Tudanca (raza bovina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Tudanca
TudancaCow.JPG
Vaca tudanca
Estado de conservación
Vulnerable (VU)
Vulnerable (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Bovidae
Género: Bos
Especie: Taurus
Linnaeus, 1758
Nombre binomial
Bos taurus
Raza
Tudanca

Raza bovina española autóctona de la zona occidental de Cantabria y que actualmente se extiende por todo el territorio de esta Comunidad, especialmente en zonas de montaña del interior.

Morfología[editar]

Su peso ronda los 320 kg en las hembras y los 420 en los machos. La alzada llega a los 135 cm en las hembras y 150 en los machos. La capa más común en los machos reproductores es casi negra, con un "listón" claro que recorre el dorso. Las hembras pueden presentar diferentes capas, aunque todas recuerdan a los colores miméticos propios de las especies salvajes:

  • Tasuga. Pelo oscuro en la base y claro en la punta, tal como el tasugu.
  • Avellana. Pelo de color avellanado.
  • Josca. Como la tasuga, pero con tonalidad más contrastada.
  • Corza. Pelaje pardo anaranjado con punta más clara.

Todas las capas comparten la "sanguijuela", o arco superciliar claro, y es característico de esta raza el "escudo labial" despigmentado en forma de triángulo.

Las astas presentan diferentes formas, aunque la típica es larga, abierta, ligeramente torcida y de base blanca con pitón negro.

Su aspecto es magro, ágil y anguloso, con preponderancia del tren anterior. Tiene andar decidido y elástico, y es de carácter temperamental y vivo.

Historia de la raza[editar]

Pareja trabajando en cosecha de la hierba. Agosto 1983. El Tojo, valle del Río Saja.
Toro y vacas tudancos a los pies del Pico Mozagro, Mazcuerras.

El origen taxonómico es incierto, aunque parece acomodarse a la evolución exitosa de la adaptación al medio del uro. José María de Cossío la describía como “Ágil, fuerte, sobria y resistente”, y fueron estas características las que fueron desplazando a otras razas autóctonas cántabras menos completas para su uso doméstico en una sociedad rural de subsistencia. En efecto, no es la vaca más fuerte, ni la más lechera, ni la que más carne produce, pero es muy fuerte, produce leche rica en grasas, su carne es magra y sabrosa, y sobre todo, requiere pocos cuidados, adaptándose perfectamente al régimen de semi-libertad en el clima montañés.

Antes de la mecanización del campo (no hace muchas décadas en algunas comarcas cántabras), la vaca tudanca era la protagonista de las labores más penosas. A pesar de su reducido tamaño, este bóvido posee una extraordinaria fuerza, que posibilitó el auge de la industria carretera de las zonas montañosas cántabras o palentinas (San Martín de los Herreros, La Lastra, etc).

En la actualidad, su interés económico no es muy alto, lo que ha llevado a la reducción de una cabaña que superaba las 90.000 cabezas a principios de siglo, a los exiguos 13.000 ejemplares de nuestros días,[1] mantenidos por ganaderos en los que el recuerdo y agradecimiento a un animal tan ligado a la identidad de las zonas montañosas de Cantabria, Palencia o León han prevalecido sobre los aspectos puramente económicos.

Curiosidades[editar]

Tudancas en el concurso de arrastre del Día de Cantabria en Puente San Miguel.
  • Siendo animales acostumbrados a un régimen de libertad, se seleccionaban las vacas más nobles y fuertes para uncirlas y domarlas en las labores del campo. A éstas se las llamaba "duendas". Por regla general, se prefería para el tiro a las vacas sobre los bueyes, al ser más fáciles de mantener y al combinar una gran fuerza motriz con la producción lechera.
  • Gumersindo Aparicio Sánchez, catedrático de zootecnia de la Facultad de Veterinaria de Córdoba[7] dice de ella que es un excelente motor animado con una excelente aptitud de trabajo, de gran vivacidad lindando con el excesivo nerviosismo, de gran temperamento, de silueta grácil y semisalvaje. Indica que es, entre las razas bovinas de España, la que conserva, tal vez, mayor cantidad de carecterísticas del antiguo Bos braquiceros africano, especialmente en lo que se refiere a morfología y coloración. Tiene la frente amplia; ojos grandes y a flor de cara; encornaduras de longitud media en las hembras y algo más reducidas en los machos, dirigidas hacía afuera y arriba y con las puntas en esa misma dirección o ligeramente hacia atrás, con tres volutas o roscas, llamadas entonces estornejadas. Tiene grandes metacarpianos y metatarsianos, de longitud ostensible, lo que hace la la raza "más lejos de tierra" que otras agrupaciones raciales limítrofes. Las encornaduras son blancas por la base e intensamente negras en la punta, sin que existan zonas de transición. Respecto a la producción láctea es escasa, si bien esencialmente mantequera, con un contenido en grasa de la leche superior al 6 %. Acaba definiéndola como una raza semisalvaje, resistente, que gracias a su gran poder de adaptación se almoldaba de manera prodigiosa a las faenas agrícolas.

Distribución[editar]

Se trata de una raza autóctona de la zona occidental de Cantabria que en la actualidad se cría por toda la comunidad autónoma y que en su momento de máxima expansión llegó a extenderse por el sur hasta áreas limítrofes de la montaña palentina, burgalesa y leonesa: La Castilleria, La Pernía, La Lora, La Braña o Fuentes Carrionas. En 1996 el censo de la cabaña en Cantabria ascendía a 8958 cabezas,[8] habiéndose recuperado en los últimos años hasta las 12.991 cabezas de 2008.[1] En la actualidad continúa catalogada como raza autóctona de protección especial.[9]

Varios ejemplares de tudancas han sido introducidos en áreas naturales de Holanda con el fin de diversificar los brezales y prevenir que los árboles se conviertan en la flora dominante. Johannahoeve y la reserva de Planken Wambuis en Güeldres acogen sendos rebaños.

Toro tudanco en Johannahoeve, Holanda.

Galería[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. a b El Diario Montañés. «Las cabezas de ganado tudanco crecieron un 30% en diez años» (en español). Consultado el 7 de enero de 2010.
  2. En el país de la vaca tudanca. Ramón Villegas López (Coordinador).
  3. Trovas y comparsas del Alto Nansa: compuestos y transmitidos por los habitantes de los valles de Rionansa, Tudanca y Polaciones. William A. Christian jr. Ed. Universidad de Cantabria. 1998
  4. Feria de Arenas de Iguña. elgranjeronovato.wordpress.com
  5. Olimpiada del Tudanco 2013. Sitio del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal
  6. Fiestas del municipio de Mazcuerras. Sitio oficial.
  7. Zootecnia especial. Etnología compendiada. Gumersindo Aparicio Sánchez. 4.ª edición. 1960. pg 238 y siguientes.
  8. Guía Ganadera de Cantabria. Página 20. Ed. Aigas
  9. Real Decreto 1682/1997 por el que se actualiza el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España.

Enlaces externos[editar]