Tratado de Versalles (1701)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El tratado de Versalles, ajustado en marzo de 1701 y ampliado a lo largo de 1702, compuso una alianza entre el rey de Francia Luis XIV y Felipe V de España, por una parte, con el príncipe elector de Baviera Maximiliano II Manuel por la otra, en vísperas de la guerra de sucesión española.

Según los términos del acuerdo, el elector de Baviera daría su apoyo político y militar a la coalición franco-española en la guerra inminente, a cambio de la cesión a su favor de los Países Bajos españoles. El acuerdo se vería roto en 1704 tras la ocupación de Baviera por las fuerzas del Sacro Imperio Romano Germánico. La cesión de los territorios prometidos se haría efectiva en 1712.



Electorado de Baviera
Francia

España

Contexto[editar]

Desde antes de la muerte sin descendencia de Carlos II de España en noviembre de 1700, las principales potencias de Europa se interesaron en la cuestión de su sucesión. Inglaterra y las Provincias Unidas miraban con recelo la posibilidad de que Luis de Francia (hijo del rey Luis XIV) accediera al trono español, uniendo así las coronas española y francesa en una potencia cuyo excesivo poder supondría una amenaza para el equilibrio europeo. El Sacro Imperio Romano Germánico abogaba por la ocupación de la corona española por Carlos de Austria, hijo del emperador Leopoldo I.

En su testamento, Carlos II nombró como su sucesor a Felipe de Anjou (segundo hijo de Luis de Francia), a condición de que renunciase al trono francés.[1] En diciembre de 1700 el abuelo de éste, Luis XIV, declaró que mantendría los derechos de su nieto a la corona de Francia,[2] lo que fue interpretado por Inglaterra, las Provincias Unidas y el Sacro Imperio Romano Germánico como la antesala de la temida unión hispano-francesa.

En previsión de una guerra inminente, Luis XIV y Felipe comenzaron a pactar alianzas con los países del entorno. Maximiliano II Manuel, elector de Baviera, era tío de Felipe por parte de la madre de éste María Ana Cristina de Baviera, y gobernador general de los Países Bajos españoles.

El tratado[editar]

Acuerdos de 1701[editar]

El 9 de marzo de 1701 se firmó el primer acuerdo, originalmente firmado sólo por Francia y Baviera, en las siguientes condiciones:[3]

  • En caso de guerra, Baviera se pondría del lado franco-español.
  • Baviera negaría su ayuda y el paso por sus territorios a los ejércitos enemigos de Francia y España. Inicialmente, durante los 3 meses siguientes a la firma del tratado, Baviera mantendría una posición neutral, dado que su ejército no se hallaba preparado.
  • En caso de invasión del territorio bávaro, Francia le socorrería militarmente.
  • Baviera levantaría un ejército de 8.000 soldados de infantería y 2.000 de caballería, subsidiado por Francia, que estaría destinado a la defensa del territorio bávaro ante el paso de enemigos.
  • El elector de Baviera intermediaría ante su hermano José Clemente de Baviera, elector de Colonia (que también había firmado su alianza con Francia y España mediante el tratado de Bruselas), y ante los círculos de Suabia y Franconia para atraerlos al partido franco-español. Maximiliano utilizaría sus votos en la Dieta Imperial en contra de la declaración de guerra contra Francia y España.

Felipe V se adheriría al acuerdo el 7 de abril del mismo año. En su accesión al tratado convino en transferir los ingresos procedentes de las provincias de Henao y Flandes a Maximiliano, en pago por la deuda contraída con éste por Carlos II.

Ínterin[editar]

En julio de 1701 se produjeron los primeros enfrentamientos armados entre las tropas del Sacro Imperio y las de Francia, en el norte de Italia, en las batallas de Carpi, Chiari y Cremona. En septiembre del mismo año, Gran Bretaña,[4] el Sacro Imperio Romano Germánico y las Provincias Unidas de los Países Bajos renovaron la Gran Alianza que mantenían desde 1689 mediante la firma del tratado de La Haya. En mayo de 1702, la alianza así formada declaró oficialmente la guerra a España y Francia.[5]

Acuerdos de 1702[editar]

Ante el desarrollo de los acontecimientos, el 17 de junio de 1702 se añadieron nuevos artículos al tratado:

  • El elector de Baviera levaría 10.000 soldados más, a añadir a los que ya tenía.
  • Tras la guerra, el elector quedaría en posesión de los palatinados de Neoburgo y del Rhin. Si éstos no se pudiesen tomar por la fuerza militar, Felipe V se comprometía a cederle las provincias de Güeldres y Limburgo, en los Países Bajos españoles.
  • Si durante el transcurso de la guerra el elector perdiese Baviera, Nicolas V le cedería la totalidad de los Países Bajos españoles.

Todavía el 7 de noviembre del mismo año se añadirían nuevas cláusulas al tratado:

  • Se prometía al elector de Baviera la cesión perpetua y soberana de los Países Bajos españoles, independientemente del resultado de la guerra.

Repercusiones[editar]

Tras la derrota del ejército bávaro en la batalla de Höchstädt en agosto de 1704 y la firma del tratado de Ilbesheim al mes siguiente, el electorado de Baviera quedó bajo la ocupación militar del Sacro Imperio Romano Germánico. Maximiliano II Manuel, al igual que su hermano el elector de Colonia José Clemente de Baviera, serían proscritos y desterrados de sus posesiones por la Dieta Imperial en 1706, por su alianza con Francia y España.

En virtud de los acuerdos establecidos por este tratado, en 1712 los Países Bajos españoles fueron cedidos a Maximiliano II Manuel.[6]

Referencias[editar]