El precio de tu amor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El precio de tu amor
Estás dispuesto a pagarlo
Serie de televisión
Género Telenovela
Creador María Zarattini
José Rendón
Reparto
Tema principal El precio de tu amor
(interpretado por José Cantoral)
País de origen México
Época de ambientación 2000
Idioma/s Español
Episodios 95
Producción
Productores Luis Miguel Barona
Productores ejecutivos Ernesto Alonso
Empresas productoras Televisa
Dirección Claudio Reyes Rubio (foro)
Rodrigo Zaunbos (locación)
Guion Orlando Merino (adaptación)
Jaime García Estrada (adaptación)
Tere Medina (edición literaria)
Cinematografía Víctor Soto (foro)
Aurelio García (locación)
Distribución Televisa Internacional
Emisión
Cadena original Las Estrellas
Horario Lunes a viernes 17:00 - 18:00
Duración 41-44 minutos
Primera emisión 4 de septiembre de 2000
Última emisión 12 de enero de 2001
Emisiones por otras cadenas Bandera de Polonia TVN
Bandera de Paraguay Telefuturo
Bandera de Paraguay Unicanal (2015)
Bandera de Ecuador Gama TV
Bandera de Ecuador Canal Uno
Bandera de Perú América Televisión
Bandera de República Dominicana Telemicro
Bandera de Estados Unidos Univisión (2001)
Bandera de Estados Unidos Galavisión
Bandera de Estados Unidos Telefutura
Cronología
Valeria y Maximiliano (retransmisión),
anteriormente Ramona
El precio de tu amor El noveno mandamiento
Producciones relacionadas
Al rojo vivo (1980)
Enlaces externos
Sitio web oficial
Ver todos los créditos (IMDb)
Ficha en IMDb
[editar datos en Wikidata]

El precio de tu amor es una telenovela mexicana producida por Ernesto Alonso para Televisa en 2000 y 2001. Fue protagonizada por Eduardo Santamarina y Eugenia Cauduro, con la participación antagónica de Yadhira Carrillo, Alejandro Ávila, Roberto Ballesteros y Macaria. Versión de Al rojo vivo producida por el mismo productor y canal en 1980.

Trama[editar]

Antonio Ríos es un noble mecánico honesto que trabaja en un taller automotriz junto a sus amigos Carmelo y "El Talachas". Vive en un multifamiliar junto a sus hermanas Valeria y Mary, a quienes quiere mucho y mantiene a petición de sus fallecidos padres. En ese lugar la gente ve con malos ojos a Valeria debido a su conducta libertina con los hombres. Rumores alimentados por los chismes y exageraciones de doña Licha. Antonio trata de enseñarle a sus hermanas a vivir honradamente, siendo hasta un punto, muy sobreprotector con ellas.

Gabriela es una hermosa joven de buena posición social que acaba de ingresar a trabajar al Consorcio Rangel, como diseñadora. Aunque es bien recibida en la empresa, su padre Rodolfo se opone a que ella trabaje. Para él, las mujeres siempre son inferiores en todo, razón por la que maltrata y humilla a Ana Luisa, su esposa; además de tener a una amante: Lolita, su secretaria personal. Sin embargo Rodolfo tiene muy buenas razones para tratar mal a Ana Luisa y esa razón tiene nombre y apellido: Octavio Rangel, el hombre de quien su esposa ha vivido enamorada siempre.

Tras una feroz discusión con su padre. Gabriela sale a dar una vuelta y conoce a Antonio, naciendo inmediatamente el amor entre ambos, pese a sus diferencias sociales. Sin embargo, Rodolfo aborrece a Antonio por el hecho de ser un simple mecánico, además de que él tenía planeado unir a su hija con el prestigioso arquitecto Fabián San Miguel, un hombre guapo, galante y caballero... al menos sólo de apariencia. Por otra parte Antonio tiene un desagradable encuentro con una vanidosa y arrogante joven llamada Sandra, quien resulta ser la sobrina de Don Octavio Rangel. Éste se ofrece a pagar por la reparación del auto de su sobrina, cuando de pronto sufre un desmayo y Antonio lo socorre. El médico le informa a Octavio que tiene cáncer y que podría morir pronto, ante lo cuál, decide arreglar algunas cosas en su testamento y de paso, ayudar a Antonio ya que al verlo, le recuerda a él mismo cuando comenzó su camino hacia el éxito, además de ver en él a un hombre noble y trabajador.

A Sandra y a Adelina, su fiel nana, les desagrada la idea de que Don Octavio apoye a Antonio en una suerte de "buen samaritano". Esa aversión llega a su clímax cuando él decide traer al muchacho y sus hermanas a vivir en la mansión Rangel (luego de que doña Licha los echara del multifamiliar arbitrariamente). Ambas mujeres empiezan a hacer un plan para arruinar la vida de Antonio y sus hermanas, como poner a trabajar a Valeria en el spa que Sandra dirige, generando un malentendido entre ella y Alejandro, un antiguo novio que buscaba reconquistarla (el malenmtendido en parte fue planeado por Rodolfo Galván, con el fin de fastidiar a Antonio)o intentar acusar a la pequeña Mary del robo de un costoso reloj, algo en lo que Silverio, ahijado de Don Octavio, interviene a favor de la niña.

Por otra parte,el amor de Antonio y Gabriela empieza a solidificarse cada vez más luego de un viaje de placer a la playa en La Paz y el constante apoyo profesional que ambos se dan, como por ejemplo, el que Gabriela diseñe una línea de muebles que apuntaban a ser todo un éxito; o que Antonio finalmente acabe la preparatoria nocturna y que empiece a trabajar en el área de cuentas del Consorcio Rangel, haciendo no sólo prosperar la fábrica, sino también el taller automotriz, dando el ejemplo a sus amigos para que también puedan superarse y crecer.

Sin embargo los problemas y las desgracias no tardan en llegar, empezando por el terrible descubrimiento que Silverio hace con respecto a Sandra y Adelina, lo que le cuesta la vida a manos de la segunda. Aunado a ésto, Gabriela sufre un feroz ataque a manos de un enmascarado que la viola y la deja embarazada, aunque pierde al bebé. Antonio la cree una mentirosa y maldice haberla amado tanto. Por otra parte las habladurías con respecto a Valeria se hacen más grandes en la colonia que Alejandro se convence de casarse con Norma, su ex novia. Y para colmo Don Octavio recae con lo de su cáncer, necesitando un transplante de médula cuanto antes. A modo de "donante anónimo", Antonio se ofrece a salvarle la vida y doña Isabel (madre del fallecido Silverio y mejor amiga de Octavio) se entera de ésto, empezando a apreciar al muchacho. Don Octavio se recupera y al saber que Antonio fue el donador, decide incluirlo en su testamento, lo que agranda más la ira de Sandra y Adelina.

Sandra se decide entonces a seducir a Antonio y tratar de enamorarlo para poder acceder a la fortuna que él heredará. Por otra parte, Fabián aprovecha el distanciamento entre Antonio y Gabriela para intentar cortejarla a ella. Rodolfo, quien celebra ésta victoria (ya que él y Fabián estaban aliados para destruir a Antonio)intenta seguir con su doble vida, pero tanto Gabriela como Ana Luisa lo descubren y lo echan de la casa. Sin embargo éste se las ingenia para robarle las escrituras y ser él quien las desaloje del inmueble. Mireya, la incondicional prima de Gabriela, les ofrece hogar hasta que puedan recuperar lo suyo.

Antonio asciende rápidamente en el Consorcio Rangel, debido a su perseverancia y deseo de superación, desplazando de su puesto a Héctor, quien ha estado cometiendo fraudes a espaldas de Don Octavio y quien está aliado con Adelina para robarle todo el capital al Consorcio Rangel. Además, Héctor es primo de Fabián y al pedirle ayuda, ambos urden un plan para crear un fraude que deje mal parado a Antonio.

Sin embargo, Fabián debe cargar con sus propios problemas también, ya que una joven abogada llamada Julia Carrillo ha llegado de provincias con el fin de descubrir unas irregularidades de parte del Consorcio Rangel, relacionado con la tala de árboles (algo provocado por Héctor) y además, es la hermana de su ex esposa que fuera asesinada a causa de un costoso prendedor (Y esa era otra cosa: Fabián tenía su negocio de mueblerías y antiguedades, pero donde también traía joyas y piedras preciosas de contrabando, algo que Sandra le termina descubriendo).

Aunque Julia al principio aborrece a Octavio, pronto termina conociéndolo mejor y busca iniciar una relación con él, algo en lo que desiste a tiempo al ver que él únicamente amará siempre a Ana Luisa, recomendándole que vaya por ella. Ana Luisa, por su parte logró recuperar su casa y ponerle un alto a Rodolfo, quien no sólo termina siendo enfrentado por su esposa e hija; sino también perseguido y atrapado por la policía, debido a malos manejos en su imprenta. Sin ningún tipo de ataduras, Octavio y Ana Luisa arreglan sus malentendidos de hace años y logran retomar ese amor que tenían desde hace años. No obstante, la misma suerte no parece acompañar a Antonio y Gabriela quienes están cada vez más distanciados, algo en lo que Sandra y Fabián se empeñan en mantener.

Sin embargo la felicidad dura poco para Octavio y Ana Luisa, ya que éste descubre algunas investigaciones hechas por Julia con respecto a Fabián, descubriendo que él fue quien asesinó a su propia esposa para salir beneficiado económicamente. Fabián toma un abre cartas y ataca a Octavio, matándolo. Antonio llega e inmediatamente es culpado del crimen y llevado a prisión. La pequeña Mary se entera de la situación de Antonio y se asusta escondiéndose en el taller automotriz (el cuál, con la muerte de don Octavio, entró en quiebra). Trinidad, un inescrupuloso hombre que fuera jefe de Antonio en el pasado y que ahora servía como matón de Fabián, con el fin de vengarse, incendia el taller, ignorando que la pequeña Mary estaba dentro. Alejandro pasa por ahí y rescata a la niña a tiempo. Valeria (quien desapareció por un buen tiempo hasta poder estar estable económicamente y librarse de las calumnias) revela sin querer que ella no es la hermana de Mary, sino su madre y que Alejandro era el padre de ella. Ante ésto, doña Yolanda, la dominante madre de Alejandro y quien siempre odió a Valeria por no ser "de su clase", toma la decisión de llevarse a la niña con ella y su familia, alejándola de su madre adrede.

Antonio está en prisión no sólo por ser culpado por la muerte de Don Octavio, sino por la trampa del fraude que Héctor y Fabián le tendieron. Al librarse de los Ríos y de Octavio en la mansión, Sandra y Adelina quedan como dueña absolutas de todo y echan a Isabel a la calle, siendo ésta recogida por Ana Luisa en su recuperada casa. El amor entre Gabriela y Antonio vuelve a aflorar luego de aclarar los malos entendidos del pasado y ella se dispone a ayudarlo a demostrar su inocencia. Durante el careo, los testimonios del médico y de doña Isabel lograr favorecer a Antonio. El testimonio de Héctor queda invalidado al descubrirse que él estaba detrás de aquellos fraudes, lo que obliga a éste a quedar como prófugo de la justicia. Sin embargo, fueron las declaraciones de Sandra y Adelina quienes hundieron más a Antonio y también el testimonio de La Chata, una vieja amiga de Antonio, la cuál fue amenazada por Fabián y Adelina para que declare en su contra.

En la cárcel Antonio tiene constantes roces con Rodolfo y se hace amigo de Plutarco, ignorando que éste es mano derecha de Fabián y que, por órdenes de su patrón, planearían una fuga para después asesinarlos a él y a Rodolfo. Antonio escapa de milagro de caer en la trampa y se entera de que su amiga La Chata, casi es asesinada por manos de Fabián, al descubrir la verdadera careta de él e intentar prevenirle a Gabriela, quien empezaba a hacer planes de matrimonio con él, a regañadientes. Por otra parte, Norma, la esposa de Alejandro, descubre por casualidad que Sandra Rangel, en realidad es Sofía Morales, una vieja compañera de la escuela. Adelina, al saber que ésto ponía en peligro sus planes, termina asesinándola al atropellarla con su auto.

Finalmente todos descubren que tras la imagen de galante caballero que Fabián muestra ante el público, se encuentra un cínico patán y asesino de lo peor. Por lo que Antonio, Gabriela, Mireya, Julia, Ignacio (abogado del Consorcio Rangel), Carmelo y Talachas deciden urdir un plan para exhibirlo tal cuál es. Lo mismo hacen con Valeria, Meche (sirvienta de la casa Galván), Policarpo (asistente de tintorero) e Isabel, para desentrañar el misterio que rodea a la identidad de Sandra Rangel y a su nana Adelina.

Sandra está harta de seguir con el plan del control del Consorcio Rangel y, convencida de que Fabián planeó la fuga de Antonio de la cárcel, para que se vaya con ella a Brasil, reserva unos boletos de viaje con su verdadero nombre. Adelina la descubre y la amenaza, revelándole una monstruosa verdad: ella no era su madre, sino una prostituta que la abandonó de bebé en un asilo y que ella raptó para hacerla pasar por la verdadera Sandra Rangel, además de haber asesinado ella misma a la aludida y a su familia. Consciente de que Sandra sabía demasiado, Adelina se dispone a matarla con un puñal, pero Sandra se defiende y le arroja ácido fluorhídrico a la cara.

Durante el evento social que suponía la alianza entre en Consorcio Rangel y las mueblerías San Miguel, filtran una cámara donde Fabián y Sandra discuten con respecto a unos audios donde se registraban los momentos justos del asesinato de Octavio Rangel, quedando Fabián al descubierto de todos los presentes, incluyendo medios de prensa y clientes extranjeros. Antonio encuentra las evidencias faltantes para demostrar sus inocencia y la culpabilidad de Fabián. Éste al verse descubierto, intenta matar a Antonio, pero Sandra se interpone y recibe el disparo mortal. Fabián huye, mientras que Sandra, agonizante, les confiesa a Antonio y Gabriela que Adelina mató a Silverio, a Arnoldo (amante de Sandra) y a la familia del hermano de Don Octavio. Arrepentida por sus maldades, Sandra finalmente muere.

Fabián rapta a Gabriela (quien ya sabe que fue él quien la violó) e intenta matarla, persiguéndola por la fábrica misma. Antonio llega a tiempo y la salva, enzarzándose en una pelea final contra su archienemigo, al que finalmente logra vencer y hacer caer sobre una sierra circular, que termina mutilándole un pie a Fabián. Por otra parte, Héctor es sedado y traicionado por Adelina y ésta, con el rostro desfigurado se dispone a huir del país con una maleta llena de dinero que Héctor recibió horas antes de manos de Fabián. Sin embargo al abrir la maleta, se da cuenta de que ese dinero era falso. Adelina prácticamente quedó en la nada y sin un centavo.

La inocencia de Antonio es demostrada y éste sale libre para alegría de todos. Valeria y Alejandro deciden darse una nueva oportunidad ahora que ella tenía éxito como modelo y estaba bien establecida como para darle una buena calidad de vida a Mary y al pequeño Daniel, fruto de la relación de Alejandro con la fallecida Norma. doña Yolanda se queda sola por su soberbia, pero aprovecha para pedirle perdón a Valeria y a su hijo por todo. Por otra parte, Rodolfo, nuevamente tras las rejas, le pide perdón a Gabriela por todo el mal que les hizo y al enterarse que fue Fabián quien la violó, jura vengarse de él. Algo que definitivamente cumple junto a Héctor y Trinidad. Los tres en la cárcel lo reciben y le aplican la temible "Ley del Talión" como escarmiento. Por otro lado, Adelina acaba vagando entre los basurales, completamente loca y fuera de la realidad.

Antonio y Gabriela finalmente se casan y celebran su matrimonio en compañía de todos su seres queridos y amigos, al mismo tiempo que celebran también un año más del Consorcio Rangel,a la memoria de Octavio Rangel. Antonio, quien ahora es dueño absoluto de su fortuna y de la fábrica jura solemnemente llevar las riendas de la empresa con ahínco, sabiduría y sobre todo, honestidad. La pareja finalmente sellan su felicidad, descubriendo así... El Precio de tu Amor.

Elenco[editar]

Equipo de producción[editar]

  • Historia original: Orlando Merino, Jaime García Estrada
  • Basada en una idea de: María Zarattini, José Rendón
  • Edición literaria: Tere Medina
  • Tema de entrada: El precio de tu amor
  • Autores: Roberto Cantoral, José Cantoral
  • Intérprete y música: José Cantoral
  • Escenografía: Miguel Ángel Medina
  • Ambientación: Rafael Brizuela, Antonio Martínez
  • Diseño de vestuario: Iliana Pensado, Carolina Calderón
  • Editores: Marcelino Gómez, Roberto Nino
  • Coordinación administrativa: Alejo Hernández
  • Directores 2ª unidad: Rodrigo Zaunbos, Aurelio García
  • Coordinación general de producción: Guadalupe Cuevas, Abraham Quintero
  • Director de cámaras: Víctor Soto
  • Gerente de producción: Teresa Anaya
  • Productor asociado: Luis Miguel Barona
  • Director de escena: Claudio Reyes Rubio
  • Productor ejecutivo: Ernesto Alonso

Premios y reconocimientos[editar]

Premios TVyNovelas 2001[editar]

Categoría Nominado(a) Resultado
Mejor villana Yadhira Carrillo Nominada
Mejor actriz de reparto Nominada
Mejor actor de reparto Manuel Ojeda Nominado

Premios El Heraldo de México 2001[editar]

Categoría Nominado(a) Resultado
Revelación femenina Yadhira Carrillo Ganadora

Versiones[editar]

Enlaces externos[editar]