Torna a Surriento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

«Torna a Surriento» («Vuelve a Sorrento») es una de las canciones napolitanas más conocidas junto con «O sole mio», «Funiculì, funiculà» o «Santa Lucia». La música fue compuesta en 1902 por Ernesto de Curtis y la letra en napolitano por su hermano Giambattista, en honor del político Giuseppe Zanardelli, con la finalidad de que volviera a Sorrento, para que contribuyera a la reconstrucción de la ciudad que, en aquella época, se encontraba en un estado deplorable.[1]

La canción fue incorporada al repertorio de numerosos tenores y cantantes de música popular, como Enrico Caruso, Giuseppe Di Stefano, Beniamino Gigli, Mario Lanza, Elvis Presley, José Carreras, Plácido Domingo, Luciano Pavarotti, Meat Loaf y Franco Corelli, entre otros.

Letra en napolitano[editar]

Vide'o mare quant’è bello,
spira tantu sentimento,
Comme tu a chi tiene a' mente,
Ca scetato 'o faie sunnà.
Guarda gua' chistu ciardino;
Siente, siente sciure arance:
Nu profumo accussi fino
Dinto 'o core se ne va…

E tu dice: "I’ parto, addio!"
T’alluntane da stu core…
Da sta terra de l’ammore…
Tiene 'o core 'e nun turnà?

Ma nun me lassà,
Nun darme stu turmiento!
Torna a Surriento,
famme campà!

Vide'o mare de Surriento,
che tesoro tene nfunno:
chi ha girato tutto 'o munno
nun l'ha visto comm'a ccà.
Guarda attuorno sti Serene,
ca te guardano 'ncantate,
e te vonno tantu bene...
Te vulessero vasà.

E tu dice: "I' parto, addio!"
T'alluntane da stu core
Da la terra de l'ammore
Tiene 'o core 'e nun turnà?

Ma nun me lassà,
Nun darme stu turmiento!
Torna a Surriento,
Famme campà!

Letra en español[editar]

Ve el mar, cuanto es bello,
inspira tanto sentimiento,
como tú que a quién miras
despierto le haces soñar.
Ve, fíjate en estos jardines,
huele, huele estas flores de naranjo,
un perfume tan suave
que va directo al corazón.

Y tú dices: "Yo parto, adiós".
Te alejas de este corazón,
de la tierra de amor,
¿tienes el valor para no tornar?

Pero no me dejes,
no da me este tormento.
Torna a Sorrento,
¡hazme vivir!

Ve el mar de Sorrento,
¡los tesoros que tiene el fondo!
Quien ha viajado por todo el mundo,
no lo ha visto como aquí.
Ve alrededor, estas sirenas,
que te miran encantadas,
y te quieren tanto,
que te querrían besar.

Y tú dices: "Yo parto, adiós".
Te alejas de este corazón,
de la tierra de amor,
¿tienes el valor para no tornar?

Pero no me deja,
no da me este tormento.
Torna a Sorrento,
¡hazme vivir!

Referencias[editar]

  1. Corriere del Mezzogiorno del 6 luglio 2002, consultado el 17 de septiembre de 2013