los intereses de los menos, sino el deber político de minorías seleccionadas en servicio del pueblo todo". PROGRAMA DE PRINCIPIOS DE FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA, Acta fundacional de 15 de agosto de 1937, Santiago de Chile [1]
  4. "Se dio por entender en estos tiempos que los nacionalismos serios, fuertes, intransigentes, como son y deben ser todos los nacionalismos, representaban una forma de política nazi o fascista. Es decir, la propia negación nacionalista. Porque son justamente la antítesis de la conciencia nacionalista, el imperialismo, el extranjerismo y el internacionalismo". Oscar Únzaga de la Vega, Secretario General de Falange Socialista Boliviana, Mensaje al pueblo de Bolivia, 6 agosto 1941
  5. ."...Sólo un proceso de investigación sereno y completo, podría demostrar si la Falange Socialista Boliviana es una organización internacional fascista. Dicho proceso de esclarecimiento hemos solicitado -interesados como los que más- en julio de 1940, en agosto de 1941 y en febrero de 1943, emplazando a los poderes públicos a desmentir nuestra afirmación, hoy la repetimos: Falange Socialista Boliviana jamás ha mantenido relación ni dependencia con ninguna organización ni gobierno extranjero... Cuando las naciones del Eje estaban en su apogeo militar y en su éxito propagandístico, adoptamos esta divisa: "Ni Berlín ni Moscú: Bolivia nueva" (Mensaje del 6 de agosto de 1941 del Secretario General de FSB, Oscar Únzaga de la Vega). "Lo hemos repetido en todos los tonos, lo hemos practicado en todos los terrenos: Bolivia debe volver sus ojos a su propia realidad, sin buscar amos ni modelos en el exterior. Lo dijimos cuando en la guerra europea ganaban los nazis y lo repetimos también cuando perdían. Nuestro ideario no ha sufrido claudicaciones ni enmiendas, pues no somos de aquellos que por conseguir las veleidades del éxito momentáneo, reniegan de sus principios y mudan de piel con cada cambio de estación".Oscar Unzaga de la Vega, Carta abierta del Jefe de Falange Socialista Boliviana al Señor Presidente de la Junta de Gobierno, La Paz, 21 de septiembre de 1946 [2].
  6. LA REDENCIÓN DEL INDIO. "El indio es la raíz de nuestra nacionalidad. Un plan de reforma agraria le dará su liberación económica, y un plan educacional su calidad de dignidad humana. Haremos del indio un ser apto para cumplir una función social consciente en el Nuevo Estado Boliviano, habilitándolo para un trabajo técnico rural y para su emancipación cultural". Programa de principios de FSB, punto nueve del Acta fundacional de 15 de agosto de 1937, Santiago de Chile [3]
  7. NUEVO ORDEN ECONÓMICO. "Todo boliviano tiene la obligación de trabajar y producir. El trabajo y la producción deben beneficiar a la colectividad entera. Combatiremos la inmovilidad y la fuga de capitales, la hipertrofia del poder financiero de los potentados, y se nacionalizarán progresivamente las principales fuentes de producción". Programa de principios de FSB, punto ocho del Acta fundacional de 15 de agosto de 1937, Santiago de Chile [4]
  8. POLÍTICA CONTINENTAL. Creemos en la unidad de destino de los países indoamericanos y en la necesidad de una política continental de cooperación y comprensión espiritual, para formar un frente único contra cualquier imperialismo extranjero. Programa de principios de FSB, punto quince del Acta fundacional de 15 de agosto de 1937, Santiago de Chile)[5]
  9. Oscar Unzaga de la Vega, Secretario General de Falange Socialista Boliviana, Mensaje del 6 de agosto de 1941
  10. . A propósito, el punto tres de la Norma programática de la Falange Española expresaba así: "Tenemos voluntad de imperio. Afirmamos que la plenitud histórica de España es el imperio... Respecto de los países de Hispanoamérica, tendemos a la unificación de cultura, de intereses económicos y de poder. España alega su condición de eje espiritual del mundo hispánico como título de preeminencia en las empresas universales". (José Antonio Primo de Rivera, noviembre de 1934).
  11. Carta abierta del Jefe de Falange Socialista Boliviana al Señor Presidente de la Junta de Gobierno, 21 de septiembre de 1946
  12. "Más de medio siglo de enfrentamiento con la política opresiva y degradante del imperialismo americano, en el que hemos sacrificado miles de valiosas vidas de nuestros valerosos militantes, nos dan derecho y autoridad para plantearle al país, el siguiente balance de la realidad política actual... El Fondo Monetario Internacional, el BID, el Banco Mundial, en sintonía directa con el Departamento de Estado de USA; manejan los destinos políticos de la Patria con grave daño para el presente y el futuro del Estado boliviano; cuya seguridad no sólo que está peligrosamente amenazada, sino que se encuentra en manos extranjeras. El 2 de junio de 1986 se firmó en Washington DC un amplio documento de préstamo por 48 millones DEG, equivalente a 55 millones de dólares de ese año, entre la Asociación Internacional de Fomento (AIF) representada por su Vicepresidente A. David Knox y la República de Bolivia representada por su embajador Fernando Illanes; mediante el cual el Gobierno de Bolivia se comprometió adoptar la terminología económica que actualmente utiliza; proceder al cierre de las minas nacionalizadas consideradas deficitarias; despedir trabajadores; reestructurar ENDE, ENFE, YPFB, COMIBOL... Mediante el actual régimen entreguista, la Nación está condenada a permanecer en las sombras del subdesarrollo; a menos que una enérgica y unánime decisión patriótica de la República resuelva proceder al cambio inmediato del sistema de gobierno vigente, con objeto de rescatar la soberanía política del Estado boliviano; lógicamente evitando caer en la órbita del imperialismo soviético..." Héctor Peredo Peredo, JEFE DE FSB, Mensaje a la Nación, periódico Antorcha, 15 de agosto de 1988, La Paz, Bolivia.[6]
  13. "Pero hoy, son nuestros amos, unos cuantos gringos que gobiernan a través de las logias, unos cuantos malos bolivianos, dueños de nuestra hacienda; la rosca, la gran minería, el imperialismo, los que tienen maniatado y sometido al pueblo".Oscar Unzaga de la Vega, Secretario General de FSB, Mensaje de 6 de agosto de 1941, La Paz.
  14. La liberación nacional es un postulado de origen patriótico, que emplearon en su oportunidad, diversos movimientos como el de la resistencia samil en Corea, para liberarse de la dominación japonesa, entre 1910 a 1945; de la resistencia francesa contra la invasión alemana, durante la segunda guerra mundial; en la India, con Gandhi frente al colonialismo inglés; o la lucha por el surgimiento del nuevo Estado de Israel,etc.
  15. "A Falange Socialista Boliviana no le interesa interrumpir la marcha de proceso que la realidad a impuesto al gobierno de la Revolución Nacional. Ninguna lección histórica es tan dura para los marxistas como la que nos da el Presidente Siles, renegando de todo cuanto hizo el Vicepresidente Siles. Jamás en la historia sudamericana tuvo que pasar por la vergonzosa prueba de renegar de su programa y volver contrito sobre sus pasos en la más humillante de las retractaciones.La revolución que proclamó en el campo de María Barzola, en presencia de líderes izquierdistas del continente “la última noche del imperialismo norteamericano”, vive y supervive gracias al socorro de la gran democracia del norte; los que llegaron al poder combatiendo el entreguismo de los viejos partidos, siguen entregando reservas forestales, yacimientos petrolíferos, riquezas auríferas, al capital financiero internacional que tanto combatieron; los bulliciosos abogados contra la Standard Oil y a favor del monopolio de YPFB, han devuelto el petróleo a la Standard y sus subsidiarias y son los que han iniciado negociaciones para vender YPFB a los trusts internacionales; los que nacionalizaron las minas para que el cien por ciento de las divisas, según decían, beneficie al Estado, en la Conferencia Económica de Buenos Aires, por boca de Guevara Arze, las han ofrecido a la empresa privada que quiera hacerse cargo; los que crearon la Corporación Minera, como “instrumento de nuestra emancipación” son los que están liquidando a la COMIBOL, al Banco Agrícola y al Banco Minero; los que proclamaron y firmaron el “ACTA DE LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA DE BOLIVIA” han puesto al país en el grado más absoluto de dependencia de la caridad extranjera; el partido que anunció que su gobierno era régimen de obreros y campesinos ha llevado, a través de desfiles ruidosos, a esos obreros y campesinos al hambre, a la desocupación y a la “masacre blanca”.Asombrados de sus propias contradicciones, obligados por el realismo norteamericano a ejecutar un plan económico que empieza con la muerte ideológica de la Revolución Nacional, los líderes del MNR no aciertan a encontrar al culpable dentro de sus propias filas ni a sancionarlos. Acusan a los comunistas y trotskistas, incrustados en su alto mando, como a los autores de las medidas revolucionarias del anterior gobierno; los acusan pero no los expulsan; acusan y atribuyen al sadismo de los criminales de Control Político el crecimiento extraordinario de la oposición; los acusan pero no los destituyen.Ha querido pues, el destino sancionar a los irresponsables que jugaron y negociaron con la suerte del país y enseñarles que no se puede ser impune en el camino de la perversidad y del fraude; que no se puede explotar la esperanza de los humildes para llevar a esos trabajadores a la miseria y la desocupación; que no se puede combatir a las clases productoras, calificándolas como enemigas del pueblo sin destruir la producción misma y los fundamentos de una economía próspera y diversificada para el futuro.El gobierno de Siles Zuazo es el cortejo fúnebre que lleva al cementerio los despojos de la Revolución Nacional. El MNR, disfrutando del poder, ha sido vencido por el MNR, por sus ideas y realizaciones". DESDE BOLIVIA OSCAR ÚNZAGA HABLA AL PAÍS, Oscar Únzaga de la Vega, Jefe Nacional de FSB, periódico "Antorcha", La Paz, 31 de enero de 1958).[7]
  16. "Al son de himnos y clarines, falangistas marchemos ya...", letra y música de Adrián Patiño, FSB, Programa de principios y otros documentos, 1972, Cochabamba [8]
  17. "Todo esto sucedía bajo una bien orientada directiva de elementos nazicomunistas. Así, se tuvo al famoso oficial de las SS de Hitler, Mario Busch; luego a los comunistas Wolff y Francisco Lluch, expertos en torturas y campos de concentración; también al demagogo Ernesto "Ché" Guevara, hoy figura principal de Cuba comunista, como asesor especial y protegido de Víctor Paz Estenssoro". Laureles de un Tirano,Hernán Barriga Antelo,Empresa Industrial Gráfica E. Burillo, primera edición, La Paz, 1965, página 19
  18. "Alberto Guzmán Rojas publicó un libro "Chuspipata: la montaña maldita" en la que asegura la presencia de alemanes vestidos a la clásica usanza de las SS en las ejecuciones de 20 de noviembre de 1944. Posteriormente, ya en 1952 desde Buenos Aires viajan grupos de croatas de franca tendencia nazi. Mario Busch refiere, en el 'O ESTADO DE SAO PAULO' que estos fueron contratados por el Presidente Víctor Paz Estenssoro para cumplir diversas actividades en el país". ¡Los nazis en Bolivia! periódico NUEVA CRÍTICA, tercera etapa, página 16, La Paz, 6 de junio de 2005
  19. "Falange Socialista Boliviana había convocado al pueblo de La Paz, consecuente con su postulación democrática y al amparo de las garantías constitucionales ofrecidas a la oposición por el gobierno, para efectuar la proclamación de sus candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de la República, llamados a terciar en las elecciones de junio. Concurrimos a dicho acto animados de un veraz espíritu pacifista –del que dimos prueba elocuente y palmaria en la grandiosa manifestación con que se recibió al Jefe del Partido a su regreso del exilio- y confiando en la sinceridad de la palabra oficial. Grande fue nuestra decepción al constatar que, antes de iniciarse el acto, fuerzas de la Sección Segunda y del MNR iniciaron de improviso un ataque frontal contra los circunstantes, mediante piedras, laques y disparos de armas cortas".De la proclamación electoral de Oscar Únzaga de la Vega, Jefe y candidato presidencial de Falange Socialista Boliviana, 27 de mayo de 1956, La Paz [9]
  20. "Los camisas blancas de Falange Socialista Boliviana, que a la sazón hacían un cordón de honor y seguridad frente al local desde cuyos balcones debía efectuarse la proclamación, acudieron de inmediato a repeler la agresión de que se nos hacía víctima, protegiendo así la población allí congregada, en la cual se contaban mujeres y ancianos, que de otra manera, hubiesen sucumbido al ataque. Ocasión es esta para exaltar el valor y la decisión con que actuaron los camisas blancas, repeliendo no uno, sino consecutivos asaltos de las turbas movimientistas al mando de Rolando Requena, que en ningún caso consiguieron romper su unidad. Y, oportunidad es esta también, para hacer notar al país que, los camisas blancas actúan como un símbolo de paz; con el pecho descubierto y sin armas en las manos, y en una gallarda expresión de noble juventud. Bajo una lluvia de piedras y las detonaciones de armas de fuego, y cuando ya habían llegado a nuestro local nuestros primeros heridos, se dio comienzo a nuestro acto de proclamación. De ello, son testigos insobornables, el pueblo y los representantes de la prensa nacional y extranjera allí congregados. Si bien fracasó el Movimiento en su intentona por disolver nuestra concentración, ha dejado, sin embargo, un saldo trágico de cuarenta heridos, un estudiante muerto Willy Paniagua Blanco, ha consecuencia de un disparo hecho por Rolando Requena, según las versiones recogidas, y tres desaparecidos, Carlos Portugal, gravemente herido y que fuera sacado de la Asistencia Pública por la gente de la Sección Segunda, Freddy Cortéz y Maldonado, todos falangistas. El cadáver de nuestro camarada Paniagua, pese a la custodia que se hizo de nuestra parte en la Clínica San Luis, fue finalmente robado por la fuerza a mediodía de hoy, y sabemos que, valiéndose de artimañas harto conocidas, pretende ahora el MNR hacerlo aparecer como una víctima movimientista. Paniagua, además de ser estudiante, formaba parte de los camisas blancas. De la proclamación electoral de Oscar Únzaga de la Vega, Jefe y candidato presidencial de Falange Socialista Boliviana, 27 de mayo de 1956, La Paz [10].
  21. SIVAK, Martín (1980) El asesinato de Juan José Torrez: Banzer y el Mercosur de la muerte: 44-51. Buenos Aires: Ediciones del Pensamiento Nacional.
  22. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Banzer
  23. Punto 15. "Ultraje a la dignidad nacional por el sometimiento incondicional a los mandatos del imperialismo yanqui; comprobado documentalmente con la lectura que se dio en el Parlamento de las instrucciones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional; traducidos literalmente en los decretos de rehabilitación de la minería dictados por Paz Estenssoro, cuya vida ha sido íntegramente consagrada a la destrucción de la Patria.16. Atropello a la soberanía nacional por el imperialismo yanqui, mostrándonos ante la mirada internacional como a un Estado interdicto al obligar al obsecuente gobierno de Paz Estenssoro a organizar una satrapía de factura americana; bajo la supervisión de Jeffrey Sachs, interventor económico en el Palacio de Gobierno, encubierto con el título de asesor y la vigilancia aduanera de la SGS integrada por funcionarios extranjeros prepotentes... reforma monetaria y todas las medidas de gobierno que están destruyendo la nacionalidad, han sido aprobadas por la mayoría parlamentaria compuesta por representantes de ADN y el MNR.20. La condena mortal que se hace al pueblo, obligándolo a perecer de hambre para pagar la deuda externa que enriqueció fundamentalmente a Banzer, está dando origen a una generación que no sólo odiará su tierra, sino que por la desnutrición, los niños actuales están creciendo con un cretinismo crónico y muy pronto tendremos un pueblo fisiológicamente idiotizado. Es por eso que ninguna concertación política ya es posible alrededor de estos dos nefastos personajes; y, tanto Paz Estenssoro como Banzer, deben renunciar para siempre a intervenir en la vida política del país, al que ya han ocasionado tanto daño irreparable... El único baluarte del civismo nacional es Falange Socialista Boliviana, condenada al ostracismo del silencio por las fuerzas de ocupación que manejan al gobierno... Desafiando el bloqueo de los medios de comunicación social, FSB, el 18 de abril de 1985, dio la voz de alerta al país, entregando las copias a la prensa, de una carta dirigida al Senado americano, por intermedio de la embajada americana; denunciando la violación del principio de no intervención en los asuntos internos de los pueblos, consagrado en la Carta Fundamental de la Organización de las Naciones Unidas; por parte del embajador americano, quien ofreció apoyo económico y técnico para el verificativo de las elecciones generales; las mismas que serían nulas de pleno derecho por esta actitud de intromisión foránea". Extractos del documento FALANGE ESCLARECE POSICIONES ANTE EL COLAPSO DE LA PATRIA, DIRIGENTES NACIONALES DE FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA: Guillermo Koening V., fundador de FSB, Jefe honorario y vitalicio en funciones de jefatura; Hugo Arias B., fundador de FSB, Jefe honorario y vitalicio en funciones de jefatura; Hernán Ardaya Paz, Presidente electo del Tribunal de Honor; Héctor Peredo P.; Raúl Portugal M.; Víctor Sierra M.; Alberto Ríos L.; Humberto Frías B.; Rafael Segales; Luis Ramírez M.; Jorge Alvéstegui; Napoleón Núñez del Prado; Eduardo Parra; Manuel Aquise; Enrique Urquidi; Carlos Quintana.Fuente: Periódico “HOY”, 12 de junio de 1987, La Paz.[11]
  24. "En resumen, Señor Comandante General de las Fuerzas Armadas de la Nación; ya no es posible ninguna forma de concertación entre el pueblo y el gobierno actual, ni política, ni económicamente y mucho menos en el campo de la moral pública; por lo que, en defensa de la soberanía y la sobrevalencia histórica de la República, es imprescindible llamar de inmediato a una CONSTITUTENTE y proceder a las enmiendas de la Carta Magna; necesarias para garantizar la generación realmente democrática de los poderes del Estado en las próximas elecciones generales; haciendo posible de ese modo, el reordenamiento institucional de la Patria". Ing. Héctor Peredo Peredo, JEFE DE FSB; Ing. Raúl Espinoza Uzquiano, PRESIDENTE DEL CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL; Raúl Portugal Montalvo, PRESIDENTE DEL CONSEJO EJECUTIVO NACIONAL. CARTA ABIERTA DEL JEFE Y PRESIDENTES NACIONALES DE FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA A LAS FUERZAS ARMADAS DE LA NACIÓN, La Paz, 15 de enero de 1991, periódico HOY. [12]
  25. "Los máximos representantes de los tres poderes del Estado, se han descalificado a si mismos y tienen el deber moral de presentar renuncia inmediata a las altas funciones que ejercen; teniendo en cuenta además que la Nación entera ya les revocó el supuesto mandato que les otorgó en las pasadas elecciones, con las protestas masivas de indignación por los atentados que cometen contra la supervivencia histórica de la Patria. Falange Socialista Boliviana propone a la Nación la sustitución de la democracia impuesta al servicio de intereses foráneos, con una democracia autónoma surgida de las entrañas mismas del pueblo; como sólida y auténtica expresión de la voluntad soberana de las grandes mayorías nacionales, conformando una gran PACTO DE INTEGRACION NACIONAL, en el que participarían las organizaciones campesinas, los organismos cívicos departamentales y provinciales, los grandes sectores productivos y de servicios de la Patria, ganaderos, industrias forestales, agroindustria, transportistas, mineros, petroleros, industrias de transformación, constructores, banca, comercio, gremiales, empleados públicos, trabajadores en general y todas las instituciones obligadas por ley a velar por la seguridad del Estado boliviano. El Pacto de Integración Nacional, en el más breve plazo, mediante consultas a las filiales departamentales, presentaría la conformación de un gobierno de transición; que tendría la finalidad primordial de llamar a una CONSTITUYENTE, para rectificar las muchas anomalías introducidas en la Ley Electoral en los últimos años y actualizar la Constitución Política del Estado vigente a la fecha. Después de este período de reordenamiento nacional, se procedería a regularizar la vida del país, sujeta a un Régimen de Derecho y al imperio de la ley, para combatir con firmeza y seriedad el narcotráfico; única manera de limpiar la imagen estereotipada de Bolivia en el exterior y rescatar la soberanía de decisiones en la formulación de las políticas apropiadas para el uso de nuestros recursos naturales; que nos permita salir del humillante subdesarrollo en el que nos debatimos." Del documento MENSAJE DEL JEFE DE FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA A LA NACIÓN,Héctor Peredo Peredo Jefe de FSB, periódico "Antorcha", 15 de agosto de 1988, La Paz.[13].
  26. "Es necesario que el pueblo de Bolivia se exprese libremente sobre los cambios estructurales que tanto necesita; por eso, planteamos que como paso previo a la convocatoria de una CONSTITUYENTE, se convoque a un REFERÉNDUM NACIONAL, PARA QUE EL PUEBLO MANIFIESTE CUALES SON LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES QUE CON URGENCIA REQUIERE. Así será posible construir un NUEVO ESTADO NACIONAL, que verazmente sea multiétnico y pluricultural... El sistema político formal está obsoleto. Requiere transformación, porque no responde a las necesidades de la hora. Es débil, porque carece de legitimidad, y es corrupto. El pueblo boliviano ha identificado con mucha nitidez su ineficiencia e impunidad. Esta realidad se refleja claramente en el repudio general que el pueblo boliviano manifiesta hacia el Poder Legislativo; considerando que debe ser sustituido por el Poder Constituyente que emana del pueblo". MENSAJE A LA NACIÓN DE LA COMISIÓN NACIONAL DE ORGANIZACIÓN DE FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA, periódico Jornada, 18 de octubre de 2000, La Paz. Firmantes: Roberto Roca Lea Plaza, Walter Dalence, Antonio Velasco Lozada, Sergio Portugal Joffre, Oscar Kellemberger, José Hurtado, René Sierra, José Sevilla, Germán Arratia, Ronaldo Reque, Luis Carrasco, Julio Sandoval, siguen firmas.[14]"
  27. ANTES: Artículo 4. I. "El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y de las autoridades creadas por Ley". Constitución Política del Estado, vigente desde su promulgación el 2 de febrero de 1967/ DESPUÉS: Artículo 4. I. "El pueblo delibera y gobierna por medio de sus representantes y mediante la Asamblea Constituyente, la Iniciativa Legislativa Ciudadana y el Referéndum, establecidos por esta Constitución y normados por Ley". Nueva Constitución Política del Estado, Ley Nº 2650, Ley de 13 de abril de 2004.

Bibliografía[editar]

  • FSB, programa de principios y otros documentos, 1972, cochabamba.
  • Oscar Unzaga de la Vega, Mensajes a la Nación: julio de 1940, agosto de 1941, junio de 1942, febrero de 1943, agosto de 1944, septiembre de 1946, agosto de 1953, agosto de 1956, Bolivia.
  • José Antonio Primo de Rivera, Obras completas, Ediciones de educación popular de FET de las JONS, 1945, Madrid.
  • Alfonso Kreidler Rivero, Trece años de resistencia, memorias, Talleres gráficos Bolivianos, 1968, La Paz.
  • Hernán Barriga Antelo, Laureles de un tirano, Editorial Burillo, 1965, La Paz.
  • Andrés Soliz Rada, La fortuna del Presidente, impresiones "Quality" SRL, 2005, La Paz.
  • Hugo Roberts Barragán, Las treinta monedas, Editorial Iris, 1992, Santa Cruz.
  • Sergio Portugal Joffre, Los Derechos Humanos ante la historia, Periódico El Diario, 9 de junio de 2001, La Paz.
  • Sergio Portugal Joffre, Informe resumen sobre las violaciones de los derechos humanos durante los gobiernos de Víctor Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo (1952 - 1964), documento entregado al H. Congreso Nacional, junio de 2001, La Paz.
  • Héctor Peredo Peredo, FSB Mensaje de Jefatura, periódico Antorcha, 15 de agosto de 1988, La Paz.
  • Héctor Peredo Peredo, Raul Espinoza, Raúl Portugal, jefe nacional y presidentes de consejos nacionales, FSB Mensaje a la Nación, Periódico Los Tiempos, 15 de enero de 1991, Cochabamba.
  • Comisión Nacional de Organización de FSB, Mensaje a la Nación, Periódico Jornada, 25 de octubre de 2000, La Paz.
  • Join Simon Wiesesenthal. Center and Promote Human Rights Organización judía internacional de derechos humanos. (en inglés)
  • http://bolivianismo.blogspot.com/ FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA. Espacio de consulta documental.
  • [17] THE MODESTO BEE, 11 diciembre 1960, artículo en inglés sobre el oficial nazi Mario Busch

Enlaces externos[editar]