El baile de los que sobran

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
«El baile de los que sobran»
Sencillo de Los Prisioneros
del álbum Pateando piedras
Formato Cassette, Vinilo
Género(s) Rock en español
New wave
Synthpop
Duración 5:44
5:01 (7" Version)
Discográfica EMI Odeón Chilena
Autor(es) Jorge González
Cronología de sencillos de Los Prisioneros

«Quieren dinero»

«¿Por qué no se van?»
[editar datos en Wikidata]

«El baile de los que sobran» es el tercer sencillo promocional del álbum Pateando piedras del grupo chileno Los Prisioneros, considerado por muchos como la canción más importante en la trayectoria de la banda y uno de los más grandes clásicos de la música popular chilena.

La canción se encuentra en dos versiones, la original de Pateando piedras y una nueva versión para el recopilatorio Grandes éxitos.

Canción[editar]

El baile de los que sobran - Vinilo promocional 7 pulgadas

Considerado por muchos como uno de los grandes clásicos de la música popular chilena, esta canción (escrita y compuesta por Jorge González) trata el tema de la desigualdad social que empieza con la educación para distintos estratos económicos.

«El baile de los que sobran» representa a todos aquellos jóvenes de corta edad y clase social baja que, egresados de sus respectivos colegios, descubren que sus posibilidades laborales o de una educación superior (universidades) son completamente limitadas. La razón principal va vinculada a que los colegios de escasos recursos tienen una serie de falencias, tanto estructurales como operacionales, que les impiden otorgar una educación de calidad acorde con los desafíos del país, en comparación con las instituciones privadas.

Aún peor, los mismos profesores y educadores han siempre afirmado un futuro para los jóvenes, siendo que al final, como dice la canción, «...terminaron para otros con laureles y futuros, y dejaron a mis amigos pateando piedras...».

El baile busca lograr una identificación con todos quienes que, egresados del colegio, se encuentra desempleados o frustrados frente a las pocas expectativas («Es otra noche más de caminar, es otro fin de mes sin novedad»), y que lo único que puede hacer es «patear piedras», es decir, no hacer nada.

Los estudiantes del Liceo Andrés Bello, liceo donde se inspiró la canción, aún forman parte del contexto histórico en el que fue escrita la canción; el tema hace referencia a los estudiantes de 4ª medio que no tiene ninguna opción de futuro en su vida, por eso aquella frase «...este año se les acabaron, los juegos, los doce juegos...», haciendo referencia a los doce años de enseñanza escolar. El término «pateando piedras» surgió porque en aquellos años a los alumnos del liceo se les mandaba al patio trasero, donde eran castigados por su comportamiento. Debido a eso, relacionaron esa acción con la de frustración por no lograr nada al salir de 4º Medio.

Composición[editar]

Según Jorge González, en una entrevista publicada en 2001 en el sitio web oficial de la banda:

Para mí era una canción como cualquier otra, no pensaba lo que iba a pasar con ella. Como en ella, y en la canción Exijo ser un Héroe, aparecía la frase Pateando Piedras, que era una expresión que usábamos con Miguel, salió el nombre del disco. El Baile de los que Sobran la hice con una caja de ritmos chiquitita, que me prestó el Miguel Conejeros de los Pinochet Boys (hoy en Fiat 600). Me pajeé ene en la sala de ensayos con el drum machine y con el teclado Casio que tenía haciendo los bajos. Quería hacer un tema como los que hacían los Heaven 17, o los Depeche Mode. En la versión antes de la mezcla empezaba con una caja de ritmos que al final quitamos para dejar sola la guitarra. Y el Casio tenía un sonido como de acordeón que yo modifiqué un poco.

Curiosidades[editar]

  • Jorge González aseguró que el «perro» que se escucha al principio de la canción era la mascota de su madre y que se llamaba Néstor, pero la verdad es que era un teclado el que simulaba los ladridos.[1] Al final de la canción, mientras Jorge grita «¡Miguel! ¡Miguel, ábreme! ¡Miguel, ábreme la puerta!», se puede escuchar a Miguel Tapia jugando con un perro.
  • Originalmente la canción era un tema synthpop con teclados, consolas y batería electrónica, al estilo de «Muevan las industrias» del mismo álbum. La guitarra acústica tocada por Claudio Narea, que pertenecía al hermano mayor de Tapia, se agregó a último minuto antes de grabar para «darle un bonito toque a la canción», al igual que los ladridos de perro.
  • Dentro de la cultura popular y principalmente en el ámbito político, la expresión «pateando piedras» que acuñó esta canción sale a colación cada vez que se analiza en Chile el tema de las desigualdades educacionales.[2]

Vídeo[editar]

Existen dos versiones de este vídeo. La primera, en blanco y negro, fue realizada en 1986 por Daniel de la Vega. Contiene imágenes de archivo de la banda durante sus giras, intercaladas con imágenes del videojuego Star Wars de 1983 para arcade y escenas que ilustran el ambiente que se vivía en el Chile de la dictadura (carabineros inspeccionando a los asistentes). En el vídeo aparece también una pareja bailando en la calle; la mujer es Cecilia Aguayo, futura tecladista de Los Prisioneros. La segunda versión, filmada en 1991, comienza con Jorge González tocando la guitarra en un cuarto, y el resto del vídeo son imágenes de presentaciones de la banda en vivo.

Referencias[editar]

  1. «Los Prisioneros "El baile de los que sobran"». Consultado el 17 de febrero de 2009. 
  2. «Desigualdad en Chile: pateando piedras». Consultado el 30 de mayo de 2009. 

Enlaces externos[editar]