Ciencia y tecnología en Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Este artículo aborda la ciencia y tecnología en Venezuela. Este país ha estado rezagado en el desarrollo de ciencia y tecnología a lo largo de su historia. Es recién con el siglo XX que comienza una inversión perceptible aunque aún precaria en la creación de tecnología propia.

Primeros años[editar]

Durante la Colonia el imperio español hizo muy pocos esfuerzos por promover la educación en las colonias y en particular en aquellas en las que tenían menos interés comercial, como en Venezuela. El país recién tuvo su primera universidad unos doscientos años después que México, Colombia o Perú.

Lingüística y etnografía[editar]

Los primeros estudios sobre los idiomas originarios de Venezuela y sobre las costumbres indígenas fueron realizados por los misioneros católicos. El misionero jesuíta Filippo Salvatore Gilii fue uno de los primeros en teorizar sobre las relaciones lingüísticas y proponer posibles familias de idiomas para la zona del Orinoco.

Universidad[editar]

El 22 de diciembre de 1721 se crea la Real y Pontificia Universidad de Caracas. En un principio se impartían clases de teología, medicina, filosofía y derecho exclusivamente en el idioma latín. Fue denominada "Real y Pontificia" por estar bajo la tutela y protección del Monarca español y del Sumo Pontífice. Esta universidad será la antecesora de la Universidad Central de Venezuela. Para 1810 la universidad cuenta con unos 400 alumnos.

Durante el siglo XVIII se comienzan a crear academias de ingeniería, aunque estas eran muy reducidas y ante todo para los militares.

En 1808 el coronel Tomás Mires crea una Escuela de Ingenieros.[1]

Pehr Löfling[editar]

Pehr Löfling es uno de los personajes más extraordinarios de la historiografía de las ciencias naturales en Venezuela y del período colonial español en América. En botánica y zoología es conocido como el primer investigador científico que pisa tierras venezolanas y realiza estudios y descripciones rigurosas sobre la flora y fauna de los Llanos y Guayana. Introduce el microscopio en Venezuela.

Carlos del Pozo y Sucre[editar]

Carlos del Pozo y Sucre (1743, Calabozo - 1814, Camaguán) es probablemente el primer inventor destacado que tuvo Venezuela. Alexander von Humboldt menciona un encuentro con este hombre en 1800:

Encontramos en Calabozo, en el corazón de los llanos, una máquina eléctrica de grandes discos, electróforos, baterías, electrómeros, un material casi tan completo como el que poseen nuestros físicos en Europa. No habían sido comprados en los Estados Unidos todos estos objetos; eran la obra de un hombre que nunca había visto instrumento alguno, que a nadie podía consultar, que no conocía los fenómenos de la electricidad más que por la lectura del Tratado de Sigaud de Lafond (Joseph Aignan Sigaud de Lafond) y de las Memorias de Franklin (Benjamin Franklin). El Sr. Carlos del Pozo, que así se llamaba aquel estimable e ingenioso sujeto, había comenzado a hacer máquinas eléctricas de cilindro empleando grandes frascos de vidrio a los cuales había cortado el cuello. Desde algunos años tan sólo pudo procurarse, por vía de Filadelfia, platillos para construir una máquina de discos y obtener efectos más considerables de la electricidad. Fácil es suponer cuántas dificultades tuvo que vencer el Sr. Del Pozo desde que cayeron en sus manos las primeras obras sobre la electricidad, cuando resolvió animosamente procurarse, por su propia industria, todo lo que veía descrito en los libros. No había gozado hasta entonces sino del asombro y admiración que sus experiencias producían en personas carentes por completo de instrucción, que jamás se habían apartado de la soledad de los llanos. Nuestra mansión en Calabozo le hizo experimentar una satisfacción del todo nueva. Por supuesto que había de dar alguna importancia a los votos de dos viajeros que podían comparar sus aparatos con los que se construyen en Europa. Yo llevaba electrómeros de paja, de bolilla de saúco, y de hojas de oro laminado, y asimismo una botellita de Leyden que podía cargarse por frotamiento, según el método de Ingenhouss, la cual me servía para experiencias fisiológicas. No pudo el Sr. Del Pozo contener su alegría al ver por primera vez instrumentos no hechos por él y que parecían copia de los suyos. Le mostramos también el efecto de metales heterogéneos sobre los nervios de las ranas. Los nombres de Galvani y Volta no habían resonado en aquellas vastas soledades.

Alejandro de Humboldt, Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente.

En 1804 participó con el científico ibérico Francisco Javier Balmis en la vacunación contra la viruela en Venezuela. Del Pozo era un partidario del gobierno español y por esto no recibió apoyo del nuevo gobierno patriota instaurado en 1811. Murió olvidado en 1814.

Manuel Palacio Fajardo[editar]

Manuel Palacio Fajardo (Mijagual, 1784Angostura, 1819). Abogado, médico, químico y político venezolano. Cuando estalla el movimiento independentista en 1810, se encontraba ejerciendo su profesión de médico en la ciudad de Guanare. Mijagual lo eligió como su representante al primer Congreso Constituyente de Venezuela, y como tal firmó el 5 de julio de 1811 la independencia absoluta. En 1812, después de la caída de la Primera República, se refugió en Nueva Granada. El gobierno patriota lo comisionó a los Estados Unidos junto a Pedro Gual para buscar apoyo a la causa independentista hispanoamericana. Llegaron a Washington en diciembre de 1812 y aunque lograron entrevistarse con el presidente James Madison este le manifestó que los Estados Unidos no podían tomar parte en la contienda por el Tratado de No Agresión firmado con España. Durante su estancia en Europa hizo estudios de química y perfeccionó sus conocimientos médicos. De regreso en Venezuela fue electo diputado es testigo de excepción de la instalación del Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819. Pocos días después el Libertador Simon Bolívar lo nombra Secretario de Estado de Colombia pero enferma de gravedad y no asume el cargo. Murió el 8 de mayo de 1819. En Londres publicó varios artículos sobre ciencias naturales. Se conocen tres: Sobre la explotación de carbonatos de sodio en la laguna de Urao del estado Mérida (1816), Apuntes sobre las principales circunstancias del terremoto de Caracas (1817) y una descripción geográfica del valle de Cúcuta (1817).

Adolfo Ernst[editar]

Adolfo Ernst fue un científico de origen prusiano que se estableció en Venezuela en la segunda mitad del siglo XIX. Creó el Museo de Ciencias Naturales y la Biblioteca Nacional de Venezuela.[2]

Luis Daniel Beauperthuy[editar]

Louis Daniel Beauperthuy médico y científico nacido en Basse Terre, Guadalupe, radicado en Venezuela, descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla.

Vicente Marcano[editar]

Vicente Marcano (Caracas, 27.10.1848 -Valencia 17.7.1891) fue un destacado ingeniero, químico, geólogo, profesor universitario y divulgador científico. Graduado en ciencias filosóficas en la Universidad Central de Venezuela, continuó su educación en el colegio francés de San Luis, en la institución Davigneau de Lanneau y en la Escuela de Artes y Manufacturas de París. [3]​ En 1887 fue designado jefe de la Comisión de Antropología que realizó viajes de exploración arqueológica al lago de Valencia (mayo-junio), al Orinoco (agosto-diciembre), las Formaciones Karsticas en los estados Monagas [4]​ y Falcón a finales de 1889. En estas exploraciones participaron además, Carlos A. Villanueva, Alfredo Jahn y Bonifacio Marcano. Los objetos arqueológicos recogidos, fueron enviados a París y hoy se encuentran en el Museo del Hombre. Sus trabajos de exploración sirvieron de base a la obra etnológica de su hermano Gaspar Marcano. Autor de Elementos de filosofía química donde defendía la teoría atómica (1881), escribió sobre sus investigaciones en los Annales de la Science Agronomique Française et Etrangère, Bulletin de la Société Chimique de France y los Compte-Rendus, con amplia divulgación en Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y Venezuela. [5]​Su interés principal fue el estudio de las fermentaciones de las frutas tropicales, además de las tierras nitradas y la industrialización de la caña de azúcar. En 1891, fundó en Caracas el Laboratorio Municipal, convertido más tarde en el Laboratorio Nacional. Su más importante descubrimiento fue la bromelina, enzima proteolítica extraída del jugo de la piña. Sus restos fueron sepultados en el Panteón Nacional el 10 de julio de 1991.

Carlos Toro Manrique[editar]

Fue un destacado ingeniero, matemático y académico venezolano que se desempeñó como Vicerrector Académico de la Universidad Central de Venezuela y como Miembro Fundador e Individuo de Número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela

Alfredo Jahn[editar]

Alfredo Jahn fue un botánico, ingeniero, topógrafo, científico venezolano. Fundó y presidió la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela. También participó en la construcción del ferrocarril Caracas-Valencia y en la Carretera Trasandina. Realizó estudios topográficos y etnológicos de Venezuela.

Siglos XX y XXI[editar]

Fernández Morán

El investigador Humberto Fernández Morán fundó en 1955 el Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (IVNIC). Este instituto fue transformado en 1959 en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). Pionero de la microscopia electrónica invento del cuchillo de diamante. En 1970 es contratado por la NASA para trabajar en el proyecto Apolo en el campo del análisis de las rocas lunares.

El Dr. Marcel Roche Destacado médico y científico venezolano. Fundador y director, entre 1952 y 1958, del Instituto de Investigaciones Médicas Fundación Luis Roche, en donde se hacían trabajos de investigación sobre anquilostomiasis, el bocio endémico, la diabetes, entre otros. Director del IVNIC, que dio origen al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), del cual fue director durante 10 años. Fundador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT).

Baruj Benacerraf nació en caracas (Venezuela) pero realizó sus estudios universitarios y sus investigaciones en los Estados Unidos. Sus estudios se desarrollaron en el ámbito de las reacciones inmunológicas y la genética. Demostró que la respuesta inmune frente a un antígeno es distinta para cada individuo y es heredada según las leyes de Mendel. Todos los individuos pueden responder frente a un mismo antígeno soluble pero cada individuo reconoce distintos determinantes antigénicos. Recibió el premio Nobel de Medicina en 1980.

Jacinto Convit realizó estudios epidemiológicos durante varias décadas. Entre estos, se destacó la vacuna contra la lepra y el desarrollo de un mejor tratamiento contra la leishmaniasis. Estos trabajos le valieron en 1987 el Premio Príncipe de Asturias y una nominación al premio Nóbel en 1988.

Manuel Blum es profesor de Ciencias de la Computación. Sus contribuciones incluyen el generador de números pseudoaleatorios Blum Blum Shub, la teoría de Complejidad computacional, y sus aplicaciones a la criptografía y "program checking", el "stream cypher" de Blum-Goldwasser, y más recientemente Captchas. Blum se graduó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde logro su doctorado en 1964. Trabajó como profesor de informática en la Universidad de California, Berkeley hasta el año 2000. Es actualmente el "Bruce Nelson Professor of Computer Science" en la Universidad de Carnegie Mellon. Blum es el único sudamericano que ha recibido el Premio Turing concedido en 1995.

Educación[editar]

Blum fue educado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde recibió su título de grado y su maestría, en 1959 y 1961 respectivamente. Recibió su Doctorado en Matemáticas en 1964 bajo la supervisión de Marvin Minsky.

Ingeniería[editar]

El gobierno de Venezuela decidió crear en 1976 un instituto para el desarrollo de tecnología del petróleo, el INTEVEP. Entre otros productos, el INTEVEP ha desarrollado la Orimulsion para transformar en combustible industrial al petróleo extra-pesado.

En 1960 se inaugura en el IVIC el reactor nuclear RV-1 para fines pacíficos e investigación. Desmantelado en 1991 fue transformado en la Planta de Esterilización por Rayos Gamma PEGAMMA.

Género en la ciencia Venezolana[editar]

A pesar del predominio histórico de los hombres en la actividad científica en Venezuela, se ha observado una tendencia hacia una mayor participación de las mujeres.[6]​ Sin embargo, el cierre de esta brecha de género no se debe a la implementación de políticas públicas específicas, y más bien muestra un caracter heterogéneo que responde a diferentes circunstancias generacionales e institucionales, por lo que existen ejemplos extremos de mayor o menor presencia femenina en actividades de investigación, pero baja representación en los más altos puestos de toma de decisiones.[7]

Venezolanos reconocidos en el exterior[editar]

Véase:

Centros de investigación científica[editar]

Labor investigativa en universidades[editar]

Véase también[editar]

Ciencia y tecnología en otros países hispanos

Referencias[editar]

  1. Salcedo-Bastardo (2004): Historia Fundamental de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Caracas. 11 edición. Pág 171
  2. https://books.google.co.ve/books?id=DnFpKp2uD4IC&pg=PA9&source=gbs_toc_r&cad=4#v=onepage&q&f=false
  3. http://www.acading.org.ve/assets/notas_biograficas_vicente_marcano_1848-1892-urbani-1997.pdf
  4. [Encyclopedia of Caves and Karst Science By John Gunn pag. 123
  5. Martín Frechilla, J.J., Texera, Y. (2001) Así nos vieron: cultura, ciencia y tecnología en Venezuela 1830-1940
  6. Requena, Jaime; Vargas, Domingo; Caputo, Carlo (2016). «GÉNERO EN LA CIENCIA VENEZOLANA: DESVANECIMIENTO DE LA BRECHA». Interciencia 41 (3): 162-170. Consultado el 11 de mayo de 2017. 
  7. Vessuri, Hebe; Canino, María Victoria (2001). «EL GÉNERO EN LA CIENCIA VENEZOLANA (1990-1999)». Interciencia 26 (7). Consultado el 11 de mayo de 2017. 

Enlaces externos[editar]