Enfermedad del sistema nervioso central

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Enfermedad del sistema nervioso central
Clasificación y recursos externos
CIE-10 G00-G99
CIE-9 320389
MeSH D002493
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Una enfermedad del sistema nervioso central puede afectar la médula espinal (mielopatía) o bien el cerebro (encefalopatía), los cuales son parte del sistema nervioso central.[1]

Funciones[editar]

Médula espinal[editar]

La médula espinal transmite la recepción sensorial del sistema nervioso periférico.[2] Asimismo, conduce la información motora de los músculos esqueléticos, los miocardios, los músculos lisos y las glándulas. Existen 31 pares de nervios espinal a lo largo de la médula espinal. Cada uno de estos nervios contiene axones sensoriales y motoros. La médula espinal está protegida por vértebras y conectan el sistema nervioso periférico con el cerebro, de forma que actúa como un centro de coordinación "menor".

Cerebro[editar]

El cerebro capta señales tanto de la médula espinal, como de los nervios olfativos y de los nervios ópticos, para permitir que el cuerpo funcione. El cerebro está protegido por el cráneo; sin embargo, si es dañado, los resultados en el cuerpo humano pueden ser muy importantes.

Tipos de enfermedades[editar]

Encefalitis[editar]

La encefalitis es una inflamación del cerebro. Normalmente, es causada por una sustancia extraña o por una infección viral. Los síntomas de esta enfermedad incluyen cefalea, dolor de cuello, somnolencia, náusea y fiebre. Si es ocasionada por el virus del Nilo Occidental,[3] puede ser letal para los humanos, así como para las aves y los caballos.

Meningitis[editar]

La meningitis es una inflamación de las meninges (membranas) del cerebro y de la médula espinal. La mayor parte de las veces es causada por una infección bacterial o viral. Fiebre, vómitos y rigidez en el cuello pueden ser síntomas de meningitis.

Paraparesia espástica tropical[editar]

El virus linfotrópico de células T humano tipo I puede causar leucemia, una enfermedad de la médula ósea.

Quistes aracnoideo[editar]

Los quistes aracnoideos son líquidos cefalorraquídeo cubierto por células aracnoideas que pueden desarrollarse en el cerebro o en la médula espinal.[4] Se trata de una enfermedad congénita y, en algunos casos, puede no presentar síntomas; sin embargo, si es un quiste grande, los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, convulsiones, ataxia (ausencia de control muscular), hemiparesia y varios otros.

La macrocefalia y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son comunes entre los niños, mientras que la demencia pre-senil, la hidrocefalia (una anomalía de la dinámica del líquido cefalorraquídeo) y la incontinencia urinaria son síntomas de pacientes mayores de 65 años.

Huntington[editar]

La enfermedad de Huntington es un trastorno neurológico degenerativo hereditario. La degeneración de las células neuronales ocurren por todo el cerebro, especialmente, en el núcleo estriado. Se produce un declive progresivo que resulta en movimientos anómalos.[5] Las estadísticas muestran que la enfermedad de Huntington puede afectar a 10 de cada 100.000 personas de ascendencia europea occidental.

Alzheimer[editar]

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa encontrada típicamente en personas mayores de 65 años. En todo el mundo, aproximadamente 24 millones de personas tienen demencia; 60% de estos casos se deben al Alzheimer. La causa principal de la enfermedad es desconocida. El signo clínico del Alzheimer es el deterioro progresivo de la cognición.

Esta enfermedad comienza a manifestarse tienden a ser menos energéticos y espontáneos, muestran pérdidas mínimas de la memoria, cambian de humor y tardan en aprender y reaccionar. Esas personas olvidan los acontecimientos recientes y su historia personal y cada vez están más desorientados y desconectados de la realidad.

Síndrome de enclaustramiento[editar]

El síndrome de enclaustramiento o síndrome de cautiverio se debe a una lesión en el tronco cerebral que daña el puente troncoencefálico. Es una condición en la que el paciente está despierto, pero sufre de parálisis de todos o casi todos los músculos voluntarios del cuerpo y no se puede comunicar o moverse.[6] Las causas pueden ser daño traumático del cerebro, enfermedad del sistema circulatorio, daño de las células nerviosas y sobredosis de medicamentos.

Tourette[editar]

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico hereditario. El inicio de la enfermedad puede presentarse durante la infancia y se caracteriza por tics físicos y verbales. La causa exacta del síndrome de Tourette, fuera de los factores genéticos, es desconocida.

Esclerosis múltiple[editar]

La esclerosis múltiple es una enfermedad desmielinizante inflamatoria y crónica que resulta en el daño de la mielina de las neuronas. Los síntomas de la esclerosis múltiple incluyen problemas visuales y sensoriales, debilidad muscular y depresión.

Causas[editar]

Trauma[editar]

Cualquier tipo de traumatismo craneoencefálico (TCE) o lesión en la médula espinal puede resultar en un amplio espectro de discapacidades en una persona. Dependiendo de la sección del cerebro o de la médula espinal que sufra el trauma, el resultado puede ser anticipado.

Infecciones[editar]

Las enfermedades infecciones son transmitidas de muchas formas. Algunas de estas infecciones pueden afectar directamente al cerebro o a la médula espinal. Generalmente, una infección es una enfermedad que es ocasionada por la invasión de un microorganismo o un virus.

Degeneración[editar]

Los trastornos degenerativos de la médula espinal incluyen una pérdida de sus funciones. La presión sobre la médula y los nervios espinal puede estar asociada con hernias o desplazamiento de las vértebras. La degeneración cerebral puede causar enfermedades del sistema nervioso central.

Defectos estructurales[editar]

Los defectos estructurales más comunes incluyen defectos de nacimiento,[7] anencefalia, hipospadias y espina bífida. Los niños nacidos con defectos estructurales pueden tener extremidades deformes, problemas cardíacos y anomalías faciales.

Tumores[editar]

Un tumor es un crecimiento anormal del tejido corporal. En un inicio, los tumores pueden ser no cancerosos, pero si son malignos, son cancerosos. En general, aparecen cuando hay un problema con la división celular. Problemas con el sistema inmunológico puede llevar al surgimiento de tumores.

Enfermedades autoinmunes[editar]

Una enfermedad autoinmune es una condición donde el sistema inmunológico ataca y destruye tejido corporal sano. Es causado por sustancias dañinas llamadas antígenos.

Accidente cerebrovascular[editar]

Un accidente cerebrovascular es una interrupción del suministro sanguíneo al cerebro. Ocurre cuando un vaso sanguíneo es bloqueado por una trombosis o cuando un vaso sanguíneo se rompe, lo que causa una filtración de sangre al cerebro. Si el cerebro no puede recibir suficiente oxígeno y sangre, las células cerebrales pueden morir, lo que resultaría en un daño permanente.

Referencias[editar]

  1. «Nervous System Diseases» (en inglés).
  2. «Organization of the Nervous System» (en inglés).
  3. «West Nile Virus» (en inglés).
  4. «How the Brain Works» (en inglés).
  5. «Huntington's Disease» (en inglés).
  6. «Locked-In Syndrome» (en inglés).
  7. «Birth Defects» (en inglés).