Emilia Águila Moya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Emilia Águila»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Emilia Águila

Primera Dama de México
18 de febrero de 1913-14 de julio de 1914
Presidente Victoriano Huerta
Predecesor María Enriqueta Flores
Sucesor Petra Treviño

Información personal
Nacimiento 7 de enero de 1860
Bandera de México Xalapa, Veracruz, México
Fallecimiento 15 de agosto de 1940 (80 años)
Bandera de México Ciudad de México, México
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católica
Familia
Cónyuge Victoriano Huerta (1880-1916)
Información profesional
Ocupación Primera Dama de México

María Francisca De Paula Emiliana Ninfa Águila Moya (Jalapa, Veracruz, 7 de enero de 1860 - 15 de agosto de 1940) fue la esposa del presidente de México Victoriano Huerta y Primera Dama durante los años de 1913 y 1914, tras el golpe de Estado que dio su esposo y que derrocó al régimen de Francisco I. Madero.

Primeros años y matrimonio[editar]

Procedente de una familia criolla que perdió buena parte de su riqueza durante la intervención francesa; Emilia Águila nació en 1860 en Xalapa, Veracruz, siendo la cuarta de los siete hijos - María Guadalupe (1854), Mercedes (1858), José Joaquín (1859), Ana Victoria (1863), María de la Luz (1866) e Hilario (1867) - del comerciante Marcos Águila Albarrán y su esposa María Concepción Moya Salazar, que gozaban de buena posición económica y que se habían casado el 18 de octubre de 1853. Fue bautizada el 12 de noviembre de 1860 en la parroquia San Sebastián Mártir del D.F. Fina, educada, amable, elegante, religiosa, con porte, llena de virtudes y con mucha distinción; siempre hubo la interrogante de qué fue lo que vio en un hombre tan sanguinario, majadero, alcohólico y grosero[1]​ como el general Victoriano Huerta, a quien conoció mientras él se encontraba en Veracruz haciendo labores topográficas. Contrajeron matrimonio el 21 de noviembre de 1880 en el templo de la parroquia de la Santa Veracruz en la ciudad de México, cuando ella tenía 20 años y él 30; procrearon trece hijos de los cuales sólo ocho sobrevivieron.

Cuando el general Joaquín Maas Flores y su hermana Mercedes Águila se casaron el 26 de febrero de 1879, Huerta se dio a la bebida pues estaba enamorado de ella, llegando a apadrinarle al hijo de ambos, el también general Joaquín Maas Águila. El matrimonio Huerta Águila no era feliz: eran sabidas las frecuentes francachelas del general y sus amoríos con muchas mujeres, llegando incluso a acosar a varias de ellas, como a la tiple María Caballé.[1]

Primera Dama de México, 1913-1914[editar]

Los años del matrimonio Huerta Águila transcurrieron entre Veracruz y la ciudad de México, lugar donde el general se dedicó a hacer buena parte de su trayectoria militar y a ocupar cargos en la administración pública. Emilia se consagró por completo al cuidado de su hogar y a atender a su esposo y a su numerosa progenie. Tras el golpe de Estado fulminante que terminó con el gobierno de Francisco I. Madero, y con el asesinato posterior de éste personaje y el vicepresidente Pino Suárez, en el mes de febrero de 1913 el general Huerta asumió la presidencia de la República y a Emilia, por ende, le correspondió ejercer como Primera Dama.

La señora Huerta cumplió con las obligaciones propias de una esposa de un mandatario. Asistió a fiestas oficiales, organizó conciertos y festivales para la beneficencia a los que invitaba a militares, a los ministros y al cuerpo diplomático con sus esposas; siempre acudía Emilia elegantemente vestida. La celebración social más importante que se efectuó durante la administración del general Huerta, y que fue el suceso de ese tipo más sonado quizás de los diecisiete meses que permaneció él como Jefe del Ejecutivo, fue la boda de su hija Luz con el capitán primero del Estado Mayor Luis Ignacio Carlos Fuentes Basauri. La boda se llevó a cabo en el templo de San Cosme, habiendo sido bendecidos por el arzobispo José Mora y del Río[2]​. Después se ofreció un banquete para trescientas personas en la casa familiar Huerta en la colonia San Rafael, donde permanecieron durante los meses que el general ejerció como presidente en lugar de mudarse a la residencia presidencial, el Castillo de Chapultepec. El vestido de Luz fue hecho en París, y en la corte nupcial desfilaron diez damas vestidas hermosamente y diez caballeros portando trajes de gran gala. Entre los invitados se encontraban antiguos influyentes y destacados aristócratas porfiristas.

Años posteriores y muerte[editar]

El fin para el régimen de Huerta llegó en 1914, cuando, por presiones del nuevo presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson, los europeos retiraron su apoyo. Además envió sus tropas a Veracruz. Pese a ello, Huerta dio batalla y no fue derrocado sino hasta que el entonces gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, se levantó en armas contra él. Al ver la situación, y a sabiendas de que sería derrotado seguramente, Huerta huyó del país con toda su familia. Se asientan en Barcelona, tierra natal de su yerno Francisco Colom Prat. Huerta no resistió estar tan lejos de México, por ello decide acercarse más a su país y se establece en Estados Unidos. Emilia regresó con sus hijos, yernos y nietos a bordo del buque "Manuel Calvo"; se establecieron en Nueva York el 13 de mayo de 1915. Huerta, por su parte, se va a Texas, donde empieza a planear su regreso a México. La Primera Guerra Mundial hace que los alemanes pretendan ayudarle para conseguir, a cambio, apoyo a su conveniencia. El espionaje británico descubrió la intriga e hicieron encarcelar a Huerta en la prisión militar de Fort Bliss, donde murió de cirrosis en 1916.

Emilia Águila y su numerosa familia, que con el pasar de los años creció mucho, vivieron en La Habana y después en San Antonio por un tiempo, luego de que falleciera Victoriano. Regresaron a México, a su casa particular en la colonia San Rafael de la capital. Ahí moriría Emilia a los ochenta años de edad el 15 de agosto de 1940[1]​; dejando siempre patente el recuerdo a sus nietos de su abuelo Victoriano Huerta como un hombre borracho, mal hablado y mujeriego, de quien había quedado viuda más de dos décadas antes de su muerte.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Sara., Sefchovich, (2002). La suerte de la consorte : las esposas de los gobernantes de México : historia de un olvido y relato de un fracaso (2a ed. rescrita y aumentada edición). Océano. p. 203-206. ISBN 9706516433. OCLC 51744451. 
  2. 1949-, Aguilar Castro, Alicia, (2006). Primeras damas, las ausentes presentes : historias de mujeres mexicanas (1a. ed edición). Documentación y Estudios de Mujeres, A.C. p. 85-86. ISBN 9686851607. OCLC 81251759.