Anne Dacier

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Anne Dacier.

Anne Dacier, nacida Le Fèvre, fue una filóloga y escritora francesa.

Biografía[editar]

Nació en Saumur el 5 de agosto de 1647. Su padre era el filósofo y helenista Tanneguy Le Fèvre, quien se dio cuenta del despejo y talento de su hija y, enfrentándose a los prejuicios misóginos de su tiempo, le dio la misma educación que a su hermano varón enseñándole latín y griego. Siendo apenas adolescente se casó con el librero y editor de su padre Jean Lesnier; pero el matrimonio se llevaba mal y al morir su padre en 1674 acordaron una separación permanente y ella marchó a vivir a París con el humanista André Dacier, miembro de la Academia francesa y exalumno de su padre, del que tomó el apellido cuando falleció su marido y pudo casarse con él en 1683.

Realizó numerosas traducciones de autores clásicos grecolatinos al francés, de gran importancia en los siglos siguientes, que la transformaron en una celebridad en los salones literarios de París. La Accademia dei Ricoverati de Padua la eligió como miembro en 1679. Su carrera de traductora había empezado ya a la edad de veintitrés años publicando una edición de fragmentos del poeta alejandrino Calímaco (París, 1674). Siguieron diversas traducciones (Anacreonte y Safo, 1681; Amphitryon, Epidicus y Rudens de Plauto y Pluto y Las nubes de Aristófanes, ¡primera vez que se traducía a este último autor al francés!, 1683-84; Terencio, 1688; las Vidas paralelas de Plutarco en traducción de su marido; la Ilíada, 1699; la Odisea, 1708) y las ediciones de la colección "Ad usum Delphini" (Floro, 1674; Dictis y Dares, 1684, Aurelio Víctor, 1681 y Flavio Eutropio, 1683). Tradujo también a Marco Aurelio. Pero sin duda alguna la traducción que le dio más fama fue la de la Ilíada de Homero en prosa, porque reavivó la famosa Querella de los antiguos y los modernos y suscitó un amplio debate sobre la obra de Homero. Con este debate se relaciona su ensayo Las causas de la corrupción del gusto, donde criticó directamente a Houdar de La Motte. Ella postulaba una filosofía primitivista de la historia, en la que la sociedad moderna representaba el declive artístico y ético de sus antepasados ​​hebreos y helénicos, y defendía el valor pedagógico de los clásicos, especialmente de las epopeyas de Homero, en la formación del carácter moral e incluso la piedad de quienes los estudiaban con avidez.

Murió en el Palacio del Louvre de París el 17 de agosto de 1720.[1][2]

Polémica sobre Homero[editar]

En 1699 Madame Dacier publicó su versión en prosa de la Ilíada provista de un prólogo en que replicaba a los críticos de Homero. Y en 1713 cuando Antoine Houdar de la Motte publicó otra traducción en verso reducida a la mitad de cantos, doce, a fin de eliminar la presunta prolijidad del autor y adecuándolo al gusto del XVIII, más "razonable y elegante". Madame Dacier se enfadó y publicó Les causes du corruption du goût (París, 1714), en que recurría a argumentos tomados del Diálogo de los oradores de Tácito y añadía muchos otros. La Motte replicó en sus Reflexions sur la critique (París, 1714), y en ese mismo año Fénelon, en su Carta sobre las actividades de la Academia Francesa, defendió el valor de los antiguos sobre los modernos. Empero, la disputa se prolongó aún más y en 1716 el jesuita Jean Hardouin publicó una apología de Homero con una nueva forma de interpretar la Ilíada; madame Dacier lo atacó en Homère defendu contre l'apologie du Père Hardouin ou suite des causes de la corruption du goût (París, 1716). El duelo se transformó en una auténtica batalla literaria en la que entraron en liza los partidarios de los antiguos y de los modernos. A favor de La Motthe o La Motte estaban el abate de Pons (Lettre à M. *** sur l’Iliade de La Motte), el abate Jean Terrasson (Dissertation critique sur l’Iliade d’Homère) etc. A favor de madame Dacier, Jean Boivin (Apologie d’Homère et Bouclier d’Achille), François Gacon (Homère vengé), André Dacier (prefacio al Nouveau Manuel d’Epictète), etc. Por otra parte, Étienne Fourmont (Examen pacifique de la querelle […]) y los abates Fraguier y Buffier (Homère en arbitrage) se esforzaron en conciliarlos au-dessus de la mêlée y la salonnière marquesa de Lambert se empleó en congraciarlos. En abril de 1716, la polémica entre La Motthe y Dacier concluyó al fin cuando ambos brindaron en una cena común a la salud de Homero ofrecida por Valincourt.

Referencias[editar]

  1. Paul Lejay, "Anne Dacier", en Enciclopedia Católica http://ec.aciprensa.com/wiki/Anne_Dacier
  2. John J. Conley, "Anne Dacier", en Internet Encyclopedia of Philosophy http://www.iep.utm.edu/dacier-a/