Colapso económico de 1973 en Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El colapso económico de 1973 en Chile fue una fuerte crisis económica que se vivió bajo el gobierno del presidente socialista Salvador Allende. Fue uno de los detonantes de la crisis política que vivió el país durante el gobierno de la Unidad Popular y, asimismo, uno de los antecedentes del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Esta crisis económica se manifestó en una inflación de tres dígitos —cálculos contemporáneos estiman que ésta llegó a un 606%, la más alta en la historia de Chile—.[1]

Causas[editar]

Salvador Allende firma el documento que da inicio a la nacionalización del cobre.

Hasta la fecha existen dos vertientes para explicar el colapso económico del gobierno de Salvador Allende Unos enfatizan en la poca importancia que dio el gobierno de la Unidad Popular en la estabilización de la economía, específicamente en la inflación (IPC) que venia en alza desde el gobierno anterior y alcanzaba al 36,5% en 1969, sumado esto a otros factores económicos externos como la crisis internacional del petróleo. Por otra parte se señala como causa relevante la intervención de los EE.UU a través de sendos planes, como el Proyecto FUBELT, para hacer colapsar la economía chilena y establecer en el país un régimen militar de corte capitalista.[2]

En el primer año de gobierno (1970), el gobierno de la época pensó que había una cierta capacidad instalada ociosa por lo que implementó una política económica de expansión de la demanda agregada. Siguiendo las ideas económicas imperantes en la época, se pensaba que un aumento de la demanda agregada haría disminuir la cantidad de recursos ociosos y no tendría efectos negativos en la economía. La Demanda Agregada se expandió por medio del aumento en el gasto fiscal y esto llevó también a un aumento en el déficit fiscal. Como este déficit se financiaba con emisión de dinero del Banco Central, esto produjo una expansión monetaria. Todo este plan económico fue realizado por el Ministro de Economía Pedro Vuskovic. En el primer año del Gobierno de la Unidad Popular todas las cifras de crecimiento resultaron positivas y auspiciosas, generando un clima de euforia en el país. El plan económico que implementó este Ministro se llamó Plan Vuskovic, y fue el modelo económico que implementó durante todo Gobierno de la Unidad Popular. Este Plan de manera gruesa planteaba: Estatización de las "áreas claves" de la economía, Nacionalización de la Gran Minería, ampliación de la Reforma Agraria (que había sido implementada en el Gobierno anterior), congelación de los precios de los bienes de primera necesidad, un fuerte aumento en los salarios (en promedio del 55%). Este último punto se basaba en el supuesto de que las empresas tenían grandes utilidades, por lo que en teoría iba a producir una mejor distribución del Ingreso.

En los días posteriores a la estrecha elección de Salvador Allende como presidente de Chile el 4 de septiembre de 1970, Henry Kissinger sostuvo una serie de conversaciones telefónicas urgentes[3] sobre «cómo hacerlo» en Chile. «No permitiremos que Chile se vaya por el desagüe», le dijo Kissinger en una de esas llamadas al director de la CIA, Richard Helms, quien le respondió «estoy contigo».

El 15 de septiembre, durante una reunión de quince minutos en la Casa Blanca a la que asistió Kissinger, el presidente Nixon instruyó al director de la CIA, Richard Helms, de que la elección de Allende era inaceptable, ordenando a la agencia actuar con su ya conocida frase «haremos chillar a la economía chilena», como lo registró Helms en sus apuntes.[4]

El primer intento importante de llevar a cabo una serie de reformas para cambiar el sistema fue de parte de Eduardo Frei Montalva y la Democracia Cristiana durante su sextenio (1964-1970), con medidas como la reforma agraria, la chilenización del cobre, reducción de la inflación, y otras, que apuntaban a una tercera vía, entre el capitalismo y el comunismo. Programa que fue conocido como la Revolución en libertad.[5]

Otras de sus causas fue el boicot económico promovido por la oposición para desestabilizar al gobierno,[6] caracterizado por el cierre de empresas, los paros de transportistas, la destrucción y ocultamiento de productos para generar desabastecimiento entre la población, entre otros.[7] Así como el bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos, cortando las líneas de crédito, bloqueando las cuentas de Chile en EE.UU. y presionando a las instituciones financieras para no invertir en Chile, como represalia por la nacionalización del cobre.[7] Según el académico francés Christian Delois a raíz de la presión de Estados Unidos, de los 270 millones de dólares destinados a Chile en 1972, solo recibió 32.[8]

Déficit fiscal y pérdida de reservas en Chile[editar]

El déficit del sector público pasó del -1,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 1970 hasta llegar al -22,9% en el año 1973 (Fiscal and Monetary History of Chile 1960-2010. Caputo & Saravia). En esas épocas el Banco Central de Chile era una repartición de Gobierno y financiaba los déficit de este, por lo que el fuerte aumento en el déficit fiscal llevó también a un fuerte aumento en el dinero circulante. Como la inflación depende de la cantidad de dinero, el fuerte aumento de este último hizo crecer la inflación a números de 3 dígitos, a pesar de que los precios de los bienes básicos eran fijados por el Gobierno Central. Durante ese gobierno la autoridad decidió fijar los precios a niveles bajo el nivel de equilibrio -porque el gobierno de la época quería que la gente con menos recursos pudiese comprar los bienes más esenciales a un bajo precio- la expansión fiscal y monetaria llevó a un exceso de demanda de los bienes que tenían precios fijados. Esto produjo un desabastecimiento generalizado de estos bienes. En esas épocas era común ver filas de personas, de cientos de metros, esperando para comprar un solo kilo de pan. El gran déficit fiscal, con el consiguiente aumento en la cantidad de dinero, llevó también a una fuerte caída en las reservas Internacionales del Banco Central de Chile. Todo lo anterior fue agudizado por un paro de los camioneros.

Nacionalización del cobre[editar]

La nacionalización de la minería se llevó a cabo en cambio con el apoyo unánime de todos los sectores políticos, siendo aprobada su Ley (N° 17.450 promulgada el 15 de julio) por unanimidad en el Congreso Nacional.A las empresas mineras se les pagaría una indemnización.[9]

Medidas aplicadas[editar]

En 1971 los salarios reales y los salarios en el sector público aumentaron junto a los salarios en el sector privado crecieron aproximadamente el mismo promedio. También, el empleo del sector público entre 1970 y 1972 creció un promedio del 11,4 % anual.[10] En los dos primeros cuartos de 1971, el producto industrial aumentó un 6,2 % y el 10,6 % comparado con los mismos períodos en el año anterior. Las ventas industriales crecieron en promedios aún más grandes: el 12 % durante el primer cuarto y el 11 % durante el segundo cuarto.

En general, el comportamiento de la economía en 1971 pareció justificar a los economistas de la UP: el PIB real creció en un 7,7 %, los salarios reales aumentaron en promedio un 17 %, el consumo agregado creció en una tasa real del 13,2 %, y la tasa de desempleo bajó debajo del 4 %.[10]

El ejecutivo pretendía controlar la banca, y la propiedad privada mediante el uso de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO). Para aquello, lanzó acciones a valores sobrevaluados a los del mercado.Debido a tal malogro, · [cita requerida] Allende se acogió a «resquicios legales» que le otorgaron poder para la expropiación de importantes empresas y el control sobre los bancos y los créditos.

Además de las medidas adoptadas según el programa de la UP, mediante las JAP (Juntas de Abastecimiento y Control de Precios), CORA (Corporación de la Reforma Agraria) y otros organismos creados ad hoc, se produjeron hechos fuera de la planificación estatal, en que organizaciones sociales y políticas, ocuparon sin monitoreo del estado gran cantidad de hectáreas agrícolas -tanto privadas como del Estado-, fábricas, comercios y centros de producción. No obstante, esta situación fue minoritaria respecto al uso legal de medios de expropiación y la mayor cantidad de áreas afectas a la reforma fueron entregadas por sus dueños al estado y al área social de la economía.[cita requerida]

Consecuencias[editar]

El Gobierno Central incrementó el déficit fiscal, multiplicó la cantidad de dinero y esto depreció la moneda y causó una hiperinflación del 342% al final de su mandato.[11] La medida causó un crecimiento transitorio del consumo y producción del país, mientras se mantenía la inflación a niveles razonables gracias a la fijación de precios del mercado, los cuales eran situados por el ejecutivo.[cita requerida].

La necesidad creciente de bienes generaron manifestaciones de parte de la clase media y alta contra el gobierno de la Unidad Popular, como fueron los denominados «cacerolazos» o «marchas de las cacerolas vacías». Estas marchas, se originaron en el descontento social en un sector de la sociedad frente a las medidas económicas implementadas por el gobierno.

Tras el derrocamiento de Allende Pinochet lanzó el tratamiento de choque, que consistía en reducir el gasto público en un 20%, despedir al 30% de los empleados públicos, aumentar el IVA, privatizar la mayor parte de las empresas estataley liquidar los sistemas de ahorro y de préstamos de vivienda. Los sindicatos fueron prohibidos y que la legislación laboral eliminada. Haciéndose cargo del Ministerio de Hacienda (Jorge Cauas), del Ministerio de Economía (Sergio de Castro, líder de los Chicago Boys), y del Banco Central de Chile (Pablo Barahona).

Los efectos iniciales del tratamiento de choque en la economía chilena fueron graves. El PGB cayó en un 12%, la tasa de desempleo creció hasta el 16%, y el valor de las exportaciones se redujo en un 40%.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Braun, Juan, Matías Braun, Ignacio Briones y José Díaz (enero de de 2000). «Economía chilena 1810-1995. Estadísticas históricas» (PDF). Documento de trabajo (Santiago: Instituto de Economía UC) (187): 103. ISSN 0717-7593. Consultado el 13 de noviembre de 2011. 
  2. http://www.bcn.cl/bibliodigital/pbcn/bibliografias/estudios_pdf_bibliografias/611.pdf
  3. Archivo desclasificado con las conversaciones telefónicas
  4. Artículo de OR acerca de Pinochet y su relación con Estados Unidos
  5. [1] Memoria Chilena - Partido Demócrata Cristiano (1957-2004)
  6. http://www.archivochile.com/Imperialismo/us_contra_chile/UScontrach0015.pdf
  7. a b [2] Pierre Mouterde (1998), Los movimientos sociales en Chile, 1973-1993, LOM Ediciones, Santiago. ISBN 9562820971
  8. Christian Delois (1974), Chili (novembre 70-janvier 74) Réforme ou revolution, Ed. Gilles Tautin, Paris. p.19
  9. Fermandois, Joaquín, Mundo y Fin de Mundo, Chile en la política mundial 1900-2004, 2005. p. 377
  10. a b Macroeconomic Stability and Income Inequality in Chile (en inglés).
  11. «Veinticinco años de inflación y estabilización en Chile (1973-1998)» (PDF). La transformación económica de Chile: 27–66. 2004. Consultado el 29 de noviembre de 2007. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]