Lola Mora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lola Mora
Lola mora.jpg
Información personal
Nacimiento 17 de noviembre de 1866 Ver y modificar los datos en Wikidata
San Miguel de Tucuman, Provincia de Tucuman
Fallecimiento 7 de junio de 1936
(69 años)
Buenos Aires
Nacionalidad Argentina
Información profesional
Área Escultura
[editar datos en Wikidata]
Casa natal de Lola Mora.

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández o Dolores Mora Vega, más conocida como Lola Mora (San Miguel de Tucuman o en El Tala, provincia de Salta según otras versiones, 17 de noviembre de 1866[1]Buenos Aires, 7 de junio de 1936) fue una escultora argentina urbanista, investigadora e inventora además de pionera en la minería nacional argentina y precursora de la cinematografía y la TV. Destacó en espacios vedados para las mujeres de la época. Fue la más halagada y discutida escultora argentina de los últimos años del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Entre sus obras más conocidas se encuentra la Fuente de las Nereidas, denominada popularmente Fuente de Lola Mora, un conjunto escultórico de mármol de Carrara que se inauguró el 21 de mayo de 1903 en el Paseo de Julio de Buenos Aires.[2]

En memoria de la escultora, el Congreso de la Nación Argentina instituyó en 1998 el 17 de noviembre, fecha de su natalicio, el "Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas".

En 1999 se instauraron los "Premios Lola Mora" otorgados por la Dirección General de la Mujer de la CABA a los medios de comunicación, transmiten una imagen positiva de la mujer que rompa con los estereotipos de género, promueva la igualdad de oportunidades y los derechos de las mujeres.

Biografía[editar]

Infancia y adolescencia[editar]

Nació el 17 de noviembre de 1866 pero su lugar de nacimiento es controvertido disputado por Tucumán y Salta. Los salteños alegan que nació en El Tala, una localidad del sur de esa provincia, en el límite con Tucumán, donde vivían sus padres. Los tucumanos se basan en que fue bautizada en Trancas (22 de junio de 1867)[3] en el norte de esa provincia y que ella siempre se reconoció tucumana.[4]

Su padre era Romualdo Alejandro Mora Mora, un comerciante y hacendado de origen catalán, que tenía algunas estancias en la zona tucumano-salteña y una casa en la ciudad de San Miguel de Tucumán.[5]

Llegó a la localidad salteña de El Tala en 1857 y contrajo matrimonio el 16 de marzo de 1859 en la parroquia de San Joaquín de Trancas, Tucumán[6] con Regina Vega Sardina, una estanciera salteña nacida en El Tala, con ascendencia tarijeña y guachipeña.[7] Lola Mora (Dolores Candelaria Mora Vega) era la tercera de siete hermanos: tres varones y cuatro mujeres. En 1870, cuando tenía cuatro años, su familia decidió instalarse en la ciudad de San Miguel del Tucumán.

En agosto de 1874, a los siete años de edad, comenzó sus estudios en el exclusivo Colegio Sarmiento, colegio laico de Tucumán, donde destacó como alumna.

En septiembre de 1885 con diferencia de dos días, fallecieron sus padres. Lola tenía dieciocho años.

Inicios en el arte[editar]

Lola Mora trabajando en arcilla, en su taller con un modelo.

En 1887 llegó a Tucumán el pintor italiano Santiago Falcucci (1856-1922) para dar clases en la ciudad y Lola fue una de sus alumnas, iniciándose en pintura, dibujo y retrato. También aprendió con él el neoclasicismo y el romanticismo italiano que marcó su obra. Empezó a realizar retratos a personalidades de la sociedad tucumana y pudo financiar sus obras con sus encargos.

Animada por su éxito, realizó un retrato a la carbonilla al gobernador de Salta, Delfín Leguizamón, en una obra al carbón. Su trabajo resultó tan perfecto que su maestro Falcucci diría: "Era la copia de una fotografía, pero tenía todo de propio, de individual en la factura".[4]

Para los festejos del 9 de julio de 1894, Lola pintó una colección de veinte retratos en carbonilla de los gobernadores tucumanos, desde 1853. La legislatura de la provincia adquirió sus obras en cinco mil pesos. Siendo ya una artista conocida en Tucumán en 1895 viajó a Buenos Aires en busca de una beca para perfeccionar sus estudios en Europa. El 3 de octubre de 1896 el presidente José Evaristo Uriburu le concedió una beca durante dos años con la subvención mensual de cien pesos oro para perfeccionar sus estudios en Europa.[4]

Primeros pasos en escultura[editar]

En 1897 se instaló en Roma como alumna del pintor Francesco Paolo Michetti. Con el escultor Constantino Barbella aprendió el arte de trabajar con terracotta. Finalmente decide dedicarse de lleno a la escultura cuando conoce a otro de sus profesores, Giulio Monteverde maestro en el trabajo del marmol.[5] En Roma instaló su casa y taller y desde allí viajará con frecuencia llevando sus trabajos a Buenos Aires.

Al tiempo se relacionó con los círculos artísticos y culturales de Roma, donde fue muy respetada. Una de sus obras, autorretrato de la artista, de mármol de carrara, se exhibió en la Exposición de París y ganó una medalla de oro. La prensa argentina empezó a publicar sus trabajos, sus viajes por Europa, sus exposiciones y los premios recibidos.

En 1900 regresó a Argentina precedida por su éxito y recibió el encargo en Tucumán de una estatua de Juan Bautista Alberdi. Acordó en Salta la fundición de estatuas y relieves conmemorativos para el Monumento del 20 de Febrero y ofreció a la municipalidad de Buenos Aires la que se ha convertido en su obra más famosa: la Fuente de las Nereidas.

La provocación del desnudo[editar]

Lola Mora volvió a su estudio de Roma para preparar los encargos. Regresó a Buenos Aires en agosto de 1902 con los bloques de las estatuas esculpidas. Cuando fueron desembaladas surgió el escándalo. La sociedad porteña de la época victoriana consideró a las estatuas eran "licenciosas" y "libidinosas" mostrando sin recato los cuerpos desnudos emergiendo triunfalmente de las aguas.

Entre Argentina y Roma[editar]

Por esa época recibió el encargo de esculpir una estatua de la reina Victoria, a ser emplazada en Melbourne (Australia) y del zar Alejandro I en San Petersburgo (Rusia). Sin embargo, rechazó ambas encomiendas, porque debía adoptar la ciudadanía británica o rusa, respectivamente.

Se le encomendó también un busto del presidente Julio Roca, una estatua de Aristóbulo del Valle, una alegoría de la independencia, dos sobrerrelieves para la Casa Histórica de la Independencia en Tucumán y cuatro estatuas para decorar el nuevo edificio del Congreso Nacional; que representarían a los presidentes más célebres de los congresos argentinos históricos: Carlos de Alvear, Francisco Narciso de Laprida, Facundo Zuviría y Mariano Fragueiro.

De nuevo volvió a Roma y en 1904 regresó con todos los encargos. De manera constante Mora viajaba entre Roma donde se encontraba su estudio hasta Argentina.

A partir de 1910 declinó su estrella como esculturora. Incumplimientos contractuales de sus proveedores la llevaron a endeudarse y a hipotecar su taller de Roma.

En 1813 inauguró su monumento a Nicolás Avellaneda en la ciudad del mismo nombre en presencia del presidente Roque Sáenz Peña, el vicepresidente Victorino de la Plaza y su gran amigo el ex-presidente Julio Argentino Roca que murió un año después. Con su muerte Lola perdió influencia y los adversarios políticos del ex-presidente le pasaron factura.

En 1915 el Congreso decidió desmontar su conjunto escultórico tachándolos de "adefesios horribles". El diputado Luis Agote agregó: "No demuestran nuestra cultura ni nuestro buen gusto artístico". El conjunto se desmembró entre cinco provincias. Es también el año en el que Lola Mora vendió su palacete romano y retornó definitivamente a Argentina.[5]

En 1918 la municipalidad porteña desmanteló la Fuente de las Nereidas y la mandó al ostracismo: donde se erige hoy, en la entrada de la Reserva Ecológica.[4]

Volcada en nuevas tecnologías[editar]

Curiosa por naturaleza se acercó a figuras del mundo teatral y, atraída por el cine, quiso experimentar con telones de color.

Hacia 1920 abandonó la escultura y se volcó en las nuevas tecnologías transformándose en la primera emprendedora argentina. Impulsó el dispositivo llamado cinematografía a la luz, que permitía ver cine sin necesidad de oscurecer una sala. Intentó vanamente introducirlo en el mercado. También realizó inversiones en el ámbito ferroviario, vial o urbanístico.

Viajaró hacia el norte del país llevando nuevos proyectos: primero a Jujuy donde en 1923 fue nombrada “Escultor Encargado de Parques y Jardines y Paseos” y a Salta a finales de 1924 para comenzar exploraciones geológicas.  

En 1825 recibió otro descontento. El presidente radical Marcelo T. de Alvear dejó sin efecto la encomienda para diseñar el Monumento a la Bandera. Era la última obra encargada por el Estado.

Para revertir el golpe, emprendió la extracción de combustibles con base en destilación de rocas fósiles (esquistos bituminosos). Se asoció con otros aventureros y recorrió infructuosamente las montañas de Salta para desarrollar el negocio, que resultó un rotundo fracaso y se llevó sus ahorros.

Desahuciada y con su salud deteriorada, entre 1932 y 1933 retornó a Buenos Aires, bajo el cuidado de sus sobrinas. Le costaba caminar, divagaba y perdía el conocimiento.

En 1933 la Sociedad Sarmiento de Tucumán realizó una muestra a beneficio de la empobrecida artista. En 1935, restaurado el orden conservador, el Congreso le aprobó una pensión de doscientos pesos mensuales.

El 17 de agosto Lola sufrió un ataque cerebral que la dejó postrada hasta el 7 de junio de 1936.

Tras tres largos días de inconsciencia, insensibilidad y dificultad en su respiración, murió en la Ciudad de Buenos Aires, el 7 de junio de 1936, rodeada de sus tres sobrinas que la asistieron durante la enfermedad.

A raíz de su muerte se publicaron notas en las principales publicaciones argentinas. Caras y Caretas, por ejemplo, comentó:

"Siempre nos sorprende la tragedia del talento olvidado. Ahora más, al herir a una mujer, a la primera mujer argentina, cuya vocación supo afrontar las dificultades del mármol, los laboriosos primores del modelado de la arcilla."

Caras y Caretas

El vespertino Crítica señalaba a responsables del abandono en que se encontraba la Artista Universal:

"...Es el homenaje perenne y sincero que compensa, hasta cierto punto, la ingratitud material de los poderes públicos y la sorda hostilidad de nuestros círculos artísticos que veían en Lola Mora la expresión de gustos anticuados y definitivamente 'pasados de moda.'"

Diario Crítica

Por su parte, el Diario La Nación que tantos favores concediera a Lola Mora en sus años de esplendor, decía sobre ella:

"El decidirse por el arte, ya había significado una proeza, recordemos la fecha de sus comienzos y su actuación inicial. Mujer y escultora parecían términos excluyentes. Los prejuicios cedieron, sobrepujados por la evidencia de su obra."

Diario La Nación

En todas las necrológicas sólo se recordó de su vasta obra la Fuente de las Nereidas.

La tumba de Lola Mora se encuentra en el Cementerio del Oeste, la necrópolis más antigua de San Miguel de Tucumán y en 2010 fue declarada bien de interés histórico-artístico.[8]

Vida personal[editar]

El 22 de junio de 1909 a los cuarenta y dos años contrajo matrimonio con Luis Hernández Otero, empleado del Congreso, hijo del ex gobernador de la provincia de Entre Ríos Sabá Zacarías Hernández, diecisiete años menor.[4] Luis había conocido a Lola Mora en el Congreso Nacional cuando la escultora trabajaba para la fachada e incluso, según el investigador Oscar Félix Haedo habría sido su alumno.[5]

La ceremonia religiosa se celebró al día siguiente en la Basílica del Socorro.[9] La madrina fue Rosario Clorinda G. de Avellaneda, esposa de Marco Avellaneda, a su vez hermano del expresidente Nicolás Avellaneda, y el padrino Manuel Otero Acevedo, único representante de la familia del novio dado que su familia desaprobó la boda a causa de la diferencia de edad. La pareja no fue feliz y cinco años más tarde su marido la abandonó.[4]

Tanto en el acta civil como en la religiosa, Lola Mora figura con una edad de treinta y dos años.

Un extendido rumor le atribuyó una relación amorosa con su amigo el expresidente Julio Argentino Roca. Otros rumores señalaron su bisexualidad y apuntaban su boda como intento de acallar los comentarios. A su muerte, su familia quemó su correspondencia. Ambos rumores fueron negados taxativamente por sus familiares.

Obra[editar]

Estatua de Francisco Narciso Laprida, por Lola Mora en la plaza central de la Ciudad de San José de Jáchal, San Juan, Argentina.
Estatua del General Carlos de Alvear, realizado por ella, ubicado en cercanías del acceso al Puente General Belgrano y la avenida costanera Gral. San Martín, ciudad de Corrientes.

Las características del arte escultórico de Lola Mora evolucionaron desde un academicismo muy influido por el renacentismo italiano hasta una suerte de brutalismo donde se encuentran afinidades con Rodin. Por otro lado, en plena época victoriana Lola Mora tiene por característica el realzar a la mujer en su naturalidad, esto en plena época en que la mujer en todo el mundo occidental estaba absolutamente recatada y sometida al hombre y solo aparecía de un modo clandestino la desnudez femenina como algo prostibulario y pornográfico.

La intención de Lola Mora en sus obras era exaltar a la mujer libre con y en su belleza natural, sin embargo la mentalidad mayoritaria de la época consideró a sus desnudos femeninos como obras "inmorales".

La obra de Lola Mora fue realizada en un momento pleno contexto de la liberación femenina.

Lola Mora fue una prolífica trabajadora realizando destacadas obras entre las que sobresalen:

Estilo artístico[editar]

Algunas de sus obras resultan originalmente sintéticas entre el clasicismo academicista y tendencias abstractizantes que tienen visos de brutalismo (parecen casi inconclusas y talladas a cincel de un modo rudo), tales realizaciones llevaron a que el periodista francés Jules Huret, invitado al Centenario Argentino, en 1910, al verlas diera una opinión muy desfavorable y sin embargo Lola Mora se estaba acercando con tales obras a las vanguardias del siglo XX representadas en Alberto Giacometti, Eduardo Chillida Juantegui, Pablo Picasso y Henry Moore y anticipadas por los sobresalientes Auguste Rodin y Antoine Bourdelle. Pero fue muchas veces incomprendida si bien se le reconocieron ya en vida sus grandes méritos en su patria aunque restringidos entonces a sus tallas clasicistas y neorenacentistas.

Fuente de las Nereidas[editar]

Lola Mora esculpiendo la Fuente de las Nereidas, en pantalones, 1903.

Es un grupo escultórico con reminiscencias mitológicas romanas representando el nacimiento de Venus (mujer nacida de las aguas), que surgía de una ostra marina, sostenida por dos Nereidas (con escamas en sus muslos, que terminan en colas de pez, enroscadas en una roca).

Está considerada la obra más relevante de Lola Mora. Adquirida por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires inicialmente estaba previsto que se instalara frente a la Catedral.

Esculpida en su estudio de Roma, cuando en agosto de 1902 regresó a Buenos Aires con los bloques de la fuente, al descubrirse las estatuas desnudas que la conformaban estalló el escándalo y se consideró poco apropiada su ubicación.

Finalmente se inauguró el 21 de mayo de 1903 en presencia de una muchedumbre que quería contemplar la fuente del escándalo.[4]

La Fuente de las Nereidas, Buenos Aires, fue el capolavoro de Lola Mora.

Esta obra escultórica tuvo su primer emplazamiento a poca distancia de la Casa Rosada, pero, la presión de las "ligas moralistas", que además de quejarse de los desnudos de la obra no toleraban verla trabajar en pantalones en su taller, obligaron su traslado a un lugar entonces alejado: la Costanera Sur, donde aún se encuentra tal escultural fuente. Desde esa época comenzó a padecer una suerte de ostracismo, aunque pudiendo irse de su país prefirió quedarse en su tierra.

Otros emprendimienos[editar]

Tras su corto matrimonio, realizó riesgosas inversiones en la prospección de esquistos bituminosos para la obtención de petróleo en las selvas salteñas, sin embargo tales negocios le resultaron perdidosos.

Lola Mora participó también como contratista en la obra del tendido de rieles del Ferrocarril Transandino del Norte, más conocido como Huaytiquina, por donde hoy transita el tren a las Nubes, en la provincia de Salta.

Patentes en la minería[editar]

Lola Mora obtuvo varias patentes. Entre sus creaciones se destacaron algunas ideas para la exploración minera, un sistema para proyectar películas de cine sin pantalla utilizando una columna de vapor y un sistema de cinematografía color basándose en la iridiscencia de las emulsiones oleosas sobre el celuloide. Aunque su idea estaba bien encaminada, la falta de una base científica adecuada hizo que su idea no se pudiera concretar en la práctica.[cita requerida]

Como urbanista, fue autora del Primer Proyecto de Subterráneo y Galería Subfluvial de Argentina, previsto para la Capital Federal y del trazado de calles de la ciudad de Jujuy.

Homenajes y reconocimientos[editar]

La Comisión Interprovincial de Homenaje Permanente a Lola Mora, el 17 de noviembre de 1996, descubrió la Piedra Basal del “Monumento a Lola Mora”, que se erigirá frente a los Jardines que llevan su nombre, en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta. A la vez que desde 1995, viene organizando año tras año la “Semana de las Artes”, que se celebra en simultáneo en El Tala y la Ciudad de Salta (del 17 al 23 de noviembre) con participación de todas las disciplinas artísticas y las Regiones del país bajo la denominación de Festival Nacional de las Artes “Lola Mora” (o Lola Mora Festival).

La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, el Poder Ejecutivo Nacional declaró por decreto 316, bien de interés histórico-artístico a la sepultura que guarda los restos de la famosa artista Dolores Candelaria Mora de la Vega, más conocida como Lola Mora, que se encuentra en el

Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas[editar]

En su memoria, el Congreso de la Nación Argentina instituyó por ley 25.003/98, la fecha de su natalicio –17 de noviembre–, como “Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas”.[12]

Premios Lola Mora[editar]

En 1999 es un reconocimiento que otorga la Dirección General de la Mujer de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a quienes, en distintos medios de comunicación, transmiten una imagen positiva de la mujer que rompa con los estereotipos de género, promueva la igualdad de oportunidades y los derechos de las mujeres.[13]

Tiene como objetivo impulsar cambios en las pautas culturales, usos y costumbres que permitan eliminar estereotipos de la imagen de las mujeres que se trasmiten en los medios de comunicación.

Se instituyó tras la promulgación de la Ley nº 188 sancionada el 6 de mayo de 1999[14] y se otorgó por primera vez el premio en el año 2000.[13]

Frases de Lola Mora [cita requerida][editar]

Luego de que el proyecto de la fuente de las Nereidas tomara estado público, varios movimientos se opusieron a que este trabajo se llevara a cabo. Sin embargo, la artista continuó haciendo caso omiso a las oposiciones. A través de una carta asumió la defensa de su creación artística. Algunos de sus párrafos más elocuentes decían:

"No pretendo descender al terreno de la polémica; tampoco intento entrar en discusión con ese enemigo invisible y poderoso que es la maledicencia. Pero lamento profundamente que el espíritu de cierta gente, la impureza y el sensualismo hayan primado sobre el placer estético de contemplar un desnudo humano, la más maravillosa arquitectura que haya podido crear Dios"

"El arte es la respuesta del hombre a la naturaleza y su superación; pero hay una educación estética como hay una educación moral y otra religiosa".

"Los seres humanos no alcanzan ninguna de esas formas de educación sino con una sensibilidad fina y una atención disciplina. Cada uno ve en una obra de arte lo que de antemano está en su espíritu; el ángel o el demonio están siempre combatiendo en la mirada del hombre. Yo no he cruzado el océano con el objeto de ofender el pudor de mi pueblo; me horrorizaría pensar que alguien haya imaginado semejante cosa (...) Lamento profundamente lo que está ocurriendo, pero no advierto en estás expresiones de repudio -llamémosle de alguna manera- la voz pura y noble de este pueblo. Y ésa es la que me interesaría oír; de él espero el postrer fallo."

Estatuas en Rosario[editar]

Un grupo de estatuas de Lola Mora flanquean el Pasaje Juramento, un pasaje peatonal en el Monumento Nacional a la Bandera, en la ciudad argentina de Rosario.

Estatuas en San Salvador de Jujuy y en los pórticos del Palacio del Congreso de la Nación Argentina[editar]

Estatua en San Juan[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Corsani, Patricia V. (2014) El espacio doméstico de una escultora profesional. Generalidades sobre Lola Mora. VI Congreso Virtual sobre Historia de las Mujeres. Jaén (España), Asociación de Amigos del Archivo Histórico Diocesano de Jaén. (en línea)
  • Corsani, Patricia V (2009-01-01). Lola Mora: el poder del mármol : obra pública en Buenos Aires, 1900-1907. Editorial Vestales. ISBN 9789871405176. Consultado el 2016-09-15. 
  • Corsani, Patricia V. (July/Dec. 2007). «Honores y renuncias. La escultora argentina Lola Mora y la fuente de los debates». An. mus. paul. vol.15 no.2 São Paulo. Consultado el 15 de septiembre de 2016. 
  • Delgado, Josefina (2006) Lola Mora: la pasión de la forma. (2006) Buenos Aires ISBN 9870405029
  • Teràn, Celia; Pàez de la Torre, Carlos (1997) Lola Mora. Una biografìa. Buenos Aires, Planeta,
  • Verlichak, Carmen (1996) Las diosas de la belle époque y de los años locos. Buenos Aires, Editorial Atlántida
  • Lola Mora. Soto, Moira. Buenos Aires, Editorial Planeta, 1991
  • Lola Mora, Elena Correa. Serie de Escultores Argentinos del siglo XX /2, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1981.
  • Haedo, Oscar Félix; (1974) La primera escultora argentina. Buenos Aires, Eudeba.

Documentales[editar]

  • Lola Mora (1996) largometraje dirigido por Javier Torre basado en la vida de la escultora.
  • La otra Lola Mora. Dirección: Alejandro Arroz.[15] Producción: INCAA / Verónica Ardanaz. Dirección de Fotografía y Cámara Alejandro Arroz / Sonido Rubén Poli / Asesoramiento histórico David Sorich / Música Anibal Alfaro, Pachula Botelli. Premio ATVC 1999.

La obra cinematográfica está basada en un trabajo de investigación sobre el origen y la vida de la artista, realizado por Antonio Sorich. "La otra Lola Mora" integra la serie de documentales "Tierra Firme", que está compuesta por diez cortometrajes de 24 minutos de duración cada uno.[16]

Referencias[editar]

  1. Lola Mora, Pruebas de su Origen. Antonio Sorich. Docente, escritor e investigador. Genealogista. Heraldista y Vexilólogo.
  2. Corsani, Patricia Viviana. «Honores y renuncias: la escultora argentina Lola Mora y la fuente de los debates». Anais do Museu Paulista: História e Cultura Material 15 (2): 169-196. doi:10.1590/S0101-47142007000200017. ISSN 0101-4714. Consultado el 2016-09-15. 
  3. Bautismos, Igl. San Joaquín de Trancas, Trancas, Tucumán, Argentina, L11 F190.
  4. a b c d e f g «La fascinante vida de Lola Mora, la primera escultura latinoamericana - Infobae». Consultado el 2016-09-15. 
  5. a b c d Patricia V. Corsani (2014). «El espacio doméstico de una escultora profesional. Generalidades sobre Lola Mora». VI Congreso Virtual sobre Historia de las Mujeres. Consultado el 15 de septiembre de 2016. 
  6. Matrimonios, Igl. San Joaquín de Trancas, Trancas, Tucumán, Argentina, L7 F74
  7. Alvarado, Carlos. «Lola Mora, una genealogía tucumana». Una genealogía de Tucumán. Consultado el 2016-09-15. 
  8. Gaceta, La. «La tumba de Lola Mora fue declarada de interés histórico - Información General | La Gaceta». Consultado el 2016-09-15. 
  9. Ciud. de Buenos Aires, Basílica Ntra. Sra. del Sorcorro, Libro Matrim. nº 17, acta nº 131, 23/6/1909.
  10. Carlos Páez de la Torre (domingo 2 de marzo de 2014). «Desagravio a Lola Mora, un siglo después». Diario La Gaceta. Consultado el 6 de mayo de 2014. 
  11. «Lola Mora, única». Diario El Litoral. Editora Juan Romero S.A. 4 de marzo de 2013. Consultado el 6 de mayo de 2014. 
  12. «Festejan el Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas». Consultado el 2016-09-15. 
  13. a b «Premios Lola Mora». Buenos Aires Ciudad - Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Consultado el 2016-09-15. 
  14. «Ley 188 - Premio “Lola Mora” a programa de T.V. o Radio que promueva Derechos de la Mujer - Institución». www2.cedom.gob.ar. Consultado el 2016-09-15. 
  15. «LA OTRA LOLA MORA». Vimeo. Consultado el 2016-09-15. 
  16. «La salteñidad de Lola Mora analizada en un filme de Alejandro Arroz». Consultado el 2016-09-15. 

Enlaces externos[editar]