Dorotea Barnés González

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dorotea Barnés González
Dorotea Barnés González - ca. 1929.jpg
Dorotea Barnés González (hacia 1929)
Información personal
Nacimiento 1904
Pamplona, España
Fallecimiento 2003
Fuengirola, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Dorotea González y Francisco Barnés Salinas
Educación
Alma máter
Información profesional
Área Química
[editar datos en Wikidata]

Dorotea Barnés González (Pamplona, 1904 -Fuengirola, 4 de agosto de 2003) fue una de las pioneras españolas en química, tanto en investigación como en docencia, durante la Edad de Plata.[1]​ Doctora y catedrática de instituto, su trabajo de investigación fue clave en la incorporación de técnicas como la "espectroscopia Raman" a los departamentos de química en España. Durante la guerra, estuvo exiliada en Francia. Regresó a España en 1940 donde fue inhabilitada para la enseñanza. Dorotea no volvió a investigar.

Biografía[editar]

Dorotea fue una de las cuatro hijas (Adela, Petra y Ángela) que, además de los tres hijos (Francisco, Urbano y Juan), tuvo el matrimonio formado por Dorotea González y su esposo Francisco Barnés Salinas. Francisco Barnés fue catedrático de Historia y llegó a ser diputado en 1931 y Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1933, con el gobierno de Manuel Azaña, y con en 1936 en el de Santiago Casares Quiroga y José Giral. Francisco y su esposa consideraban que sus hijas tenían derecho a estudiar hasta donde quisieran. Las cuatro cursaron estudios universitarios, Dorotea y Adela se licenciaron en Químicas, Petra en Farmacia y Ángela en filología árabe.

Adela Barnés González y Petra Barnés González fueron premio extraordinario de licenciatura en 1932, el mismo año que su hermana Dorotea obtenía el Doctorado en Químicas, con Premio Extraordinario.

Dorotea hizo el bachillerato en el Instituto de Ávila, donde su padre era catedrático y con 20 años se trasladó a Madrid para ingresar en el recién inaugurado Instituto-Escuela en la órbita de creaciones de la Institución Libre de Enseñanza.

En 1918 se matriculó en la Universidad Complutense de Madrid y en 1931 se licenció en Ciencias Químicas con premio extraordinario. Desde 1928 alternó sus estudios con su asistencia a la Sociedad Española de Física y Química y a los cursos del Laboratorio Foster de la Residencia de Señoritas de Madrid, dirigida por María de Maeztu. Todo ello le permitió ser becada por la Junta para Ampliación de Estudios[2]​ (la institución más liberal que en aquel momento existía en España pero en la que no obstante sólo un 13% de los becados fueron mujeres) en 1929, en el Smith College de Northampton, Massachusetts, donde se especializó en la investigación en el campo de las técnicas del análisis espectral, bajo la dirección de Gladys Anslow, doctora en Física por la Universidad de Yale y profesora del Departamento de Química del Smith College.

En 1930 publicó Algunas características químicas y del espectro de absorción de la cistina, trabajo con el que consiguió el «Master Degree of Science» otorgado por Smith College. En el «Sterling Chemistry Laboratory» desarrolló en equipo, un estudio comparativo de los ácidos nucleicos en bacterias patógenas. Fue considerada como una de las científicas más avanzadas dentro del campo de la espectroscopia aplicada al análisis químico, junto a Mary Louise Foster y la mencionada Gladys Anslow.

En 1931 regresó a España y no tardó en conseguir un puesto de investigador en el Instituto Nacional de Física y Química de Madrid, en la Sección de Espectroscopia y bajo la dirección de Miguel Catalán, junto a Rosa Bernís Madrazo, Josefina González Aguado, Pilar de Madariaga Rojo, Pilar Martínez Sancho, Carmen Mayoral Girauta y María Paz García del Valle.[3]​ Fue Catalán quien la encomendó en 1932 viajar a Graz, Austria, para trabajar con Friedrich Kohlrausch. A los tres meses regresó a España y publicó el primer estudio en español sobre la "técnica Raman".

Su reconocimiento definitivo como la mayor especialista española en espectroscopia le llegó en el IX Congreso Internacional de Química Pura y Aplicada celebrado en Madrid en 1933.

Ese mismo año había contraído matrimonio y conseguido la cátedra de Física y Química del Instituto Lope de Vega de Madrid, en el que ejerció la docencia hasta que se quedó embarazada y le fue concedido un permiso hasta dar a luz y 40 días más.

Guerra y exilio[editar]

El nacimiento de su hija coincidió con el inicio de la Guerra Civil. Siguiendo el consejo de su padre, se exilió en Carcasona (Francia).

Su hermano Juan falleció en combate en 1937, Francisco había estado cautivo hasta 1938 y después del exilio en Francia, se trasladó en 1938 a México. En el exilio republicano español en México vivieron exiliados su hermano Urbano, sus padres y sus hermanas Adela, Ángela, Petra y su marido. Adela y Petra encontraron empleos acorde a su formación.

A Dorotea y a su hermana Adela les abrieron expediente en el marco de la depuración franquista del magisterio español, entre los años 36 y 38. El 16 de septiembre de 1941 se dictó el decreto que le impuso a Dorotea la pena de inhabilitación para la Enseñanza. El mismo castigo se impuso Adela. La sanción solo era aplicable en España. Por eso Adela pudo seguir impartiendo la docencia hasta su jubilación[4]​ Dorotea se quedó en España, con su hija y su marido, sin volver a las aulas ni a los laboratorios.[5]​ Falleció en Fuengirola el 4 de agosto de 2003.[6][7]

La experiencia fragmentada[editar]

En algunas biografías, se afirma que Dorotea dijo en 1996:

"a mí me sacó de la ciencia mi marido".

Esa frase está tomada del libro Pioneras españolas en las ciencias, concretamente de la nota número 110 a pie de página 283. Carmen Magallón explica en el epílogo lo que, en su opinión, es la experiencia fragmentada[8]

Y llamo experiencia fragmentada a esa existencia con cabida para tramos vitales innovadores que abrieron puertas a las mujeres posteriores, seguidos o solapados con tramos de adaptación en los que era la búsqueda de un equilibrio no heroico para el vivir del día a día lo que regía

Algunos críticos consideran que Dorotea Barnés es uno de los casos más flagrantes de genio frustrado por el poder marital sobre la mujer, poder al que estaba, por ley, obligada a obedecer, y por la circunstancia de un marco bélico[9]​ hasta el punto de que en la mayoría de sus biografía se desconocen lugar y fecha de fallecimiento.[10][11]

De lo que no cabe duda es del papel destacado de la investigación que llevó a cabo Dorotea Barnés, pionera española en la ciencia.[12][13]

Referencias[editar]

  1. Magallón Portolés, Carmen (2011). «Químicas en la edad de Plata». Anales de la Real Sociedad Española de Química 1 (107): 94 a 101. ISSN 1575-3417. Consultado el 21 de marzo de 2016. 
  2. País, Ediciones El (11 de febrero de 2017). «Heroínas olvidadas: científicas de la II República». EL PAÍS. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  3. Magallón Portolés, Carmen (junio-diciembre 2007). «El laboratorio Foster de la Residencia de Señoritas. Las relaciones de la JAE con el International Insttitute for Girls In Spain, y la formción de las jóvenes científicas españolas». Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, 2007, vol. LIX, nº 2, págs. 37-62.:. ISSN 0210-4466. Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  4. Poveda San, María (2014). «Mujeres y segunda enseñanza en Madrid (1931-1939). El personal docente femenino en los institutos de bachillerato». Tesis doctoral. Consultado el 21 de marzo de 2016. 
  5. Sitio de biografías Consultado en diciembre de 2014
  6. «Doña Dorotea Barnés González». ABC: 85. 5 de octubre de 2003. 
  7. Martinez, Uxune. «Dorotea Barnes (1904-2003): Ulisesen bidaia hasi zuen kimikari nafarra». Zientzia kaiera (en vasco). 
  8. Magallón Portolés, Carmen (2004). Pioneras españolas en las ciencias Las mujeres en el Instituto Nacional de Física y Química.. ISBN 8400077733. Consultado el 25 de marzo de 2016. «Tal vez por ello vivieron una experiencia fragmentada, en la que no fue posible el intento de compromiso y compatibilización de la vida cotidiana y la profesión que ensayarían mujeres de generaciones siguientes.» 
  9. Artículo de Aitor Anduaga Egaña (2008) en la Auñamendi Eusko Entziklopedia.
  10. Díez de Ure, Ana; Roda Hernández, Paco: "Asas Manterola, Benita", en Martínez, Cándida; Pastor, Reyna; Pascua, Mª José de la; y Távera, Susana (directoras): Mujeres en la Historia de España, Madrid: Planeta, 2000, pp. 418-419.
  11. Extracto biográfico en el sitio de Unlearned Lessons
  12. Véase capítulo 7 del libro donde se explica en qué consistió la investigación
  13. Magallón Partalés, Carmen. Pioneras españolas en las ciencias. Las mujeres del Instituto Nacional de Física y Química. Consejo Superior de investigaciones científicas. ISBN 9788400077730. 

Bibliografía[editar]

  • ORTIZ GÓMEZ, Teresa y BECERRA CONDE, Gloria: "Mujeres de Ciencias. Mujer, feminismo y ciencias naturales, experimentales y tecnológicas"; Universidad de Granada, 1996.
  • MAGALLÓN PORTOLÉS, Carmen: "Pioneras españolas en las ciencias. Las mujeres del Instituto Nacional de Física y Química"; Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, 1998.