Ciudades-estado italianas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las ciudades-estado italianas fueron un notable fenómeno político del norte de la península itálica entre los siglos X y XV, por el cual las principales entidades políticas de la Italia medieval eran ciudades de reducido territorio pero elevado poderío político y financiero, además de poseer un elevado espíritu localista que aseguraba la independencia mutua de ellas.

Motivos[editar]

Tras la caída del Imperio Romano en el norte de Italia se preservó una fuerte vida urbana que había desaparecido virtualmente en el resto de Europa. Algunas ciudades y sus instituciones urbanas sobrevivieron en Italia durante la Alta Edad Media. Muchas de esas ciudades eran a su vez antiguas ciudades etruscas y romanas que habían existido dentro del Imperio romano. Las instituciones republicanas de Roma también habían sobrevivido en la mayor parte de ellas, la penetración militar bizantina reforzó el lazo de dichas ciudades con las extintas instituciones romanas, evitando que se formaran grandes estados duraderos en la península itálica.

Cabe citar que incluso a la caída del Imperio Romano, la región de la actual Italia era la zona más poblada y más rica del desaparecido Imperio, sólo superada por el Asia Menor dominada por Bizancio; ello facilitaba que las ciudades italianas pudieran sobrevivir de modo autónomo, en una forma que estaba fuera del alcance de otras antiguas ciudades romanas situadas en zonas más lejanas (como España, Inglaterra o Francia).

Algunos señores feudales disponían de gran cantidad de mano de obra servil y grandes propiedades de tierra, pero ya por el siglo XI, muchas ciudades, entre ellas Venecia, Milán, Florencia y Génova, se habían convertido en grandes metrópolis comerciales, capaces de conquistar la independencia respecto de sus soberanos formales.

Génova en 1493

De hecho Italia entre el siglo XI y el XIII era muy diferente del resto de la Europa feudal al norte de los Alpes. Los historiadores Marc Bloch y Fernand Braudel argumentaron que la geografía influenció determinantemente en la historia de la región. Dentro de la península itálica hay una gran diversidad orográfica. Italia está cortada en numerosas pequeñas regiones por las montañas, particularmente la cadena de los Apeninos, que en siglos pasados harían muy dificultosa la comunicación entre ciudades.

La llanura padana (que toma su nombre del río Po o Padus) era, sin embargo, una excepción, siendo la única área extensa de pastos continuos, la mayoría de las ciudades-estado que cayeron ante invasiones extranjeras estaban situadas en esa zona. Así, aquellas que sobrevivieron por más tiempo se encontraban en las regiones más rocosas, como Florencia (o Venecia defendida por su laguna), no obstante, hubo ciudades en la llanura padana que, gracias a su riqueza, pudieron sobrevivir y rechazar invasores paulatinamente.

Ya que un ataque sorpresivo de un ejército extranjero a través de los Alpes era muy difícil, los príncipes alemanes del Sacro Imperio Romano Germánico no podían ejercer el control sostenido y efetivo sobre sus estados vasallos italianos, y así Italia estaba substancialmente libre de interferencia política germana, gestándose una dependencia sólo nominal frente a una gran autonomía en la práctica, al extremo que en el siglo XII las ciudades italianas ya eran capaces de derrotar a los ejércitos del Sacro Imperio en el campo de batalla. Así pues, no surgieron fuertes monarquías como en el resto de Europa, en vez de ello emergerían las ciudades-estado independientes.

Situación y evolución[editar]

Aunque persistieron esas sensibilidades romanas, urbanas y republicanas, también hubo muchos movimientos y cambios en la región de la época. Italia primero experimentó los cambios europeos del siglo XI al XIII. Éstos eran típicamente:

  • un fuerte aumento demográfico, la población se dobló en este periodo.
  • un emerger de las grandes ciudades (en Italia superaban los 100.000 habitantes por el siglo XIII Venecia, Florencia y Milán, y muchas otras sobrepasaban los 50.000 como Génova, Bolonia o Verona).
  • la reconstrucción de las grandes catedrales.
  • migración sustancial del campo a la ciudad (en Italia el ratio de urbanización alcanzaba el 20%, el más alto de Europa en su tiempo).
  • una revolución agraria.
  • el desarrollo del comercio.
Entrada del Arsenal de la República de Venecia

Se ha estimado que la renta per capita del norte de Italia casi se triplicó del siglo XI al XV. Ésta era una sociedad expansiva demográficamente con una alta movilidad, incentivada por la rápida expansión del comercio y el hecho que el clima mediterráneo y la fetilidad de la tierra favorecían la agricultura, mientras que otras zonas de Europa (Alemania, Francia o Inglaterra) tenían su territorio dominado por densos bosques que dificultaban la agricultura extensiva, y un riguroso invierno que no aseguraba grandes cosechas. Por el siglo XIII el norte y centro de Italia se habían convertido en la sociedad más alfabetizada de Europa. El cincuenta por ciento de la población masculina podía leer en su lengua vernácula (un porcentaje sin precedente desde el declive del Imperio Romano), al igual que una pequeña pero significativa proporción de mujeres.

Durante el siglo XI en el norte de Italia, una nueva estructura política y social emergió, las ciudades-estados o comunas, y una destacable cultura cívica surgió con ellas, interesada en las instituciones urbanas y el gobierno republicano. Pero también muchas ciudades-estado albergaron una sociedad violenta basada en la familia, la confraternidad y la hermandad, antes que en un sentimiento localista, lo que minaba su cohesión interna (véase los güelfos y gibelinos).

Ambrogio Lorenzetti, Efectos del buen y mal gobierno en la ciudad y el campo, 1337-1340, pintura en el Palazzo comunale de Siena.

En la mayoría de lugares europeos en donde las comunas surgieron (por ejemplo en Gran Bretaña o Flandes) éstas fueron absorbidas por el estado monárquico emergente. Casi de forma única, sobrevivieron en el norte y centro de Italia para convertirse en independientes y poderosas ciudades-estado. El punto de inflexión se produjo a finales del siglo XII y adentrado el XIII, durante la Querella de las Investiduras entre el Papa y el Emperador: Milán lideró a las ciudades lombardas contra el Sacro Imperio Romano y lo derrotó, consiguiendo la independencia (batallas de Legnano en 1176 y Parma en 1248, véase la Liga Lombarda). Mientras Venecia y y Génova fueron capaces de conquistar sus imperios navales en el Mar Mediterráneo (en 1204 Venecia conquistó una cuarta parta del Imperio Bizantino en la Cuarta Cruzada).

Ya por 1300, la mayoría de estas repúblicas se habían convertido de facto en estados dominados por Signores y sus familias. Las excepciones fueron Venecia, Florencia, Lucca y algunas pocas más, que permanecieron republicanas frente a una creciente Europa monárquica.

Durante el siglo XIV y XV las más poderosas de estas ciudades (Milán, Venecia, Florencia) fueron capaces de conquistar otras ciudades-estado más débiles, creando estados regionales. La Paz de Lodi de 1454 terminó su lucha por la hegemonía en Italia y estableció la política de equilibrio o balanza de poderes (véase el Renacimiento italiano).

Declive[editar]

Los estados modernos de Europa adquirieron gran fuerza conforme terminaba la Edad Media y el feudalismo perdía influencia política; al aumentar el poder de los reyes como representantes de un fuerte gobierno centralizado, cuya influencia podía extenderse fácilmente por una amplia serie de territorios que antes sólo obedecían a señores locales. Así surgieron grandes estados europeos que contasen con un gobierno central fortalecido, capaz de imponer su autoridad sobre vastos territorios, lo cual les permitía poseer recursos poblacionales, políticos y económicos no vistos hasta entonces. Tal fue la situación de los reinos de Inglaterra y Francia, así como de los reinos de la Península Ibérica (Portugal, Castilla y Aragón), que desafiarían el modelo de las ciudades-estado italianas.

La Batalla de Pavía de las Guerras Italianas, por un desconocido pintor flamenco en el siglo XVI.

La expansión catalano-aragonesa del siglo XV permitió a la Corona de Aragón controlar el Reino de Nápoles, amenazando la prosperidad de las ciudades del norte de Italia. Estas, a su vez, eran escenario de las ambiciones españolas y francesas, manifestadas en las Guerras Italianas de fines del siglo XV e inicios del siglo XVI. Las ciudades como Milán, Florencia o Génova se veían con un poder muy reducido para oponerse a estados de mayor tamaño y más potentes, como Francia o España, y al final de un largo periodo de guerras habían perdido gran parte de su antigua influencia.

A mediados del siglo XVI sólo Venecia poseía un territorio y una población lo bastante grande para contar con recursos con los cuales preservar su independencia y estar a la altura de las monarquías europeas como Francia y España o el Imperio otomano (véase las Guerras Italianas), pero inclusive la República de Venecia se vio sometida a una fuerte presión militar y económica en sus guerras contra los otomanos, por lo cual a fines del siglo XVI había tenido que llegar a un acuerdo tácito con los sultanes turcos para reconocer la primacía otomana en el Mediterráneo oriental y así mantener su comercio.

La expansión colonial de Portugal (llegada de Vasco da Gama a la India en 1498) y el Descubrimiento de América por los españoles en 1492 habían quitado al Mediterráneo su rol de centro económico de Europa, siendo que el predominio económico pasaba a naciones situadas a orillas del Océano Atlántico (España, Inglaterra, Portugal, Holanda) mientras que las ciudades estado italianas como Venecia, Florencia, Pisa o Génova, con pocos recursos económicos y sin fuerzas para competir con estos nuevos rivales, quedaban relegadas a un rol cada vez más pequeño en el comercio europeo.

El siglo XVII presenció la casi plena extinción de las ciudades estado italianas, tras una serie de guerras y estancamiento de la economía, al punto que las grandes repúblicas medievales terminaron absorbiendo a su vecinas más pequeñas, formando "principados" de alcance regional (Módena, Toscana, Piamonte) que sí tenían ocasión de subsistir en lo político y económico. A su vez, estos nuevos principados de mayor tamaño debieron someterse de forma expresa o tácita a la influencia de las grandes potencias que dominaban Italia: primero España (entre los siglos XVI y XVIII) y luego Austria (desde 1721 tras el Tratado de Utrecht). La sola excepción fue la República de Venecia, que mantendría su independencia en un ambiente de plena decadencia hasta ser conquistada por los franceses en 1798.

Véase también[editar]

Referencias[editar]