Uña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Uña del dedo pulgar.

La uña es una estructura anexa de la piel localizada en las regiones distales de los miembros. Se conoce también como garra y pezuña en los animales, a lo que se lo puede llamar resto de hueso ya que es una capa mal formada y que el cuerpo expulsa de manera indirecta por las mismas "Rutas".

Las uñas están formadas principalmente por células muertas endurecidas que contienen queratina, una proteína fibrosa, que el cuerpo produce de manera natural, la mayor aportación de las células muertas proviene de los huesos.

El ritmo de crecimiento de las uñas varía de un dedo a otro y de una persona a otra. Las uñas crecen a una velocidad promedio de 0,1 mm/día (1 cm cada 100 días o unos 4 mm al mes).[1] Las uñas de las manos tardan de 3 a 6 meses en volver a crecer completamente. Las uñas de los pies tardan en volver a crecer completamente de 12 a 18 meses. El ritmo exacto depende de la edad, la estación del año, la cantidad de calcio, de los ejercicios hechos y factores hereditarios.

Si no se cortan, las uñas pueden alcanzar una longitud considerable. Las uñas de las manos crecen cuatro veces más rápido que las de los pies.

El examen del aspecto de las uñas se ha usado frecuentemente en el pasado como herramienta de diagnóstico de diversas enfermedades o desequilibrios fisiológicos.

Anatomía[editar]

Uña
Fingernail-Anatomia-externa-uña.png
Anatomía externa de una uña.
Latín [TA]: unguis
TA A16.0.01.001
TH H3.12.00.3.02001

Las uñas de las manos y de los pies están compuestas de:[2]

  • Matriz o raíz.[3] Es la parte donde se origina la uña, situada bajo la piel en su parte inferior.
  • Eponiquio. Es la estrecha franja del pliegue de la piel que parece terminar en la base del cuerpo ungueal. A veces se le llama cutícula.
  • Paronniquio. Es la estrecha franja del pliegue de la piel a los lados de la uña.
  • Hiponiquio. Es el tejido ubicado debajo del borde libre de la uña. Constituye un sello impermeable que protege el lecho ungueal de las infecciones.
  • Cuerpo ungueal. Es la estructura córnea que normalmente conocemos como uña; la porción dura y translúcida compuesta de queratina.
  • Lecho ungueal. Es el tejido conectivo adherente que se encuentra debajo de la uña y conecta con el dedo.
  • Lúnula. Es la parte blanquecina en forma de medialuna que se observa casi siempre en la base del cuerpo ungueal. No todos los dedos la tienen visible. La lúnula es el final de la matriz y, por lo tanto, la parte visible de la uña viva. El resto del cuerpo ungueal se compone de células muertas.

Funciones[editar]

Las uñas preservan la piel sensible que tienen bajo ellas, sirviendo también para tomar y raspar cosas.

Una función de la lámina ungueal es la permeabilidad: la pérdida de agua a través de la uña es tan elevada como a través de la palma de la mano.

La uña junto con el tejido adyacente y la yema de los dedos constituyen una unidad funcional como órgano del tacto y órgano prensil que habilita funciones tan importantes para la vida del ser humano como son el rascado y cosquilleo, convirtiéndose, de esta manera, en un recurso emocional.

Es conveniente que, antes de hacer cualquier actividad o función con las uñas, las mismas sean objeto de un cuidado extremo para una buena higiene. Se ha tomado el hábito de morder las uñas en épocas de estrés.

Otro uso importante de las uñas se da en la música. En muchos instrumentos de cuerda pulsada se usan las uñas, siendo notable la diferencia del sonido con respecto a la púa. En estos casos las uñas se dejan crecer y se les da una forma específica.

Las uñas también sirven como elemento decorativo, cubriéndose la superficie con esmaltes sintéticos y pequeños fragmentos artificiales.

Las uñas largas también simbolizan en humanos que aquellos son muy seguros de sí mismos; en épocas antiguas los sabios y personas de clase alta solían dejarse crecer las uñas para simbolizar su grandeza.[cita requerida]

Salud y cuidado[editar]

Las uñas se pueden secar, tanto como la piel. La manicura y la pedicura son tratamientos cosméticos para darle un buen aspecto a las uñas. Esto se hace con diversas herramientas, como las tijeras cuticulares, tijeras para uñas, cortaúñas y limas. Dejando de lado tratamientos meramente estéticos, cuando exista un problema ungueal en las uñas deberá consultarse con un especialista sanitario, como un dermatólogo, o un podólogo (si el problema se da en las uñas de los pies). Las uñas pueden mejorar su estado si a ellas se le adjunta o se las pone en contacto con minerales los cuales al tener contacto con ellas pueden darle una mayor dureza y nutrición.[cita requerida]

Aunque la manicura no es muy recomendable, ya que la piel que se retira con este proceso es la que nos protege de toda infección y bacterias. Además es recomendable que las uñas no se corten, si no simplemente sean limadas.[cita requerida]

Las infecciones en los dedos de los pies pueden provenir de calcetines sucios, ciertos tipos de ejercicios fuertes, caminar a pie descubierto y exponer los pies. Las uñas pueden conllevar una deformidad a base de golpes y arañazos.[cita requerida]

Trastornos[editar]

En la mano

Alteraciones Estructurales

Alteraciones Cromáticas

Alteraciones Periunqueales

En los pies

La mayoría de las afecciones ungueales de las manos se pueden dar también en los pies, pero además, por sus características especiales y por la agresión del calzado, existen otras alteraciones que se dan exclusivamente en las uñas de los pies:

Onicofagia[editar]

A la acción de comerse o morderse las uñas se le llama onicofagia, y aunque no es una enfermedad no es totalmente sano pues las uñas contienen bacterias que al entrar en contacto con la boca pueden producir enfermedades. Es tratable y puede ser erradicada o llevable. Es habitual y muchas veces se hace para calmar el estrés. Morderse las uñas, por lo tanto, indica estrés o tensión interna o también inseguridad.

Como resultado de la mordida de uñas, existe el transporte de gérmenes que existen bajo la uña hacia la boca. De hecho, en lugares donde se tratan las uñas, hay herramientas que afectan a los seres humanos del mismo modo. Refiriéndose a herramientas como las limas, "Si son usadas en más de una persona, pueden transportar hongos de uñas, bacterias estafilocócicas o virus," explica Rick Lopes, vocero del Directorio de Peluquería y Cosmetología de California. De hecho, cerca de 100 infecciones bacterianas cutáceas fueron debidas a lugares para el tratamiento de uñas en el año 2000.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. «Por qué aparecen esas "odiosas" manchitas blancas en las uñas». Consultado el 11 de septiembre.
  2. «Nail Surgery». eMedicine (May 2009). Consultado el March 2010.
  3. «Nail matrix». Biology Online (2005). Consultado el February 2010.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]