Átharva-veda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Átharva»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Hinduismo

Aum

Niaiá • Vaisesika
Sankhia • Yoga
Mimansá • Vedanta
Agama • Tantra • Sutra
Stotra • Aduaita

Rig • Iáyur
Sama • Átharva

Aitareia-upanishad • Brijad-araniaka
Chandoguia • Gopalá-tapani
Isha • Kali-santarana
Katha • Kena
Mandukia  • Mukhia
Muktika  • Yoga-tattua

Épica

Majábharata • Ramaiana

Otras escrituras

Smriti • Sruti
Bhagavad-guitá • Purana
Sutras • Pancha-ratra
Divia-prabandha • Dharma-sastra

El Átharva-veda (en sánscrito अथर्ववेद) es un texto sagrado del hinduismo. Parece pertenecer a una tradición paralela independiente a la de los otros tres Vedas (Rig, Sāma y Iáshur).

Los textos budistas y yainistas son considerablemente más hostiles contra el Átharva-veda (que aparece nombrado como Aggwāna-veda o Ajavana-veda) que contra otros textos hindúes. El Átharva-veda es menos predominante que los otros Vedas.

Etimología[editar]

El término provendría de una raíz sánscrita obsoleta ath o 'athar (‘fuego’).

Átharvan también es el nombre de

Átharvas es el nombre del hijo mayor del dios Brahmā, a quien éste le enseñó el brahma vidyā (el conocimiento acerca del Brahman).

Datación[editar]

Es claro que el texto central del Átharva-veda se inscribe en el clásico período «mantra» del sánscrito védico, que desde el punto de vista lingüístico se entiende que existió a finales del segundo milenio a. C., aproximadamente contemporáneo de los mantras del Iáyur-veda, el Sama-veda y el Khilani (texto apócrifo basado en el Rig-veda, que fue compuesto varios siglos antes).

El Átharva-veda es también el primer texto sánscrito que nombra al hierro (como aias siama, literalmente ‘metal negro’), de modo que el consenso de los expertos ubica la mayor parte de estos himnos en la temprana Edad de Hierro en la India, que corresponde al XII a X a. C., en la época del principio del Reino de los kurus.

Sin embargo, a lo largo de siglos de tradición oral, el texto ha sido mucho más dañado que los demás Vedas. Se cree que solo mediante filología comparada de las dos recensiones supervivientes (no muy coherentes entre sí) se podrá llegar a una aproximación de su texto original.

La tradición sugiere que Paipalada (uno de los primeros poetas en crear estos himnos) y Vaidarbhi (uno de sus últimos creadores) habrían vivido durante el reinado del príncipe Jirania-Garbha, de la tribu de los iksuakús los descendientes del rey Iksuakú.

Autor[editar]

La tradición lo atribuye al mítico sabio Átharvan, quien habría sido el primero en instituir los sacrificios de fuego y el consumo de la droga psicotrópica soma (jugo posiblemente de la efedrina). También se llamaba atharvan al sacerdote que estaba relacionado con los sacrificios de fuego y la oblación del soma-rasa (jugo de soma).

De acuerdo con la tradición, el Átharva-veda fue compuesto por dos rishis (sabios) llamados Bhrigu y Anguirasa (o por dos clanes llamados los bhrigus y los anguirasas). Además, la tradición atribuye algunas partes a otros rishis, tales como Kaushika, Vásistha, Kashiapa y Vaidarbhi. El texto del Átharva-veda sobrevivió al tiempo a través de dos escuelas (śākhās, ‘ramas’), conocidas como Saunakía (AVS) y Paippalada (AVP).

Contenido[editar]

Está dedicado al Brahman, consta de 731 ślokas (versos), y está compuesto por himnos mezclados con fórmulas y encantamientos mágicos para contrarrestar enfermedades y calamidades. Se consideraba importante para la realización de sacrificios, hechos por los sacerdotes brāhmanas.

El Átharva-veda es menos predominante que los otros tres Vedas, ya que es poco utilizado en los solemnes rituales (shrauta). El sacerdote bráhmana (en gran medida en silencio) observa los procedimientos del ritual y cuando ocurre algún error de procedimiento, lo «cura» con dos mantras y vertido de ghī ([guí], mantequilla clarificada líquida). A pesar de ser un texto muy antiguo, su status es ambiguo debido a su carácter mágico.

En varios textos se dice que el mantra Gáiatri usado en el Átharva-veda es diferente del que aparece en los otros tres Vedas. Se requería una iniciación especial a este mantra para aprender el Átharva-veda. Sin embargo, muchas escuelas védicas enseñan el Átharva-veda sin necesidad de upanaiana (rito de iniciación). Algunos viduan (conocedores, eruditos) en el Átharva-veda afirman que nunca tuvieron que recibir iniciación antes de aprender el texto.

En el Átharva-veda (al menos en el que desciende de la escuela Shaúnaka shaka) no se encuentra ningún gáiatri-mantra. Sí existe un mantra al final del canto 19, que alaba a la diosa Gáiatri, pero no tiene la métrica típica de los gáiatris.

Propiedades mágicas del texto[editar]

Los hindúes creían que los mantras del Átharva-veda eran muy poderosos. En los Átharvan pariśishtha (apéndices del texto principal) dicen que los sacerdotes de las escuela Mauda y Jalada se deben evitar o que se debía seguir una estricta disciplina, tal como la que se dicta en el Átharva-veda. Como todos los textos hindúes, el libro declara que su recitación produciría una larga vida, la curación de todas las enfermedades y generaría la ruina de los enemigos. También dice que una mujer embarazada sufriría un aborto si oía los himnos relacionados con la guerra pronunciados por un sacerdote atharvān.

En el hinduismo posterior[editar]

Según el texto épico Majábharata (hacia el siglo III a. C.), cuando los cinco heroicos hermanos Pandavas fueron desterrados al bosque durante trece años, el poderoso Bhīma (el segundo hermano), frustrado, le sugirió al prudente Iudhishthira (el hermano mayor) que consultaran el Átharva-veda, para que el tiempo de exilio se comprimiera de trece años a sólo trece días.