Belmonte de Gracián

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Belmonte de Gracián
Municipio de España
Bandera de Belmonte de Gracián
Bandera
Escudo de Belmonte de Gracián
Escudo
Belmonte de Gracián
Belmonte de Gracián
Ubicación de Belmonte de Gracián en España.
Belmonte de Gracián
Belmonte de Gracián
Ubicación de Belmonte de Gracián en la provincia de Zaragoza.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Aragon.svg Aragón
• Provincia Flag of Zaragoza province (with coat of arms).svg Zaragoza
• Comarca Comunidad de Calatayud
• Partido judicial Calatayud[1]
Ubicación 41°18′45″N 1°32′15″O / 41.3125078, -1.5374054


Coordenadas: 41°18′45″N 1°32′15″O / 41.3125078, -1.5374054
• Altitud 646[2] msnm
• Distancia 92 km a Zaragoza
Superficie 43,7 km²
Población 233 hab. (2013)
• Densidad 5,33 hab./km²
Gentilicio belmontino, na
Código postal 50332
Alcalde (2011) José Carlos Pérez Cubero (PAR)
[editar datos en Wikidata]

Belmonte de Gracián es un municipio español de la provincia de Zaragoza, en la comunidad de Aragón, situado a 12 km de Calatayud y que es cuna del escritor Baltasar Gracián.

Toponimia[editar]

Hasta 1910 se llamó Belmonte del río Perejiles, y, a partir de 1920, Belmonte de Calatayud. En 1985, y en homenaje a su ilustre hijo, Baltasar Gracián, que nació en esta localidad en 1601, pasó a denominarse Belmonte de Gracián.[3]

Historia[editar]

Belmonte se levanta a resguardo de un cerro escarpado “bello monte” que dio nombre a la población. Denominado Belmonte del Peregiles hasta 1910 y Belmonte de Calatayud desde 1920, finalmente en 1985, pasaría a llamarse Belmonte de Gracián, en homenaje a su ilustre hijo, del que adoptó el apellido, el jesuita, escritor y filósofo Baltasar Gracián.

En cuanto a su origen hay que remontarse a la conocida ciudad de “Secaisa” y en ellas se sitúan los restos arqueológicos del yacimiento de la mítica ciudad celtíbera de Segeda. Aquí es donde el conde de Samitier descubrió los primeros restos de Segeda, que dio noticia de ellos a comienzo de siglo afirmando haber hallado unas habitaciones con buen número de vasijas indígenas, muchas pintadas, de las que guardó parte. Schulten visitó el lugar en los años 30, haciendo coincidir esta visita con sus trabajos en la vecina Bílbilis (Calatayud). Segeda habría sido el inicial desencadenante de la segunda guerra celtibérica, testigo de la llegada del cónsul Nobilior, quien la destruyó, con el abandono de la ciudad por sus habitantes y vuelta a ser reocupada más tarde. El yacimiento en la actualidad ofrece paulatinamente a la luz restos descubiertos por los trabajos agrícolas, algunos de los cuales se conservan en el Museo Municipal de Calatayud.

En el término municipal actual se encuentra un yacimiento de regular extensión, “Durón” cercado de murallas de grandes sillares, siendo descubiertos a finales del siglo pasado la ceca Setica-Segisa apareciendo mosaicos, cerámicas y monedas, denarios con la leyenda Secaisa.

Su castillo musulmán del siglo X nos sigue hablando de su importancia a través de la historia, Labaña dejó constancia en 1610: “Tiene un castillo y la mayor parte de las casas situadas sobre peñas de aljez” y en las crónicas aparece reseñas de que en el siglo XIV fue atacada por los castellanos, para su defensa acudieron los vecinos de Mara y Ruesca y finalmente fue tomada por los invasores en el año 1362, volviendo poco después la Corona de Aragón. Madoz, ya en el siglo XIX, se referiría tan sólo a las minas existentes sobre las peñas “obra de moros”.

El casco urbano se encuentra situado al arrimo de un monte que en tiempos coronó el mencionado castillo musulmán, en cuyas ruinas ahora levanta la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo.

Su trazado se extiende en la parte baja de la ladera, entre la carretera y sus dos iglesias; la ya menciona en honor de la Virgen del Castillo, la primitiva Parroquia que alza su cúpula en lo más alto del pueblo, y la de San Miguel, con un ábside de extraordinaria decoración mudéjar y una torre, también mudéjar, excelente por su decoración vidriada. En el interior del templo se conserva la pila bautismal en la que fue bautizado Baltasar Gracián en 1601.

Sobre esta iglesia y al pie del tajo que corona la otra están las viviendas, los corrales, las eras, las bodegas y los pajares abandonados: el reino del aljez, un paraje blanco y gris, onírico y perdido donde sólo hay yeso. Una verdadera ciudad, olvidada y ruinosa, que se labró en las rocas blandas de este material. Las calles se labraron en esta roca, la misma en la que se tallaron las eras escalonadas y se excavaron los habitáculos, aprovechando las piedras extraídas en la excavación para construir los muros. Un paseo por esta olvidada ciudad del aljez, su contemplación desde la lejanía, dando una imagen del conjunto, que completa la ofrecida por el recorrido entre las ruinas del poblado excavado en las rocas. Por el otro lado de la vega, mirando desde la carretera, la vertiente de Belmonte aparece como una colmena, con docenas de bocas oscuras en la ladera como si fuesen celdas de un panal.

Además de la citada ermita de Nuestra Señora del Castillo, existen otras dos dedicadas a San Roque (paraje donde se va en romería el 16 de agosto) y San Martín situada a las faldas de la Sierra de Vicort. Las fiestas mayores se celebran en honor de San Miguel (titular de la parroquia) del 29 al 31 de septiembre.

También nacieron en Belmonte otros hijos ilustres como fueron los hermanos Franco de Villalba, Diego Prudencio (1670/80 – 1740/60) escritor que destaca por sus importantes Tratados sobre los Fueros de Aragón, Miguel Menor, también escritor y religioso, y Sebastián de Almenara.

Política local[editar]

Últimos alcaldes de Belmonte de Gracián[editar]

Período Alcalde Partido
1979-1983 Miguel S. Simón Domínguez[4] UCD
1983-1987
1987-1991
1991-1995
1995-1999
1999-2003
2003-2007
2007-2011
2011-2015 José Carlos Pérez Cubero[5] PAR

Resultados electorales[editar]

Elecciones municipales[6]
Partido 2003 2007 2011
PAR 5 5
PSOE 2 - -
PP 5 - -
CHA -
Total 5 5 5

Monumentos[editar]

El monumento más notable de su casco antiguo es la torre mudéjar de la Iglesia de San Miguel, que podría ser, en su parte inferior, de construcción islámica.

Otros lugares de interés son el yacimiento celtibérico de Segeda, situado en sus cercanías y la Fuente del Despeño, que en el pasado tuvo un uso abundante.

Castillo[editar]

Sobre una cima, controlando todo el valle del río Perejiles. El castillo es de planta ovalada, con 80 metros de eje mayor por 40 de menor. Aunque se encuentra en muy mal estado, aún se distinguen dos pequeños torreones muy rebajados en altura. Dentro del recinto se encuentra la actual Ermita de Nuestra Señora del Castillo, construida sobre los restos de una torre campanario de tres cuerpos de tipo de tipo alminar almohade situada junto al muro norte del crucero. El primer cuerpo construido con mampostería y los dos últimos son de ladrillo decorado con cerámica.

El castillo es de origen musulmán, data del siglo X y pasó a manos aragonesas en el siglo XII formando parte de la comunidad de Calatayud, dentro del la sesma del Río Miedes.

En el siglo XIV aparece en las crónicas de la época aparece los vecinos de los pueblos de Mara y Ruesca vinieron en su defensa por el ataque de los castellanos, tomado finalmente en 1362 acabaron siendo tomados y anexionados por la Corona de Aragón.

Iglesia de San Miguel[editar]

La iglesia parroquial, dedicada a San Miguel, es gótica, del siglo XV, y ocupa una explanada intermedia a escasa distancia de la plaza donde se levanta la Casa Consistorial. Cerca, también, del edificio que fue cuna de Baltasar Gracián.

El templo tiene amplias proporciones, construido a base de piedra y ladrillo. La torre sube con planta cuadrada, a los pies, con basamento de piedra que luego resalta decorada en labores mudéjares de ladrillo. El interior se compone de una nave sin crucero. Se abren las capillas en los contrafuertes, alcanzando profundidad. El ábside, que es poligonal en la parte exterior, cierra de forma semicircular en el interior. Es un conjunto grato a la contemplación del viajero, que se extasía admirando la bóveda estrellada decorada con claves de madera, en la nave, de cascarón y cañón con lazos barrocomoriscos en el primer tramo del templo y en el ábside. Una inscripción recuerda que la iglesia fue renovada en 1634.

En el interior de la iglesia, yeserías talladas barrocas de tradición mudéjar, una nave con capillas entre los contrafuertes, cubierta con bóveda de crucería estrellada, y ábside poligonal al exterior, y semicircular en el interior. En el año 1634 fue renovada la decoración en las bóvedas. Y el ábside poligonal, de siete lados, decorado al exterior con paños de rombos y cruces separadas por frisos de esquinillas, decoración de gran importancia para el mudéjar aragonés. La portada es renacentista, de corte herreriana.

En el exterior destaca la torre cuadrada de los pies junto al muro sur, sobre basamento de entrada de mampostería y decorada con labor mudéjar de ladrillo resaltado, esta torre campanario de tipo alminar almohade, con escalera interior cubierta primero con bovedillas escalonadas de cañón y luego por aproximación de hiladas; decorada con platos y columnas de cerámica, frisos de esquinillas y de espina de pez, así como dos paños de arcos apuntados entrecruzados. Es de destacar que en ella se conserva la pila bautismal donde se bautizó Baltasar Gracián y en la Casa Parroquial de la localidad se guarda partida original de bautismo del mismo.

Ermita del Castillo[editar]

Sobre el mismo pueblo permanecen los restos del antiguo castillo. Allí, dentro del recinto de la antigua fortaleza, adosada al muro, se levanta la ermita de la Virgen del Castillo, vigía excepcional, que se supone fue la antigua parroquial. Es un modesto edificio de tapial y ladrillo, con torre campanario de dos cuerpos, el primero de mampostería y el superior de ladrillo. La iglesia se compone de una nave sobre planta de cruz, con cabecera plana. Se cubre con bóveda de lunetas, excepción hecha del crucero, que lo hace con cúpula circular sobre pechinas con linterna. La decoración del templo es de orden toscano, y en las pechinas de la cúpula aparecen los evangelistas, en yeso. Los retablos proceden, en su mayoría, de los siglos XVI, XVII y XVI.

Poco de mudéjar tiene ya esta modestísima torre, en el pueblo que conserva una de las torres más antiguas e interesantes. La torre de la ermita de la Virgen del Castillo, en lo alto del pueblo y al lado de los restos de un castillo que bien podría haber sido musulmán, no presenta más tema decorativo que dos hiladas de ladrillos en esquinilla al tresbolillo. Mantiene, como la propia torre de la parroquia, la mampostería revocada para la parte inferior y ladrillo para la superior. Y sobre las dos ventanas gemelas donde se alojan las campanas, tres ventanas más pequeñas, todas en arco de medio punto.

Acueducto[editar]

El origen se cree musulmán, como el castillo y construcciones colindantes, data del siglo X y su utilidad era trasladar el agua a los habitantes del antiguo Belmonte.

Torre de Vigilancia[editar]

Torre de origen musulmán, llamada "Atalaya", data del siglo X pasando a manos aragonesas en los inicios del siglo XII, situada en un cerro próximo al pueblo y cercana al castillo, se encuentra esta torre de vigía de planta circular, hecha de tapial, rodeada por un pequeño recinto defensivo.

Se trata de una torre que servía de vigilancia y para hacer señales, completando así la defensa.

Palacio[editar]

El palacio fortificado del siglo XIV, construido sobre una plataforma natural, es un espectacular edificio, de aspecto totalmente militar. Presenta en tres de sus esquinas torres en talud acusadas en alzado y planta, la cuarta torre se ha perdido pero queda su base. No es fácil que este palacio fortificado fuera construido por algún señor territorial, más bien es de suponer que lo erigió la Comunidad de Calatayud como segundo castillo, con motivo de las invasiones castellanas del siglo XIV. Fue configurado como palacio torreado, quizá para residencia del alcaide y guarnición. (Aurelio Cabañas Bayano)

Segeda[editar]

En el término municipal actual se encuentra un yacimiento de regular extensión, “Durón”, cercado por murallas de grandes sillares, descubriéndose a finales de la pasada centuria la ceca de Setisa-Segisa, apareciendo mosaicos, cerámicas y monedas, denarios con la leyenda Secaisa. Encontrándose en el interior restos de edificaciones con mosaicos de mortero de cal con decoraciones vegetales en blancas y negras romanas.

Referencias[editar]

  1. Consejo General de Procuradores de España
  2. Gobierno de Aragón. «Zonas altimétricas por rangos en Aragón y España, y altitud de los municipios de Aragón.». Datos geográficos. Consultado el 15 de agosto de 2012.
  3. Boletín Oficial de Aragón de 18/12/1985
  4. Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (Gobierno de España). «Treinta aniversario de las primeras elecciones municipales de la democracia». Consultado el 6 de marzo de 2014.
  5. Alcaldes de Aragón de las elecciones de 2011
  6. Gobierno de Aragón. «Archivo Electoral de Aragón». Consultado el 18 de octubre de 2012.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]