The Count of Monte Cristo (película de 2002)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The count of Monte Cristo (2002) es una película dirigida por Kevin Reynolds y protagonizada por James Caviezel, Guy Pearce, Richard Harris, Dagmara Dominczyk y Luis Guzman. Aunque está parcialmente basada en la novela hómonima de Dumas padre, publicada entre 1844 y 1845, difiere de ella en diversos aspectos, incluyendo el desenlace.

Sinopsis[editar]

En 1815, Edmond Dantés , segundo de a bordo de un barco mercante francés, y su amigo Fernand Mondego, un representante de la compañía naviera, se dirigen a la isla de Elba a buscar atención médica para su capitán enfermo. Dantés y Mondego son perseguidos por los Dragones ingleses que creen que son espías del exiliado Napoleón Bonaparte . Bonaparte declara que no son sus agentes, y le pide a Dantés entregar una carta a un “amigo” suyo en Francia. Después de que el capitán muere, se marchan de Elba. A su regreso a Francia, Dantés es reprendido por el primer oficial de la nave, Danglars, por desobedecer sus órdenes. Sin embargo, el jefe de la empresa de transporte, Morrell, elogia la valentía de Dantés, promoviéndolo a capitán de Danglars.  

Mondego se encuentra con la novia de Dantés, Mercedes, y trata de seducirla. Cuando se entera de la promoción de Dantés, Mondego se da cuenta de que Dantps podrá con Mercedes antes de lo esperado. Mientras tanto, Dantés y Mercedes pasan el resto del día juntos en una parte aislada del Marsella al lado del mar, nadan, hacen el amor y discuten el futuro. Mondego se emborracha y le dice a Danglars sobre la carta que Napoleón le dio a Dantés. Danglars acusa entonces a  Dantés con traición y lo envía al magistrado, JF Villefort. Villefort está seguro de la inocencia de Dantés, pero descubre que el destinatario de la carta es su padre, Clarion, un bonapartista, a quien asegura una promoción. Villefort quema la carta y obliga al inocente Dantés a someterse a la detención. A continuación, intenta enviarlo a la prisión de la isla Château d'If .  

Dantés se escapa y va con Mondego en busca de ayuda, pero Mondego lo traiciona y lo detiene para que no pueda escapar. Dantés es encarcelado en el Castillo de If . Mientras tanto, se propaga la noticia de que Napoleón ha escapado de Elba. Mondego, Mercedes, Morrell y el padre de Dantés van a Villefort para defender la inocencia de Dantés, pero Villefort rechaza sus esfuerzos. Mercedes agradece a Mondego por su apoyo, pero después de que ella sale, Mondego y Villefort discuten sus razones para encarcelar a Dantés, y Villefort le dice a  Mercedes que Dantés ha sido ejecutado. En la cárcel, Dantés se hace amigo de Abbé Faria , un sacerdote y ex soldado del ejército de Napoleón.  Faria fue encarcelado porque dijo no conocer la ubicación de la fortuna del difunto conde Spada. Durante 13 años Faria educa a Dants, enseñándole las matemáticas, la literatura, la filosofía, lae conomía, la mano y la lucha contra la espada y la estrategia militar. Mientras, cavan un túnel para escapar del castillo, pero, Faria es mortalmende herido y antes de morir, da a Dantés la ubicación del tesoro de Spada. Cuando los guardias ponen al sacerdote en una bolsa para cadáveres, Dantés retira el cadáver, se esconde en la bolsa y lo echan en el mar creyendo que era Faria.  

Dantés llega a una isla desierta y se encuentra con Luigi Vampa, un contrabandista ladrón, y su banda de piratas. Vampa persuade a Dantés para luchar con Jacopo, un traidor que tenían intención de enterrar vivo. Dantés derrota a Jacopo, pero hace un trato con Vampa para dejarlo vivir, Jacopo se compromete a servir a Dantés para el resto de su vida. Dantés se une a los contrabandistas durante tres meses, dejándolos al llegar a Marsella .  

Al no reconocerlo, Morrell le dice que que su padre se suicidó al enterarse de su encarcelamiento y que Mercedes se ha casado con Mondego. Danglars se hizo cargo de la compañía de envíos de Morrell. Dantés y Jacopo van a la isla de Montecristo y encuentran el tesoro de Spada. En ese momento, Dantés  jura vengarse de Mercedes, Mondego y los demás conspiradores. Dantés se convierte en el misterioso "Conde de Montecristo". Contrata a Vampa para  llevar a cabo un secuestro del hijo de Mondego, Albert, y luego lo rescata, invitando al niño a su residencia. Por su parte, Albert lo invita a su decimosexto cumpleaños en la residencia de los Mondego.  Dantés se reúne con Villefort para discutir un cargamento de propiedad no especificada. Esa noche, ms tarde, Mondego se reúne con Villefort y le menciona que su hijo oye a Montecristo pronunciar las palabras oro y Spada. Ellos creen que el envío es tesoro y hacen un complot para robarlo. En la fiesta, Mercedes reconoce a Dantés, de quien ella todavía está enamorada. Jacopo le permite ocultarse en el carruaje de Monte Cristo para hablar con él, queriendo que su amo abandone su obsesión con la venganza y simplemente viva su vida. Dantés no admite ser su ex amante, pero accidentalmente dice 'Edmond Dantés, Mercedes nunca había mencionado el apellido de Edmond.  

Danglars se enfrenta con la policía en el barco en el cual ivan a robar el tesoro de Spada; Danglars pelea con Dantés, que revela su verdadera identidad antes que arresten a Danglars.  Dantés obliga a  Villefort a confesar que él persuadió a Mondego para matar a Clarion a cambio de decirle a Mercedes que Dantés fue ejecutado. Villefort es acusado de conspiración para asesinar, y se da cuenta de la verdadera identidad de Monte Cristo antes de ser encarcelado. Mercedes se enfrenta a Dantés, dándose cuenta de quién es. Le admite que ella todavía está enamorada de él, y los dos hacen el amor esa noche. A la mañana siguiente, Dantés decide tomar a Mercedes y a su hijo para salir de Francia, pero primero tiene que saldar deudas con Mondego, quien quiebra. Mercedes se enfrenta a Mondego, revelando que se va y Albert es hijo Dantés, que solo se casó con él para ocultar su verdadera paternidad.  

Mondego se va para su finca familiar, donde el cargamento de oro robado debía ser tomado. Encuentra que los recipientes están llenos de tierra y arena, y que Dantés ha llegado para tomar su venganza. Albert se apresura a defender a Mondego, hasta que Mercedes revela a Dantés y Albert que son padre e hijo. Mondego intenta matar a Mercedes, pero solo la hiere, gracias a que Jacopo desvía su objetivo. Mondego lucha con Dantés, quien apuñala a Mondego a través del corazón, causándole la muerte. Dantés vuelve a Château d'If para rendir homenaje a Faria y le promete que va a vivir una vida mejor con los que le aman. Con su venganza completa, Dantés abandona la isla con Mercedes, Albert y Jacopo. 

Diferencias más notables con la novela de Dumas[editar]

  • En la novela, Fernando es primo de Mercedes y vive con ella en un barrio humilde de Marsella trabajando como pescadores.
  • Dantés y Fernando, no son amigos, únicamente conocidos y su relación es prácticamente nula. Fernando odia a Dantés pero se abstiene de confrontarlo por temor a perder el cariño de Mercedes. Por su parte, Dantés advierte la hostilidad de Fernando pero responde a esa actitud con indiferencia lo que enfurece aún más a Fernando.
  • En la película, el barco de Dantés, el "Faraón", hace una escala en la Isla de Elba en busca de atención para su capitán herido. Después de un enfrentamiento con los guardias que custodian a Napoleón Bonaparte, el propio mariscal le encomienda a Dantés la entrega de la carta que más tarde lo condenará como traidor. En la novela, el Capitán del Faraón de apellido Lérec es en realidad un conspirador al servicio de Napoleón y es él quien originalmente despachará la carta en París. Al caer gravemente enfermo y a sabiendas de que morirá, le confía esa diligencia a Edmond, su hombre de confianza. Sin informar al resto de la tripulación sobre los últimos deseos del Capitán, Dantés toma el mando del barco y lo dirige hacia Elba y es el único hombre que desciende en la isla provocando el desacuerdo y la ira de Danglars, contador del mismo barco, quien piensa que Edmond es solo un muchacho imprudente que arriesga innecesariamente a la tripulación. Portando un anillo propiedad del Capitán a manera de identificación, Dantés logra llegar hasta Napoleón y recibe la carta de sus propias manos. Más tarde, Danglars acusa a Edmond por este hecho con el dueño de la compañía naviera, Pierre Morrel, pero contrario a lo que espera, Morrel no solo no reprende a Dantés sino que lo felicita y anuncia que ante la muerte del Capitán Lérec, cabildeará entre sus socios la promoción de Edmond a capitán. Danglars ya muy entrado en los 30 años, envidia de mala manera la fortuna de Dantés que siendo menor de 20, está a punto de convertirse en capitán.
  • Al igual que Dantés, Villefort se encontraba celebrando su boda al momento de la detención de Edmond. A petición de su esposa y como regalo de bodas, ofreció ser indulgente con el acusado si el caso lo justificaba.
  • En la película, Villefort y Fernando intercambian favores. Villefort, miente a Mercedes y a Morrel sobre el destino de Dantés al asegurarles que será ejecutado, lo que allana el camino para que Fernando se case algún día con Mercedes. Por su parte, Fernando asesina de un balazo a Noirtier, el padre de Villefort y destinatario de la carta que Dantés traía consigo. En la novela, Villefort y Fernando ni siquiera se conocen. Ante el paso de los años y la incertidumbre, los seres queridos de Dantés asumen que éste murió en prisión. Por su parte y a pesar de sus intereses políticos opuestos, Noirtier y Villefort tienen una relación relativamente normal entre padre e hijo.
  • Como se ha visto, Villefort es totalmente ajeno al complot para encarcelar a Dantés. No tiene relación alguna con Fernando ni con Danglars y a pesar de haber podido resarcir el daño causado por la denuncia anónima, finalmente se convierte en el verdugo de Dantés pero por intereses estrictamente personales.
  • En la película, Dantés es torturado por el encargado de la prisión. En la novela, Dantés no sufre de ningún abuso físico y por el contrario, los carceleros lo tratan al principio con un poco de compasión. Así mismo, el administrador de la prisión de IF le concede una entrevista con un representante judicial para intentar demostrar su inocencia, cosa que finalmente no logra.
  • Aunque en la película Dantés no sabe leer ni escribir, en la novela sí lo sabe. Villefort incluso le da a leer la denuncia anónima mientras lo interroga. Aunque Faria lo instruye en algunos temas, Edmond no es analfabeta. Además, del francés, su idioma materno, habla fluidamente el italiano y gracias a su relación con Mercedes, habla también un poco del idioma catalán.
  • En el libro, el abate Faría muere a causa de un derrame cerebral.
  • Luigi Vampa no es el líder de los contrabandistas que rescatan a Dantés sino un peligroso ladrón que opera junto a sus cómplices en las catacumbas de Roma. Se convierte en aliado fiel y respetuoso del Conde cuando según cuenta el propio Montecristo a sus amigos, Luigi Vampa trató de secuestrarlo y fue por el contrario Montecristo quien lo capturó y perdonó a cambio de la lealtad y el respeto de los bandidos para los cercanos al Conde.
  • Jacopo es un personaje de menor relevancia en la novela que en la película. De carácter noble y pacífico, simpatiza con Dantés desde el momento en que es rescatado por los contrabandistas y sin ninguna pelea de por medio. Aunque en la película es representado como el mayordomo y asistente personal del conde, en el libro, Montecristo tiene a su servicio 3 personas diferentes que realizan esas funciones. Jacopo es solo un asistente ocasional que trabaja para él cada vez que se hace a la mar. Además, en ningún momento se refiere a Dantés o al Conde mediante apodos.
  • Dantés encuentra el tesoro del cardenal Spada enterrado dentro de una cueva en la Isla de Montecristo sin la ayuda de nadie, y por supuesto, jamás menciona a persona alguna el origen de su fortuna.
  • Lo primero que hace Dantés apenas vuelve a Marsella es investigar la suerte de la gente que conoció. Sabe que fue traicionado y Faría lo ayudó a hacerse una idea bastante firme de quienes pudieron ser los conspiradores. En la película, Edmond acude de incógnito a la casa de su antiguo patrón, Pierre Morrel, para entonces en bancarrota, y se entera de la desgracia ocurrida a quienes amó y la buena fortuna de quienes lo traicionaron. Antes de marcharse deja en casa de Morrel un saco presumiblemente con dinero. En la novela, Dantés indaga lo sucedido a través de su antiguo casero, Gaspar Caderousse quien se encontraba presente cuando se redactó la carta acusatoria. Dantés se presenta ante Caderousse disfrazado de abate y confirma sus sospechas, así que se determina a compensar a la gente buena y castigar a sus enemigos. Cuando se entera que Morrel está a punto de perder su negocio y que el Faraón (para entonces el único barco operante de la compañía naviera) ha naufragado, Edmond manda construir una réplica exacta del mismo y lo llena con el mismo tipo de mercancía que se supone despacharía a su llegada a Marsella. Además de ello, liquida todas las deudas adquiridas por Morrel y regala a su hija una joya como dote por su próximo matrimonio. Todo ello lo realiza de manera anónima, sin establecer contacto directo con Morrel y bajo el seudónimo de Simbad el marino. Años después, el hijo de Morrel, Maximiliam, conoce a Montecristo y establece amistad con él sin saber de quien se trata. Durante una charla informal, Maximiliam le platica al Conde que antes de morir, el viejo Morrel le aseguró que en su corazón estaba seguro que su ángel benefactor no había sido otro que su antiguo empleado y amigo Edmond Dantés. Ante tal confesión, Montecristo se estremece y derrama una lágrima imperceptible para Maximiliam.
  • Tras el encarcelamiento de Dantés, sus enemigos marchan a Paris y prosperan. Danglars se convierte en el banquero más rico de la ciudad y adquiere el título de Barón de Danglars. Fernando se destacó como oficial del ejército y posteriormente como miembro del parlamento francés y adquiere el título de Conde de Morcef. Villefort que en Marsella ocupa el cargo regional de subprocurador de justicia, se convierte en París en el Procurador del Rey, el cargo judicial más importante de Francia.
  • En la película, Mercedes se casa con Fernando un mes después del encarcelamiento de Edmond. En la novela transcurren 18 meses, de los cuales, los primeros 12 los dedicó a cuidar de la salud del padre de Dantés antes de que mueriese.
  • Albert es hijo biológico de Fernando y no de Dantés. Su primer encuentro con Montecristo ocurre en el hotel donde ambos se hospedan para presenciar el carnaval de Roma. El conde invita a Albert y al amigo que lo acompaña a presenciar el carnaval desde el palco de su habitación. Cuando Albert es secuestrado por Luigi Vampa y posteriormente liberado por orden del Conde, el joven como muestra de agradecimiento lo invita a su casa en París para recibir de sus padres un agradecimiento personal. Desde luego, Montecristo acepta la invitación. Una vez que llega a Paris y se encuentra con los padres de Albert, Mercedes reconoce a Dantés antes de verlo y tan solo con escuchar su voz. Aunque nerviosa, se muestra cortés y agradecida con el Conde pero una vez que este se marcha, hace todo tipo de cuestionamientos a Albert sobre la identidad de Montecristo.
  • Aunque la descripción de la casa del Conde en París no es muy precisa, se sabe que está ubicada sobre la principal avenida de Paris, los Campos Elíseos y no se trata de un enorme palacio como se muestra en la película. De la misma manera, no existe ninguna fiesta de presentación organizada por Montecristo a su arribo a Paris. Su vida social es sumamente discreta y se limita a la ópera, el teatro, algunas otras actividades al aire libre y a compartir ocasionalmente la comida o la cena con un pequeño círculo de amigos y conocidos.

Los detalles mencionados a continuación, de importancia radical en la novela, no son mencionados en la película.

  • Una vez que Dantés se presenta ante sus enemigos como el Conde de Montecristo, la película gira en torno a la codicia de Villefort, Fernando y Danglars por la fortuna del Conde y es en ese contexto donde ocurre la confrontación con sus enemigos y la consumación de su venganza. Sin embargo en la novela, no existe tal conspiración por robar su fortuna sino que el argumento se centra en en las desventuras que sus enemigos tienen que sufrir a causa de sus propios vicios (codicia, corrupción, odio, especulación, hipocresía) y en la venganza cuidadosamente planeada y orquestada por Montecristo a través de los años. Mientras que en la película el arma principal de Dantés contra sus antagonistas es la espada, en la novela sus armas principales son su inteligencia, paciencia y conocimientos, ya que haciéndose valer de ellos es como eventualmente logra la ruina de sus enemigos.
  • Durante un viaje que Montecristo hizo por Grecia varios años antes de llegar a Paris, adquirió a una esclava griega de 13 años llamada Haydeé antigua princesa de Janina e hija del sultán Alí Pachá. Sus padres fueron traicionados por Fernando Mondego, en ese entonces oficial del ejército Francés y comisionado como jefe de la guardia real del sultán. Alí Pachá es asesinado frente a su esposa e hija y posteriormente las dos son vendidas por Fernando a tratantes de esclavos.
  • Durante una ópera en un teatro de Paris, Haydeé reconoce a Fernando, lo acusa ante Montecristo y se desmaya. Disuadido por Montecristo, Danglars utiliza sus influencias y logra que un periodista, amigo de Albert, viaje a Janina para investigar lo sucedido. Danglars está preocupado debido a que su hija Eugenie está comprometida en matrimonio con Albert y no quiere que su familia se vea involucrada con personas de dudosa reputación, especialmente debido a que él es banquero e inversionista, y la especulación afecta sus negocios. Al mismo tiempo, Haydeé, que bajo las leyes francesas se encuentra libre de esclavitud, consigue una audiencia y se encara con Fernando en una sesión del parlamento francés y lo acusa frente a sus colegas. Los miembros del parlamento cuestionan a Fernando sobre las acusaciones de las que es objeto, y aunque al principio las niega, Haydeé les muestra documentos que verifican su identidad. Es entonces cuando se anuncia que se hará una investigación oficial al respecto.
  • Albert culpa a Montecristo de difamar a su padre a través de su esclava y lo reta a un duelo. Mercedes temiendo por la vida de Albert acude con Montecristo a quien llama por su nombre, Edmundo, y le suplica que desista de matar a su hijo. Ella desconoce que Dantés fue traicionado por Fernando y cree que Montecristo está ahí para vengarse de ambos por su matrimonio. Dantés le relata lo sucedido y argumenta que en todo caso, los hijos también deben pagar las faltas de los padres, tal como lo dicen las sagradas escrituras. Mercedes insiste con sus súplicas y finalmente el Conde se compadece. Le recrimina de alguna manera por truncar todos sus planes de venganza y le deja saber que debido a la imposibilidad de cancelar el duelo y quedar como cobarde, él se dejará matar por Albert. Ante la sorpresa del Conde, Mercedes no pone objeción a su propuesta y se marcha argumentando que solo le importa el bienestar de su hijo. Justo antes del duelo, Albert llega a caballo y se disculpa con Montecristo a quien agradece no haber llevado su venganza más lejos. El Conde supone de esa manera que Mercedes habló con él y le confesó la traición de su padre. No pudiendo justificar ante sus amigos y testigos la negativa a batirse en duelo, Albert se marcha y se enlista en el ejército para lavar su honor y el de su familia.
  • Cuando se entera que Albert canceló el duelo con Montecristo, Fernando enfurece y creyendo que su hijo es un cobarde, se presenta en casa del Conde y lo reta a batirse con la espada al mismo tiempo de exigir que revele quién es realmente y por qué se empeña en destruirlo. Montecristo acepta el duelo y le confiesa que su verdadero nombre es Edmond Dantés. La impresión de Fernando es tan grande que totalmente abatido se marcha a su casa sin decir una palabra. Temiendo el inminente juicio, deshonra pública y tras ser abandonado por Mercedes y Albert, Fernando se encierra en su despacho y se suicida de un disparo en la cabeza.
  • Montecristo tiene planeada como venganza contra Villefort que su carrera sea destruida a través de un hijo bastardo llamado Benedetto, que procreó con la que más tarde sería la esposa de Danglars. Villefort y la mujer sepultan vivo al niño tras su nacimiento sin saber nunca que fue rescatado y que con los años se convirtió en un peligroso criminal. Montecristo lo conoce años después y lo presenta ante la sociedad parisina con un nombre y un título falso. Benedetto ansía vengarse de su padre sin embargo, los planes de Montecristo cambian cuando el padre de Villefort y Valentina, la hija que tuvo de su primer matrimonio, son envenenados por su segunda esposa, Heloise. La mujer pretende que Edouard, el hijo que ambos procrearon sea el único heredero de la fortuna familiar. La sustancia que utiliza había sido facilitada a la mujer por Montecristo quien se la ofrece como medicamento, no sin antes advertirle que en cantidades mayores actuaría como veneno. Montecristo conoce el carácter codicioso de Heloise y la advertencia tiene el doble propósito de proveerla de un arma en contra de su marido. Cuando Villefort se entera que la asesina es su esposa, amenaza a la mujer insinuándole que si ella no bebe del mismo veneno, irá a la cárcel. Aterrada, la mujer bebe el veneno en ausencia de Villefort no sin antes envenenar también a Edouard. Cuando Montecristo aparece en casa de Villefort para revelar su identidad, es conducido por el propio procurador ante los cadáveres de la mujer y el niño. Villefort se dirige a Dantés y le pregunta si con esas muertes se considera vengado. Montecristo se horroriza con la escena pero aun así no le revela que Valentina estaba viva, a salvo y oculta de él para poder casarse en secreto con el hombre que ama, Maximiliam Morrel, hijo del antiguo patrón de Dantés y amigo del Conde. Maximiliam es el único amigo y aliado de Montecristo a quien el Conde revela su verdadera identidad. Villefort, tras la muerte de su esposa e hijos se vuelve loco.
  • Después de ver como sus actos de venganza han sobrepasado los límites, llegando a provocar indirectamente la muerte de personas inocentes, Montecristo decide poner fin a las mismas y ser indulgente con la víctima que ha sufrido los menores daños, aunque irónicamente sea la persona que originó todo con la denuncia anónima. Danglars ha quedado en bancarrota después de aplicar malos consejos financieros que el Conde le dio deliberadamente. Con lo poco que pudo rescatar de su fortuna se marcha de Paris pero en el camino es secuestrado por Luigi Vampa. Cuando Danglars pide alimento y bebida, Vampa se los ofrece pero a cambio de cantidades exorbitantes de dinero. Danglars se rehúsa en un principio pero el hambre y la sed terminan por vencerlo y accede a pagar. Justo antes de desfallecer, Montecristo se aparece, le confiesa su identidad y lo deja marcharse regresándole solo una parte mínima de su dinero.
  • Hacia el final del libro, Mercedes regresa a Marsella y se reúne con el Conde por última vez. Montecristo le ofrece disculpas por haberla convertido en víctima indirecta de su venganza. Ella rechaza las disculpas alegando que tenía motivos justos para llevarla a cabo. Montecristo ofrece hacerse cargo de ella pero Mercedes se conforma con vivir en la misma habitación humilde donde Dantés vivía con su padre. Así mismo, sus gastos serán cubiertos mediante una cantidad no especificada que Montecristo le retribuye por la pérdida de la fortuna familiar de los Morcef. Montecristo se marcha, Mercedes se queda sola en espera del regreso de Albert y nunca más volverán a verse.
  • Cuando Montecristo evalúa los resultados de su venganza se siente culpable, intranquilo e insatisfecho por la misma. Es entonces cuando Haydeé a quien Montecristo ha visto todo el tiempo como una hija, le confiesa su amor. Montecristo se alegra por encontrar otra oportunidad para hallar la felicidad y se marcha con ella en su barco con rumbo desconocido.

Cabe destacar que la novela de Alejandro Dumas cuenta con una gran cantidad de personajes que de alguna manera u otra interfieren con el desarrollo de los eventos descritos en el libro. Aquí se mencionan un personaje principal y tres secundarios que juegan un papel crucial en la novela y que fueron excluidos en la película:

Haydeé - Esclava griega y antigua princesa de Janina que Montecristo adquiere en Grecia cuando apenas era una niña. Su padre, el sultán Alí Pacha fue traicionado por Fernando Mondego. Tanto Haydeé como Montecristo tienen interés en vengarse de él. Al final de la historia, Haydeé confiesa su amor a Montecristo y se marcha con él.

Maximiliam Morrel - Hijo del antiguo patrón de Dantés y amigo personal de Montecristo. Está enamorado de Valentina Villefort y cuando se entera que fue envenenada, intenta suicidarse. Montecristo lo disuade de no hacerlo y le pide que tenga fé y crea en los milagros. Cuando Morrel afirma no creer en ellos, Montecristo le confiesa su verdadera identidad para demostrarle que sí existen.

Valentina Villefort - Hija del primer matrimonio del procurador. Ama a Maximiliam pero ya está comprometida con otro hombre. Es envenenada por la segunda esposa de Villefort pero sabiendo que Morrel la ama, Montecristo revierte los efectos del veneno y la deja intencionalmente en estado catapléjico temporal. Creyéndola muerta, es sepultada y posteriormente rescata por Montecristo quien la oculta de su padre. Al final del libro, Montecristo lleva a Maximiliam ante ella y les pide que sean felices juntos. Aunque no se menciona directamente, se insinúa que Montecristo los hace herederos de alguna parte de su fortuna y sus bienes.

Gaspar Caderousse - El codicioso e interesado casero que rentaba a Dantés y su padre el piso donde vivían en Marsella. Se encuentra presente cuando Danglars redacta la carta acusatoria pero está tan ebrio que cree que todo es una broma. Cuando descubre que la carta fue despachada por Fernando, amenaza con decir la verdad pero es disuadido por Danglars de guardar silencio pues si por casualidad, Dantés resultaba culpable, aquellos que lo defendieran se convertirían en sospechosos. Aunque su interés por defender a Dantés es genuinio, puede más el deseo de cuidarse a sí mismo y no dice nada. Cuando Edmond escapa de prisión, acude con Caderousse disfrazado de abate y es a través de él que se entera de todo lo que sucedió a sus amigos y enemigos tras su encarcelamiento.

Reparto[editar]

Actor Personaje
James Caviezel Edmundo Dantés
Guy Pearce Fernando Mondego
Richard Harris Abad Faria
James Frain J.F. Villefort
Henry Cavill A. Mondego
Luis Guzmán Jacopo
Dagmara Dominczyk ( Topy B.) Mercedes Iguanada
Michael Wincott Armand Dorleac

Véase también[editar]