Servicio de mensajes cortos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
SMS en chino mandarín.

El servicio de mensajes cortos, servicio de mensajes simples o SMS (Short Message Service) es un servicio disponible en los teléfonos móviles que permite el envío de mensajes cortos (también conocidos como mensajes de texto, o más coloquialmente, textos) entre teléfonos móviles que inventó un finlandés, Matti Makkonen junto al GMS en 1985. El SMS servía para teléfonos fijos y otros dispositivos de mano. SMS fue diseñado originariamente como parte del estándar de telefonía móvil digital GSM, pero en la actualidad está disponible en una amplia variedad de redes, incluyendo las redes 4G.

Definiciones técnicas en GSM[editar]

Un mensaje SMS es una cadena alfanumérica de hasta 140 caracteres o de 160 caracteres de 7 bits, y cuyo encapsulado incluye una serie de parámetros. En principio, se emplean para enviar y recibir mensajes de texto normal, pero existen extensiones del protocolo básico que permiten incluir otros tipos de contenido, dar formato a los mensajes o encadenar varios mensajes de texto para permitir mayor longitud (formatos de SMS con imagen de Nokia, tonos IMY de Ericsson, estándar EMS para dar formato al texto e incluir imágenes y sonidos de pequeño tamaño).

En GSM existen varios tipos de mensajes de texto: mensajes de texto "puros", mensajes de configuración (que contienen los parámetros de conexión para otros servicios, como WAP o MMS), mensajes WAP Push, notificaciones de mensajes MMS... En este artículo nos limitaremos a lo que especifica el estándar GSM, puesto que el transporte de todos los tipos de SMS se realiza de la misma forma.

En otros estándares de telefonía móvil (como CDMA2000 o UMTS) el proceso de los mensajes se realiza de otra forma, pero el funcionamiento es transparente de cara al usuario.

Mensajes MT-SM (de llegada al teléfono) y MO-SM (originados en el teléfono)[editar]

En un principio, los mensajes SMS se definieron en el estándar GSM como un medio para que los operadores de red enviaran información sobre el servicio a los abonados, sin que éstos pudieran responder ni enviar mensajes a otros clientes. Este tipo de mensajes se denominaban MT-SM (Mobile Terminated-Short Message, es decir, mensajes que llegan al terminal del usuario). Sin embargo, la empresa Nokia desarrolló un sistema para permitir la comunicación bidireccional por SMS; los mensajes enviados por los usuarios pasaron a denominarse MO-SM (Mobile Originated, originados en el terminal del usuario).

Es necesario tener claras las diferencias entre ambos tipos de mensaje para comprender el funcionamiento del sistema.

Los mensajes de texto son procesados por un SMSC o centro de mensajes cortos (Short Message Service Center) que se encarga de almacenarlos hasta que son enviados y de conectar con el resto de elementos de la red GSM.

Parámetros de los SMS[editar]

Cuando un usuario envía un SMS, o lo recibe, se incluyen con su payload (carga útil o cuerpo del mensaje) al menos los siguientes parámetros:

  • Fecha de envío (también llamada timestamp);
  • Validez del mensaje, desde una hora hasta una semana;
  • Número de teléfono del remitente y del destinatario;
  • Número del SMSC que ha originado el mensaje;

Este modo se asegura el correcto procesamiento del mensaje en el SMSC y a lo largo de toda la cadena.

Envío y recepción vía radio de los SMS[editar]

Los mensajes cortos hacen un uso extremadamente eficaz de la red de radio, y además pueden ser enviados y recibidos en cualquier momento, incluso durante una llamada. La explicación es que, debido a su pequeño tamaño, los SMS no necesitan que se asigne un canal de radio al usuario, como ocurre durante una llamada, sino que se insertan en la información de señalización de la propia red, en los time slots reservados para este fin.

Algunos operadores han implementado el transporte de los mensajes SMS a través del protocolo de paquetes GPRS en lugar del canal de señalización, incrementando la velocidad de transmisión y la capacidad del sistema, pero este cambio opcional en el transporte no se encuentra muy extendido.

Arquitectura de red: el SMSC[editar]

Para la correcta gestión de los mensajes SMS se hace necesario introducir en el sistema GSM un nuevo elemento: el centro de mensajes cortos o SMSC (Short Message Service Center.) Las funciones del SMSC son:

  • Recibir y almacenar los mensajes cortos enviados por los usuarios (MO-SM) o por otras fuentes (avisos del operador, buzón de voz, sistemas de publicidad, alertas de correo electrónico...) hasta que puedan ser enviados;
  • Verificar los permisos para enviar mensajes, en comunicación con el HLR de origen;
  • Verificar si el usuario al que se envía el mensaje está operativo o no, mediante consulta al VLR de destino; si está operativo, el mensaje se envía, y si no se almacena temporalmente en el SMSC;
  • Verificar periódicamente el estado de los usuarios que tienen mensajes pendientes.

El camino de un MO-SM[editar]

Cuando un usuario de la red genera un mensaje corto (MO-SM) se producen los siguientes acontecimientos:

  • El HLR donde está registrado el usuario decide si puede o no enviar mensajes; si todo está en orden,
  • El MSC al que está conectado el usuario recibe el mensaje, envía la información necesaria al VLR para su posterior tarificación y después lo remite al SMSC de origen;
  • El SMSC de origen envía el mensaje al SMSC de destino (en la figura, etiquetado SME). Una vez allí, se convierte en MT-SM y se procesa como veremos a continuación.
  • El SMSC de destino informa del estado del mensaje y devuelve un informe de recepción al MSC y al usuario. En la pantalla del usuario se advierte: “mensaje enviado”.
  • Si el usuario lo ha solicitado, recibirá posteriormente un mensaje de estado confirmándole si el usuario de destino ha recibido el mensaje o no, y un mensaje de error en caso de que caduque.

Por tanto, el método de envío de los SMS tiene un pequeño defecto: los mensajes se tarifican y confirman inicialmente al usuario cuando son enviados a la red, no al destino final, incluso aunque el cliente que los envía haya solicitado confirmación de envío. Un mensaje podría no llegar por problemas en la red destino, caducidad de la validez o cualquier otro motivo, pero sin embargo será cobrado igualmente por el operador.

El camino de un MT-SM[editar]

Una vez hay un mensaje preparado para su envío en el SMSC de destino, originado por un usuario o por cualquier otra circunstancia, se le denomina MT-SM y el proceso de entrega es el siguiente:

  • El SMSC que ha recibido el mensaje lo almacena en su base de datos y solicita al VLR del usuario la información de localización;
  • Si el usuario destino está disponible, el SMSC envía al MSC el mensaje, indicando en que parte del BSS debe ser entregado; si no lo está, se almacena en el SMSC durante su periodo de vigencia;
  • Si el usuario destino está disponible, el MSC envía un aviso al VLR al que está conectado el usuario destino (que puede ser o no de su operador) para indicarle que va a entregarse un mensaje;
  • El VLR avisa al terminal del usuario y verifica si está conectado a la red (en zona de cobertura);
  • El VLR responde al MSC con el estado del usuario y, si está operativo, con la información de localización (parte del BSS en que se encuentra conectado);
  • El MSC envía el mensaje al usuario;
  • El MSC informa al SMSC de que el mensaje se ha entregado y puede ser borrado de su base de datos;
  • Opcionalmente, el SMSC de destino responde a quien originó el mensaje (normalmente, el SMSC origen) con un aviso de entrega del mensaje.

Lenguaje SMS[editar]

La limitación del tamaño de los mensajes, la reducida interfaz de los móviles y el propio lenguaje originado de las conversaciones han contribuido a que los usuarios del servicio SMS hayan desarrollado un uso intensivo de abreviaturas (como tq o tk en lugar de te quiero). Esta economía de caracteres también supone la sustitución de determinados sonidos por números (p.ej: to2 por todos) y la omisión de vocales (qdms a ls 8 por quedamos a las 8). En relación a los usuarios de este lenguaje, las personas que escriben comúnmente o en demasía en lenguaje SMS en salas de conversaciones, móviles, foros y otros medios, se denominan chaters.

Estos tipos de lenguajes se caracterizan por estar extendidos mundialmente, presentando diferencias o variaciones propias según el idioma original con que se haya formado. Así, en chino mandarín, las palabras que tienen una pronunciación parecida a los números son sustituidas por éstos, como ocurre con 521 ("wu er yi"), que sustituye a "te quiero" ("wo ai ni").

Igualmente en algunos países de Europa, para evitar las aún mayores restricciones en el tamaño de los mensajes que utilizan letras cirílicas, algunos europeos orientales utilizan las letras del alfabeto latino para representar su idioma.

Para ayudar al entendimiento y difusión de este lenguaje, se ha creado todo un lenguaje SMS a partir de las abreviaturas más comunes de palabras del idioma original, e incluso se han editado diccionarios para guiar a los que no conocen las abreviaturas empleadas en los móviles.

Hay tantos lenguajes SMS como usuarios, puesto que no existe una norma escrita que diga cómo y cuánto abreviar cada palabra, el uso habitual da lugar a ciertas regularidades entre cada uno de los diferentes grupos de usuarios. El principal grupo lo constituyen los jóvenes, que dedican mucho tiempo a este tipo de comunicación. Con el objetivo de registrar las regularidades del lenguaje SMS utilizado por los jóvenes, se está creando el primer diccionario SMS que tendrá por nombre "Exo x ti y xra ti". Este diccionario tiene como objetivo reflejar una realidad de nuestros días, como es la configuración de un nuevo lenguaje a partir de los mensajes de móvil. Tiene como características principales la abreviación de palabras, supresión de letras... La función principal de este nuevo lenguaje reside en decir lo máximo en el mínimo espacio posible.

Además de convertirse en una herramienta de comunicación cada vez más popular, se debe de pensar que empieza a utilizarse para la recepción de mensajes de alerta (alarma) de sistemas y para la emisión de mensajes de control hacia dispositivos (domótica), algo que era de esperar después de pensar que el teléfono móvil es una herramienta cada vez más extendida, control SMS.

Igualmente existen aplicaciones de texto predictivos que intenta reducir el número de pulsaciones por palabra escrita, haciendo que las abreviaturas no sean tan necesarias puesto que las palabras largas toman menos tiempo en ser introducidas. Sin embargo, hace que éstas sean más difíciles de teclear si no están en el diccionario del software. Uno de los más comunes es el T9.

Envío gratuito de SMS[editar]

Durante el boom de las .com, varios portales ofrecían el envío gratuito de SMS. Hubo un periodo en que eran pocos los lugares desde los que se podía enviar SMS de forma gratuita.

A fines del año 2009, más de 4.1 billones[cita requerida] de SMS son enviados diariamente en los Estados Unidos de América (USA) y está previsto que se duplique a finales de 2013.

Es posible enviar mensajes SMS gratuitos usando una variedad de sitios que aparecen y desaparecen en el Internet de manera constante[cita requerida]. Las compañías de teléfonos móviles ofrecen otra variedad de servicios gratuitos de "email a SMS" y "web a SMS".

Las primeras implementaciones[editar]

El primer mensaje SMS fue enviado por la red GSM de Vodafone en el Reino Unido el 3 de diciembre de 1992, Neil Papworth de Sema Group (ahora Mavenir Systems) utilizando un ordenador personal a Richard Jarvis de Vodafone. El texto del mensaje fue "Feliz Navidad".[1]

Aplicaciones comunes del SMS[editar]

Debido a que los mensajes SMS son recibidos prácticamente de inmediato por el destinatario y son un medio de comunicación muy personal, muchos ya los están utilizando como el mejor medio para comunicarse con una comunidad para invitar a eventos, dar avisos, enviar alarmas, coordinar evacuaciones, confirmar transacciones bancarias, enviar confirmaciones de compra y muchas cosas más.

Otras aplicaciones del SMS[editar]

Gracias al aumento de teléfonos móviles y del uso de mensajes de texto en rangos de población muy variados, el SMS ha servido como instrumento para poder participar en concursos y sorteos de diversa índole. La más conocida es la participación en sorteos de TV, enviando un SMS a un número determinado de teléfono, lo que te asigna una "papeleta" para poder ganar un premio. Otro de los usos lúdicos que más se está extendiendo es el uso de micropagos por SMS en Internet para poder tener acceso a contenidos u opciones restringidas de determinadas webs. Como vertiente híbrida entre ambas posibilidades, han surgido webs en las cuales puedes usar un SMS para poder participar en sorteos y concursos.

Pero también se utiliza en el ámbito industrial como elemento de comunicación entre máquinas y personas. El desarrollo de diversos módulos de telecontrol por SMS facilitó la posibilidad de comunicar instalaciones remotas con los responsables de su operación y mantenimiento; enviándole un SMS con el estado o las alarmas que se producen. De la misma forma, las personas responsables de estas instalaciones pueden enviar un SMS con una orden determinada para que la máquina la ejecute. Lo dicho entre personas y máquinas, es aplicable a una comunicación máquina-máquina o M2M.

En el ambiente doméstico, ya son muchos los que abren la puerta de su garaje mediante una llamada perdida desde su móvil a un módulo de telemando GSM. Sólo las llamadas efectuadas por números de teléfono autorizados en un listado de su memoria pueden abrir la puerta. Lo mismo se puede hacer con la calefacción, riego, lavadora o las persianas.

Temas relacionados[editar]

Referencias[editar]

  1. «A 20 años del primer SMS, ya se mandan 15 millones por minuto». Consultado el 3 de diciembre de 2012.