Venus Calipigia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Afrodita Calipigia en el Museo del Hermitage.

La Venus Calipigia (en griego antiguo Ἀφροδίτη Καλλίπυγος Aphrodite Kallipygos, ‘Afrodita de Bellas Nalgas’) es un tipo de estatua femenina desnuda de la época helenística. Representa a una mujer parcialmente cubierta,[1] levantándose su liviano peplo[2] para descubrir sus caderas y nalgas, y que mira atrás y abajo sobre su hombro, quizá para evaluarlas.

Identificación[editar]

En los siglos XVIII y XIX,[3] se creyó que la estatua ilustraba una historia de la antigüedad clásica en la que dos muchachas de Siracusa intentaban decidir cuál de ellas tenía las nalgas más hermosas. La historia fue recogida por Ateneo en los Deipnosofistas como sigue:

La gente de aquella época estaba tan apegada a sus placeres sensuales que incluso llegaron tan lejos como a dedicar un templo a la Afrodita de Bellas Nalgas, por la siguiente razón. Érase una vez un granjero que tenía dos bellas hijas. Un día estas muchachas, enzarzadas en una disputa acerca de cuál tenía un trasero más hermoso,[4] salieron a la calle. Y por casualidad pasaba por allí un joven, el hijo de un viejo rico. Las muchachas se le mostraron, y cuando las vio votó a favor de la mayor de ellas. Y de hecho, enamorándose de ella,[5] cuando volvió a la ciudad la llevó a su cama y le contó a su hermano menor todo lo que había sucedido. Y el hermano menor también fue al campo y vio a las muchachas, y se enamoró de la otra hija. Y así cuando el padre de los jóvenes intentó hacer que se casaran con alguien de clase elevada, no pudo persuadirlos, por lo que trajo a las hijas desde el campo, con el permiso de su padre, y las casó con sus hijos. Y así estas muchachas fueron llamadas las de bellas nalgas[6] por los ciudadanos, como Cercidas de Megalópolis dice en sus versos yámbicos: «Había un par de muchachas de hermosas nalgas[7] en Siracusa.» Y estas muchachas, cuando se hicieron ricas y famosas, construyeron un templo de Afrodita[8] y llamaron a la diosa la de Bellas Nalgas,[9] como Arquelao de Quersoneso nos cuenta en sus versos yámbicos.

Ateneo, Deipnosofistas xii.554 c-e.

El hecho de que hubiera un culto religioso a Afrodita Calipigia en Siracusa también es mencionado por el autor cristiano Clemente de Alejandría en una lista de manifestaciones eróticas de la religión pagana.[10] Clemente cita al poeta Nicandro de Colofón, y también generosamente el término alternativo (kalligloutos, ‘de hermoso trasero’) que éste usó.[11]

Ejemplos antiguos[editar]

Venus Calipigia, por François Barois, 1683–86 (Museo del Louvre).

El ejemplo más conocido es una pequeña copia romana de un original helenístico hallado en Roma.[12] Estaba expuesta en el Palacio Farnesio y de esta forma se unió a la colección Farnesio cuando se adquirió el palacio. Fue trasladada con esta colección a Nápoles en 1802. Entonces se la consideró peligrosamente erótica, al nivel de la pornografía (principalmente por estar cubierta en parte y no desnuda del todo como la Venus de Médici) y fue incluida junto con el material de este tipo en el Gabinete Secreto.

En 1836, César Famin la llamó una «estatuilla encantadora»,[13] pero señaló que estaba:

... ubicada en un salón reservado, donde los curiosos solo entran bajo la supervisión de un guardián, pero ni siquiera esta precaución ha evitado que las formas redondeadas que le ganaron a la diosa el nombre de Calipigia sean cubiertas con un tinte oscuro, que traiciona los besos profanos que los admiradores fanáticos imprimen allí cada día. Nosotros mismos supimos de un joven turista alemán preso de una loca pasión por este voluptuoso mármol, y la conmiseración que inspiraba su estado mental alejaba toda idea de ridículo.[14]

Actualmente se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Copias modernas[editar]

Una copia en mármol de Jean-Jacques Clérion (1686) fue enviada a Versalles. Otra copia fue ejecutada por François Barois durante su estancia en la Academia Francesa de Roma (1683–86). Fue enviada al Palacio de Versalles, y después a Marly-le-Roi en 1695, donde Jean Thierry le añadió más ropas en mármol para no ofender el gusto cada vez más mojigato de la época. Permaneció en Marly hasta la Revolución, cuando terminó llegando al Jardín de las Tullerías.[15]

Augusto II el Fuerte encargó una copia, que fue realizada por Pierre de l'Estache en Roma entre 1722 y 1723, para el Großer Garten de Dresde, pero fue destruida en 1945.[16]

Apreciación moderna[editar]

La identificación del siglo XIX fue popularizada en el XX por las letras del cantante y compositor francés Georges Brassens,[17] y también especialmente por un fragmento de La Fontaine que parafrasea el relato de Ateneo y finaliza:

Je ne sais pas à quelle intention;
Mais c'eût été le temple de la Grèce
Pour qui j'eusse eu plus de dévotion.
‘No sé lo que pretendían,
Pero este fue el templo de Grecia
Por el que profesé mayor devoción.’
Jean de La Fontaine, Contes et nouvelles en vers, «Conte tiré d'Athénée»

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Se suele presumir que se trata de Venus, aunque igualmente podría ser un retrato de una mujer mortal, como una hetera, o una imagen de la diosa modelada como tal.
  2. El gesto de Afrodita/Venus levantando la túnica simbolizaba la iniciación religiosa y los antiguos griegos adoraban las «ricas» nalgas de la mujer para obtener riqueza en la tierra, como habían logrado las dos hermanas de Siracusa que inspiraron el concepto de Calipigia.
  3. «Exposed: The Victorian Nude» (en inglés). Tate Britain (13 de junio de 2002). Consultado el 27 de mayo de 2008.
  4. Literalmente, «era más hermosa de nalgas [kallipygotera]».
  5. eis erota empeson.
  6. Kallipygoi.
  7. kallipygon zeugos.
  8. En el siglo XIX se pensaba que el original de este tipo de estatua era la imagen de culto de este templo.
  9. Kallipygon.
  10. Clemente de Alejandría, Protrepticus ii.39.2.
  11. Nicandro, fragmento 23. El empleo de una palabra diferente se debió a que kallipygos no encajaba en el hexámetro griego.
  12. A veces se menciona como origen el Domus Aurea lo que es «enormemente improbable debido a que los restos dentro de sus habitaciones no contenían objetos artísticos de gran calidad» (Moormann 2003).
  13. En esa época el término no era sinónimo de figurita, sino que aludía a cualquier estatua esculpida a escala menor que la real.
  14. Famin, César (1832). «Vénus callipyge». Peintures, bronzes et statues érotiques du cabinet secret du Museé Royale de Naples. París. OCLC 68343161. http://www.sacred-texts.com/sex/rmn/rmn04.htm.  Una historia parecida se contaba en la antigüedad clásica de la Afrodita Cnidea, que había sido sufrido incluso intentos de relaciones sexuales (Pseudo-Luciano, Amores xv).
  15. Su lugar en los Jardines lo ocupa actualmente una copia (puede verse aquí), conservándose el original bajo techo en el Museo del Louvre.
  16. Desmas, Anne-Lise (2002). «Pierre de l'Estache un sculpteur français à Rome entre institutions nationales et grands chantiers pontificaux» (en francés). Studiolo (1). OCLC 60130700. http://www.lestache.com/catalogo/03-04.htm. Consultado el 13 de octubre de 2008. 
  17. Brassens, George (1964). «Vénus Callipyge» (en francés). Consultado el 13 de octubre de 2008.

Bibliografía[editar]

  • Haskell, Francis; Penny, Nicholas (1990). El gusto y el arte de la Antigüedad: el atractivo de la escultura clásica (1500-1900). Madrid: Alianza Editorial. cat. 86. ISBN 9788420690414. 
  • Barré, Louis; García y García, Laurentino; Jacobelli, Luciana; Canzanella Quintaluce, Giovanna (2001). Museo segreto. Pompeya: Marius. ISBN 9788888419053. 
  • Brinkerhoff, Dericksen (enero 1965). «Crítica de Aphrodite Kallipygos por Gosta Saflund y Peter M. Fraser». American Journal of Archaeology 69 (1):  pp. 78–9. 

Enlaces externos[editar]