Conciencia (filosofía)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Conciencia (Filosofía)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La conciencia es un estado en el cual el sujeto es consciente de algún objeto externo a un estado dentro de sí mismo. Dada la dificultad de su definición, ha sido entendida en términos diversos, tales como sintiencia, qualia, subjetividad, la habilidad de experimentar o de sentir, estado de consciencia, o la experiencia de tener un yo o de tener un alma. En filosofía, una de las definiciones más populares es la de consciencia como el hecho de que existe algo (un estado o una cualidad) que "es como" o "se siente como" ser o estar de alguna manera. En el famoso artículo de Thomas Nagel, el ejemplo es el de la consciencia de un murciélago, en el sentido de que deber existir algo así como el estado o cualidad de ser un murciélago (ese "algo" de ser un murciélago). Análogamente, existe el estado o cualidad de ser una persona u otra. A pesar de la dificultad en la definición concreta de consciencia, la mayoría de los filósofos coincide en que existe un fenómeno subyacente a la intuición que tenemos de ser "conscientes" del mundo y de nosotros mismos.

La filosofía occidental, desde los tiempos de Descartes y Locke, ha tenido dificultades para comprender la naturaleza de la consciencia e identificar sus propiedades esenciales. Algunos de los problemas sobresalientes incluyen: ¿es el concepto es coherente a nivel fundamental?; ¿puede explicarse en términos mecánicos?; ¿existe consciencia en otros seres aparte de los seres humanos y, en dado caso, cómo se reconoce?; ¿cuáles la relación entre consciencia y lenguaje?; ¿se puede entender la consciencia en términos que no requieran una distinción entre propiedades o estados mentales y propiedades o estados físicos?; o la pregunta que surge en el campo de la inteligencia artificial de si es posible que computadores o robots desarrollen consciencia.

Gracias a desarrollos tecnológicos durante las últimas décadas, la investigación sobre la consciencia se ha convertido en un tema de investigación interdisciplinar en la ciencia cognitiva, con importantes contribuciones de los campos de la psicología, antropología, neuropsicología y neurociencia. El foco primario de las investigaciones consiste en entender lo que significa que cierta información sea consciente o esté presente en la consciencia, es decir, en determinar los correlatos neurales y psicológicos de la consciencia.

Coherencia del concepto[editar]

Los filósofos difieren de la mayoría de las personas en su intuición con respecto a la naturaleza de la consciencia. Mientras que la mayoría de las personas tiene una fuerte intuición con respecto a la existencia de lo que entienden como "consciencia", los escépticos radicales argumentan que esta percepción es falsa, ya sea porque el concepto de consciencia es intrínsecamente incoherente o porque las intuiciones al respecto están basadas en ilusiones. Gilbert Ryle, por ejemplo, argumenta que la definición tradicional de consciencia se da desde una perspectiva tradicional cartesiana que erróneamente distingue entre mente y cuerpo, o entre mente y mundo. Propone, por tanto, no hablar de mentes, cuerpos y el mundo, sino que de individuos o personas, que actúan en el mundo. Al hablar de "consciencia" se comete por tanto el error de separar la consciencia de hechos comportamentales y lingüísticos. En términos más generales, muchos filósofos han expresado su frustración sobre la dificultad de producir una definición que no sea circular o confusa.

Tipos de conciencia[editar]

Muchos filósofos han argumentado que la consciencia es un concepto unívoco que la mayoría de las personas es capaz de entender intuitivamente, a pesar de la dificultad de definirlo. Otros, sin embargo, argumentan que los niveles de desacuerdo con respecto a lo que es indican que se trata o bien de algo que significa diferentes cosas para diferentes personas, o bien de un hiperónimo que comprende una variedad de conceptos sin ningún elemento simple en común.


El filósofo Ned Block propone la distinción entre dos tipos de consciencia que él llama "fenomenal" (P-consciousness) y "de acceso" (A-consciousness). La consciencia fenomenal, según Block, son simplemente los datos brutos de la percepción: formas, colores, sonidos, sensaciones, emociones y sentimientos, que tienen como eje central los estímulos de nuestro cuerpo. Esas experiencias, consideradas independientemente de su impacto en el comportamiento, se denominan qualia. Consciencia de acceso, por lo contrario, es el fenómeno por el cual accedemos a la información en nuestra mente para producir reportes verbales, razonar, y controlar nuestro comportamiento. Así, por ejemplo, información sobre lo que percibimos cuando percibimos algo involucra la consciencia de acceso; así como cuando hay introspección, i.e., la información sobre nuestros pensamientos; también cuando recordamos algo sobre el pasado, etc. Algunos filósofos, como Daniel Dennett, han criticado la validez de esta distinción, pero muchos otros la han aceptado. David Chalmers ha argumentado que la consciencia de acceso puede ser explicada en términos mecánicos (i.e. en principio como procesos físico-químicos en el cerebro), pero que entender lo que es la consciencia fenomenal es mucho más complicado. El lo llama el problema difícil de la consciencia.

Sin embargo, algunos filósofos piensan que existen más tipos de consciencia que los dos descritos por Block. William Lycan, por ejemplo, menciona en su libro Consciousness and Experience que se puede identificar al menos ocho tipos distintos. También hay debate acerca de si la conciencia fenomenal y la de acceso siempre coexisten o si se pueden concebir separadamente. Aunque la posibilidad de consciencia fenomenal sin consciencia de acceso es más generalmente aceptada, también se han postulados ejemplos hipotéticos de consciencia de acceso sin consciencia fenomenal. Block sugiere, por ejemplo, que en el caso de un "zombie" éste puede ser computacionalmente idéntico a una persona pero carecer de subjetividad. No obstante, Block se inclina a negar la posibilidada real, a pesar de aceptar en principio la posibilidad conceptual.

A partir del surgimiento de la física de Newton y su visión del universo como un lugar governado exclusivamente por leyes físicas, algunos filósofos se han esforzado por encontrar una explicación puramente materialista al problema de la consciencia.

Visión científica[editar]

"Considero a la conciencia como algo fundamental". Max Planck.[1]

El examen científico de la conciencia, que estaba ya contenido en las ideas de Locke y Leibniz, comenzó a desarrollarse en el siglo XIX. Wilhelm Wundt creó un laboratorio de estudio de la conciencia. Su propósito era investigar cómo se forman las sensaciones, las imágenes en el cerebro, la memoria, las percepciones de tiempo y espacio, etcétera. Wilhelm Wundt desarrolló su trabajo sobre la base del único medio de que disponía, que era la introspección: es el propio individuo quien mejor puede examinar el comportamiento de su conciencia.

Filosofía dialéctica[editar]

La conciencia es definida como “la reproducción por el individuo de la imagen ideal de su actividad tendente a una finalidad y de la representación ideal en ella de las posiciones de las otras personas. La actividad consciente del hombre está mediatizada por el colectivo; durante su realización el hombre toma en cuenta las posiciones de los otros miembros del colectivo”. La conciencia del individuo es la forma subjetiva, ideal, en que se presentan sus relaciones sociales reales, su existencia real.[2]

Impacto social[editar]

De forma paralela a las ideas de Freud, el marxismo (inspirado en la filosofía de Hegel) sostenía que la conciencia de clase era determinante en los actos de los seres humanos, llevando el concepto de conciencia al terreno político práctico y definiendo de hecho al ser humano por sus decisiones en tanto partícipe de un grupo social.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Conciencia, fe, razón, ciencia, religión
  2. Davídov Vasili, La enseñanza escolar y el desarrollo psíquico, Investigación psicológica teórica y experimental, Editorial Progeso, Moscú, 1986, 277p, ISBN 5-01-000621-9, Impreso en la URSS