Caverna de las Brujas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caverna de las Brujas
Categoría UICN III (Monumento natural)
Situación
País Flag of Argentina.svg Argentina
División Bandera de la Provincia de Mendoza.svg Mendoza
Subdivisión Departamento de Malargüe
Ecorregión Estepa Patagónica y Región Altoandina
Coordenadas 35°48′02″S 69°49′13″O / -35.800555555556, -69.820277777778Coordenadas: 35°48′02″S 69°49′13″O / -35.800555555556, -69.820277777778
Datos generales
Administración Departamento Áreas Naturales Protegidas de Mendoza
Fecha de creación 1997
Superficie 500 ha
Caverna de las Brujas ubicada en Argentina
Caverna de las Brujas
Caverna de las Brujas
Caverna de las Brujas (Argentina)
Caverna de las Brujas Sitio web
[editar datos en Wikidata]

El monumento natural Caverna de las Brujas fue creado en al año 1997,[1] en un área protegida provincial denominada Reserva Natural Caverna de las Brujas cuya protección fue establecida inicialmente mediante la Ley Provincial N° 5.544 del año 1990. Se trata de un área de unas 500 ha,[2] que incluye una extensa caverna de rocas calizas desarrollada en varias galerías. La filtración del agua a lo largo de millones de años produjo la formación de espeleotemas de gran interés geológico.

Ubicación[editar]

Está ubicado aproximadamente en la posición los S 35° 48’ 02,3’’ y W 69° 49’ 13,7’’ a unos 1800 msnm en la Cordillera Principal de Los Andes al extremo suroeste de la Provincia de Mendoza, Argentina, a 71 km de la ciudad de Malargüe.[3]
Se encuentra a unos 500 km de la ciudad de Mendoza. Se accede a través de la RN 40, culminando con un camino de acceso al lugar de 8 km desde la ruta. La localidad más cercana es el poblado de Bardas Blancas.[4]

Proceso de formación[editar]

La caverna se encuentra sobre una formación jurásica de rocas calcáreas de origen marino. En los alrededores de la entrada se encuentran estratos expuestos con evidencia fósil de moluscos gasterópodos, especies dominantes en el jurásico y en cretácico.[5] Las formas de las diversas galerías de la caverna se formaron por la acción del agua sobre rocas calcáreas, que ha erosionado profundas galerías subterráneas y creado, mediante el depósito de los materiales salinos en estado de disolución, diversas formas muy singulares de estalactitas, estalagmitas, velos, columnas, formaciones coralinas, etc. Algunos de los sitios que el turista visita son la Sala de la Virgen, La Gatera, La Sala de la Estalagmita Gigante y Sala de los Encuentros. En el interior de la cavidad existen otra gran cantidad de lugares de singular belleza como es la Sala de la Madre, la Sala de las Flores, la Cámara de los Dioses, la Sala de las Arenas, el Jardín de las Brujas, etc.[3]

Flora y fauna[editar]

El entorno superficial del área protegida presenta le flora típica del ambiente altoandino, parcialmente impactada por el uso de los pobladores locales. Entre las especies identificadas se encuentran ejemplares de chacay (Chacaya trinervis), duraznillo (Colliguaja integerrima), leña amarilla (Adesmia pinifolia), jarilla de la montaña (Larrea nitida), melosa (Grindelia chiloensis), molle blanco (Schinus johnstonii), monte negro (Bougainvillea spinosa), pañil (Buddleia globosa), patagüilla (Anarthrophyllum rigidum), pichana (Psila spartioides), tomillo (Acantholippia seriphioides) y yerba negra (Mulinum spinosum), entre otros [6]

La avifauna es significativa. Se ha registrado la presencia de ejemplares de tero común (Vanellus chilensis), loro barranquero (Cyanoliseus patagonus), gaucho serrano (Agriornis montanus), caminera colorada (Geositta rufipennis), bandurrita pico recto (Ochetorhynchus ruficaudus), golondrina barranquera (Pygochelidon cyanoleuca), zorzal chiguanco (Turdus chiguanco), chingolo (Zonotrichia capensis), comesebo andino (Phrygilus gayi) y yal negro (Phrygilus fruticeti).[7]

En el interior de la caverna hay una fauna muy particular, adaptada a vivir sin radiación solar. Un estudio realizado por la Federación Argentina de Espeleología señala que la fauna subterránea incluye arañas, de las familias Amaurobiidae, Pholcidae y Theraphosidae; opiliones de la familia Gonyleptidae; artrópodos del orden Collembola y dípteros de la familia Sarcophagidae, entre otros aún no clasificados.[8]

Valores culturales[editar]

Se han hallado vestigios que sugieren que la caverna fue utilizada por pueblos aborígenes como refugio o como espacio sagrado. La propia denominación «Caverna de las Brujas» deriva de historias o leyendas respecto de prácticas mágicas, de las formas extrañas de las sombras proyectadas sobre los muros de las galerías por los participantes de las ceremonias reunidos frente al fuego, o bien de la supuesta existencia de dos mujeres blancas cautivas que se habían transformado en aves como producto de rituales de hechicería.[9]
Parte de esa concepción de espacio vinculado a lo sobrenatural continúa presente en los pobladores rurales de la región. Se ha comprobado que muchos de ellos se niegan a participar de las actividades de exploración, producto de esa percepción.[10]

Referencias[editar]