Una giornata particolare

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una giornata particolare
Título Un día muy particular (Argentina)
Una jornada particular (España)
Ficha técnica
Dirección
Producción Carlo Ponti
Guion Maurizio Costanzo
Ruggero Maccari
Ettore Scola
Música Armando Trovajoli
Fotografía Pasqualino De Santis
Montaje Raimondo Crociani
Protagonistas Marcello Mastroianni
Sophia Loren
John Vernon
Alessandra Mussolini
John Vernon
Françoise Berd
Patrizia Basso
Tiziano De Persio
Maurizio Di Paolantonio
Antonio Garibaldi
Vittorio Guerrieri
Nicole Magny
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Italia
Canadá
Año 1977
Duración 110 minutos
Idioma(s) italiano
Compañías
Productora Compagnia Cinematografica Champion
Canafox
Distribución Cinema 5 Distributing
Ficha en IMDb

Una giornata particolare (Un día muy particular, en Argentina; Una jornada particular, en España) es una película de 1977 del director italiano Ettore Scola. Se tradujo al español como Un día especial y como Una jornada particular. El 6 de mayo de 1938, se llevó a cabo el desfile de las fuerzas armadas italianas en honor a la visita de Adolf Hitler a Roma. El largometraje cuenta la historia de cómo viven el día dos vecinos que no asisten al desfile, y que no se conocían hasta ese momento: Antonietta Tiberio (Sophia Loren) y Gabriele (Marcello Mastroianni). Refleja con claridad la experiencia personal del fascismo, la interiorización de sus valores y fines últimos como propios; refleja el éxito del fascismo en transformar la vida privada y las prácticas cotidianas, para sumarlas a un destino común, nacional.

Galardonada con el premio Globo de Oro de 1978; con el premio César de 1977 a la mejor película extranjera; con el premio David di Donatello de 1978 a la mejor dirección y al mejor papel protagónico femenino, recibió también una nominación al Premio Oscar para Mastroianni y otra a mejor película en lengua extranjera.

Director[editar]

Ettore Scola es un director de cine italiano, representante de la commedia all'italiana, género satírico cómico que deja una sensación posterior de amargura.[1] Estudió en la facultad de derecho de la Universidad de Roma. Comenzó su carrera artística como escritor e ilustrador de revistas de sátira. También escribió para la radio antes de ser director. Colaboró en numerosos guiones para directores como Nanni Loy y Dino Risi. Su primera película fue Se permettete parliamo di donne en 1964. En colaboración con otros, Scola ha escrito prácticamente todos los guiones de sus películas. Una giornata particolare dio a Scola fama internacional y le valió su primera nominación al Oscar a la mejor película extranjera y .[2] Posee los títulos de Caballero de Gran Cruz de la Orden al Mérito de la República Italiana y la Medalla de Oro del gobierno italiano "a los Beneméritos de la Escuela, de la Cultura y del Arte".[cita requerida]

Trama[editar]

La voz de un locutor de radio relata el primer día del viaje de Adolf Hitler a Italia. Miles de italianos reciben al Führer en la estación de tren, donde se encuentra con Benito Mussolini y el rey de Italia, Víctor Manuel III. El 6 de mayo de 1938, poco antes de las seis de la mañana, en el Distrito de San Giovanni, Roma, en la casa de la familia Tiberio, un departamento típico de una familia tradicional de clase media italiana de la época, Antonietta prepara a sus seis hijos y esposo para el desfile de las fuerzas armadas italianas en el marco de la visita de Adolf Hitler a Italia. Todos se alistan con atuendos de corte militar y se marchan. Antonietta no puede asistir al evento, porque debe hacer labores domésticas. Cuando está por alimentar a Rosmunda, el ave que la familia tiene como mascota, ésta escapa y vuela hacia el otro lado del edificio. La protagonista cae en cuenta de que el animal está cerca de la ventana del vecino de enfrente, quien tampoco asistió al desfile. Va hacia su departamento para pedir que la deje tomar al ave desde ahí. Antes de que ella llame a la puerta, Gabriele, el vecino, está trabajando. Es un locutor de radio que acaban de despedir de la empresa radiofónica —monopólica— del Estado, la EIAR (Ente Italiano per le Audizioni Radiofoniche). Tiene un momento de desesperación, en que tira las cosas del escritorio, mira detenidamente la pistola que tiene a la mano y, aparentemente, piensa en el suicidio. Gabriele atiende el llamado de la puerta. Antonietta recupera a Rosmunda, y los protagonistas intercambian algunas frases. Al principio, él no le presta mucha atención: está despistado, taciturno. Después, súbitamente, se alegra de la visita inesperada. Le invita un trago, pone música y baila un poco de rumba. Ella se encuentra Los tres mosqueteros, y conversan brevemente sobre el libro, que ella desconocía. Gabriele le pide que se lo lleve, pero no acepta. Antonietta regresa a su casa. Desde este momento, siente cierta atracción por él. Durante el encuentro, la portera enciende la radio con el volumen muy elevado y, prácticamente hasta el final de la película, la historia transcurre con el relato del desfile de fondo (audio original del evento).

Gabriele la busca más tarde con el pretexto de llevarle el libro. Le pide que le invite un café y ella, emocionada, accede. Mientras platicaban, llega la portera del edificio a pedir la llave de la azotea e, indiscreta, sugiere a Antonietta no convivir con el vecino, porque no le parece un buen tipo. La protagonista, extrañada, regresa con él. Gabriele encuentra el álbum en que ella colecciona fotos, frases y acontecimientos de la vida política de Italia, casi todos de Mussolini. Cuando lo descubre, explica, orgullosa, el contenido. La portera regresa a devolver la llave y a averiguar si él sigue en el departamento. Al saber que sí, dice a Antonietta que Gabriele es subversivo, que lo despidieron de la EIAR por ser antifascista. Convencida de la lealtad que debe todo italiano al partido, queda enormemente confundida, pues no puede aceptar que un buen hombre pueda ser antifascista, pues, para ella, son atributos inseparables. Incómoda, regresa con él y, en la primera oportunidad, lo cuestiona sobre su salida de la EIAR, a lo que él responde que su voz no es como dicta el reglamento “solemne marcial y llena de orgullo romano”, para no revelar la verdadera razón. Ella, molesta por convivir con un antifascista, sale del departamento para recoger ropa de la azotea, y suben. Para contentarla, él juega un poco, la envuelve con una sábana, canta, baila y ríe. Ella, feliz por un momento, aunque confundida, lo besa. Gabriele no responde al beso y confiesa ser homosexual. Antonietta se sorprende, se enoja, lo golpea. Él reacciona violentamente.

Antonietta, arrepentida, busca a Gabriele en su departamento. Se disculpa e intiman aún más. Comparten sus problemas, sentimientos, frustraciones. Ambos sienten vivir en un entorno que los oprime y los humilla. Él, porque, al obligarlo a esconder parte de su vida, al esconder sus preferencias sexuales, niega parte de su identidad, siente desaparecer como individuo para satisfacer las expectativas de otros, de un sistema, las ideas de una sociedad. Ella, porque siente que no se la toma en cuenta como persona. Dice que el marido es fiel a la patria, pero no a ella: recurre a prostitutas e, incluso, tiene una relación amorosa con una profesora de educación primaria, situación que la destruye y vive como humillación plena, porque ella es una mujer con educación formal muy precaria. Aparentemente, en el fondo, está inconforme con el papel que las circunstancias le imponen: las tareas y actitudes fijas que le corresponden como mujer fascista —las de esposa y madre— la subsumen, la nulifican como individuo.

Ella, muy animada, intenta seducirlo. Él responde poco, pero accede a tener relaciones sexuales. Este es, en efecto, un día particular, un día catártico en que se conocen, comparten sus sentimientos y viven momentos liberadores. Ambos están emocionalmente muy satisfechos. Caen en cuenta de que todos los vecinos regresan del desfile. Antonietta vuelve a casa, cena con su familia y transcurre el intercambio de impresiones sobre el evento sin que ella muestre interés. Gabriele se queda en el departamento, termina de ordenarlo y de empacar algunas cosas. Finalmente, se marcha con los oficiales que lo acompañarán al barco que, al parecer, lo llevará al exilio por ser homosexual.

Reparto[editar]

  • Antonietta Tiberio: interpretada por Sophia Loren. Habitante romana de origen napolitano, perteneciente a la clase media y, aproximadamente, con cuarenta años de edad. Tiene seis hijos y es esposa de un empleado de rango medio del Ministerio de África Oriental. Es una mujer absolutamente convencida de la lealtad al partido y a las normas fascistas y, muy especialmente, es devota de Benito Mussolini. Probablemente, con ella, el director Ettore Scola busca representar el estereotipo de la mujer fascista y de la aceptación, sumisión y apego al sistema. Es una mujer poco instruida en la formalidad de un aparato educativo. Cumple diligentemente sus deberes como esposa y madre. A pesar de su entusiasmo por el sistema político y social, está desilusionada, frustrada por el poco respeto que siente se tiene a su persona.
  • Gabriele: interpretado por Marcello Mastroianni. Ex locutor de radio de la empresa radiofónica y monopólica del Estado, EIAR (Ente Italiano per le Audizioni Radiofoniche). Lo despidieron y le retiraron la credencial del partido por ser homosexual. Por el momento, vive en un departamento prestado, donde trabaja caligrafiando los datos de la correspondencia publicitaria de una empresa. Es un hombre originario de Viterbo, Lacio, aproximadamente de cuarenta años, clase media alta, instruido, sin ser erudito. No comparte las ideas del partido ni la forma de hacer política en la Italia de Mussolini. Se encuentra en estado depresivo por el hostigamiento a su persona con motivo de sus preferencias sexuales. Según se entiende, tiene una pareja sentimental de nombre Marco, con quien habla por teléfono y no ha visto en más de un año, porque está exiliado, condenado por homosexualidad.
  • Emanuele Tiberio: interpretado por John Vernon. Esposo de Antonietta Tiberio, aproximadamente, entre cuarenta y cinco y cincuenta años de edad, empleado de rango medio del Ministerio de África Oriental. Hombre tradicional, padre de seis hijos, muy comprometido con el régimen fascista.
  • Cecilia, la portera: interpretada por Françoise Berd. Mujer, aproximadamente, entre los sesenta y cinco y los setenta años de edad. Fiel al régimen fascista y pendiente del desarrollo de la vida de los vecinos.
  • Romana Tiberio: interpretada por Patrizia Basso. Hija mayor de la familia.
  • Umberto Tiberio: interpretado por Vittorio Guerrieri. Hijo mayor de la familia.
  • Fabio Tiberio: interpretado por Maurizio Di Paolantonio. Hijo de la familia.
  • Arnaldo Tiberio: interpretado por Tiziano De Persio. Hijo de la familia.
  • Littorio Tiberio: interpretado por Antonio Garibaldi. Hijo menor de la familia.

Análisis y reseñas[editar]

  • Vincent Canby, “Una Giornata Particolare (1977). Miss Loren and Mastroianni Light Screen as a Team in 'Special Day'”, The New York Times, 26 de septiembre de 1977, sec. Movies.

"[Sophia] Loren espléndida en el mejor papel que ha interpretado desde Dos mujeres, por el que ganó el premio de la Academia [Oscar]… Una vez que los dos personajes se encuentran y las revelaciones se han hecho, la película despega al plano estremecedor que asocio con Hepburn y Tracy, Lunt y Fontanne y, desde luego, Loren y Mastroianni en Ayer, hoy y mañana y Matrimonio a la italianaUna giornata particolare se fundamenta sólidamente en la honestidad… El encuentro no vuelve heterosexual a Gabriele ni a Antonietta una antifascista violenta".


  • Millicent Marcus, “Un'ora e mezzo particolare: Teaching Fascism with Ettore Scola”, Italica, 2006, núm. 83, p. 54.

“Desde el principio, Scola presenta dos versiones antitéticas de ese ‘día especial’… historia [history] vs. relato [story], realidad vs. ficción, público vs. privado, documental vs. película… En estas dicotomías, tendemos a conferir autoridad a las primeras sobre las segundas, por lo que tomamos como ciertas las versiones oficiales y relegamos las versiones de la ficción al ámbito del entretenimiento, de la fantasía, del juego. En breve, esta película 'poco seria' de Scola revierte los rangos de esa jerarquía”.


  • Antonio Vitti, “Il cinema come complemento di insegnamento”, Italica, 2006, núm. 83, p. 79.

La película es útil para entender “la extraordinaria importancia de la familia en la sociedad italiana y su papel central en la vida del país… En la película de Scola, intencionalmente, se busca desenmascarar la retórica fascista mediante el encuentro de dos víctimas excluidas”.


“Estar un día entero con ella ha representado para Gabriele aceptar por completo su esencia, a pesar del mundo hostil que busca anularlo. Gracias a ella, descubrió la humanidad y la ternura que se puede recibir de quien sufre el mismo régimen, aunque de manera distinta. Antonietta, que era cerrada y se abre, emprende un viaje hacia una experiencia nueva, a pesar de que alguien, la portera, quería detenerla… ‘Fue muy bonito, pero no cambia nada’, pensó él, mientras, para Anonietta, había cambiado todo… Es una película profunda e íntima, la mejor lograda de Ettore Scola. El personaje de Antonietta está entre los más entrañables de Sophia Loren. Hay algunas referencias autobiográficas, como el origen napolitano de la mujer [igual que el de la actriz] y como el relato del desmayo al ver pasar a Mussolini una tarde en Villa Borghese, misma tarde en que supo estar embarazada de Littorio. La madre de Loren desmayó ante la mirada de Mussolini cuando estaba embarazada de Maria. Se trata también de la primera aparición en cine de Alessandra Mussolini, nieta de Benito Mussolini, en el papel de Maria Luisa. Antonietta es una mujer delicada y sometida, muy distinta de los papeles que, normalmente, interpreta Sophia Loren, como Cesira, Adelina, Anna o Filumena. La actriz puso en juego su lado más íntimo: es más Sofia que Sophia, más Scicolone que Loren, más mujer introspectiva y menos diva. Mastroianni llevó a la pantalla de Cannes de 1977 una interpretación tierna y atormentada, pero también brillantemente irónica. El acoplamiento extraordinario de la dupla Marcello-Sophia nos propone problemas para reflexionar, desgraciadamente, aún actuales”.


“Esta película, de los inicios de los años 80, volvió muy famoso a su director y guionista Ettore Scola, así como a su pareja de intérpretes: los mundialmente conocidos Marcello Mastroianni y Sophia Loren, en un género de cine intimista y muy profundo que se ocupa de describir lo que les ocurre a un hombre y una mujer, marginados, despreciados e ignorados por todos los demás, en un día de verano de 1938, cuando Hitler visitó Roma, y toda la histeria de la Italia fascista lo celebraba, exceptuando a este par de solitarios que en muy diversas formas padecían de la dictadura, y ambos iban descubriendo las afinidades y las diferencias que los dos tenían en ese día. Scola realizó aquí un filme político, en el que condena al fascismo de Mussolini, que si bien no fue tan cruel y horrendo como el nazismo de Hitler, revela en la cinta los padecimientos de los italianos un poco antes del estallido de la guerra. Mastroianni y la Loren están soberbios como las víctimas de la discriminación, el machismo y la locura colectiva que veía al fascismo como el movimiento grandioso y, por ello, casi todos festejaban la visita de Hitler a Roma, mientras un drama intenso y muy humano sucedía entre unos solitarios que a su manera celebraron este día”.


“Antonieta es la mujer del régimen, encantada de la imagen de hombre de una sola pieza de Mussolini, en parte consciente de estar en el sitio que le corresponde, en parte profundamente infeliz. Gabriele representa la evasión, un mundo opuesto y fascinante, hecho de conocimientos y nociones profundas; simboliza un primer atisbo de resistencia, la necesidad de afirmarse y expresar libremente el yo, la necesidad de vivir la propia naturaleza sexual a plena luz del sol… La pareja logra encarnar a la perfección dos polos contrarios, lejanos y, a la vez, cercanos, regalando al espectador el retrato fresco y conmovedor de individualidades que se enriquecen y reconfortan entre sí”.


Antonietta Tiberio como estereotipo de la mujer fascista[editar]

Millicent Marcus, “Un'ora e mezzo particolare: Teaching Fascism with Ettore Scola”, Italica, 2006, núm. 83, p. 57.

“La toma que nos presenta a Antonietta nos dice todo lo que debemos saber sobre su atareada vida doméstica. La cámara, desde el patio central del condominio, examina varios conjuntos de ventanas, deteniéndose en una o dos, como si estuviera decidiendo entrar o no, antes de escoger la de Antonietta como el portal a la vida doméstica fascista”. Aparentemente, Millicent Marcus resalta la idea de que Antonietta es el estereotipo de un sujeto social, de la típica mujer fascista convencida del sistema y de la obediencia al mismo. Marcus muestra que el personaje es sólo un ejemplo, una muestra representativa de este sistema social. La cámara pudo haber elegido cualquier otra ventana y la vida familiar en esa casa hubiera sido muy similar a la de los Tiberio.

Rosario Sánchez López concuerda con la idea. “Mussolini, los jóvenes y las mujeres: la lisonja como estratagema”, Historia Social, 1995, núm. 22, p. 24.

“la película muestra el prototipo femenino de casalinga [ama de casa] que el fascismo intentó implantar como modelo exclusivo a las italianas”.


Elementos religiosos en la experiencia cotidiana del fascismo[editar]

Millicent Marcus, “Un'ora e mezzo particolare: Teaching Fascism with Ettore Scola”, Italica, 2006, núm. 83, p. 56.

“Un ejemplo espectacular del autoadoctrinamiento es el retrato de Mussolini que Antonietta confeccionó con botones en una especie de imagen religiosa, no muy distinta de los mosaicos bizantinos. Gabriele, irónicamente, destaca la originalidad del trabajo, recordando que los botones son obsoletos desde el uso de la cremallera. El retrato sacro de Antonietta toma más fuerza con slogans como ‘Dios nos da el pan, Mussoloni lo protege’. Una alternativa religiosa pagana se manifiesta cuando Antonietta relata su encuentro directo con il Duce. En el parque de Villa Borghese, Mussolini la miró mientras galopaba, lo que la hizo desmayar por la emoción y enterarse, ese mismo día, de que estaba embarazada del niño que llamó Littorio. Las implicaciones alegóricas del poder fecundador de il Duce representan la habilidad del régimen para hacer de ella, y del cuerpo italiano femenino como conjunto, depósito para engendrar una nueva italianidad”. Para estudiar la experiencia cotidiana del fascismo como práctica cuasi religiosa bajo la cual debe guiarse le vida es imprescindible el libro La religión fascista, de Emilio Gentile (París, Perrin, 2002).


Una giornata particolare en el teatro[editar]

La película se adaptó al teatro. El primer director en hacerlo fue el propio Ettore Scola en 1983.[3] Otros directores lo han hecho. En 2013, por ejemplo, montó la obra Massimo Alì en el teatro Cestello.[4]

Algunos análisis académicos sobre Una giornata particolare[editar]

  • Tullio Kezich y Alessandra Levantesi (eds.), Una giornata particolare: un film di Ettore Scola: incontrarsi e dirsi addio nella Roma del '38, Turín, Lindau, 2003. Libro.
  • Antonello Borra y Cristina Pausini, “Una giornata particolare (A Special Day) di Ettore Scola (1977)”, en su libro Italian through Film: the Classics, New Haven, Yale University Press, 2006.
  • Millicent Marcus, “Un'ora e mezzo particolare: Teaching Fascism with Ettore Scola”, Italica, 2006, núm. 83, pp. 53-61.
  • Chiara Bassi, "Ettore Scola's Una giornata particolare: Male Homosexuality under Fascism", San Francisco, Pacific Conference Center, Hotel Marriott, 29 de diciembre de 1991 (conferencia).
  • Mary Ann McDonald Carolan, "Ozpetek's Lafinestra difronte: Revisiting Scola's Una giornata particolare", Filadelfia, Hotel Adams Loews, 27 de diciembre de 2006 (conferencia).


Lecturas recomendadas para estudiar la experiencia cotidiana del fascismo[editar]

  • Emilio Gentile, La religion fasciste, París, Perrin, 2002.
  • Emilio Gentile, El culto de Littorio. La sacralización de la política en la Italia fascista, trad. L. Padilla López, Buenos Aires, Siglo XXI, 2007.
  • Edward R. Tannenbaum, La experiencia fascista: sociedad y cultura en Italia (1922-1945), trad. J. Bollo Muro, Madrid, Alianza, 1975.
  • Wilhelm Reich, La psicología de masas del fascismo, trad. R. Martínez Ruiz, México, Roca, 1973.


Enlaces externos[editar]


  1. Stephen Harvey, "Comedy, Italian Style", MoMA, 1986, núm. 39, p. 4.
  2. "STZ: The Films of Ettore Scola, Bertrand Tavernier, and Krzysztof Zanussi", MoMA, 1987, núm. 45, p. 4
  3. Giorgio Pullini, “Il teatro in Italia nel 1982-83 (e uno sguardo all'ultimo quinquenio)”, 1983, Italica, núm. 60, p. 263.
  4. Teatro di Cestello, http://www.teatrocestello.it/2013/09/una-giornata-particolare/, consultado el 30 de octubre de 2013.