Alvin Plantinga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alvin Plantinga
Alvin Plantinga-3.jpg
Información personal
Nacimiento 15 de noviembre de 1932 Ver y modificar los datos en Wikidata (86 años)
Ann Arbor (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Protestantismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación Ph.D. Ver y modificar los datos en Wikidata
Educado en
Información profesional
Ocupación Teólogo, filósofo y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Filosofía Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Miembro de
Distinciones
  • Beca Guggenheim
  • Fellow of the American Academy of Arts and Sciences
  • Nicholas Rescher Prize for Systematic Philosophy (2012) Ver y modificar los datos en Wikidata
Web
Sitio web

Alvin Plantinga (Ann Arbor, Míchigan, 15 de noviembre de 1932) es un filósofo norteamericano profesor en la University of Notre Dame.

Plantinga es ampliamente conocido por su trabajo en la filosofía de la religión, la epistemología, la metafísica y la apologética cristiana. Es autor de numerosos libros, incluyendo God and Other Minds (1967), The Nature of Necessity (1974), y una trilogía de libros sobre epistemología, que culmina con Warranted Christian Belief (2000). Ha impartido las Gifford Lectures tres veces, y fue descrito por la revista TIME como «El filósofo de Dios ortodoxo protestante líder de los Estados Unidos».[1]​ Plantinga es considerado una figura prominente del movimiento intelectual evangélico.

Educación[editar]

Alvin asistió a la escuela secundaria en Jamestown College en Dakota del Norte allí desarrolló un gran interés por los deportes. El currículo de la escuela era pobre, y antes de que Alvin llegara a su último año, su padre Cornelio le insistió en que acudiera a la universidad para avanzar en su educación. Plantinga se matriculó en Jamestown College en el otoño de 1949. A su padre le ofrecieron un trabajo en el departamento de filosofía en Calvin College y, a regañadientes, por la insistencia de su padre Alvin se matriculó allí en 1950.

En su primer curso en Calvin, presentó una solicitud a la Universidad de Harvard, para su sorpresa, se le concedió una buena beca y comenzó sus estudios en 1950. Regresó a Calvin durante las vacaciones de primavera tras su segundo semestre en la Universidad de Harvard, y asistió a las conferencias de William Harry Jellema. Jellema le causó tan buena impresión que Plantinga volvió a Calvin para estudiar con él. Nunca lamentaría esta decisión. La Filosofía en Calvin (bajo la influencia de Harry Jellema y Henry Stob) hacía hincapié en el estudio de la historia de la filosofía. Parte de la educación superior de Plantinga, por tanto, se centró en el estudio de figuras clave desde Platón a Kant. Sin embargo, hubo una nueva directiva primaria, el estudio de la historia de la filosofía como un escenario donde 'visiones religiosas divergentes competían por la fidelidad'. La educación de Plantinga, por lo tanto, asumió una nueva seriedad a la luz de este marco.

Se licenció en la Universidad de Míchigan, en 1955, y se doctoró en Yale University, en 1958.

La carrera de Plantinga ha florecido y sigue floreciendo a lo largo de los años. Ha sido profesor en la Universidad Estatal de Wayne (1958-1963), Universidad de Calvino (1963-1982) y la Universidad de Notre Dame (1982-2002). Ha sido profesor visitante en varias universidades de primer nivel: de Harvard (1964-1965), Chicago (1967), Míchigan (1967), Boston (1969), Indiana (1970), UCLA (1972), Siracusa (1978) y Arizona (1980). Entre las conferencias que ha sido invitado a dar, son notables en particular las de Suárez Profesor de la Universidad de Fordham (1986); Gifford Profesor, Universidad de Aberdeen (1987); Wilde Profesor de la Universidad de Oxford (1988), y (por segunda vez) Gifford Profesor, Universidad de St. Andrews (2005). Fue Guggenheim Fellow (1971-1972) y ha sido miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias desde 1975.

Plantinga ha sido galardonado con títulos honoríficos de (entre otras instituciones) la Universidad de Glasgow (1982), Calvin College (1986) y la Universidad Libre de Ámsterdam (1995).

Pensamiento filosófico[editar]

Plantinga en la Universidad de Notre Dame en 2004

Argumento evolutivo contra el naturalismo[editar]

En el argumento evolutivo de Plantinga contra el naturalismo, él argumenta que la verdad de la evolución es una derrota epistémica para el naturalismo (es decir, si la evolución es verdadera, el naturalismo no lo es). Su argumento básico es que si la evolución y el naturalismo son ambos verdaderos, las facultades cognoscitivas humanas evolucionaron para producir creencias que tienen valor de supervivencia, no necesariamente para producir creencias. Eso es verdad.

Así, una vez que las facultades cognoscitivas humanas se sintonizan para la supervivencia y no la verdad en el modelo naturalista-evolución, hay razones para dudar de la veracidad de los productos de esas mismas facultades, incluyendo el naturalismo y la propia evolución. Por otro lado, si Dios creó al hombre "a su imagen" a través de un proceso evolutivo (o cualquier otro medio), Plantinga argumenta que nuestras facultades probablemente sean confiables.[2]

El argumento no asume ninguna correlación necesaria (o falta de correlación) entre las creencias verdaderas y la supervivencia. Suponiendo lo contrario, que existe una correlación relativamente fuerte entre la verdad y la supervivencia, si el aparato humano que forma la creencia evolucionó dando una ventaja de supervivencia, entonces debería proporcionar la verdad, ya que las verdaderas creencias confieren una ventaja de supervivencia. Plantinga responde que, si bien puede haber superposición entre las creencias verdaderas y las creencias que contribuyen a la supervivencia, los dos tipos de creencias no son iguales, y da el siguiente ejemplo con un hombre llamado Paul:

"Tal vez a Paul le gusta mucho la idea de ser comido, pero cuando ve a un tigre, siempre sale corriendo en busca de un mejor prospecto, porque piensa que es poco probable que el tigre que ve lo coma. Esto hará que las partes de su cuerpo estén en el lugar correcto en lo que se refiere a la supervivencia, sin involucrar muchas creencias verdaderas ... O quizás piense que el tigre es un gatito grande, amigable y de peluche y quiere acariciarlo; pero también cree que la mejor manera de acariciarlo es huir de él ... Claramente, hay una cantidad de sistemas de creencias y deseos que se ajustan igualmente a un determinado comportamiento."
Plantinga, Alvin Warrant and Proper Function , (Nueva York: Oxford University Press), 1993. págs. 225–226

El argumento recibió una notificación favorable de Thomas Nagel [3]​ ,  William Lane Craig [4]​ , pero también fue criticado por ser gravemente defectuoso, por ejemplo por Elliott Sober.[5][6]

Argumento ontológico modal[editar]

Plantinga defendió el esencialismo en su trabajo The Nature of Necessity, donde da un estudio completo al concepto de necesidad. En él dedica varios capítulos defendiendo que llama la necesidad de re (de una cosa), la idea que los objetos puedan tener propiedades modales como atributos esenciales. Para ello, Plantinga usó la noción de mundos posibles, realidades abstractas inmensamente complejas de "cómo prodrían haber sido las cosas".[7]​ Plantinga aplicó un enfoque de lógica modal al argumento ontológico para la existencia de Dios en The Nature of Necessity.

Una versión de su argumento es la siguiente:

  1. Un ser tiene la excelencia máxima en un mundo posible W si y solo si es omnipotente, omnisciente y totalmente bueno en W ; y

  2. Un ser tiene la grandeza máxima si tiene excelencia máxima en cada mundo posible.

  3. Es posible que haya un ser que tenga la grandeza máxima. (Premisa)

  4. Por lo tanto, posiblemente, es necesariamente cierto que existe un ser omnisciente, omnipotente y perfectamente bueno.

  5. Por lo tanto, (por el axioma S5) es necesariamente cierto que existe un ser omnisciente, omnipotente y perfectamente bueno.

  6. Por lo tanto, existe un ser omnisciente, omnipotente y perfectamente bueno.

Plantinga argumentó que, aunque la primera premisa no está establecida y pueda ser rechazada, no es contraria a la razón, por lo que concluye que:

"Por lo tanto, nuestro veredicto sobre estas versiones reformuladas del argumento de San Anselmo debe ser el siguiente. Tal vez no se pueda decir que prueben o establezcan su conclusión. Pero como es racional aceptar su premisa central, sí demuestran que es racional aceptar esa conclusión. Y tal vez eso es todo lo que se puede esperar de cualquier argumento de este tipo."
Plantinga, Alvin. The Nature of Necessity p.221

Obras[editar]

Trabajos online[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Modernizing the Case for God", Time, April 5, 1980
  2. Plantinga, Alvin Warrant and Proper Function , (Nueva York: Oxford University Press), 1993. págs. 225–226 ( ISBN 978-0-19-507864-0 ).
  3. Nagel, Thomas (27 de septiembre de 2012). «A Philosopher Defends Religion» (en inglés). ISSN 0028-7504. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  4. «Plantinga’s Evolutionary Argument against Naturalism | Reasonable Faith». web.archive.org. 4 de agosto de 2017. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  5. Oppy, Graham; Trakakis, N. N. (11 de septiembre de 2014). Twentieth-Century Philosophy of Religion: The History of Western Philosophy of Religion (en inglés). Routledge. ISBN 9781317546382. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  6. Fitelson, Branden; Sober, Elliott (1998). «Plantinga's Probability Arguments Against Evolutionary Naturalism». Pacific Philosophical Quarterly 79 (2): 115-129. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  7. BASSHAM, GREGORY (2017). «1974-Esencialismo». El libro de la filosofía: de los Vedas a los nuevos ateos, 250 hitos en la historia del pensamiento. LIBRERO B.V. p. 462. ISBN 9789089989451.