Trompa de Eustaquio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Anatomía del oído humano.

La trompa de Eustaquio (conocida así a partir del S. XVI en honor del anatomista Eustachius), actualmente conocida como tuba o trompa auditiva y en la actualidad llamada tubo faringotimpánico, es una estructura anatómica, en forma de tubo, habitualmente cerrado, que se extiende desde la caja del tímpano hasta la región rinofaringe. Mide de 3,5 a 4 cm de largo y está tapizada por una capa de mucosa. Su función es controlar las presiones dentro del oído medio, para proteger sus estructuras ante cambios bruscos y equilibrar las presiones a ambos lados del tímpano, también está encargada de ventilar adecuadamente el oído medio. Si las presiones no están equilibradas, el tímpano no puede transmitir las ondas sonoras de manera eficiente a través de la cadena de huesecillos hasta el nervio acústico. Se trata de un conducto recubierto por mucosa que es continuidad de las fosas nasales, con las que se halla en íntima relación. Las trompas pueden bloquearse por múltiples causas, entre ellas:

En los niños, la obstrucción de la trompa con las consiguientes complicaciones es más frecuente que en los adultos, por estar más horizontalizada, con lo que el drenaje de mucosidad desde el oído medio hasta la faringe es más dificultoso.

Si se produce obstrucción de la trompa de Eustaquio, entre la obstrucción y el tímpano se produce una reabsorción del aire acumulado, produciéndose un vacío que condiciona una retracción del tímpano por presión negativa, después de lo cual puede generarse un acúmulo de cerumen, material purulento, sangre o cualquier otra colección líquida susceptible de infectarse. Esto dificulta la funcionalidad de la trompa y la audición. La desobstrucción puede conseguirse mediante el bostezo, masticando o mediante maniobras de Valsalva.

Enlaces externos[editar]