Emilia Llanos Medina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emilia Llanos Medina
Información personal
Nacimiento 13 de enero de 1885 Ver y modificar los datos en Wikidata
Villanueva del Arzobispo, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de agosto de 1967 Ver y modificar los datos en Wikidata (82 años)
Granada, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Emilia Llanos Medina (Villanueva del Arzobispo, 13 de enero de 1885[1]​-Granada, 29 de agosto de 1967) fue amiga de Federico García Lorca y de otros artistas que vivieron en Granada entre 1920 y 1936, como el pintor Ismael González de la Serna o el músico Manuel de Falla. Fue una mujer intelectualmente inquieta, aficionada a la lectura y las antigüedades. Estuvo ligada a la tertulia del Rinconcillo del Café Alameda en Granada.

Biografía[editar]

Su padre, Arturo Llanos Baeza, natural de Granada, era capitán de la Guardia Civil en esa plaza; su madre, Angeles Medina Huete, también natural y vecina de Granada, fue a visitar a su marido a Villanueva y aquí le sorprendió el parto de su hija. La estancia de la familia en la ciudad jiennense duró poco, pues el capitán Arturo Llanos fue expedientado, “por su reincidencia en el vicio de contraer deudas injustificadas ".[2]

La familia volvió a Granada; el hermano mayor, Manuel Llanos Medina, ingresó en la Academia Militar en 1888 y en 1895 fue enviado a luchar a Cuba. El padre de Emilia, Arturo Llanos, murió el 19 de septiembre de 1899 en el Hospital Militar de Castilla la Nueva. De esta manera a principios del siglo XX la madre, viuda, y las dos hijas, Emilia y Concha, tuvieron que establecerse, junto con la hermana de la madre, Concepción Medina Huete, en casas alquiladas dentro del recinto de la Alhambra, primero junto a la Puerta del Vino y después en la calle Real de la Alhambra 22.

Poco se sabe de la juventud de Emilia Llanos Medina. Una salud delicada la llevó a la lectura, y su residencia entre la Alhambra y el Generalife la acercó al ambiente artístico que rodeaba a los monumentos nazarís. Antes de 1936 estableció relaciones profundas y duraderas con varios artistas destacados: con el pintor Ismael González de la Serna, con el poeta Federico García Lorca, con el compositor Manuel de Falla y con el fotógrafo barcelonés Adolf Mas. También conoció a Ángel Barrios, Óscar Esplá, Andrés Segovia y a Juan Ramón Jiménez, entre otros intelectuales. El pintor Manuel Ángeles Ortiz la consideraba una de las musas de la tertulia granadina del Rinconcillo, junto a Emilia Aragón y Emilia Dávila.[3]​ Fue una figura imprescindible del rico ambiente artístico granadino en la Edad de Plata.

La amistad con Ismael G. de la Serna[editar]

Hacia 1915 entabló amistad con el pintor Ismael González de la Serna, asiduo visitante del Generalife. La correspondencia entre Emilia Llanos e Ismael G. de la Serna se inicia en 1917, año en que Ismael marcha a Madrid, y continúa a partir de 1921 desde París, donde triunfaría como pintor vanguardista, prolongándose hasta 1933, fecha de la vuelta del pintor a Granada para exponer en el Centro Artístico. Fue Ismael G. de la Serna quien presentó a Emilia Llanos en el año 1918 al entonces joven poeta Federico García Lorca, quien acababa de publicar su primer libro, Impresiones y paisajes, con portada de Ismael. A través de las numerosas cartas conservadas, todas del pintor a Emilia Llanos, se entrevé una amistad profunda y duradera; Ismael le confía sus preocupaciones, tanto artísticas como sentimentales, y anima continuamente a Emilia Llanos a dejar Granada y reunirse con él en Madrid o París.

La amistad con Federico García Lorca[editar]

A finales del mes de agosto de 1918 Ismael G. de la Serna llegó a casa de Emilia Llanos con un joven escritor que quería conocer a una mujer que leía a Maeterlinck; era Federico García Lorca, quien volvería solo a casa de ella al día siguiente para regalarle, dedicado, un ejemplar de su primera obra, Impresiones y paisajes.[4]​ Emilia quedaría impresionada, según afirmaciones posteriores,[5]​ por el poeta granadino, por quien sintió un gran afecto y con el que mantuvo una estrecha amistad hasta 1936. Se conservan numerosas cartas entre Emilia Llanos y Federico García Lorca;[6]​ una de ellas, la enviada por el poeta desde Madrid el 28 de noviembre de 1920, fue interpretada por Emilia como una declaración amorosa a la que ella no contestó debidamente. Después, y hasta 1936, Federico y Emilia se siguieron encontrando en el piso de ella en Plaza Nueva 1 o en las numerosas tertulias a las que ambos acudían o en la Huerta de San Vicente, pues Emilia Llanos era buena amiga de toda la familia García Lorca.[7]​ Federico le dedicó libros y dibujos, le presentó a sus amigos, entre ellos a Juan Ramón Jiménez. Cuando los sucesos de agosto de 1936 hicieron necesario ocultar a Federico, se pensó en la casa de Emilia Llanos, aunque finalmente se elegiría la de Luis Rosales. Tras la detención del poeta, la familia pidió a Emilia Llanos que subiera al Carmen de Manuel de Falla para que este intercediera por él, pero no lo hizo porque algunos amigos falangistas le aseguraron que Federico ya estaba muerto. No poder ayudarlo provocó en Emilia Llanos un sentimiento de culpabilidad que la acompañaría hasta el final de sus días. Cuando en 1955 llegó a Granada el norteamericano Agustín Penón para investigar la muerte de Federico García Lorca, Emilia Llanos le ayudó a conocer mejor al escritor y lo acompañó a Víznar y Alfacar en busca del lugar donde fusilaron a García Lorca.[8]​ Emilia Llanos murió el 29 de agosto de 1967 tras unos años de enajenación en los que llamaba continuamente a Federico.[9]

La amistad con Manuel de Falla[editar]

Emilia Llanos conoció a Manuel de Falla y a su hermana María del Carmen gracias a Federico García Lorca, quien la introdujo en la tertulia del Carmen de la Antequeruela.[10]​ Emilia participó activamente en los actos previos al Concurso de Cante Jondo (1922), como en las tertulias de la taberna de don Antonio Barrios, el Polinario,[11]​ o en los conciertos de Andrés Segovia en el hotel Alhambra Palace. Durante el Concurso lució las galas recomendadas a las mujeres y con ellas aparece en numerosas fotografías. La amistad con el compositor y con su hermana se consolida en años posteriores, de los que data la correspondencia entre Emilia Llanos y Manuel y Carmen de Falla.[12]​ Cuando Manuel de Falla y su familia deciden marchar a Argentina en septiembre de 1939, Emilia Llanos acude a despedirlos en el jardín del Carmen; no volvería a escribirse con el músico, pero sí con su hermana María del Carmen, con quien tendría un emotivo reencuentro en septiembre de 1966, cuando por última vez, ambas próximas a la muerte, se reunieron para merendar en torno al busto de Manuel de Falla que preside el jardín del Carmen de la Antequeruela.[13]

La amistad con Adolf Mas[editar]

Emilia Llanos Medina viajó a Barcelona en 1923 acompañada de su amiga Emilia Aragón Pineda. Entre otros intelectuales catalanes conoció al reputado fotógrafo Adolf Mas Ginestà, creador del Arxiu Mas de Barcelona.[14]​ La amistad entre Adolf Mas y Emilia Llanos se inició en 1923 y continuó hasta la muerte del primero en 1936; se plasmó en cartas y en las visitas que el hijo de Adolf Mas, Pelai Mas Castañeda (1891-1954) hizo a Granada en 1924 y en 1926. Durante la primera, Pelai Mas realizó un reportaje fotográfico en la Alhambra a Emilia Llanos ataviada con el traje que lució en el Concurso de Cante Jondo; algunas fotos de este reportaje fueron regaladas por Emilia Llanos a Federico García Lorca y a Manuel de Falla, entre otros, y una de ellas sirvió de modelo a un anuncio de Aspirina de finales de los años 20.

Referencias[editar]

  1. Acta de nacimiento en el Registro Civil de Villanueva del Arzobispo (Jaén), libro 30 de nacimientos, folio 229.
  2. Datos extraídos del Archivo General Militar de Segovia, legajos LL-74 y 88.
  3. Rodrigo, Antonina (2010): Federico García Lorca y Manuel Ángeles Ortiz. Memorias de Granada, Alcalá la Real, ed. Zumaque
  4. Este ejemplar dedicado se conserva actualmente en el Museo Casa de los Tiros (Granada).
  5. Los recuerdos de Emilia Llanos fueron recogidos por Agustín Penón y posteriormente publicados por Ian Gibson (1990) y por Marta Osorio (2009 y 2015).
  6. En la Fundación García Lorca, Madrid-Granada.
  7. Véase García Lorca, Isabel (2002): Recuerdos míos, Barcelona, Tusquets.
  8. Los detalles y los avatares de la amistad entre Penón y Emilia Llanos están recogidos en los libros de Marta Osorio (2009 y 2015)
  9. Testimonio de su criada, Dolores Cebrián, recogido por Eulalia-Dolores de la Higuera (1980: 77 y ss.)
  10. Osorio, Marta (2009): Miedo, olvido y fantasía, p. 514.
  11. Molina Fafardo, Eduardo (1990): Manuel de Falla y el "Cante Jondo",Granada, p. 122
  12. La correspondencia entre Emilia Llanos y los Falla se conserva en la Fundación Manuel de Falla (Granada):
  13. Kastiyo, José Luis (2015): "Cincuenta años de la casa museo Manuel de Falla de Granada", Ideal, 17 de julio de 2015.
  14. Actualmente en la Casa Amatller del Paseo de Gracia de la Ciudad Condal (Institut Amatller d'Art Hispànic).

Bibliografía[editar]

  • García Lorca, Isabel: Recuerdos míos, 2002, Tusquets.
  • Gibson, Ian: Federico García Lorca, 2011, Crítica.
  • Higuera, Eulalia-Dolores de la: Mujeres en la vida de García Lorca, 1980, Diputación de Granada.
  • Manjón-Cabeza Cruz, Dolores: "Emilia Llanos Medina, una villanovense excepcional", 2016, La Moraleja, pp. 40-41.
  • Molina Fajardo, Eduardo: Manuel de Falla y el "Cante Jondo", 1980, Universidad de Granada.
  • Osorio, Marta: Miedo, olvido y fantasía. Crónica de la investigación de Agustín Penón sobre Federico García Lorca, 2009, Comares.
  • Osorio, Marta: El enigma de una muerte. Crónica comentada de la correspondencia entre Agustín Penón y Emilia Llanos, 2015, Comares.
  • Rodrigo, Antonina: Federico García Lorca y Manuel Ángeles Ortiz. Memorias de Granada, 2010, Zumaque.