Corrupción (abuso de poder)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Corrupción es un término que generalmente indica el mal uso por parte de un funcionario de su autoridad y los derechos que se le confían, así como la autoridad relacionada con este estado oficial, oportunidades, conexiones para beneficio personal, contrario a la ley y los principios morales. La corrupción también se llama soborno de funcionarios, su corrupción, soborno, que es típico de los estados de la mafia.

Un signo característico de corrupción es un conflicto entre las acciones de un funcionario y los intereses de su empleador, o un conflicto entre las acciones de una persona elegida y los intereses de la sociedad. Muchos tipos de corrupción son similares al fraude cometido por un funcionario y pertenecen a la categoría de crímenes contra el poder estatal.

Cualquier funcionario con discreción puede estar sujeto a corrupción en la distribución de cualquier recurso que no le pertenezca a su discreción (funcionario, diputado, juez, agente de la fuerza de seguridad, administrador, etc.). El principal incentivo para la corrupción es la posibilidad de obtener beneficios económicos (rentas) asociados con el uso del poder, y el principal elemento disuasorio es el riesgo de exposición y castigo.

La naturaleza sistémica de la corrupción se manifiesta en su naturaleza coercitiva para aquellos que trabajan en organizaciones gubernamentales cubiertas por ella: los rangos inferiores recaudan sobornos y comparten con los rangos superiores para mantener su propia posición.

Según estudios macroeconómicos y políticos, la corrupción causa daños significativos e impide el crecimiento económico y el desarrollo en interés de la sociedad en general.

En muchos países, la corrupción es punible por ley.

Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción[editar]

La convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción es un tratado multilateral de la Organización de las Naciones Unidas con el fin de prevenir y combatir la corrupción política.

Fue adoptada el 31 de octubre de 2003 por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la Resolución 58/4 y con fecha de agosto de 2018, había 186 ratificantes.[1]

Esta convención fue promovida por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

En sectores diferentes[editar]

Corrupción política[editar]

Corrupción política. Medición año 2017.
Reformadores como el estadounidense Joseph Keppler describieron que el senado de los Estados Unidos del Siglo XIX estaba controlado por las gigantescas bolsas de dinero, que representaban los fideicomisos y monopolios financieros que se mantuvieron vigentes mediante la corrupción política.
El gerrymandering consiste en ajustar las demarcaciones políticas para resultar siempre elegido. El origen del término está en esta caricatura política elaborada por Gilbert Stuart en 1812. El nombre de la caricatura es The Gerrymander, juego de palabras con el apellido del gobernador de Massachusetts, Elbridge Gerry y salamander (en inglés, salamandra), por la caprichosa forma reptiliana que hizo adquirir al distrito electoral para poder ser elegido.

La corrupción política se refiere a los actos delictivos cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder e influencian a realizar un mal uso intencional de los recursos financieros y humanos a los que tienen acceso, anticipando sus intereses personales o los de sus allegados,[2]​ para conseguir una ventaja ilegítima generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Según Hernández Gómez (2018), la corrupción se define como «toda violación o acto desviado, de cualquier naturaleza, con fines económicos o no, ocasionada por la acción u omisión de los deberes institucionales, de quien debía procurar la realización de los fines de la administración pública y que en su lugar los impide, retarda o dificulta».[3]​ Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado legítimo.[4]

Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada y el patrocinio; además de los sobornos, el tráfico de influencias, la evasión fiscal, las extorsiones, los fraudes, la malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo, la impunidad y el despotismo.[5]​ La corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el narcotráfico, el lavado de dinero, la prostitución ilegal y el trata de personas, aunque por cierto no se restringe a estos crímenes organizados y no siempre apoya o protege otros crímenes.

Corrupción policial[editar]

La corrupción policial es un tipo de mala praxis policial, frecuentemente, constitutiva de delito, consistente en el uso indebido de sus atribuciones, recursos o información con el objeto, de obtener provecho económico o de otro tipo, así como avances en la carrera profesional e incluso fines políticos. Esa mala praxis consiste frecuentemente en el soborno, el chantaje o el uso selectivo de la persecución, investigación o arresto de terceros.

Corrupción empresarial[editar]

La empresa Odebrecht ha sobornado a los principales funcionarios del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela,[6]​ para obtener beneficios en contrataciones públicas.

En criminología, la corrupción o delincuencia empresarial se refiere a delitos y faltas cometidos por una empresa (como persona jurídica) o por personas que actúan en nombre de una empresa. Algunos comportamientos nocivos de las empresas no constituyen delito; esto depende de las leyes y las jurisdicciones que afectan a su actuación. Por ejemplo, algunas jurisdicciones permiten la información privilegiada.

La corrupción empresarial frecuentemente coincide con:

  • delitos de cuello blanco, porque la mayoría de personas que pueden actuar como o representar los intereses de una empresa son profesionales de cuello blanco;
  • crimen organizado, porque los delincuentes pueden usar las corporaciones para propósitos criminales como el lavado de dinero procedente del crimen; el "producto bruto criminal" o volumen de negocio asociado a actividades delictivas se estima que alcanza el 20% del comercio mundial (de Brie 2000), y
  • corrupción política porque, en muchos contextos, la oportunidad de cometer delitos se facilita por la protección de las autoridades.

Corrupción en salud[editar]

La corrupción, el abuso del poder confiado para beneficio privado, tal como lo define Transparencia Internacional[7]​, es sistémico en el sector de la salud. Las características de los sistemas de salud con su suministro concentrado de un servicio, el alto poder discrecional de sus miembros que controlan el suministro y la baja rendición de cuentas a los demás son la constelación exacta de las variables descritas por Klitgaard, de las cuales depende la corrupción.[8]:26

Referencias[editar]

  1. «Signature and Ratification Status». UNODC (en inglés). Consultado el 7 de diciembre de 2018. 
  2. Ramírez Aguilera, Rafael; Ramírez Victoriano, Rafael (1997). Bilbao, ed. Breve Diccionario de la Política. Mensajero. p. 69-70. ISBN 9788427121133. 
  3. Hernández Gómez, José Ricardo (22 de febrero de 2018). «La anticorrupción en Colombia, el agente encubierto y la función de inteligencia». Prolegómenos 21 (41): 99-114. ISSN 1909-7727. doi:10.18359/prole.3332. Consultado el 16 de mayo de 2018. 
  4. «Le clientélisme en question.» junio de 2005. «Tutorial» propuesto por el periódico le Ravi.
  5. Carrillo, Ana & Myers Gallardo, Alfonso (Coords.). Grupo de estudios sobre corrupción. Colección Mayor., ed. Corrupción y delincuencia económica: prevención, represión y recuperación de activos. Universidad de Salamanca, España.: Ratio Legis. ISBN 978-84-16324-05-7. 
  6. Urdaneta, Por Gabriela Matute (22 de diciembre de 2016). «Escándalo Odebrecht: EE.UU. dice que 12 países recibieron sobornos». CNNEspañol.com. Consultado el 23 de mayo de 2017. 
  7. «Transparency International – What is Corruption?». www.transparency.org. n.d. Consultado el 7 de diciembre de 2019. 
  8. Klitgaard, Robert E. (2000). Corrupt cities : a practical guide to cure and prevention. Oakland, Calif.: ICS Press. ISBN 0-585-26666-2. OCLC 45728341. 

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Éric Alt, Irène Luc, La lutte contre la corruption, collection Que-sais-je ?, Presses Universitaires de France, 3258, 1997.
  • Robert Klitgaard. Controlling Corruption University of California Press 978-0-520-91118-5

Enlaces externos[editar]