Segeda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Segeda
Oppidum del Belos
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
Datos generales
Ubicación 41°18′04″N 1°31′03″O / 41.3012, -1.5174Coordenadas: 41°18′04″N 1°31′03″O / 41.3012, -1.5174
Entidad Oppidum
 • Región Celtiberia
Eventos históricos
Habitantes Belos
Administración
Correspondencia actual Entre Mara (ciudad vieja) y Belmonte de Gracián, Zaragoza, Flag of Spain.svg España
[editar datos en Wikidata]

Segeda fue un oppidum prerromano cuyos habitantes, los belos, lo llamaban Sekaida. Estaba situado en la Comarca de Calatayud (Zaragoza), concretamente en la zona correspondiente entre la actual Mara (ciudad vieja) y Belmonte de Gracián (ciudad nueva). Era la ciudad más importante de los belos y emitió moneda en torno al siglo II a. C.

Guerras celtibéricas[editar]

Se vio envuelta en las guerras celtibéricas por el intento de ampliar las murallas de la ciudad en el 154 a. C., ya que Roma lo utilizó como casus belli para la conquista de la Celtiberia. Se aliaron a una de las tribus celtíberas más poderosas, los arévacos, cuya ciudad más importante era Numancia. Las fuerzas combinadas de ambos pueblos pararon primero el ataque del cónsul romano, Quinto Fulvio Nobilior, contra Sekaisa y luego lo rechazaron en Numancia.

En el año 153 a. C., se enfrentaron al ejército romano mandado por Quinto Fulvio Nobilior, compuesto por 30.000 hombres, y las tropas celtibéricas de segedenses y numantinos al mando de Caro de Segeda. El resultado de esta primera batalla fue a favor de los celtíberos, muriendo 6.000 romanos.

Cambio del calendario romano[editar]

En el año 153 a. C., el Senado decidió enviar al cónsul Nobilior a Hispania con motivo del conflicto de Segeda. Hasta entonces, el año comenzaba con la toma de posesión de los nuevos cónsules durante los idus de marzo, el día 15 de ese mismo mes, siendo enero y febrero los dos últimos meses del calendario. Debido a la lejanía de tierras como Hispania, esto significaba que las tropas no estarían listas para la guerra hasta septiembre u octubre, con lo que se desaprovecharía la época estival. Por este motivo se adelantó la fecha de elección consular al 1 de enero, que pasó a ser el primer día del año. Los meses conservaron su nombre original, y es por ello que a día de hoy septiembre, octubre, noviembre y diciembre todavía conservan los prefijos séptimo, octavo, noveno y décimo respectivamente, a pesar de que pasaron a ocupar las posiciones 9ª-12ª.[1]

Acuñación monetaria[editar]

Moneda de Sekaisa de los siglos II al I a.C.

Sekaiza hizo sus primeras acuñaciones entre los años 170 y 154 a.C., ases, unidades de bronce y divisores. Acuñando también denarios de plata para pagar los tributos de Roma.

Acuñó moneda de plata y bronce durante el siglo II y posteriormente inicios del siglo I a.C., utilizando en su leyenda su nombre en celtibérico, Sekaiza. Pero por las pocas emisiones de plata, se entiende que la plata estuvo poco acuñada o que posteriormente se fundió.

Sus acuñaciones se repartieron entre seis emisiones diferentes. El bronce se acuñó en todas ellas, la plata solo en la segunda y la tercera emisión.

En la primera y segunda emisión (Segeda I) utilizaron los diseños de una cabeza de lobo en el anverso y un jinete y un ave en el reverso.

Posteriormente, en el anverso, para todos los valores se utilizó el diseño de un busto varonil, con o sin barba, con la posibilidad de estar acompañado de un símbolo. En el reverso se utilizó el diseño de un jinete con diferentes atributos, sea una lanza, un ave o una palma en los valores más altos; un caballo para la mitad y el sexto; y medio Pegaso y jabalí para los tercios.

La emisión tercera y sexta fueron las más extensas y las que se dispersaron, llegando a las zonas mineras de Ulterior y la Beturia, relacionado posiblemente con el movimiento de gente norte-sur del siglo II a.C. o de la actividad militar.

El máximo en la acuñación se produjo en la mitad del siglo II a.C., acuñando la segunda y tercera emisión, coincidiendo con una crisis en la Celtiberia, el taller podría haber acuñado moneda para pagar los tributos exigidos por Roma a partir de los pactos con Roma como en otros casos, como narra Apiano en su libro Iber 45, 48 y 50, para el pago de los en auxilia belos bajo Vetilio, en el 146 a.C. en los momentos de plena guerra numantina.

Las otras emisiones podrían ser para uso local.

La sexta emisión fue la más larga en el tiempo, 20–30 años, tal vez para resolver la necesidad de numerarios.

La acuñación en el segundo emplazamiento (Durón de Belmonte de Gracián) con el mismo nombre, nos indica una pervivencia política y de habitantes de la anterior.

Bibliografía[editar]

  • Historia de España, dirigida por M. Pidal, Ed. Espasa Calpe, Madrid, 1960-1982, Tomo I, vol II y III. Tomo II, vol. I y II
  • Protohistoria de la Península Ibérica, Barcelona, 2001.
  • Burillo Mozota, F (2007). Los Celtíberos (Etnias y estados). Barcelona. Crítica. ISBN 9788484329497. 
  • Burillo y Mozota, F (2006). Segeda su contexto histórico: Entre Catón y Nobilior (195 al 153 a.C.) : homenaje a Antonio Beltrán Martínez. Centro de Estudios Celtibéricos de Segeda. ISBN 978-84-611-4203-3. 
  • Burillo y Mozota, F (1999). Segeda (Mara-Belmonte de Gracián) La ciudad celtibérica que cambió la historia. Seminario de Arqueología y Etnología Turolense. 
  • Gomis Justo, M (1999). Las acuñaciones del taller monetal de Sekaiza'. Universidad de Valencia, Departamento de Prehistoria y Arqueología. 
  • Vives Escudero, A (1980). La moneda hispánica. Juan R. Cayón Editor Numismático. 

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]