Batalla de Diriangén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Diriangén
la conquista española de Nicaragua
Fecha 17 de abril de 1523
Lugar Quebrada del Perro, Diriamba (NicaraguaFlag of Nicaragua.svg Nicaragua)
Resultado Victoria diriana y nagrandana; retirada española
Beligerantes
Guerreros dirianes y nagrandanos Bandera de España España
Comandantes
Diriangén Gil González Dávila
Fuerzas en combate
4.000 guerreros 100 soldados
Bajas
Desconocidas Desconocidas

La batalla de Diriangén fue una batalla que se desarrolló el 17 de abril de 1523 en territorio de la actual ciudad de Diriamba, departamento de Carazo, en el marco de la exploración del territorio de Nicaragua por parte de la expedición comandada por el capitán y conquistador español Gil González Dávila. Se enfrentaron los guerreros de las tribus dirianes y nagrandanos contra los conquistadores españoles.

Los españoles, comandados por el capitán Gil Gónzalez Dávila, detienen el ataque de los indígenas, al mando del cacique Diriangén, luego de más de cuatro horas de cruenta lucha, los españoles logran replegarse hacia el sur.

Después de la batalla, se inició la retirada del actual territorio nicaragüense de la expedición de Gil González, retrasando los planes de conquista que desde Panamá impulsaba Pedrarias Dávila.

La tradición oral ha fijado y conserva como sitio de la batalla la llamada Quebrada del Perro que hoy en día es una calle pavimentada en la ciudad de Diriamba fundada en la región llamada Manquesa por los españoles.

Antecedentes[editar]

En 1522, una expedición encabezada por el explorador Gil González de Ávila llegó hasta el actual territorio de Nicaragua.

El capitán español se presentó ante los caciques de los nicaraos y chorotegas, ordenándoles adorar al Dios de los cristianos y obedecer al Rey de España.

Algunos caciques aceptaron y regalaron mucho oro al español. Otros, como el cacique Diriangén, desconfiaron de los extraños visitantes.

La batalla[editar]

Al mediodía del sábado 17 de abril de 1523 se inició la batalla.

Diriangén al frente de cuatro mil guerreros dirianes y nagrandanos trabó cruenta lucha contra los 100 españoles comandados por Gil González Dávila.

Los indígenas contaban con macanas de piedras, lanzas y flechas con afiladas puntas de obsidiana.

A la tarde la batalla había terminado.

Se supone de muchos muertos y heridos por parte de las guerreros indígenas de Diriangén; y de algunos heridos entre los españoles.

Consecuencias[editar]

El aura de divinidad que los indígenas daban a los conquistadores venidos del mar considerándolos como dioses fue destruido.

Gil González Dávila se vio obligado a replegarse hacia el sur, en territorio de la actual Nicoya, Costa Rica y a su paso tuvo que hacer frente a otro ataque por parte de los guerreros niquiranos al mando de Nicarao.

Enlaces externos[editar]