Sistema educativo de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La educación en Francia se caracterizó desde la instauración de la escolarización obligatoria en el siglo XIX, por la denominada escuela republicana francesa, laica, pública y obligatoria, que se creó como elemento fundamental de la República Francesa, con la separación Iglesia-Estado y como instrumento de la conciencia nacional, incluso de la generalización del uso de la norma culta o académica del idioma francés. Una concepción del elitismo basada en la meritocracia intelectual, y un alto nivel de exigencia tanto en el reclutamiento de profesores como en los alumnos, se orientaban a la formación de los cuadros dirigentes de la burocracia, la empresa (tanto de la empresa pública como de la empresa privada) y la docencia e investigación universitaria. En la segunda mitad del siglo XX se produce una profunda transformación, ligada a los cambios sociales e intelectuales (mayo francés o revolución de 1968, movimientos juveniles), a la extensión en edad de la escolarización obligatoria y al aumento de la heterogeneidad de la composición del alumnado (e incluso del profesorado) por la inmigración y degradación de la periferia de las grandes ciudades (banlieues), con un desarraigo y falta de integración social acentuada en la llamada segunda generación (véase Disturbios de Francia de 2005).

La escolarización en Francia es obligatoria hasta los 16 años. A los 3 años de edad se admite a los niños en el parvulario, llamado "la maternelle" (o L'école maternelle).

La educación secundaria[editar]

El "collège" es el lugar donde están escolarizados los adolescentes desde los once hasta los catorce años. Está dividido en cuatro cursos que van en orden degradativo: sexto, quinto, cuarto y tercero.

  • Sexto es un curso de adaptación.
  • Quinto y cuarto son los cursos centrales de educación general.
  • Tercero es un curso de orientación. Al final del año escolar, los alumnos hacen un examen global del año basado en tres asignaturas: matemáticas, historia y francés. Este examen se llama brevet y, aunque no es imprescindible para pasar al liceo, es obligatorio hacerlo. Prácticamente, todos los alumnos lo aprueban sin problemas.

Véase también[editar]