Edificio Kavanagh

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edificio Kavanagh
Edificio Kavanagh (gevaert).jpg
Visto desde la Plaza San Martín (ca. 1937).
Información general
Tipo rascacielos
Uso(s) Residencial
Estilo art déco
Localización Bandera de la Ciudad de Buenos Aires.svg Buenos Aires
Bandera de Argentina Argentina
Coordenadas 34°35′44″S 58°22′29″O / -34.59541667, -58.37466667Coordenadas: 34°35′44″S 58°22′29″O / -34.59541667, -58.37466667
Fecha de construcción 1934-1936
Inauguración 2 de enero de 1936
Altura de la última planta 120 metros
Número de plantas 31
Número de ascensores 12
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Sánchez, Lagos y de la Torre
Promotor Corina Kavanagh
Contratista Ing. Rodolfo Cervini
[editar datos en Wikidata]

El Edificio Kavanagh es una torre de departamentos situada en el n.º 1065 de la calle Florida, frente a la Plaza San Martín, en el barrio de Retiro de la ciudad de Buenos Aires.

Inaugurado el 3 de enero de 1936, con sus 120 m fue en su momento el edificio de hormigón armado más alto de Sudamérica[1]​ y el primer edificio para viviendas de Buenos Aires que contó con equipo de aire acondicionado centralizado[2]​ provisto por la firma estadounidense Carrier.

Historia[editar]

Las obras habían comenzado el 16 de abril de 1934 y la estructura llegó a su altura máxima muy rápidamente, el 3 de noviembre de ese mismo año. En 1934, cuando aún lo estaban construyendo, se aprovechó su frente para colocarle en su parte superior una cruz blanca de varios pisos de altura en adhesión al Congreso Eucarístico Internacional de 1934 celebrado en Buenos Aires. El edificio fue construido por la empresa del Ingeniero Rodolfo Cervini, como lo describe la placa en el frente , a la derecha del portón de entrada. En 1994, la Asociación Estadounidense de Ingeniería Civil lo distinguió como «hito histórico internacional de la ingeniería». Desde 1999 este edificio pertenece al Patrimonio Mundial de la Arquitectura de la Modernidad, por decisión de la UNESCO[3]​ y, en el mismo año, fue declarado Monumento Histórico Nacional.[4]​ A finales de 2008 el piso 14 del edificio Kavanagh, salió a la venta con un precio de 5,9 millones de dólares estadounidenses por sus 726 metros cuadrados, o sea 8126 dólares cada metro cuadrado. Es el único apartamento que ocupa un piso entero. Tiene vista en 360 grados, al Río de la Plata, plaza San Martín, Puerto Madero y el resto de la ciudad. Su propietario es un noble británico, lord Alain Levenfiche, nacido en 1951 en París pero criado en Londres. Un estrecho callejón llamado pasaje Corina Kavanagh separa al "rascacielos" Kavanagh del no menos opulento hotel Plaza que se ubica unos metros al suroeste.

Mito sobre la construcción y su historia de amor[editar]

En la década del 30, Corina Kavanagh era una hermosa y decidida mujer. Proveniente de una familia enriquecida, llamados despectivamente “nuevos ricos”, por su sangre no corría linaje patricio pero sí ansias de trascender. Cuentan que por aquellos años la mujer había mantenido una historia de amor con un joven de alta alcurnia hijo de Mercedes Castellanos de Anchorena, la que se oponía tajantemente a la relación y que logró hacer que terminara.

Dicen que dolida, humillada y decidida a tomar revancha, Corina elaboró una venganza sin sangre…pero con ladrillos.

Nada desvelaba más a los Anchorena, sus rivales, que la construcción de la Basílica del Santísimo Sacramento, hoy un templo abierto a la comunidad pero por aquellos años realizado a pedido de la familia para que se convirtiera en el sepulcro familiar. La familia vivía en el palacete que hoy es la Cancillería, justo del otro lado de la Plaza San Martín. Pero la intención de la matriarca de los Anchorena era comprar un lote vacío que estaba justo enfrente a la iglesia, para construir su nueva mansión y que la parroquia quedara así anexada.

Pardojicamente, si hoy alguien quiere mirar de frente la actual basílica del Santísimo Sacramento, debe pararse en el pasaje "Corina Kavanagh"

Dispuesta a golpear donde más duele, cuentan que Corina Kavanagh redobló la apuesta y tras comprar el solar, ordenó al estudio de los arquitectos Sánchez, Lagos y de La Torre (célebre en la época) la construcción de un gran edificio con una sola intención: tapar completamente la visual de la iglesia desde muchos ángulos. Pero, y principalmente, desde los ventanales de la mansión de los Anchorena. El terreno donde hoy se sitúa el Kavanagh pertenecía al hotel Plaza y, según el mito urbano, la mujer aprovechó un viaje de su archienemiga Anchorena para adelantarse a la compra del lugar.

Para lograr su cometido, cuentan que la mujer vendió tres estancias que poseía en Venado Tuerto. Tan sólo 14 meses demoró el levantamiento del edificio (entre el 1934 y el 1936), mole que, entre otros récords, ostenta el de haber poseído el primer aire acondicionado central de la Argentina. Su forma escalonada, además de seguir un estilo racionalista, responde también a las restricciones del Código de Edificación de aquel entonces que fue limitando su tamaño original.

Cuenta con 33 pisos y 113 departamentos de lujo (todos completamente distintos entre sí) donde, entre otras personalidades, viven el ex Ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, Joaquín Morales Solá y la diputada Alicia Castro. Con 3 ascensores, 5 entradas independientes, 5 escaleras, locales en la planta baja y estacionamiento, resultó una verdadera novedad para la época, que se vio sorprendida por cómo el inmenso lugar se nutría de una pileta, talleres de lavado y planchado, cámara frigorífica para pieles y alfombras, sistema telefónico central y depósitos de seguridad.

"El objetivo fue estrictamente cumplido: hoy, desde el único lugar donde se puede ver la iglesia es el pasaje que corre el hotel Plaza y la torre, que se llama..." Corina Kavanagh.

"Aún hoy no cuenta con portero eléctrico y hay que anunciarse como en un hotel", cuenta a minutouno.com Diego Zigiotto, de la agencia Ayres Viaje, y a cargo de un reconocido tour urbano sobre las 100 curiosidades de Buenos Aires.

Para Zigiotto, que vive de contar los mitos porteños, el de Kavanangh fue “inflado” y no cree que la rivalidad entre las dos mujeres haya detonado su construcción. “Mercedes de Anchorena murió en 1920 y Corina Kavanangh ordenó la construcción en el 1934, si fue una revancha, estuvo bastante desfasada”.

Y entonces, ¿por qué la construcción de tan magno edificio en ese lugar? :

“Creo que fue casualidad, el terreno estaba libre y era ideal hacer una construcción en esa barranca", dice Zigiotto.

https://www.minutouno.com/notas/37908-la-increible-historia-del-kavanagh-el-edificio-que-nacio-el-despecho-una-mujer

Arquitectura[editar]

Su construcción escalonada dio lugar a terrazas jardín. Posee una forma similar a la proa de un barco, y por la orientación del edificio da lugar a la similitud de la misma apuntando hacia el Río de la Plata. Curiosamente el edificio no cuenta con cocheras ni portero eléctrico: cada visitante debe anunciarse en la recepción, que da aviso por teléfono al departamento correspondiente (en total posee 105). Según una encuesta realizada por el diario Clarín a 600 personas no especializadas en arquitectura, en el año 2013, fue elegido como el edificio más lindo de Buenos Aires.[5]

Vista del Edificio Kavanagh.

Imágenes[editar]

Referencias[editar]

  1. Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, pág. 259 (ver fuentes consultadas).
  2. «Las mil y una curiosidades de Buenos Aires». Consultado el 21 de febrero de 2013. 
  3. Todo Buenos Aires.com
  4. Decreto 349/99 del Poder Ejecutivo Nacional
  5. El Kavanagh es el edificio que más le gusta a la gente en Capital clarin.com, 22/12/13

Fuentes consultadas[editar]

  • Diego M. Zigiotto (2008). Las mil y una curiosidades de Buenos Aires. Grupo Norma. ISBN 978-987-545-483-5. 

Enlaces externos[editar]