Agustín Segundo Sal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Agustín Segundo Sal
Agustín Segundo Sal.jpg
Gobernador Sal. Fue el Presidente del Senado en 1895, cuando murió repentinamente el Gobernador Benjamín Aráoz.

Escudo de la Provincia de Tucumán.svg
Gobernador Provisional de Tucumán
29 de octubre de 1895-4 de diciembre de 1898
Predecesor Benjamín Aráoz (fallecimiento en el cargo)
Sucesor Lucas Córdoba

Información personal
Nombre completo Agustín Segundo Sal y García
Nacimiento 1850
Bandera de Argentina San Miguel de Tucumán, Confederación Argentina
Fallecimiento 15 de junio de 1902
Bandera de Argentina Tucumán, Argentina
Partido político Unión Cívica Nacional
Familia
Cónyuge Vicenta Vázquez de Sal
Hijos 7
Información profesional
Ocupación Abogado, Escribano, Escritor, Terrateniente

Agustín Segundo Sal y García (San Miguel de Tucumán, Confederación Argentina. 1850 – Tucumán, Argentina. 15 de junio de 1902) fue un político liberal, abogado, escribano público, argentino, esposo de Vicenta Vázquez de Sal y padre de 7 hijos (Clotilde Vicenta, Enriqueta, Agustín, Vicente, Clementina, Julia Josefa y Amalia Ángela). El 29 de noviembre de 1895 posterior al fallecimiento del Gobernador Benjamín Aráoz, asumió como Gobernador Provisional desde la Presidencia del Senado Provincial.

Reseña Histórica[editar]

La gobernación de Sal duró escasos seis días. De inmediato convocó al Colegio Electoral Permanente (organismo que existió desde 1884 a 1907), el cual, en rápido trámite, eligió Gobernador al Teniente Coronel Lucas Córdoba, asumiendo el mando el 4 de diciembre.

Pero, a pesar de la brevedad de su gestión, Sal promulgó dos leyes significativas. Por una de ellas, el Estado adquirió el terreno necesario para el ensanche de la plaza Constitución, de El Bajo, que desde entonces se bautizó “La Madrid”. La otra ley disponía recompensar, con 5.000 pesos, el gesto de la joven artista Lola Mora, quien había donado a la Provincia los retratos de los gobernadores que ejecutó a la carbonilla. Fue el primer reconocimiento oficial otorgado a la tarea de quien sería la gran escultora para los tucumanos.

Sal era una personalidad destacada, desde joven y sin dejar sus faenas de hacendado, militó resueltamente en las filas liberales. Estuvo entre los sostenedores de la revolución de agosto de 1861, que forzó la renuncia del Gobernador Salustiano Zavalía. Peleó, pocos días después, en el combate de El Manantial, donde los liberales fueron derrotados por las fuerzas confederadas.

Luchó también, a las órdenes de José María del Campo, en la batalla de El Ceibal (diciembre de 1862) donde recibió dos heridas. Hasta 1867, todas las campañas contra los federales contaron con su resuelta adhesión.

Sal fue habilitado por el Gobierno para ejercer de abogado y, como sus antepasados, tuvo un prestigioso registro de escribano público. Era amigo desde la infancia de Julio Argentino Roca, y luego estrechó una buena relación con Bartolomé Mitre. Consecuentemente, se alineó en la política “acuerdista” y fue uno de los dirigentes de la Unión Cívica Nacional en Tucumán.

En varias ocasiones, fue elegido para bancas de senador y diputado a la Legislatura Provincial. Era Senador por Monteros cuando ocurrió su fallecimiento, el 15 de junio de 1902, sus restos yacen en el Cementerio Parque de la Paz, Yerba Buena, Tucumán. [cita requerida]

Referencias[editar]

  • Carlos Páez de la Torre (1984) "Historia Testimonial Argentina - Historia de ciudades Tucumán". Argentina; Centro Editor de América Latina ; pp. 58-61.