Agapito Marazuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escultura de Agapito Marazuela en la plazuela de la judería de Segovia (obra de José María Moro).

Agapito Marazuela Albornos (Valverde del Majano (Segovia), 20 de noviembre de 1891 - Segovia, 24 de febrero de 1983) fue músico y folclorista español, concertista de guitarra y dulzaina.[1][2]

Dedicó gran parte de su vida a la recuperación del folclore musical castellano (canciones populares, tonadas y romances, melodías para tamboril y dulzaina, y bailes populares).[3][4][1]

Biografía[editar]

Único superviviente de once hermanos, nace en el seno de una familia pobre. A los 7 años, por una meningitis mal tratada, pierde un ojo y gran parte de la vista del otro, hecho que marcará toda su vida.[5]

Recibe lecciones de solfeo y guitarra en Segovia, y a los trece años pasa dos breves temporadas aprendiendo del gran maestro de la dulzaina de la época, Ángel Velasco, dulzainero de Renedo de Esgueva, localidad de la provincia de Valladolid.[1]

A los catorce años se ganaba ya la vida como dulzainero, y ésta fue su profesión durante los dos primeros decenios del siglo XX. Contrajo matrimonio el 12 de diciembre de 1917 con Isabel Gilmartín Rodríguez, hija de Leonor Rodríguez, maestra por entonces del barrio de San Marcos de Segovia y posteriormente de Madrona. De este matrimonio nació una hija, Blanca, que falleció a los cuatro meses de edad en febrero de 1919.[5]

En 1920 se trasladó a Madrid donde inició su actividad como guitarrista concertista en España y en París, actividad que alterna dando clases de guitarra (entre sus discípulos estuvieron Eugenio Urrialde y José María de Andrés Maldonado).[2][6][1]

En 1932 ingresó en el Partido Comunista de España (PCE).

También en 1932 ganó segundo premio en el Concurso nacional de Música (Premio Nacional de Folklore) con su Cancionero de Castilla la Vieja convocado por el Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes el 1 de junio de 1932; el primer premio quedó desierto y el tercero exaqueo fue para Antonio José Martínez Palacios por su Colección de cantos populares burgaleses.[7]​ El Cancionero de Castilla la Vieja de Agapito Marazuela no será publicado hasta 32 años después.[8]​ En 1936, las Juventudes Socialistas Unificadas le encargaron seleccionar los grupos folklóricos que actuarían en la Olimpiada de Barcelona en julio de ese año (la "Olimpiada roja"),[9][6]​ frustrada por la sublevación militar contra el Gobierno que daría lugar a la guerra civil. Al iniciarse ésta, escapó de Salamanca a Madrid, donde con junto con los hermanos Alberto y Emiliano Barral y el cronista sepulvedano Antonio Linage Revilla organizó las milicias segovianas para la defensa de Madrid, bajo el mando de Emiliano como Comisario de guerra.[10]​ Por encargo del Gobierno de la República acudió a la Exposición Internacional de París de 1937, en calidad de director de los grupos folklóricos españoles.[5]

Al terminar la guerra civil fue depurado por el franquismo y pasó gran parte de la posguerra en cárceles de Madrid, Burgos, Ocaña y Vitoria. En 1964 publicó su Cancionero de Castilla la Vieja de 1932 con el título de Cancionero Segoviano, patrocinado paradójicamente (teniendo en cuenta su pasado comprometido con la República) por la Jefatura provincial del Movimiento de Segovia, que reconocía con ello su meritoria labor como folklorista.[6][11]

Con la transición democrática española, fundó la Cátedra de Folklore y la Escuela de Dulzaina en Segovia, en reconocimiento a toda una vida dedicada a la preservación del patrimonio cultural inmaterial castellano. En su memoria se concede anualmente en Segovia el Premio Nacional de Folklore «Agapito Marazuela».[12][1]

[editar]

Marazuela engarzaba sin petulancia en su relato palabras como “melismas”, “grupetos”, “revoladas”, “tresillos”, y ... proclamaba para la música castellana esencias berberiscas.[4]

Las voces y los vientos de Castilla sonaron en su dulzaina con su propio acento, como un relato de custodia, pero el amor del maestro fue la guitarra clásica, de la que extraía rumores y cadencias, ecos y silencios de Falla, Albéniz, Turina, Moreno Torroba, y de sus preferidos: Fernando Soler y Francisco Tárrega. En su repertorio de sesenta obras Marazuela se retrotraía hasta los vihuelistas del siglo XVI.[4][1]

Premios[editar]

Cancionero popular de Agapito Marazuela[editar]

1932 - Cancionero de Castilla la Vieja

El cancionero que se presentó en forma de libro al concurso Premio Nacional de folclore contenía, en su introducción, información relacionada con los tipos de instrumentos populares así como sus intérpretes y los modos de la música popular de las tierras castellanas; también se recopilan melodías y cantores.[13]

  • 1964 - Cancionero de Segoviano Agapito Marazuela Albornos. Este cancionero fue el que obtuvo el Premio Nacional de folkore en 1932 bajo el nombre Cancionero de Castilla la Vieja y no fue editado hasta el año 1964 bajo el nombre Cancionero segoviano con el patrocinio de la Jefatura Provincial del Movimiento.[6]
  • 1981 - Cancionero de Castilla Agapito Marazuela Albornos, reedición con el material del cancionero popular de 1932 editado en 1964, Madrid: Diputación Provincial, Delegación Cultural, ISBN 978-84-500-5150-6.
  • 1997 - Cancionero de Castilla Agapito Marazuela Albornos, reedición por Editorial Endymion, ISBN 84-7731-258-3.

Discografía de Agapito Marazuela[editar]

  • 1969 - Folklore castellano. Segovia - Ávila - Valladolid , Agapito Marazuela (Vocals, Dulzaina) Cantores de Madrid (Chorus), Discos Columbia CS-8037. Existe reedición en CD. MBG Music Spain, S.A.. 2003, Titirimundi. D.L.: M-21406-2003.
  • 1976 - Segovia viva, Disco homenaje a Agapito Marazuela.

Publicaciones sobre Agapito Marazuela y su legado[editar]

Filmografía sobre Agapito Marazuela[editar]

  • 1978 - Documental Agapito Marazuela y el folclore castellano. Dirección Miguel Velasco.[14]
  • 2019 - Documental Agapito Marazuela. La estatua partida. Dirección Lidia Martín Merino, La Jetée Films.[15][16][17][18]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Vega Sombría, Santiago (2017). «Agapito Marazuela Albornos, el músico del pueblo». Nuestra Historia (4): 234-239. doi:ISSN 2529-9808 |doi= incorrecto (ayuda). Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  2. a b Agapito Marazuela - Valverde del Majano Archivado el 24 de enero de 2008 en la Wayback Machine., entrepueblos.com
  3. El Norte de Castilla (24 de febrero de 2013). «El folclorista eterno». 
  4. a b c Lledó Patiño, Mercedes (4 de abril de 2013). «El soul de Agapito Marazuela». FronteraD Revista Digital. Consultado el 15 de diciembre de 2017. 
  5. a b c Vega Sombría, Santiago (2017). «Agapito Marazuela Albornos, el músico del pueblo». Lo que somos. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  6. a b c d Nuestro guitarrista que 'mataba' fascistas, Agente Provocador, La Felguera editores, 2019
  7. Fallo publicado en el n.º 347 de la Gaceta de Madrid el 12/12/1932. Existen referencias con información contradictoria sobre año del premio 1932 o 1933 así como si fue el primero o segundo.
  8. En la Gaceta de Madrid, número 347, del 12 de diciembre de 1932 (pág. 1821), al final de la segunda columna se lee: «En resumen,[...] quedan distribuidos los premios del siguiente modo:[...] El segundo premio, de 2.500 pesetas, al Cancionero de Castilla la Vieja, de D. Agapito Marazuela»
  9. «Agapito Marazuela, un folclorista eterno». segoviaudaz.es. 24 de febrero de 2013. Consultado el 29 de octubre de 2018. 
  10. Artículo publicado en El Socialista (22 de noviembre de 1936)
  11. Cancionero de Segovia, a cargo de Wenceslao Martínez Calonge
  12. Premio Nacional de Folclore "Agapito Marazuela".
  13. El valedor de la cultura popular
  14. El Ayuntamiento cuida la conservación del folclore con la apertura de la Casa de la Música, 2008
  15. Memorial democrático y Agapito Marazuela, Ángel Gracia Ruíz, El Adelantado de Segovia, 19 de febrero de 2019
  16. Agapito Marazuela: ética, humanismo y magisterio, Efe, R. Jiménez, 23 de octubre de 2019
  17. Agapito Marazuela. El Norte de Castilla, Jorge Praga, 30 de octubre de 2019
  18. Agapito Marazuela: ética, humanismo y magisterio, La Vanguardia, Roberto Jiménez, 23 de octubre de 2019