Tregua de los doce años

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tregua de los Doce Años»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Imperio español Provincias Unidas

La tregua de los Doce Años, también llamada tregua de Amberes, fue un tratado de paz firmado en 1609 entre España y las Provincias Unidas de los Países Bajos; supuso un receso pacífico en la guerra de los ochenta años que los holandeses mantenían contra el Imperio español desde 1568 para conseguir su independencia.

Contexto[editar]

Desde 1568, las provincias del norte de los Países Bajos (llamadas genéricamente "Holanda") mantenían contra España la llamada guerra de los ochenta años o guerra de Flandes, en la que los primeros intentaban conseguir su independencia de la corona española con el apoyo de Francia e Inglaterra.

Después de la firma de la Paz de Vervins en 1598 y del tratado de Londres en 1604, por los que España sellaba la paz con Francia e Inglaterra, respectivamente, Holanda perdía los apoyos militares de estos dos países y quedaba sola en la guerra; el embargo que España había mantenido sobre las Provincias Unidas, dificultando el comercio de éstas, y el gasto militar que suponían más de treinta años de guerra tenían a Holanda económicamente muy maltrecha.

Por la parte española, el mantenimiento en Flandes de los tercios españoles suponía un gasto excesivo en dinero y en vidas humanas; las amenazas de los berberiscos en el Mediterráneo y de una Francia beligerante hacían necesario pacificar los Países Bajos para desviar esta fuerza militar hacia otros conflictos, reales o potenciales.

Tanto el rey de España Felipe III, como su valido el duque de Lerma, el Consejo de Estado de España, los soberanos de los Países Bajos Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia, y Ambrosio Spínola, capitán general del ejército en Flandes, vieron con satisfacción la posibilidad de una tregua.

Johan van Oldenbarnevelt, Gran Pensionario de Holanda, partidario de la tregua, se enfrentaba con la oposición de Mauricio de Nassau, estatúder y jefe del ejército holandés, y de los líderes religiosos calvinistas, partidarios de continuar la guerra; finalmente las partes reacias a la tregua habrían de aceptar las condiciones conseguidas por la diplomacia de Oldenbarnevelt.

El tratado[editar]

A conveniencia de las dos partes en conflicto, en 1607 se iniciaron conversaciones entre ambos bandos, con la presencia de intermediarios franceses, ingleses y venecianos, que fructificaron en la firma del tratado el 9 de abril de 1609 en la ciudad de Amberes.

Según los términos del acuerdo, ambas partes se comprometían a:[1]

  • Mantener un cese en las hostilidades durante un plazo de doce años;
  • Levantamiento del embargo que prohibía a las Provincias Unidas el comercio con Europa;
  • Libertad comercial para las Provincias Unidas en las Indias;
  • Los calvinistas holandeses no aceptaron garantizar la libertad religiosa para los católicos.

A excepción de conflictos puntuales de escasa importancia, la tregua sería respetada por ambas partes.

Consecuencias[editar]

La firma de la tregua fue objetivamente favorable a las Provincias Unidas: supuso el reconocimiento de facto de la independencia de las provincias del norte de los Países Bajos: Holanda, Zelanda, Utrecht, Frisia, Groninga, Overijssel y Güeldres, que otros países del entorno pronto reconocieron oficialmente. Durante los años que duró la tregua, las Provincias Unidas establecieron relaciones diplomáticas con varios países y se expandieron comercialmente por todo el mundo.

Para España, que consideró la tregua como un acuerdo provisional, aparte de un alivio momentáneo en el maltrecho estado de sus finanzas, supondría un golpe al prestigio español, por cuanto las concesiones hechas a Holanda eran mayores de las imaginables poco tiempo atrás.

La tregua de los doce años conllevaría un periodo de paz en Europa conocido como la Pax Hispánica, en el que España seguiría manteniendo su preponderancia en Europa como primera potencia política, económica y cultural a nivel mundial.

Fin de la tregua[editar]

Johan van Oldenbarnevelt sería acusado de traición y ejecutado en 1619. En 1621 ambas potencias no lograrían ponerse de acuerdo para prorrogar la tregua, con lo que la guerra continuaría hasta 1648, año en el que se produciría la independencia definitiva de los Países Bajos con la firma del tratado de Münster.

Referencias[editar]

  1. Tratado de tregua, 9 de abril de 1609, pp. 458 y siguientes.